Monte Medulio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Según las fuentes clásicas el monte Medulio es el lugar en dónde transcurrió la batalla de los últimos guerreros galaicos, cántabros y astures[1] [2] en el año 22 a. C. frente a las legiones romanas de Cayo Furnio y Publio Carisio, y donde los últimos guerreros resistentes se suicidaron durante el sitio.

Ubicación[editar]

Su situación geográfica hoy en día es todavía controvertida, siendo múltiples localizaciones y montes de la geografía norpeninsular, candidatos a haber albergado el histórico monte, el cual se ha convertido en un icono de tintes cuasi-mitológicos. A continuación se exponen algunas de esas localizaciones, propuestas por investigadores, especialistas o aficionados, con la contribución de la tradición popular;

En Asturias[editar]

Según algunos, se ubicaría en las montañas del concejo de Lena,[3] otros lo ubican en el Picu Cervera, en el Castro Meduales, en Belmonte de Miranda[4] (Asturias).

En León[editar]

Algunas interpretaciones de las fuentes clásicas lo ubican en la Sierra de la Lastra (El Bierzo, León), donde hay varios vestigios: calzadas, restos del foso, quicios de puertas; este lugar está cerca de las minas de oro que también explotarían los romanos, lo cual explicaría la toponimia del lugar; otras interpretaciones creen encontrarlo en las montañas de la Sierra de los Ancares, ubicada entre El Bierzo y Lugo.

En Galicia[editar]

Sin embargo Paulo Orosio lo situaba cerca del río "Minio", ("Minio flumini inminenten"), que pudo haber sido el Miño lo que lleva a Vicente Risco a descartar esta última ubicación, que considera una justificación previa a la teoría de Sarmiento relativa a que el antiguo Miño era el Sil, lo cual considera poco probable en favor de otras posibles ubicaciones como el Monte Medelo, en Santa Cruz de Arrabaldo (Orense) (sostenido por Boán y que también cuenta con el argumento de la toponimia a su favor); Cabeza de Meda (en la Baja Limia, y sostenido por Cortés, Cornide y Murguía), los Montes Aloia (en Tui) o Santa Tegra, en La Guardia (Pontevedra) (por Schulten).[5]

Modernos estudios establecen una hipótesis que lo situaría en uno de los Montes de la Sierra del Caurel (Lugo);[6] el Monte Cido, cuyo topónimo podría provenir de la voz latina Occidio, (matanza, carnicería), y en el que se pueden apreciar los restos de un foso como el que, según los datos de que disponemos, se hizo para sitiar el monte,[2] y en el que se descubrieron vestigios romanos como un águila imperial de bronce procedente de un estandarte. Otros datos que se esgrimen a su favor es la localización de difícil acceso del Caurel, y su situación entre varios campamentos romanos de la época, Lugo, Astorga y Braga, además de la profusión en los alrededores de tejos, árboles de cuyo fruto supuestamente tomarían el veneno mortal, en los alrededores del monte.

Otra reciente teoría especula con su ubicación en Pereiro de Aguiar, (Orense), en un monte que lleva por nombre "O Castelo", y en el que, al pie de un antiguo camino real llamado "Portocarro", se puede leer, grabada en una gran roca, la inscripción "Sicenata Pacata" (quietos y pacificados), en caracteres latinos e indígenas.[7] Además, sirve de sustento a esta teoría la frase de Orosio "Ulteriores Gallaeciae Partes”, que identificaría, según los autores, la parte oriental de la Gallaecia romana,que era algo mayor a la Galicia actual.

Otros autores aseguran haberlo encontrado en la Sierra de la Lastra (en Valdeorras cerca de la frontera de las provincias de León y Orense).

