Teología evangélica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La teología evangélica es la enseñanza y la doctrina que se relaciona con los asuntos espirituales en el cristianismo evangélico. Esta teología se basa únicamente en algunas traducciones y ediciones de la Biblia y existen particularidades teológicas dentro de las diversas corrientes teológicas y movimientos.

Corrientes teológicas[editar]

La Alianza Evangélica Mundial fundada por las organizaciones evangélicas de 21 países, en la primera asamblea general en Woudschoten (Zeist) en los Países Bajos en 1951 estableció una confesión de fe común. [1][2]

Pero esta confesión de fe es resumida, ya que cada denominación cristiana evangélica tiene particularidades teológicas. Sin embargo, hay varios movimientos evangélicos (Iglesias bautistas, pentecostalismo, movimiento carismático y cristianismo no denominacional) adhiriéndose a la doctrina de iglesia de creyentes, un conjunto de creencias similares. [3][4][5][6][7]

El cristianismo evangélico reúne diferentes corrientes teológicas, las principales son fundamentalista, conservadora, moderada, liberal. [8][9]

Autoridad de la Biblia[editar]

La Biblia es considerada como inspirada por Dios mismo y es la autoridad soberana en la fe cristiana. [10][11]

Por lo tanto, cuando Pablo declara que "toda escritura" es el producto del aliento divino, "contiene el aliento de Dios" (2 Tim 3:16), afirma que las Escrituras son producto de una operación divina muy específica. . Por lo tanto, es importante tener en cuenta que el griego no tiene el significado de que los términos de la Biblia se han "infundido" en los escritores humanos, sino que respira a Dios. La revelación divina es un tipo de flujo perpetuo del poder creador de Dios. En otras palabras, se considera que Dios "supervisó" la escritura de cada línea de la Biblia para que contenga un mensaje en lenguaje humano enviado por Dios usando el intelecto humano, los estilos de escritura y el talento de escritura. esta noción se llama inspiración bíblica. A menudo llamada "la Palabra de Dios" o "escritura" (lenguaje bíblico), se considera infalible y, en algunos círculos evangélicos, sin error, esta noción se llama inerrancia bíblica. [12]

Esto a veces vale la pena interpretarlo de una manera muy literal, en ciertas corrientes, y en particular las más conservadoras en materia religiosa (corrientes ultraconservadoras y fundamentalistas). Sin embargo, resulta que, dependiendo del entorno, los evangélicos siempre han tratado de conciliar las nociones de infalibilidad y posiblemente la infalibilidad bíblica con una forma rigurosa de crítica de la Biblia. Se considera que la Biblia tiene autoridad suprema sobre la fe y la dirección de la vida del creyente, y los evangélicos también consideran su infalibilidad. El creyente depende del Espíritu Santo para tener una buena comprensión de los textos. La Biblia es considerada como un manual de vida que concierne a todos los aspectos de la vida. [13]

Santísima Trinidad[editar]

Las iglesias y denominaciones evangélicas defienden una Trinitaria teología. [14][15]​ Por lo tanto, a pesar de que en casi todas las corrientes principales del cristianismo, el Dios único, eterno y espiritual está presente y revelado eternamente en tres Personas divinas, a saber, el Padre (Dios Todopoderoso), el Hijo (o Dios). "Hijo único" - literal "μονογενης", "monogenes", "unigénito", Jesucristo); y el Espíritu Santo (o "Aliento Santo"). La insistencia insistente de los evangélicos en los escritos bíblicos ciertamente los diferencia del catolicismo en que "solo desean justificar este credo sobre la base de pasajes o conceptos bíblicos" y no en la Tradición o en la Consejos (sabiendo que el nacimiento de este dogma a menudo se adjunta al Consejo de Nicea que tuvo lugar a principios del siglo IV). Los evangélicos se adhieren (al menos informalmente) al Símbolo niceno-constantinopolitano (381) que define la diferenciación relacional de Dios, uno y trino, así como el principio de unidad e identidad, en el caso de las dos naturalezas, en la persona de Cristo (cristología), [16]​así como las posiciones del Primer Concilio de Nicea (y no en el propio consejo) que condenan el arrianismo. Sin embargo, para evitar cualquier controversia innecesaria y especialmente porque con humildad sienten que el misterio de las relaciones exactas entre las tres personas divinas solo puede estar más allá de cualquier razón humana, no alentarán la teología especulativa para este tema acerca de lo que no es inmediatamente deducible de la Biblia.

