Millepora alcicornis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Millepora alcicornis
Millepora alcicornis (Branching Fire Coral).jpg
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Clasificación científica
Reino: Animalia
Subreino: Metazoa
Filo: Cnidaria
Clase: Hydrozoa
Orden: Anthomedusae
Familia: Milleporidae
Género: Millepora
Especie: M. alcicornis
Linnaeus, 1758[2]
Sinonimia

Millepora nitida Verrill, 1868[2]

[editar datos en Wikidata]

Millepora alcicornis es una especie de hidrocoral, o falso coral, que pertenece al orden Anthomedusae.[2] Habita los arrecifes de coral en la zona tropical del oeste del océano Atlántico, en el mar Caribe y el golfo de México.[1] Muestra una variedad de morfologías diferentes, dependiendo de su ubicación, lo que condujo a cierta confusión y la asignación de diferentes nombres científicos por distintas autoridades taxonómicas.[3] Se alimenta de plancton y obtiene una parte de sus necesidades energéticas de microalgas que se encuentran dentro de sus tejidos. Es un miembro importante de la comunidad arrecifal y está sujeto a las mismas amenazas que los demás corales. Puede causar picaduras dolorosas a buzos incautos.

Taxonomía[editar]

Millepora alcicornis no es un verdadero coral de la clase Anthozoa, sino pertenece a la clase Hydrozoa, y está más estrechamente relacionado con las medusas que con los corales pétreos. La especie fue descrita por primera vez por Linnaeus en 1758, pero la localidad tipo es desconocida.[4] Debido a la variabilidad en sus hábitos de crecimiento, este coral ha sido objeto de confusión taxonómica y fue descrita con un número de nombres diferentes en distintas localidades. En 1898, Hickson decidió que las variaciones en la morfología eran vinculados a factores ambientales y que el nombre válido para todas estas especies era Millepora alcicornis.[5]

Su nombre científico proviene del Latín para Millepora que significa "miles de poros" y alcicornis que significa "cuernos de alce" en referencia a su forma ramificada.[4]

Descripción[editar]

La morfología de Millepora alcicornis es muy variable. La mayoría de las colonias probablemente comience como formas incrustantes y adoptan una estructura ramificada en la medida que crecen. Las incrustaciones pueden establecerse en una variedad de estructuras, no sólo en los arrecifes de coral y rocas, sino también sobre corales muertos y cascos de pecios. En una fase de desarrollo más avanzada adopta la forma de placas en hábitats con aguas agitadas, tales como los bordes exteriores de los arrecifes. En aguas más tranquilas, como en lagunas profundas o partes más protegidas del arrecife, se desarrolla una estructura ramificada vertical, que puede alcanzar una altura de 50 cm. Las ramas cilíndricas generalmente crecen en un mismo plano y son de color crema, amarillento o marrón claro con puntas pálidas.[6] [7]

Numerosos pólipos microscópicos son incrustados en el esqueleto calcáreo. Se conectan internamente por medio de un sistema de canales y están ocultados detrás de los poros del esqueleto, cuya superficie es suave y carece de coralitos que son característico de verdaderos corales pétreos. Los pólipos tienen funciones especializadas: los gastrozoides procesan y digieran los alimentos capturados por los dactilozoides que se agrupan en torno a ellos. Los gastrozoides son pequeños y regordetes y extienden de cuatro hasta seis talones de tentáculos a través de sus poros, pero son por lo demás invisible. Los dactilozoides tienen tentáculos semejantes a pelos, cubiertos de cnidoblastos. Estos liberan cnidocitos cuando presas se encuentran muy cerca. Las picaduras de las cnidocitos inmovilizan la presa y los tentáculos la dirigen hacia la boca de un gastrozooid adyacente, donde pasa al estómago para la digestión. Los pólipos también secretan conosteum, el material calcáreo que forma el esqueleto. El coenosteum contiene ciertas microalgas simbióticas llamadas zooxantela. Se trata de organismos fotosintéticos que proporcionan sus anfitriones de energía a cambio de protección y un lugar bien iluminado.[6] Aproximadament 75% de las necesidades energéticas son proporcionados por las zooxantelas.[8]

Distribución[editar]

El área de distribución de Millepora alcicornis incluye el mar Caribe, el golfo de México, Florida, Cabo Verde y se extiende a lo largo de la costa caribeña de América Central hacia y el sur, hasta el sur de Brasil. También fue encontrado en las Bermudas, pero su morfología en ese lugar es tan diferente de la del resto de su rango que puede tratarse de una especie distinta.[9] Vive a una profundidad de hasta 40 m y es la única especie del género Millepora que a menudo crece a profundidades de más de 10 m.[7]

Biología[editar]

Millepora alcicornis se alimenta de plancton. Normalmente, los tentáculos de los dactilozoides se extienden todo el tiempo. Los tentáculos se retraigan cuando se mueve un objeto en cima del coral, después del cual es posible tocar la especie sin experimentar las dolorosas picaduras causadas por los cnidocitos.[8]

