Alces alces

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Alce
Bigbullmoose.jpg
Macho
Alce (Alces alces), Potter marsh, Alaska, Estados Unidos, 2017-08-22, DD 139.jpg
Hembra
Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Artiodactyla
Familia: Cervidae
Subfamilia: Capreolinae
Género: Alces
Gray, 1821
Especie: A. alces
(Linnaeus, 1758)
Distribución
Áreas de distribución del alce eurasiático y del americano
Áreas de distribución del alce eurasiático y del americano
Subespecies
Véase el texto
Sinonimia

Cervus alces Linnaeus, 1758

El alce (Alces alces) (en algunos lugares también conocido como ante[2]​ o anta[3]​) es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia de los cérvidos. Es un habitante típico de los bosques nórdicos de todo el mundo.[4]

Debido a la intensa caza a la que ha sido sometido desde hace siglos, el área de distribución original se ha reducido mucho, pero todavía quedan unos dos millones de ejemplares, más o menos repartidos por igual en Norteamérica y Eurasia.

Taxonomía[editar]

Wilson y Reeder, en Mammal Species of the World (2005), consideran el alce euroasiático (Alces alces) y el alce americano u oriñal (Alces americanus) como especies diferentes, basados en las diferencias documentadas en el cariotipo, el tamaño corporal, la forma del premaxilar, la coloración y la estructura y las dimensiones de la cornamenta. Existe una zona amplia de hibridación entre las dos especies: en Siberia Central y al norte de Mongolia.[1]

Descripción[editar]

El alce es el cérvido de mayor tamaño.[5]​ Presenta diversas adaptaciones a ambientes fríos, de las que una de las principales es una nariz grande con gran flujo de sangre para calentar el aire antes de que llegue a sus pulmones.[6]​ Los machos presentan unas astas de forma muy variable, aunque generalmente son anchas y palmeadas, ocasionalmente solo presentan puntas como otros cérvidos.[5]

Los datos corporales correspondientes a un ejemplar adulto varían entre los siguientes valores:

  • Longitud del cuerpo: de 2,40 a 3,10 m.
  • Longitud de la cola: de 5 a 12 cm.
  • Altura total: de 1,50 a 2,15 m.
  • Altura en la cruz: de 1,40 a 1,90.
  • Distancia de un extremo de su cornamenta a la otra: 2,50 a 3,50 m.
  • Peso: de 200 a 850 kg.
  • Vida: de 10 a 25 años.

Su fórmula dentaria es la siguiente: 0/3, 0-1/1, 3/3, 3/3 = 32-34.[7]

Cornamenta[editar]

Los cuernos en crecimiento están recubiertos de una cubierta suave y peluda llamada "velvet". Los vasos sanguíneos del terciopelo transportan los nutrientes necesarios para el crecimiento de la cornamenta.

Los alces macho tienen cuernos como otros miembros de la familia de los cérvidos. Las vacas seleccionan a sus parejas en función del tamaño de la cornamenta. Los alces macho utilizan el despliegue dominante de la cornamenta para disuadir a la competencia y se enfrentan o pelean con sus rivales.[8]​ El tamaño y la tasa de crecimiento de la cornamenta están determinados por la dieta y la edad; la simetría refleja la salud.[8]

Las astas del macho crecen como haces cilíndricos que se proyectan a cada lado de la cabeza en ángulo recto con la línea media del cráneo, y luego se bifurcan. La punta inferior de esta horquilla puede ser simple o estar dividida en dos o tres púas, con cierto aplanamiento. La mayoría de los alces tienen cuernos anchos y palmeados (planos) con púas (puntas) a lo largo del borde exterior.[8]​ Dentro del área de distribución ecológica del alce en Europa, los ejemplares de las zonas septentrionales presentan el patrón de cornamenta palmeada, mientras que la cornamenta de los alces europeos de la parte meridional de su área de distribución suele tener el patrón dendrítico cervina y ser comparativamente pequeña, quizá debido a la presión evolutiva de la caza humana, que valora la cornamenta palmeada de gran tamaño. Los alces europeos con cornamentas intermedias entre la forma palmeada y la dendrítica se encuentran en el centro del área de distribución norte-sur.[9]​ Los alces con cornamenta tienen una audición más aguda que los que no la tienen; un estudio de cornamentas de trofeo que utilizaba un micrófono descubrió que la cornamenta palmeada actúa como un reflector parabólico, amplificando el sonido en el oído del alce.[10]