La Virgen María se llama así porque era virgen antes del nacimiento de Jesús, pero los evangélicos reconocen a los otros niños, hermanos y hermanas de Jesús y nacieron después de él, citado en los Evangelios (Marcos 6: 3). Ella es reconocida como "Maria Christotokos" (Madre de Cristo) y es considerada un modelo de fe, humildad y obediencia a Dios. Algunos evangélicos refutan el nombre de "Theotokos" (Madre de Dios) del Concilio de Éfeso (431) para evitar cualquier confusión con la devoción mariana encontrada en la Iglesia Católica Romana, pero la mayoría de los teólogos evangélicos aceptan esta formulación desde un punto de vista teórico basándose en el principio de comunicar los modismos y considerando que rechazarlo equivaldría a negar la singularidad de la persona de Cristo; Generalmente lo completan con cautela con un "según su naturaleza humana".[17]

Los evangélicos rechazan la idea de que María es co-redentora o mediadora, así como la concepción inmaculada, la dormición y el supuesto, considerándolos como injustificados bíblicamente, así como cualquier forma de piedad mariana.

Esta concepción trinitaria de Dios tiene varias consecuencias en la fe cristiana evangélica:

Dios[editar]

Para los evangélicos, la persona de Dios, es el creador del cielo y la tierra. [18]

Además, Dios se presenta como un amor Padre, y la relación del hombre con Dios debe ser necesariamente la de un niño con respecto a su padre.

Jesús[editar]

Jesucristo es considerado perfectamente hombre y perfectamente Dios (cristología). Este componente de la Trinidad, tiene una resonancia y consecuencias particulares para los evangélicos.

  1. Jesucristo es considerado el "Hijo unigénito" de Dios o del Padre (Juan 3:16), sin ninguna connotación biológica (creencia en su nacimiento milagroso), pero en el sentido bíblico. del término, que según la interpretación evangélica tiene un estatus simbólico y espiritual filial para Dios, se acercó a Isaac, el hijo de Abraham (libro de Génesis). [19]​ De hecho, Isaac también fue llamado "hijo único" de su padre, mientras que la Biblia afirma acertadamente que tuvo un medio hermano, Ismael. La singularidad de Isaac como hijo de Abraham sería, por lo tanto, simbólica y espiritual; Las interpretaciones rabínicas (judías) y evangélicas consideran que Isaac fue el "único hijo" porque él fue el único que cumplió la promesa de Dios. Además de eso, el episodio del sacrificio de Isaac por su padre se ve como un apoyo a este entendimiento, como "señalando" a Jesús o, para usar el lenguaje bíblico, ese sacrificio fue solo "sombra". cosas por venir "(Colosenses 2: 16-17), a saber, Jesús ofrecido como un sacrificio.
  2. Jesucristo es considerado "Dios hecho hombre".[20]​ Es un firme objeto de fe que Jesucristo es solo una manifestación carnal de Dios, y que Él ha existido desde toda la eternidad (Juan 1: 1-3). [21]​ De hecho, se considera que la Palabra (o Palabra, o Logos) de Dios se hizo carne, es decir, su propia Expresión por excelencia, se reconcilia de acuerdo con la exégesis evangélica de la Sabiduría de Dios descrita sobre todo por la Rey Salomón en el Antiguo Testamento (especialmente y especialmente en el Libro de Proverbios 9: 1) y los escritos deuterocanónicos como emanación o radiación de la Sabiduría de Dios, también como apócrifos por los evangélicos, usan estos escritos para respaldar el hecho de que el hipostasis de Jesús como una cuasi personificación de un atributo de Dios estaba presente en el pensamiento judío y los escritos canónicos o no). La existencia eterna de Jesús también está respaldada en la Biblia, según los evangélicos, por las "cristofanías" (manifestaciones del [[Mesías]) en forma humana antes del nacimiento de Jesús; especialmente vea al sumo sacerdote Melquisedec en el Génesis quizás implícito en el Evangelio según Juan, capítulo 1 v. 10), y las palabras y los hechos de Jesús (entre muchas otras cosas, el hecho de que Jesús se describe de la misma manera que el Dios de Israel, YHWH (Yahvé o Jehová) se reveló a Moisés (Juan 8:58) en paralelo con Éxodo 3:14). Sobre todo, el hecho de que evangélica exégesis dé por sentado que Jesús fue condenado por una acusación de blasfemia por parte de los judíos, porque afirmó que era Dios, probablemente constituye Uno de los primeros objetos de atestación de la deidad de Jesús.
  3. Jesucristo es, considerado en su divinidad, como un interlocutor en el juicio de los vivos y los muertos que tendrá lugar en los fin de los tiempos. [22]