Se reproduce tanto asexualmente como sexualmente. Fragmentos del coral que se desprenden de la colonia durante tormentas pueden terminar en otros lugares adecuados donde establecen nuevas colonias que son genéticamente idénticas a la colonia original. Esta fragmentación es probablemente el método reproducción más frecuente.[6] Por otra parte, ciertos poros, llamados ampollas, contienen pólipos que liberan brotes semejantes a medusas, que se aparten de la colonia. Estos producen gametos que, después de la fecundación, se desarrollan en larvas plánulas. Las planulas forman parte del zooplancton llevada por las corrientes hasta que se encuentran un lugar adequado para desarrollar nuevas colonias.[8]

Ecología[editar]

Un número de especies de camarones y peces, aparentemente inmune al veneno, se refugian entre las ramas de Millepora alcicornis. Peces halcones en particular, suelen encaramarse en cima del coral de fuego, tal vez protegidos por sus aletas pectorales que no tienen piel. Millepora alcicornis tiene pocos depredadores. Hermodice carunculata, un poliqueto, a veces pastorea en él, aunque prefiere otros corales. Algunos nudibranquios del género Phyllidia se alimentan de M. alcicornis, como lo hacen también las lijas de la familia Monacanthidae.[8]

Se descubrió que M. alcicornis se vuelve agresivo cuando crece en la proximidad de un abanico de mar (gorgonia). Produce ramas que crecen horizontalmente, desarrollándose en estructuras semejantes a manos que encerclan y asfixian el abanico de mar. Luego lo utiliza como un substrato para ampliar la colonia. A veces, este nuevo crecimiento se separa de la colonia madre, y se forma una nueva colonia, genéticamente idéntica a la original. Esta acción agresiva es un respuesta específica a la presencia de gorgonias y no sucede en respuesta a la presencia cercana de otros corales vivos o muertos, otros invertebrados sésiles o agua libre. M. alcicornis parece tener la capacidad de detectar la presencia de la gorgonia por medio del agua que fluye sobre las superficies de ambos.[10]

Amenazas[editar]

Aunque no es un verdadero coral Millepora alcicornis está sujeto a las mismas amenazas globales a las que se enfrentan los corales y los arrecifes de coral. El mayor entre ellas es el calentamiento global y el consiguiente aumento de la temperatura del mar. Millepora alcicornis es una de las primeras especies afectadas por el blanqueo tras la muerte de la zooxantela. Sin embargo, es también más resistente que la mayoría de los corales y logra restablecerse por reclutamiento antes que los corales escleractinios. Otras amenazas generales que afectan los arrecifes incluyen la acidificación de los océanos, la contaminación, la escorrentía, especies invasoras y otros cambios en la dinámica de las especies, las enfermedades de coral, la pesca, actividades de ocio y turismo. También se recoge pequeñas cantidades de Millepora alcicornis para la venta a coleccionistas.[1]

Relación con los seres humanos[editar]

Los cnidocitos de Millepora alcicornis son suficientemente potentes para penetrar la piel humana. Pueden inyectar un veneno que causa una dolorosa sensación de ardor, erupciones en la piel, ampollas y cicatrices.[6] La toxina contiene una proteína soluble en agua, de la cual 40 µg es la dosis letal mediana (DL50) en ratones con un peso de 20 gramos.[11]

La especie no tiene usos comerciales, aunque es a veces incluida en acuarios arrecifales. Se requiere un alto movimiento del agua y una luz brillante, y es posible juzgar su estado de salud por su color: un color amarillo muestra buena salud, mientras que un color marrón más oscuro puede indicar que no hay suficiente luz. Puede ser difícil de controlar porque crece rápidamente y se extiende sobre otros objetos en el tanque.[8]

Referencias[editar]

  1. a b c Obura, D., Fenner, D., Hoeksema, B., Devantier, L. & Sheppard, C (2008). «Millepora alcicornis». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2012.2 (en inglés). Consultado el 28-11-2012. 
  2. a b c «Millepora alcicornis» (en inglés). World Register of Marine Species (WoRMS). Consultado el 28 de noviembre de 2012. 
  3. Edmunds, P. J. (1998). «The role of colony morphology and substratum inclination in the success of Millepora alcicornis on shallow coral reefs». Coral Reefs 18 (2): 133–140. doi:10.1007/s003380050167. 
  4. a b Boschma, H. The species problem in Millepora. p. 7. Consultado el 3 de enero de 2012. 
  5. Boschma, H. The species problem in Millepora. p. 1. Consultado el 2012-01-03. 
  6. a b c d Fire Coral (Millepora alcicornis) Marine Invertebrates of Bermuda. Consultado el 2 de enero de 2012.
  7. a b Branching fire coral (Millepora alcicornis) Marine Species Identification Portal. Consultado el 3 de enero de 2012.
  8. a b c d e Venomous corals: The fire corals Coralmania. Consultado el 2 de enero de 2012.
  9. Sterrer, Wolfgang; Christiane Schoepfer-Sterrer (1986). Marine fauna and flora of Bermuda. Wiley. p. 134. 
  10. Wahle, Charles M. (1980). «Detection, Pursuit, and Overgrowth of Tropical Gorgonians by Milleporid Hydrocorals: Perseus and Medusa Revisited». Science 209 (4457): 689–691. doi:10.1126/science.209.4457.689. 
  11. Wittle, Lawrence W.; Robert E. Middlebrook; Charles E. Lane (1971). «Isolation and partial purification of a toxin from Millepora alcicornis». Toxicon 9 (4): 327–331. doi:10.1016/0041-0101(71)90129-2. 

Enlaces externos[editar]