La cornamenta de los alces macho adultos de Alaska (de 5 a 12 años) tiene una extensión máxima normal superior a 200 centímetros (78,7 plg). A la edad de 13 años, la cornamenta de los alces disminuye en tamaño y simetría. La mayor extensión registrada fue de 210 centímetros (82,7 plg). Un alce de Alaska también tiene el récord de mayor peso con 36 kilogramos (79 lb).[8]

El diámetro del haz de la cornamenta, y no el número de púas, indica la edad.[8]​ En Norteamérica, las cornamentas de los alces (A. a. americanus) suelen ser más grandes que las de los alces euroasiáticos y tienen dos lóbulos a cada lado, como una mariposa. En el alce de Siberia del Norte (A. a. bedfordiae), la división posterior de la horquilla principal se divide en tres púas, sin aplanamiento distintivo. En el alce común (A. a. alces) esta rama se expande normalmente en una palma ancha, con una púa grande en la base y un número de púas más pequeñas en el borde libre. Sin embargo, existe una raza escandinava del alce común en la que la cornamenta es más simple y recuerda a la de los animales de Siberia oriental. El palmado parece ser más marcado en los alces norteamericanos que en los típicos alces escandinavos.

Hembra joven (A. A. americana) a principios de junio.

Tras la época de celo, los machos dejan caer la cornamenta para conservar energía para el invierno. Una nueva cornamenta volverá a crecer en primavera. La cornamenta tarda entre tres y cinco meses en desarrollarse por completo, lo que la convierte en uno de los órganos animales de crecimiento más rápido. El crecimiento de la cornamenta "se nutre de un extenso sistema de vasos sanguíneos en la piel que la recubre, que contiene numerosos folículos pilosos que le dan una textura aterciopelada"[8]​ Esto requiere un intenso pastoreo con una dieta altamente nutritiva. En septiembre, el terciopelo se desprende mediante el roce y la paliza, lo que cambia el color de la cornamenta. Es posible que los toros inmaduros no pierdan la cornamenta durante el invierno, sino que la conserven hasta la primavera siguiente. Las aves, los carnívoros y los roedores se comen las astas caídas, ya que están llenas de proteínas, y los propios alces se comen el terciopelo de las astas por sus nutrientes.[8]

Si un alce macho es castrado, ya sea accidentalmente o por medios químicos, perderá su cornamenta actual en dos semanas e inmediatamente le empezará a crecer una nueva cornamenta deforme que llevará el resto de su vida sin perderla nunca más; una cornamenta deforme similar puede ser el resultado de una deficiencia de testosterona causada por criptorquidia o la vejez. [11]​ Estas cornamentas deformadas están compuestas de hueso vivo que sigue creciendo o puede crecer, ya que se necesita testosterona para detener el crecimiento de la cornamenta;[12]​ pueden adoptar una de dos formas. "Cornamenta de cactus" o cornamenta de velericornio[12]​ suelen conservar la forma aproximada de la cornamenta de un alce normal pero presentan numerosas exostosis en forma de perla en su superficie; al estar hechas de hueso vivo, se rompen con facilidad pero pueden volver a crecer. Los perukes (US /pə'ɹu:ks/) son astas de crecimiento constante, similares a tumores, con un aspecto distintivo similar al coral. [11]​ Al igual que los corzos, los alces son más propensos a desarrollar perucas, en lugar de astas de cactus, que los cérvidos más desarrollados, pero a diferencia de los corzos, los alces no sufren una descalcificación fatal del cráneo como resultado del crecimiento de las perucas,[13][12]​ sino que más bien pueden soportar su crecimiento continuo hasta que se vuelven demasiado grandes para abastecerse completamente de sangre.[11]​ Las perucas de aspecto distintivo (a menudo denominadas "astas del diablo") son la fuente de varios mitos y leyendas entre muchos grupos de inuit, así como varias otras tribus de pueblos indígenas de América del Norte.

En circunstancias extremadamente raras, a una vaca alce le pueden crecer cuernos. Esto se suele atribuir a un desequilibrio hormonal.[14]

Dimorfismo sexual[editar]

Machos y hembras son ambos del mismo tamaño pero las hembras no presentan astas y los machos tienen una especie de colgajo en la papada.