Resucitado, elevado al cielo ( Ascensión), todavía vivo y "sentado a la diestra de Dios" (Marcos 16:19 y pasajes similares, Hechos 2:33 y pasajes similares), es el único digno intercesor de Dios (inspirado en la teología Paulina) para defender la causa de los creyentes convertidos a Cristo. Como manifestación de Dios, el cristianismo evangélico pone mucho énfasis en la persona de Jesucristo. De este modo, los evangélicos ven al "cristianismo" no como una religión, sino como una relación, que consiste esencialmente en una "relación de compromiso" con Jesucristo como el único camino hacia Dios. En esto, Jesucristo es el digno y el único "jefe de la Iglesia" (una ruptura clásica con el catolicismo), una Iglesia que también se llama "el cuerpo de Cristo" (Cristianismo paulino).

Espíritu Santo[editar]

El Espíritu Santo (o Espíritu de Dios, Espíritu ) Dios como Espíritu se considera plenamente Dios. Es la eterna manifestación de Dios en la dimensión humana. Es la presencia del Espíritu que Jesús prometió en el Evangelio a los que se convertirían, atestiguado por los primeros testigos de Cristo (Hechos de los Apóstoles capítulo 2). [23]

Todas las corrientes evangélicas consideran que el Espíritu Santo está presente y trabaja en las historias personales de cada creyente, así como en el futuro de la Iglesia universal. Como parte interesada en la conversión del individuo, también se considera el origen de varios dones, que varían mucho de los escritos del Nuevo Testamento, pero es común en el movimiento carismático enfatice sobre uno don del Espíritu Santo. [24]

Los dones del Espíritu Santo son 9; dones creativos (escritura y arte), dones pastorales (guía y orientación comunitaria), dones apostólicos (predicación, enseñanza), dones proféticos (profecía en sus diversas formas), dones prodigiosos (maravillas y milagros). [25]

El cristianismo evangélico, particularmente en las corrientes Pentecostalismo, movimiento carismático, pone énfasis en el Espíritu y su acción en las vidas humanas y en la iglesia. [26]

Adoración de Dios solo[editar]

Los evangélicos refutan a aquellos designados como santos por las iglesias católicas y ortodoxas porque asimilan la veneración de santos, que da estas iglesias a los santos así designados, y también particularmente el culto de María, nigromancia e idolatría. [27]

Se basan en:

  • Deuteronomio 18: 10-12 ("Nadie entre los tuyos deberá … practicar adivinación, brujería o hechicería; ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos. Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al Señor, y por causa de ellas el Señor tu Dios expulsará de tu presencia a esas naciones.") y el hecho de que las personas consideradas santas en su vida son, como resultado de su muerte, también" espiritualmente dormidas "o" espiritualmente inaccesibles ".
  • Eclesiastés 9: 5, "Los vivos, de hecho, saben que morirán; pero los muertos no saben nada y ya no hay salario para ellos, ya que su memoria está olvidada. "

La adoración y alabanza de Dios, a través de música cristiana, es una parte importante de una culto. [28]

Además, para los evangélicos use Evangelio de Marcos 12:27 ("Dios no es Dios de muertos, sino de vivos") y Evangelio de Juan 11:26 (" Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás") para adherirse a la adoración de los resultados de los santos. una extrapolación errónea y abusiva de la posibilidad de la resurrección prometida por Cristo, pero que ocurrirá en los últimos tiempos.

