Micelio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Micelio fúngico visto en una calicata.
Micelio y carpóforos de Agaricus bisporus.

El micelio es el conjunto de hifas que forman la parte vegetativa de un hongo.

Los cuerpos vegetativos de la mayoría de los hongos (y, por tanto, el de los líquenes) están constituidos por filamentos pluricelulares denominados hifas. Las hifas crecen tan solo apicalmente en el ápice. Las hifas pueden crecer con mucha rapidez, hasta más de 1 mm por hora. Por este motivo y por las frecuentes ramificaciones surge en el sustrato una maraña de hifas con una enorme superficie: el micelio.

Como las hifas no están cutinizadas, el micelio es muy sensible a la desecación, pero, por otra parte, están muy capacitadas para absorber osmotróficamente las sustancias disueltas. Este hecho lo aprovechan muchas plantas superiores formando simbiosis con los hongos.

Las hifas de los hongos inferiores no son septadas (no presentan divisiones), organización sifonal.

Las hifas de los hongos superiores presentan septos, divididas en cámaras y células; pero con perforaciones, por lo que también en estos hongos el plasma forma un continuo.

Los micelios son vitales en los ecosistemas terrestres y acuáticos por su papel en la descomposición del material vegetal. Contribuyen a la fracción orgánica del suelo y su crecimiento libera dióxido de carbono a la atmósfera (ver ciclo del carbono). El micelio extramatrico ectomicorrízico, así como el micelio de los hongos micorrízicos arbusculares, aumentan la eficiencia de la absorción de agua y nutrientes de la mayoría de las plantas y confieren resistencia a algunos patógenos vegetales. El micelio es una importante fuente de alimento para muchos invertebrados del suelo. Son vitales para la agricultura y son importantes para casi todas las especies de plantas, muchas especies coevolucionan con los hongos. El micelio es un factor principal en la salud, la ingesta de nutrientes y el crecimiento de una planta, siendo el micelio un factor importante para la aptitud de la planta.

Usos[editar]

Una de las funciones principales de los hongos en un ecosistema es descomponer los compuestos orgánicos. Los productos del petróleo y algunos pesticidas (contaminantes típicos del suelo) son moléculas orgánicas (es decir, están construidas sobre una estructura de carbono) y, por lo tanto, muestran una fuente potencial de carbono para los hongos. Por lo tanto, los hongos tienen el potencial de erradicar dichos contaminantes de su entorno a menos que los productos químicos resulten tóxicos para el hongo. Esta degradación biológica es un proceso conocido como biorremediación.

Se ha sugerido que las esteras miceliales tienen potencial como filtros biológicos, eliminando sustancias químicas y microorganismos del suelo y el agua. El uso de micelio de hongos para lograr esto se ha denominado micofiltración .

El conocimiento de la relación entre los hongos micorrízicos y las plantas sugiere nuevas formas de mejorar los rendimientos de los cultivos.

Cuando se esparce en caminos forestales, el micelio puede actuar como aglutinante, manteniendo en su lugar la tierra nueva alterada y evitando que se deslave hasta que las plantas leñosas puedan establecer raíces.

Se pueden producir alternativas al poliestireno y los envases de plástico cultivando micelio en los desechos agrícolas. Los dos ingredientes se mezclan y se colocan en un molde durante 3-5 días para que se conviertan en un material duradero. Dependiendo de la cepa de micelio utilizada, son posibles muchas variedades diferentes del material, como absorbente de agua, retardante de llama y dieléctrico.[1]

El micelio también se ha utilizado como material en muebles, ladrillos y cuero artificial.[2]

Los hongos son esenciales para convertir la biomasa en abono, ya que descomponen los componentes de la materia prima, como la lignina, que muchos otros microorganismos del compostaje no pueden.[3]​ Al voltear una pila de compost, comúnmente se exponen redes visibles de micelios que se han formado en el material orgánico en descomposición del interior. El compost es un fertilizante y enmienda del suelo esencial para la agricultura y la jardinería orgánicas. El compostaje puede desviar una fracción sustancial de los residuos sólidos urbanos de los vertederos.[4]

Biología[editar]

En los hongos, la germinación de una espora da lugar a un filamento micelial haploide (cromosomas) llamado micelio primario. Pero este último permanece estéril. Debe encontrarse con otro filamento primario que lleve del sexo opuesto. Este encuentro dará un micelio secundario fértil portador de células con dos núcleos (2 cromosomas). Los filamentos miceliales se ramifican y divergen en todas direcciones. En condiciones ideales, el micelio forma un disco en la superficie del sustrato.

