Ministro (cristianismo)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Ministro metodista ministro vistiendo una sotana, investido con una sobrepelliz y una estola, con bandas de predicación unidas a su alzacuello.
Ministro anglicano pronunciando una homilía, vestido con hábito de coro y con el denominado tocado de Canterbury.

Un ministro, en el cristianismo, es una persona creyente, autorizada por una Iglesia u otra organización religiosa para realizar funciones eclesiásticas, como pueden ser la enseñanza de las creencias, una serie de servicios destacados como bodas, bautizos o funerales o el de proporcionar una guía espiritual a la comunidad.

En las iglesias católica, anglicana, ortodoxa, luterana nórdica y ortodoxas orientales, se enfatiza el concepto de sacerdocio. En otras denominaciones cristianas, como en las iglesias baptista, congregacionalista, metodista, presbiteriana o reformada, el término 'ministro' generalmente se refiere a un miembro del clero ordenado que dirige una congregación o participa con un determinado papel en un ministerio paraeclesial. Esa persona puede servir como presbítero, pastor, predicador, obispo, capellán o anciano.

Con respecto a las denominaciones eclesiásticas, a muchos ministros se les llama 'reverendo'. Sin embargo, como título, algunos otros utilizan el apelativo de 'pastor' o 'padre'.

Origen[editar]

El término proviene del latín minister ('sirviente', 'asistente'), que a su vez se deriva de minus ('menos, menor').[1]​ En griego antiguo, διάκονος, diákonos, utilizado en el Nuevo Testamento, también se traduce como ministro, en el sentido de "siervo".[2]​.

El ministerio es el servicio que un creyente realiza de acuerdo con una llamada particular de Dios, para la Iglesia y la misión.

En la Epístola a los Efesios, capítulo 4, versículo 11, Pablo de Tarso relata cinco ministerios: el de apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro. En la Primera Epístola a Timoteo (capítulo 3, versículos 1-13),precisa las cualificaciones para el ministerio.[3]​ Las principales virtudes requeridas son la sinceridad, la fidelidad conyugal, la templanza, la sobriedad y la hospitalidad.

Uso actual[editar]

Catolicismo[editar]

En el catolicismo, el ministerio designa a los miembros del clero, ya sea el diácono, el sacerdote, el obispo, el cardenal o el papa.[4]

Protestantismo[editar]

En las iglesias protestantes, y en particular en las reformadas, el ministerio designa a los fieles llamados a ejercer un ministerio, es decir, una función reconocida al servicio de la Iglesia local o nacional.[5]​.

Es así porque el ministerio pastoral no es la única función eclesiástica que se considera orgánicamente necesaria para la Iglesia y su misión. En la eclesiología de Martin Bucer y Jean Calvin, junto a los pastores existe un lugar para los ancianos, los doctores y los diáconos. En resumen, los pastores predican, los ancianos dirigen, los doctores enseñan y los diáconos ayudan a los pobres.

El ministerio del obispo, con funciones de supervisión sobre un grupo de pastores, está presente en algunas denominaciones cristianas protestantes.[6]

Cristianismo evangélico[editar]

En el cristianismo evangélico, el ministerio se direcciona a todo creyente nacido de nuevo que tenga una llamada de Dios. Están los ministros instituidos de pastor, diácono, líder de alabanza (Kantor) y evangelista.[7]​ También pueden estar presentes otros ministerios, como el anciano con funciones similares al de pastor.[8]​ El ministerio de obispo con una función de supervisión de las iglesias a escala regional o nacional está presente en todas las denominaciones cristianas evangélicas, aunque los títulos de presidente del consejo o de supervisor general se utilizan predominantemente para esta función.[9][10]​ El término obispo se usa explícitamente en determinadas denominaciones.[11]​ En algunas iglesias del movimiento de la Nueva Reforma Apostólica, hay presencia de cinco ministerios, los de apóstol, profeta, evangelista, pastor y maestro.[12]

La formación de los ministros se realiza en un instituto de teología evangélica por un período de entre un año (certificado) a cuatro años (licenciado, maestría) en teología evangélica.[13]​ Los ministros pueden casarse y tener hijos.[14]​ El pastor suele ser ordenado en una ceremonia llamada consagración pastoral.[15][16]​.