El Plan de Salvación[editar]

El nombre "evangélico" proviene del término del evangelio: del griego ευ-άγγελον (eu-ággelon, literalmente "buen mensaje", por extensión "buenas noticias"). Para los evangélicos, la buena noticia es que todo hombre pecador por naturaleza debe soportar un castigo eterno en infierno, pero que por fe en Jesús y no por obras, puede haber libre en salvación. [29]

En Cristianismo evangélico, la fe se basa únicamente en la biblia y es la única justificación por gracia del creyente. [30]

La salvación por la fe es una decisión y un compromiso personal. [31][32]

El creyente es salvo por la imputación de la justicia de Cristo; Todos los méritos de Cristo son imputados al creyente por la fe. [33]

Nuevo nacimiento[editar]

El nuevo nacimiento, este encuentro personal con Jesucristo que se desarrolla en la conversión del creyente, se considera un verdadero pasaje de la muerte espiritual a la vida espiritual. [34]

Este concepto se basa en Juan 3: 3 "De veras te aseguro que quien no nazca de nuevo[a] no puede ver el reino de Dios —dijo Jesús. " "y Juan 10:10. Luego hablamos de " Cristianos nacidos de nuevo" (ver 2 Corintios 5:17 y Gálatas 6:15). De hecho, es una de las formas más precisas de designar a los cristianos de obediencia evangélica desde el ángulo de la conversión personal. La reunión del creyente con Jesús y la decisión de darle su vida marca un cambio importante en la vida. [35]

Para la mayoría de los cristianos evangélicos, el nuevo nacimiento ocurre antes del bautismo del creyente, por inmersión en el agua. [36]

Para algunas iglesias, como las Iglesias bautistas, es sinónimo del bautismo en el Espíritu Santo. [37]

Para otras iglesias, actual pentecostal, el bautismo en el Espíritu Santo es un evento separado que necesariamente está acompañado por glosolalia y permite una experimentación de los dones del Espíritu Santo. [38]

En el movimiento carismático, el bautismo en el Espíritu Santo es también una segunda experiencia.

Sin embargo, hablar en lenguas (glossolalia) no es la única prueba de este evento espiritual. El creyente puede haber recibido los otros 8 dones del Espíritu Santo establecidos en 1 Corintios 12-14. [39][40]

Santificación[editar]

La santificación del creyente es el proceso mediante el cual una persona se libera del pecado y se vuelve pura y santa después del nuevo nacimiento. [41]​ Hay dos posiciones evangélicas sobre la santificación, la santificación progresiva y la santificación posicional. [42]

Santificación progresiva[editar]

La santificación progresiva es la obra de santificación del creyente a través de gracia y las decisiones del creyente después del nuevo nacimiento. [43]​ Esta es la posición de algunas denominaciones evangélicas, como las iglesias bautistas y las Asambleas de Dios.[44][45]

Santificación posicional[editar]

La santificación posicional es la obra de santificación del creyente que se completa por completo en el nuevo nacimiento. [46]​ Esta es la posición de ciertas denominaciones pentecostales, tales como la Iglesia Internacional de Santidad Pentecostal, Iglesia de Dios (Cleveland), Alianza Cristiana y Misionera , y la Iglesia Internacional del Evangelio Cuadrangular.[47]

Caridad[editar]

La caridad, esta preocupación por ayudar a los necesitados, es una de tres virtudes cristianas primarias y un concepto claramente establecido a partir del Antiguo Testamento. [48]

Se expresa primero en términos de generosidad financiera, pero también en términos de tiempo empleado. También es considerado muy importante por la mayoría de las iglesias evangélicas. Algunas iglesias gastan grandes sumas de dinero cada año en ayuda humanitaria (ayuda alimentaria, asistencia médica, educación, etc.).