En Cantabria[editar]

También en 1982 el jesuita Eutimio Martino, en su obra Roma contra Cántabros y Astures, señala a la Sierra de Peña Sagra, en Cantabria, como posible localización del citado monte. Para ello se apoya en la, según él, defectuosa interpretación de la palabra "Praetera", (Además) en los textos de Orosio. La expresión, nos dice Martino, "ha sido interpretada como indicio de que el autor cambia en este punto de escena, desplazando la narración a Galicia y al río Miño". El autor lo considera excesivo para justificar la coherencia de un salto de una guerra que se desarrolla en Cantabria a tierras gallegas.[8]

A ello le suma el argumento toponímico, cuya mayor objeción sería el ya mencionado Minium flumine inminentem; ello lo resuelve Martino afirmando que el nombre original del río Deva (en Cantabria) era precisamente Minius. Para ello recoge un punto colindante al Deva, llamado Rumenes, lo que considera una contracción de "Rius Minius"; además del nacimiento de dicho río en "Peña Remoña" (antiguamente Remoño), topónimo documentado desde 1081 que lo acercaría a "río Miño"; el autor aduce que en muchos de los nacimientos de ríos es precisamente donde se conserva el nombre original del mismo.[9]

Para la etimología del monte toma diferentes nombres de arroyos, "arroyo de Bedul, de los Abedules, ambos afluentes del Tanea; río Bendul", todos ellos relacionados con el Abedul, concluyendo que el topónimo Medulio habría de proceder del Abedul; "del céltico betulla, abedul, se pudieron derivar +Betullius, +Metullius, y, por fin, la forma latina transmitida por las fuentes, Medullius.", además de afirmar que el topónimo del Valle de Bedoya, provendría de "Valle Medullea, o Medullia, de donde resulta Valle de Bedoya".[10]

A estos argumentos, se le unen lo que parecen ser restos de un foso de asedio romano, similar al señalado en el Caurel.[11]

Asimismo Joaquín González Echegaray señala otras tres posibles ubicaciones en Cantabria: la Sierra del Escudo de Cabuérniga, Peña Cabarga y el macizo del Dobra (con el que coincidiría la extensión de quince millas romanas del foso de asedio).[12]

En Palencia[editar]

Baldomero Enrique Sendino Martín de Valmaseda ha publicado el trabajo "Un topónimo Medulio en el siglo XII" que abre una nueva posibilidad, en el Monte los Cintos de Becerril del Carpio en el norte de Palencia, antigua Cantabria.[cita requerida]

El suicidio colectivo[editar]

Según cita el historiador romano Floro sobre la batalla:

... "Por último tuvo lugar el asedio del Monte Medullio, sobre el cual, después de haberlo cercado con un foso continuo de quince millas, avanzaron a un tiempo los romanos por todas partes. Cuando los bárbaros se ven reducidos a extrema necesidad, a porfía, en medio de un festín, se dieron la muerte con el fuego, la espada y el veneno que allí acostumbran a extraer de los tejos. Así la mayor parte se libró de la cautividad, que a una gente hasta entonces indómita parecía más intolerable que la muerte ..."[13] [14]

Lucio Anneo Floro.

El foso que sirvió para el asedio también aparece citado por Orosio;

"Pues también cercaron con asedio el Monte Medullio, que se alza sobre el río Minio, y en el que se defendía gran multitud de hombres, después de rodearlo con un foso de quince millas de longitud"[15]

Paulo Orosio

Según el Padre Sarmiento y Vicente Risco, unos ingirieron el veneno del Tejo, mientras que otros se habrían arrojado al fuego de una inmensa hoguera y otros se habrían dado muerte con sus espadas, tras un gran banquete y bajo los efectos de la embriaguez.[16]

Ramón Cabanillas escribiría en su poema "¡En pé!" ("¡En pie!"), perteneciente a su poemario de 1917 "Da terra asoballada":

"O día do Medulio
con sangue quente e roxa
mercámo-lo dereito
á libre honrada chouza!"
("El día del Medulio,
con sangre caliente y roja,
compramos el derecho
a la libre, honrada tierra!").