En las bacterias, sobre un soporte sólido, la germinación de una espora conduce a la formación de un micelio primario que se extiende hasta la superficie del sustrato para aprovechar los recursos nutricionales del mismo. De este micelio vegetativo emergen hifas aéreas que forman el micelio secundario que recubre la superficie y colonias esporulantes (reproducción asexual), lo que le confiere un aspecto fúngico. El micelio primario se lisa , liberando nutrientes reciclados para el crecimiento de estas hifas.

Cuando un micelio ha acumulado suficientes reservas y se produce un choque termohídrico, se desarrolla un primordio hasta formar un esporóforo (parte visible del hongo resultante de la fusión de filamentos del micelio) que a su vez dará lugar a esporas.

Propiedades y características[editar]

El micelio tiene un gran poder de penetración y diseminación en el sustrato. La extensión de la red micelial, favorecida por el pequeño diámetro de las hifas (de 5 a 10 μm en la mayoría de las especies), asegura una máxima superficie de contacto entre el hongo y el medio del que deriva su subsistencia.[5]​ Así, en el árbol, este conjunto de hifas aumenta la capacidad de la raíz en un factor de mil.[6]​ Esta maximización de la superficie explica por qué un micelio puede retener 3000 veces su peso y que el pie humano cubre una media de 400 km de micelio.[7]

Diez centímetros cúbicos de suelo fértil muy rico en materia orgánica pueden contener hasta 1 km de filamentos miceliales con un diámetro promedio de 10 micrómetros, lo que corresponde a 200 m de micelio por gramo de suelo.[8]​ Su tasa de crecimiento puede alcanzar varios centímetros por día en condiciones óptimas (humedad, temperatura, medio nutritivo). Su crecimiento se produce siempre en longitud y no en grosor, con el fin de aumentar su capacidad de absorción.[8]

Los hongos micorrízicos son muy abundantes en ciertos suelos, donde su micelio representa en promedio el 60% de la biomasa microbiana total del suelo (% de edad sin raíces) y hasta el 30% de la biomasa de raíces.[8]

En 2000, en Oregón, se descubrió un micelio de Armillari ostoyae , un hongo gigante, que mide 5,5 km de diámetro y se extiende sobre un área de 890 hectáreas de bosque.[9]​ El hongo tenía más de 2.400 años.[10]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Kile, Meredith (September 13, 2013). «How to replace foam and plastic packaging with mushroom experiments». Al Jazeera America. 
  2. Eleanor Lawrie (10 de septiembre de 2019). «The bizarre fabrics that fashion is betting on». BBC (en inglés). 
  3. «Composting - Compost Microorganisms». Cornell University. Consultado el 17 April 2014. 
  4. Epstein, Eliot (2011). Industrial Composting: Environmental Engineering and Facilities Management. CRC Press. ISBN 978-1439845318. 
  5. Philippe Bouchet, Jean-Louis Guignard, Yves-François Pouchus (2005). Elsevier Masson, ed. «Les champignons. Mycologie fondamentale et appliquée». p. 19. .
  6. Jean-Christophe Guéguen, David Garon (2014). EDP Sciences, ed. «Biodiversité et évolution du monde fongique». p. 68. .
  7. Paul Stamets (2011). Potter/TenSpeed/Harmony, ed. «Mycelium running. How mushrooms can help save the world». p. 47. .
  8. a b c Jonathan Leake, David Johnson, Damian Donnelly, Gemma Muckle, Lynne Boddy & David Read (2004). «Networks of power and influence: the role of mycorrhizal mycelium in controlling plant communities and agroecosystem functioning». Revue canadienne de botanique 82 (8). pp. 1016-1045. doi:10.1139/b04-060. .
  9. Canadian Journal of Forest Research, april 2003
  10. Neil A. Campbell et Jane B. Reece, Biologie

Enlaces externos[editar]