" ¡Ya se te ha declarado lo que es bueno! Ya se te ha dicho lo que de ti espera el Señor: Practicar la justicia, amar la misericordia, y humillarte ante tu Dios. "(Miqueas 6: 8)

"Solo nos pidieron que nos acordáramos de los pobres, y eso es precisamente lo que he venido haciendo con esmero" (Epístola a los gálatas 2:10)

Este valor está en el origen de la ayuda humanitaria cristiana moderna. [49]

Para las iglesias evangélicas, el humanitario es un llamado de Dios para participar en el alivio del sufrimiento. Así, muchas iglesias invierten tiempo y dinero al servicio de los pobres, en su país e internacionalmente. Muchas organizaciones evangélicas han invertido la tierra de ayuda humanitaria cristiana. Entre los más importantes hay International Justice Mission, [Prison Fellowship International]], Samaritan's Purse, Mercy Ships, World Vision. [50]

La mayoría de las ONG cristianas ayudan a todos, independientemente de la religión. [51]

Evangelización[editar]

La mayoría de los evangélicos creen que la conversión de los corazones es solo obra de Dios, a través de su Espíritu Santo (Juan 16: 8), pero también saben que compartir la fe con los no creyentes es una acción de reconocimiento para Lo que Dios hizo por ellos (Mateo 10:32). [52]

Difundir la la palabra de Dios y el Reino de Dios, es un mandato dado por Jesús antes de su ascensión que se encuentra en Evangelio según Marcos 16:15 y Evangelio según Mateo 28: 19-20. Esta misión se tiene especialmente en cuenta en las iglesias, con programas locales e internacionales misioneros. El evangelismo ocupa un lugar importante en el cristianismo evangélico. Toma forma en la distribución de folletos y biblia s, la formación de discípulos, el apoyo a las iglesias y la ayuda humanitaria cristiana. [53]​ Varias organizaciones evangélicas misioneras se han especializado en evangelización a lo largo de la historia.

Fin del tiempo[editar]

Último juicio[editar]

Es una creencia en el cristianismo en general y en otras religiones monoteístas que, al final de los tiempos, habrá un juicio Final por Dios. [54]​ Jesucristo regresará de manera personal, corporativa y visible. Mientras que otras religiones y ramas del cristianismo conciben que serán juzgadas en base a sus acciones, un punto importante del cristianismo evangélico es creer que los humanos serán juzgados por su fe, es decir, en su aceptación o no de Jesucristo como Salvador y Señor cuando escucharon el evangelio cristiano en su vida.

Las siete dispensaciones[editar]

Algunos evangélicos son dispensacionalistas. [55]​Dividen la historia en siete períodos principales (dispensaciones). Estos 7 períodos son: [56]

  1. Inocencia: Adán y Eva antes de su caída
  2. Conciencia: el hombre se convierte en pecador y tiene que responder ante Dios
  3. El gobierno humano: Del diluvio, Dios le da una organización política a la humanidad.
  4. El reinado de los patriarcas (o la promesa): Abraham, Dios le promete la bendición al que cree en él
  5. La Ley: Dios hace una alianza con Israel para su bien y la bendición de las naciones.
  6. La Iglesia: Dios perdona completamente a aquellos que creen en Jesús
  7. El millennium: Jesús regresará y reinará por 1000 años de paz en la tierra

Por lo tanto, la mayoría de ellos cree en la Segunda venida de Cristo, o, para algunos, en su inminencia que luego procederá el arrebatamiento de la Iglesia. Según ellos, y al principio, la Iglesia será eliminada (1 Tesalonicenses 4.16-18) y, por lo tanto, se conservarán los juicios que afectarán al mundo (Apocalipsis 3:10) durante 7 años, luego se unirá al Mesías (Apocalipsis 19: 7-8 ) antes de que venga a establecer la millennium (Apocalipsis 20:1-6 ) en la paz la tierra. Después de lo cual vendrá el juicio Final ( Apocalipsis 20: 11-15 ), la fin de los tiempos y la entrada a un nuevo mundo (Apocalipsis 21: 1).