(Ramón Cabanillas, "¡En pé!" (¡En pie!), 1917

Referencias[editar]

  1. Cántabros, Astures y Galaicos. Bimilenario de la conquista romana del norte de Hispania. Ministerio de Cultura, Madrid, 1982.
  2. a b Historia de Galicia, Vicente Risco, Obras completas, tomo IV, pag. 265, ISBN 84-453-1487-4

    Los restos de los Cántabros y Astures, con los Galaicos, fueron acosados por Antisio y Firmio y reducidos al monte Medulio, a orillas del Miño. Allí se hicieron fuertes y resistieron valientemente, hasta la desesperación. Los romanos, decididos a rendirlos por hambre, rodearon el monte con un foso de quince millas de circunferencia.

  3. Menéndez Pidal (1897), Caunedo Tuñón y Quirós
  4. Testamento bajomedieval encontrado en la catedral de Oviedo
  5. Historia de Galicia, Vicente Risco, Obras completas, tomo IV, pags. 265 y 266, ISBN 84-453-1487-4

    La localización del Medulio se discute: fundándose en el pasaje de Orosio "Minium flumine inmientem", lo buscan en la orilla del Miño: monte Medelo, en Santa Cruz de Arrabaldo (Boán); Cabeza de Meda (Cortés, Cornide, Murguía); montes Aloia o Santa Tegra (Schullen). La reducción a las Médulas (Macías) supone la justificación previa de la opinión de Sarmiento de que el antiguo Miño era el Sil, lo cual no parece probable.

  6. Trabajo de Orlando Álvarez publicado en La Voz de Galicia, edición de Lugo, el 17 de noviembre de 2002, y que apunta la hipótesis de la localización del Medulio en el Caurel (en Gallego)
  7. Las investigaciones de la Liga Céltica Galaica en Ourense: El desenlace (en gallego)
  8. Roma Contra Cántabros y Astures. Nueva Lectura de las Fuentes. Eutimio Martino. 1982. Editorial Sal Terrae (Santander). ISBN 84-293-0630-7¨.

    La transición empleada por Orosio ("Además", Praeterea) ha sido interpretada como indicio de que el autor cambia en este punto de escena, desplazando la narración a Galicia y al río Miño. Demasiado pedir a una transición como ésta. Sacarnos del marco de la guerra cántabra en que nos hallamos, dando por supuesta una rebelión de los galaicos de la que no aparece ni rastro y saltándose los astures intermedios, hasta alcanzar el Miño. (p.115)

  9. Roma Contra Cántabros y Astures. Nueva Lectura de las Fuentes. Eutimio Martino. 1982. Editorial Sal Terrae (Santander). ISBN 84-293-0630-7¨.

    En el desfiladero de la Hermida, el punto en que la calzada que baja de San Esteban llega al Deva, en sentido perpendicular al río, se llama Rumenes, evidentemente Rius Minius. El Deva se llamaba Minius. Pero, todavía, si como tantos otros ríos nos hubiera dejado su nombre donde nace, como el Saja en Sejos, el Casaño en Monte Casaño... Exactamente; y el río Minius en Peña Remoña, o Remoño, como igualmente se decía. El río Miño que allí nace, más alto y distante que Fuente-Dé (ésta más espectacular y "divina"), se forma principalmente de las fuentes de Pedavejo al par que bautiza con su nombre todo el contorno: peña, puerto, collado, cavén, sedo, todos ellos de Remoña. El topónimo está documentado en el año 1081. (pp.112-113) Cuando una autoridad como Posidonio escribe que el Minion discurre del país de los cántabros, ya no es obligado pensar que se está refiriendo al Miño gallego, sobre todo cuando a este último casi seguro que lo conocía por Bainis. (p.113-114)

  10. Roma Contra Cántabros y Astures. Nueva Lectura de las Fuentes. Eutimio Martino. 1982. Editorial Sal Terrae (Santander). ISBN 84-293-0630-7.