Distribución y hábitat[editar]

Hembra con su cría.
Árbol descortezado por un alce.
Alce (A. a. gigas) cruzando una carretera en Alaska.
Trofeo de cabeza de alce.
Ejemplar macho reposando.

En la Edad Media aún era posible encontrar al alce eurasiático en los grandes bosques del centro y del oeste de Europa; pero posteriormente fue exterminado por completo en esas zonas. Desde hace algunas décadas, las medidas de protección han conducido a una nueva multiplicación de las poblaciones de alces, que comienzan a extenderse hacia el sur y hacia las fronteras de su antigua área de distribución, así como hacia el norte en dirección a la tundra. Se los puede encontrar en inmensos territorios de Rusia y de Polonia, y su avanzadilla alcanza igualmente a la República Checa, a Alemania y a Austria. Se halla también en Mongolia y China (Manchuria).

El alce americano se distribuye por Alaska, Canadá y el norte de los Estados Unidos contiguos.

Se encuentra en terrenos arbolados, desde montañas hasta tierras de cultivo, con preferencia de lagos y valles fluviales.[7]

Introducción en Nueva Zelanda[editar]

Como otros cérvidos, el alce americano fue introducido en Nueva Zelanda: se hizo un intento fallido en Hokitika en 1900, y, años después, en 1910, se liberaron en Fiordland cuatro machos y seis hembras. El último avistamiento comprobado se produjo en 1952.[15]​ En 1972 se halló un asta. En el 2002 se recogió una muestra de pelo que fue sometida a un análisis de ADN: el análisis demostró que se trataba de pelo de alce.

Con las investigaciones llevadas a cabo no se han obtenido imágenes de ejemplares, a pesar de la instalación de cámaras automáticas, pero sí se han hallado lechos de encame, señales de ramoneo y marcas de astas.[16]

Comportamiento[editar]

En verano, los alces viven solos o en grupos familiares; en invierno, después del celo, se reagrupan en pequeños rebaños que comprenden de 5 a 10 individuos. Con excepción de las migraciones temporales —influidas, sin ningún género de dudas, por las densidades de población y las carreras que emprenden en el momento del celo—, los alces permanecen fieles a sus territorios, que por otra parte no defienden de ningún modo. Los alces se orientan sobre todo por el oído y el olfato; su vista es bastante débil.

Por lo general, las hembras suelen ser muy agresivas si sienten que sus crías están amenazadas. Los machos en época de celo, pueden luchar hasta la muerte de uno de ellos.

Alimentación[editar]

Es herbívoro, alimentándose de hojas y ramitas de árboles y arbustos, de tallos tiernos y de la corteza de los árboles, así como de plantas acuáticas de lagos y ríos,[17]​ pudiendo bucear en busca de nenúfares.[5]​ Sus largas patas les permiten alcanzar las hojas de las ramas altas; para obtener los vegetales acuáticos se hunden hasta la mitad en el agua, y para pacer a menudo se arrodillan. Necesita unos 19,5 kg de alimento al día.[18]

Reproducción[editar]

El celo tiene lugar de septiembre a octubre.[5]​ En esta época, ambos sexos emiten llamadas nasales chirriantes.[7]​ La duración del periodo de gestación oscila entre 242 y 250 días,[17]​ tras el cual las hembras jóvenes paren una cría y las de mayor edad dos, o excepcionalmente tres.[7]​ Las crías pesan al nacer de 11 a 16 kg,[18]​ y son capaces de seguir a su madre a los dos o tres días de edad, permaneciendo junto a ella hasta unos diez y quince días antes del nacimiento de la siguiente cría, momento en el que son expulsados por la madre.[7]

Subespecies[editar]

De Eurasia[editar]

De América[editar]

Según algunas taxonomías, los alces de América constituyen otra especie: Alces americanus.

Relación con el hombre[editar]

Ejemplar macho en el parque nacional y reserva Denali, Alaska.

Es cazado por deporte, así como por su carne, piel y huesos.[18]​ En Rusia se ha domesticado para producir carne y leche, y como animal de tiro.