  • Los evangélicos sionistas: son dispensacionalistas y sionistas porque creen que están al final de la sexta dispensación. De hecho, para ellos, la creación del estado moderno de Israel (1948) corresponde a la restauración bíblica y profética de Israel, a la restauración del pueblo elegido, prólogo la séptima dispensación y el regreso de Cristo. [57]​ Ayudar al establecimiento pleno de Israel y apoyarlo es, por lo tanto, seguir el plan y la voluntad de Dios.
  • Evangélicos no sionistas: aunque piensan estar en la sexta dispensación, dudan o incluso perciben a todo el Israel moderno como el reino de Israel para ser restaurado por la voluntad divina. [58]

Para ellos, el estado moderno es un resultado de los hombres y no de Dios; en este sentido, se unen a la posición del judaísmo ultraortodoxo. Para apoyar a este Israel no divino, no profético, entonces podría ir en contra de la voluntad divina; su actitud, por lo tanto, oscila entre la neutralidad y la hostilidad hacia el estado de Israel.

  • Evangélicos no dispensacionalistas: para ellos, el dispensacionalismo es una doctrina desarrollada especialmente por Cyrus Scofield, humana, ni siquiera mencionada en la Biblia y, por lo tanto, sin ninguna inspiración o fundamento divinos. Sin embargo, esto no les impide estimar la la Segunda venida de Cristo más o menos cerca del tiempo. Su actitud hacia el estado de Israel es, por lo tanto, variable pero generalmente neutral.

Controversias[editar]

Una doctrina particularmente controvertida en las iglesias evangélicas es la de la teología de la prosperidad, que se difundió en los años 70 y 80 en los Estados Unidos, principalmente a través del televangelismo. [59]​ Esta doctrina se centra en la enseñanza de la fe cristiana como un medio para enriquecerse financiera y materialmente, a través de una "confesión positiva" y una contribución a los ministerios cristianos. [60]​ Promesas de sanidad divina y prosperidad está garantizada a cambio de ciertas cantidades de donaciones. [61][62][63]​ La fidelidad en el diezmo permitiría evitar las maldiciones de Dios, los ataques del diablo y la pobreza. [64][65][66]​ Las ofrendas y el diezmo ocupan mucho tiempo en los cultos. [67]​ A menudo asociado con el diezmo obligatorio, esta doctrina a veces se compara con un negocio religioso. [68][69][70][71]​ Es criticada por pastores y sindicatos de iglesias, como el Consejo Nacional de Evangélicos de Francia, en Francia. [72][73]

Referencias[editar]