    Está además el nombre del monte: Monte Medullio. Por la vertiente del Nansa, que corre al pie todo a lo largo de Peña Sagra, descienden arroyos, cuyos nombres parecen un eco del histórico de Medullio: arroyo de Bedul, de los Abedules, ambos afluentes del Tanea; río Bendul, que pasa por Cosío. ¿Cómo no relacionarlos con el árbol que más abunda en lo alto de la peña, con el abedul? Así como la abundancia de abedules nos hace pensar en Medullius como "abedular". Exactamente; del céltico betulla, "abedul", se pudieron derivar +Betullius, +Metullius, y, por fin, la forma latina transmitida por las fuentes, Medullius. (p.107) No perduró el nombre céltico en la montaña misma, pero sí en uno de los valles que ella cobija, en el de su arranque inferior y paso principal [...] en el valle de Bedoya. En latín, conforme al femenino de valle, tuvo que ser Valle Medullea, o Medullia, de donde resulta Valle de Bedoya. (p.107-108)

  11. Roma Contra Cántabros y Astures. Nueva Lectura de las Fuentes. Eutimio Martino. 1982. Editorial Sal Terrae (Santander). ISBN 84-293-0630-7

    Como ya hemos dicho, se le puede contemplar, paralelo a la calzada, al subir al Puerto de Pasaneo de la parte de Liébana. Las más de las veces no reviste hoy la estructura de una zanja sino la de un camino, ya profundo, ya raso, pero muchos detalles delatan certeramente lo que fue: su abultamiento del borde superior, producto de la excavación; las curvas en terreno llano, improcedentes en un camino; sus barreras de roca impracticables; las muchas fuentes alumbradas a su paso. El conjunto de su mismo trazado, tan alto y en derredor de la montaña, no es propio de un camino. (pp.118-119)

  12. Los Cántabros. Joaquín González Echegaray. 2004 (1966). Ed. Estvdio (Santander). ISBN 84-95742-32-2 (p. 220)
  13. La monarquía asturiana. Editorial prensa asturiana, página 23.
  14. Roma Contra Cántabros y Astures. Nueva Lectura de las Fuentes. Eutimio Martino. 1982. Editorial Sal Terrae (Santander). Pág 32 ISBN 84-293-0630-7

    "Postremo fuit Medulli montis obsidio, quem perpetua quindecim milium fossa comprehensum undique simul adeunte Romano postquam extrema barbari uident, certatim igne, ferro inter epulas uenenoque, quod ibi uolgo ex arboribus taxeis exprimitur, praecepere mortem, seque pars maior a captiuitate, quae morte grauior ad id tempus indomitis uidebatur, uindicauerunt"

  15. Roma Contra Cántabros y Astures. Nueva Lectura de las Fuentes. Eutimio Martino. 1982. Editorial Sal Terrae (Santander). Pág. 33 ISBN 84-293-0630-7

    "nam et Medullium montem Minio flumini inminenten, in quo se magna multitudo hominum tuebatur, per quindecim milia passuum fossa circumsaeptum obsidione cinxerunt."

  16. Historia de Galicia, Vicente Risco, Obras completas, tomo IV, pag. 265 ISBN 84-453-1487-4

    Ya en el último extremo, los sitiados decidieron morir antes de entregarse. Se reunieron en un gran banquete, y en medio de la embriaguez, unos se arrojaron al fuego de una inmensa hoguera, otros se dieron muerte con suis espadas, otros bebieron el veneno sacado del tejo, terminando con esta tremenda tragedia la resistencia de los pueblos de España contra Roma.

Bibliografía[editar]

  • Schulten,Adolf (2000). Los Cántabros y Astures y su guerra con Roma. Santander. 
  • Sanchez Albornoz, Claudio (2001). El Reino de Asturias. Orígenes de la nación española. Oviedo. 
  • Risco, Vicente (1994). Obras Completas, Tomo IV, Historia de Galicia. Vigo. 
  • Martino, Eutimio (1982). Roma Contra Cántabros y Astures. Nueva Lectura de las Fuentes. Santander. 

Enlaces externos[editar]