En ocasiones puede convertirse en un peligro para el tráfico viario.[7]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Henttonen, H., Stubbe, M., Maran, T. & Tikhonov A. (2008). «Alces alces». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2023 (en inglés). ISSN 2307-8235. Consultado el 11 de septiembre de 2010. 
  2. Real Academia Española. «ante» Diccionario de la lengua española. Edición del Tricentenario. Consultado el 28 de junio de 2017.
  3. Real Academia Española. «anta» Diccionario de la lengua española. Edición del Tricentenario. Consultado el 28 de junio de 2017.
  4. Wilson, Don E.; Reeder, DeeAnn M., eds. (2005). Mammal Species of the World (en inglés) (3ª edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2 vols. (2142 pp.). ISBN 978-0-8018-8221-0. 
  5. a b c d Aulagnier, S., Haffner, P., Mitchell-Jones, A. J., Moutou, F. y Zima, J. (2009). Guía de los Mamíferos de Europa, del norte de África y de Oriente Medio (1ª edición). Barcelona, España: Lynx Edicions. p. 274. ISBN 978-84-96553-52-1. 
  6. van der Made, J. (2005). «La fauna de Pleistoceno europeo». En Carbonell, E. (coord.), ed. Homínidos: las primeras ocupaciones de los continentes. Barcelona, España: Editorial Ariel. p. 784. ISBN 84-344-6789-5. 
  7. a b c d e f MacDonald, D. y Barrett, P. (2008). Guía de los Mamíferos de España y Europa. Barcelona, España: Ediciones Omega. p. 370. ISBN 978-84-282-1490-2. 
  8. a b c d e f g Rodgers, Art (2001), org/details/moose0000rodg/page/24 «Appearance and characteristics», Alce, Voyager Press, pp. 24-27, ISBN 978-0-89658-521-8 .
  9. Nygrén, Tuire, Jyrki Pusenius, Raisa Tiilikainen y Jan Korpelainen. "Moose Antler Type Polymorphism: Age and Weight Dependent Phenotypes and Phenotype Frequencies in Space and Time". Annales Zoologici Fennici 44, no. 6 (2007): 445-61. Consultado el 2 de mayo de 2020. www.jstor.org/stable/23736846 o https://core.ac.uk/download/pdf/15167953.pdf#page=22.
  10. Bubenik, George A.; Bubenik, Peter G. (2008). «Las astas palmadas de los alces pueden servir como reflector parabólico de sonidos». European Journal of Wildlife Research 54 (3): 533-5. S2CID 44737101. doi:10.1007/s10344-007-0165-4. 
  11. a b c Albert W. Franzmann, Charles C. Schwartz (1997). Ecología y gestión del alce norteamericano. Smithsonian Institution Press. pp. 97-98. ISBN 1-56098-775-8. 
  12. a b c George A. Bubenik, Anthony B. Bubenik (1990). Cuernos, berrendos y cornamentas: Evolución, morfología, fisiología y significado social. Springer-Verlag. pp. 79-81. ISBN 978-1-4613-8968-2. 
  13. Geist, Valerius (1998) Ciervos del mundo: Su evolución, comportamiento y ecología. (enlace roto disponible en este archivo).. Stackpole Books. p. 244.
  14. It's a Bull Moose...No a Cow... (enlace roto disponible en este archivo). Joe Viechnicki, KFSK - Petersburg 10-19-09
  15. "Deer and deer farming - Introduction and impact of deer". Te Ara - Encyclopedia of New Zealand. 1 de marzo del 2009. Consultado el 27 de marzo del 2011.
  16. "Hairs move NZ moose out of realm of Nessie – 06 October 2005 – Dunedin and Otago News, Sport and Weather from NZ Herald". The New Zealand Herald. 10 de junio del 2005. Recuperado el 27 de noviembre del 2009. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  17. a b Hanák, V. y Mazák, V. (1990). Enciclopedia de los Animales, Mamíferos de todo el Mundo. Madrid, España: Susaeta. p. 208. ISBN 84-305-1967-X. 
  18. a b c Nowak, R. M. (1999). Walker's Mammals of the World (en inglés). Vol. II (6ª edición). Baltimore, EE. UU.: Johns Hopkins University Press. ISBN 0-8018-5789-9. 
  19. BASE, Dana L.: "Moose Status and Hunting in Washington". Associate Wildlife Biologist. Agosto de 2004.

Enlaces externos[editar]