  1. Roger E. Olson, The Westminster Handbook to Evangelical Theology, Westminster John Knox Press, USA, 2004, p. 100
  2. Brian Stanley, The Global Diffusion of Evangelicalism: The Age of Billy Graham and John Stott, InterVarsity Press, USA, 2013, p. 73
  3. Religioscope et Sébastien Fath, À propos de l’évangélisme et des Églises évangéliques en Francia – Entretien avec Sébastien Fath, religion.info, Francia, 3 mars 2002
  4. Donald W. Dayton, Robert K Johnston, The Variety of American Evangelicalism, Wipf and Stock Publishers, USA, 1997, p. 155
  5. Donald M. Lewis, Richard V. Pierard, Global Evangelicalism: Theology, History & Culture in Regional Perspective, InterVarsity Press, USA, 2014, p. 40
  6. Brian Stiller, Evangelicals Around the World: A Global Handbook for the 21st Century, Thomas Nelson, USA, 2015, p. 28, 90
  7. Robert H. Krapohl, Charles H. Lippy, The Evangelicals: A Historical, Thematic, and Biographical Guide, Greenwood Publishing Group, USA, 1999, p. 11
  8. Roger E. Olson, The Westminster Handbook to Evangelical Theology, Westminster John Knox Press, USA, 2004, p. 172
  9. Peter Beyer, Religion in the Process of Globalization, Ergon, Germany, 2001, p. 261
  10. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 153-154
  11. Michel Deneken, Francis Messner, Frank Alvarez-Pereyre, "La théologie à l'Université: statut, programmes et évolutions", Editions Labor et Fides, Francia, 2009, p. 66-67
  12. Sébastien Fath, Du ghetto au réseau. Le protestantisme évangélique en Francia, 1800-2005, Édition Labor et Fides, Francia, 2005, p. 24
  13. Sébastien FATH, ÉVANGÉLISME ET ÉGLISES ÉVANGÉLIQUES, universalis.fr, Francia, consultado el 4 de marzo de 2019
  14. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 502-503
  15. John Howard Yoder, Theology of Mission: A Believers Church Perspective, InterVarsity Press, USA, 2014, p. 132
  16. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 95
  17. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 596
  18. Robert Paul Lightner, Handbook of Evangelical Theology, Kregel Academic, USA, 1995, p. 168
  19. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 240-241
  20. Robert Paul Lightner, Handbook of Evangelical Theology, Kregel Academic, USA, 1995, p. 75
  21. Paul Jewett, God, Creation and Revelation: A Neo-Evangelical Theology, Wipf and Stock Publishers, USA, 2000, p. 429
  22. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 671
  23. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 569
  24. Peter Hocken, "Le réveil de l'Esprit: les Églises pentecôtistes et charismatiques", Francia, Editions Fides, 1994, p. 19-20
  25. Gabriel Tchonang, L’esprit saint dans l’orthodoxie et le pentecôtisme : étude comparative, Revue des sciences religieuses, Francia, 2008 , párrafo 32
  26. Sébastien Fath, Du ghetto au réseau. Le protestantisme évangélique en Francia, 1800-2005, Édition Labor et Fides, Francia, 2005, p. 183
  27. Franck Poiraud, Les évangéliques dans la Francia du XXIe siècle, Editions Edilivre, Francia, 2007, p. 212-213
  28. Henrik Lindell, Quelles sont (vraiment) les différences entre les catholiques et les évangéliques ?, lavie.fr, Francia, 04 de julio de 2014
  29. Brian Stiller, Evangelicals Around the World: A Global Handbook for the 21st Century, Éditions Thomas Nelson, USA, 2015, p. 49-50
  30. Nigel G. Wright, The Radical Evangelical: Seeking a Place to Stand, Wipf and Stock Publishers, USA, 2016, p. 41
  31. Richard Lints, Renewing the Evangelical Mission, Wm. B. Eerdmans Publishing, USA, 2013, p. 141
  32. William A. Dyrness, Veli-Matti Kärkkäinen, Global Dictionary of Theology: A Resource for the Worldwide Church, InterVarsity Press, USA, 2009, p. 197
  33. Timothy Larsen, Daniel J. Treier, The Cambridge Companion to Evangelical Theology, Cambridge University Press, UK, 2007, p. 86
  34. Wesley Peach, Itinéraires de conversion, Les Editions Fides, Canada, 2001, p. 56-57
  35. Frédéric Dejean, L’évangélisme et le Pentecôtisme: des mouvements religieux au cœur de la mondialisation, Géographie et cultures, 68, Francia, 2009, párrafo 5
  36. Randall Herbert Balmer, Encyclopedia of Evangelicalism: Revised and expanded edition, Baylor University Press, USA, 2004, p. 54
  37. Sébastien Fath, Du ghetto au réseau. Le protestantisme évangélique en Francia, 1800-2005, Édition Labor et Fides, Francia, 2005, p. 48, 111