Ministerios femeninos[editar]

Algunas denominaciones cristianas evangélicas permiten oficialmente el ministerio de las mujeres en las iglesias.[17]​ La primera mujer baptista que fue consagrada pastora fue la norteamericana Clarissa Danforth en la denominación Baptistas libres (Free Will Baptist) en 1815,[18]​ también en 1882, en la Convención Baptista Nacional (National Baptist Convention) de Estados Unidos,[19]​ en las Asambleas de Dios de los Estados Unidos, desde 1927,[20]​ en 1961, en la Convención Baptista Nacional Progresista y en 1975, en la Iglesia Cuadrangular.[21]

Referencias[editar]

  1. Etimológicamente, un ministro es una persona de un estatus inferior, un 'sirviente', un esclavo de los criados.Cuando «ministro» significaba «sirviente» y «pelleja» era un piropo. ABC, 19 de mayo de 2014, Inma Zamora.
  2. David M. Hay, Deacon, Bruce M. Metzger, Michael David Coogan, The Oxford Companion to the Bible, Oxford University Press, UK, 1993, p. 158.
  3. Erwin Fahlbusch, Geoffrey William Bromiley, The Encyclopedia of Christianity, Volumen 4, Wm. B. Eerdmans Publishing, 2005, p. 78.
  4. Frank K. Flinn, Encyclopedia of Catholicism, Infobase Publishing, USA, 2007, p. 351.
  5. Hans J. Hillerbrand, Encyclopedia of Protestantism: 4-volume Set, Routledge, USA, 2016, p. 1825.
  6. J. Gordon Melton, Encyclopedia of Protestantism, Infobase Publishing, USA, 2005, p. 91.
  7. Elwell, 2001, p. 778.
  8. Elwell, 2001, p. 370.
  9. John H. Y. Briggs, A Dictionary of European Baptist Life and Thought, Wipf and Stock Publishers, USA, 2009, p. 53.
  10. William K. Kay, Pentecostalism: A Very Short Introduction, OUP Oxford, UK, 2011, p. 81.
  11. Elwell, 2001, p. 171.
  12. Karl Inge Tangen, Ecclesial Identification beyond Late Modern Individualism?: A Case Study of Life Strategies in Growing Late Modern Churches, Brill, Netherlands, 2012, p. 27.
  13. Michel Deneken, Francis Messner, Frank Alvarez-Pereyre, La théologie à l'Université: statut, programmes et évolutions, Editions Labor et Fides, Francia, 2009, p. 61.
  14. Sébastien Fath, Du ghetto au réseau: Le protestantisme évangélique en France, 1800-2005, Édition Labor et Fides, France, 2005, p. 55.
  15. William H. Brackney, Historical Dictionary of the Baptists, Scarecrow Press, USA, 2009, p. 431.
  16. Shane Clifton, Pentecostal Churches in Transition: Analysing the Developing Ecclesiology of the Assemblies of God in Australia, Brill, Holanda, 2009, p. 134.
  17. Brian Stiller, Evangelicals Around the World: A Global Handbook for the 21st Century, Thomas Nelson, Estados Unidos, 2015, p. 117.
  18. Rosemary Skinner Keller, Rosemary Radford Ruether, Marie Cantlon, Encyclopedia of Women and Religion in North America, Volume 1, Indiana University Press, Estados Unidos, 2006, p. 294.
  19. Robert E. Johnson, A Global Introduction to Baptist Churches, Cambridge University Press, Reino Unido, 2010, p. 372.
  20. Lisa Stephenson, Dismantling the Dualisms for American Pentecostal Women in Ministry, Brill, Estados Unidos, 2011, p. 46,
  21. Lisa Stephenson, Dismantling the Dualisms for American Pentecostal Women in Ministry, Brill, Estados Unidos, 2011, p. 55.

Bibliografía[editar]

  • Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, ISBN 978-0801020759.