  38. Olivier Favre, Les églises évangéliques de Suisse: origines et identités, Labor et Fides, Suisse, 2006 , p. 55, 208
  39. Sébastien Fath, Du ghetto au réseau. Le protestantisme évangélique en Francia, 1800-2005, Édition Labor et Fides, Francia, 2005, p. 219-220
  40. Thomas Hale, Commentaire Sur Le Nouveau Testament, Editions Farel, Francia, 1999, p. 447
  41. Justo L. González, Essential Theological Terms, Westminster John Knox Press, USA, 2005, p. 155
  42. Roger E. Olson, The Westminster Handbook to Evangelical Theology, Westminster John Knox Press, USA, 2004, p. 319
  43. Roger E. Olson, The Westminster Handbook to Evangelical Theology, Westminster John Knox Press, USA, 2004, p. 319
  44. Keith Kettenring, The Sanctification Connection: An Exploration of Human Participation in Spiritual Growth, University Press of America, USA, 2008, p. 29
  45. Cecil M. Robeck, Jr, Amos Yong, The Cambridge Companion to Pentecostalism, Cambridge University Press, UK, 2014, p. 76
  46. Roger E. Olson, The Westminster Handbook to Evangelical Theology, Westminster John Knox Press, USA, 2004, p. 319
  47. William Kostlevy, Historical Dictionary of the Holiness Movement, Scarecrow Press, USA, 2009, p. 148
  48. Frank M. Loewenberg, From Charity To Social Justice, Transaction Publishers, USA, 2001, p. 148
  49. Christian Buckley, Ryan Dobson, Humanitarian Jesus: Social Justice and the Cross, Moody Publishers, USA, 2010, p. 15
  50. Wendy Murray Zoba, The Beliefnet Guide To Evangelical Christianity, Three Leaves Press, USA, 2005, p. XX
  51. E. Ferris, "Faith-based and secular humanitarian organizations", International Review of the Red Cross 87, 858 (2005), p.317
  52. Patrice de Plunkett, Les évangéliques à la conquête du monde, Éditions Perrin, Francia, 2009, p. 134-135
  53. Mark A. Lamport, Encyclopedia of Christianity in the Global South, Volume 2, Rowman & Littlefield, USA, 2018, p. 255
  54. Brian Stiller, Evangelicals Around the World: A Global Handbook for the 21st Century, Éditions Thomas Nelson, USA, 2015, p. 138
  55. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 344
  56. Timothy J. Demy Ph.D., Paul R. Shockley Ph.D., Evangelical America: An Encyclopedia of Contemporary American Religious Culture, ABC-CLIO, USA, 2017, p. 100
  57. Walter A. Elwell, Evangelical Dictionary of Theology, Baker Academic, USA, 2001, p. 1309
  58. Tarek Mitri, Au nom de la Bible, au nom de l'Amérique, Labor et Fides, Liban, 2004, p. 183
  59. Randall Herbert Balmer, Encyclopedia of Evangelicalism: Revised and expanded edition, Baylor University Press, USA, 2004, p. 562
  60. Kate Bowler, Blessed: A History of the American Prosperity Gospel, OUP USA, USA, 2013, p. 59
  61. Laure Atmann, Au nom de Dieu et… du fric!, notreafrik.com, Bélgica, 26 de julio de 2015
  62. Bob Smietana, Prosperity Gospel Taught to 4 in 10 Evangelical Churchgoers, christianitytoday.com, USA, 31 de julio de 2018
  63. Gina Meeks, Megachurch Pastor Ed Young Promises to Refund Tithe if God Doesn't Open the Windows of Heaven, charismanews.com, USA, 16 de junio de 2014
  64. John Blake, How passing the plate becomes the 'Sunday morning stickup', cnn.com, USA, 14 de junio de 2015
  65. Raoul Mbog, Le juteux business du pasteur évangélique Dieunedort Kamdem, lemonde.fr, Francia, 25 de diciembre de 2015
  66. Venance Konan, Églises évangéliques d’Abidjan - Au nom du père, du fils et... du business, koffi.net, Costa de Marfil, 10 de mayo de 2007
  67. Marie-Claude Malboeuf y Jean-Christophe Laurence, Églises indépendantes: le culte de l'argent, lapresse.ca, Canadá, 17 de noviembre de 2010
  68. Laurie Goodstein, Believers Invest in the Gospel of Getting Rich, nytimes.com, USA, 15 de agosto de 2009
  69. Jean-Christophe Laurence, Le business religieux, lapresse.ca, Canadá, 17 de noviembre de 2010
  70. Trésor Kibangula, RDC : pasteur, un job en or, jeuneafrique.com, Francia, 06 de febrero de 2014
  71. Raoul Mbog, Le juteux business du pasteur évangélique Dieunedort Kamdem, lemonde.fr, Francia, 25 de diciembre de 2015
  72. Henrik Lindell, Théologie de la prospérité : quand Dieu devient un distributeur de miracles, lavie.fr, Francia, 8 de agosto de 2012
  73. AFP, Le ruineux Evangile des "théologiens de la prospérité", lepoint.fr, Francia, 26 de marzo de 2013

Enlaces externos[editar]