Seta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Seta de Boletus edulis.

Las setas —también llamadas callampas en Bolivia, Chile, Ecuador y Perú—[1] son los esporocarpos, o cuerpos fructíferos, de un conjunto de hongos pluricelulares (basidiomicetos) que incluye muchas especies. Suelen crecer en la humedad que proporciona la sombra de los árboles, pero también en cualquier ambiente húmedo y con poca luz. Unas especies son comestibles y otras son venenosas, e incluso existen varias con efectos psicoactivos.

La afición a coger setas ha aumentado de modo asombroso, no hay más que ir a cualquier bosque un fin de semana otoñal para comprobar la presencia de personas que van echando en una bolsita los hongos que encuentran. El motivo de tal afición se reduce a obtener unos alimentos que tienen fama de sabores especiales, sin considerar un conocimiento científico sobre los hongos en general. El riesgo de intoxicación afecta a este grupo de personas aficionadas a su consumo, y de vez en cuando aparece alguna familia afectada por comer setas venenosas.

Lo sorprendente es que especies tóxicas hay muy pocas en Europa, unas 50, y verdaderamente temibles sólo media docena, por lo que con solo conocer estas pocas se evitarían esos lamentables casos. La culpa hay que atribuirla a una serie de falsas reglas empleadas para conocer las setas como: tener buen aspecto, por su parecido a los níscalos o a los champiñones, por su color discreto, por su carencia de mal olor, porque siempre son comestibles las de tal lugar, por superar la prueba absurda de cocerlas junto a una moneda de plata y no oscurecerla, la imposible destrucción del veneno sumergiendo las setas en vinagre y sal, la deducción de su inocuidad por la comprobación de que no fueron tocadas por animales como erizos, víboras, sapos, caracoles o babosas. No es definitivamente eficaz la prueba de dar de comer con antelación a gatos o perros, pues aparte de su diferente sensibilidad con respecto a las personas, tardan a veces tanto tiempo en aparecer los síntomas de intoxicación que erróneamente podría pensarse que eran comestibles, y ciertas setas venenosas pueden presentar los síntomas de intoxicación varios días después de ser comidas.

Aunque no se cultiva en huertas, en nutrición las setas comestibles pueden incluirse en el grupo de las hortalizas. Son ejemplos de setas comestibles el champiñón, el gurumelo, el níscalo, el gallipierno o la oronja.

Morfología de una seta[editar]

Las setas más comunes son las que tienen forma de paraguas abierto. Las utilizaremos como modelo para aprender a diferenciar sus partes, aunque algunas especies pueden carecer de uno o varios de los elementos descritos.

El sombrero de las setas puede adoptar varias formas, incluso en la misma especie puede variar a lo largo del tiempo. Hay que tomar nota de su forma, quizá haya varios especímenes en diferentes fases de desarrollo próximos entre sí y podamos apreciar estas diferencias.

También hay que fijarse en su superficie. Algunos son lisos, pero otros pueden estar cubiertos de escamas, pelillos, verrugas. Puede ser brillante o mate, seco o húmedo al tacto. El borde del sombrero también puede proporcionar datos útiles a la hora de identificarlas, puede ser estriado, acanalado, liso, enrollado.

Distintos aspectos de los sombreros grandes:

  • Globoso
  • Ovoide
  • Acampanado
  • Hemisférico
  • Convexo
  • Plano
  • Mamelonado
  • Hundido
  • Embudado
  • Borde enrollado
  • Borde ondulado o sinuoso
  • Borde rajado
  • Borde estriado
  • Con verrugas, restos de la volva
  • Escamoso

En la parte inferior del sombrero es donde se producen las esporas y pueden ser de diferentes tipos:

  • Con laminillas
  • Con tubos
  • Esponjosas
  • Pliegues

La forma en que las laminillas se unen al tronco también es muy importante para su identificación.

Algunas setas de interés[editar]

Champiñón común (Agaricus bisporus).
El champiñón común es una especie de hongo cultivada extensamente para su uso en gastronomía. Es la especie de hongos comestibles que se emplea con más frecuencia, prestándose a numerosas formas de consumo.
Seta comestible y de buen sabor. Crece hasta muy avanzada la estación, noviembre y diciembre. Se encuentra en los prados de los bosques.
Se trata de una especie que crece con preferencia debajo de los avellanos. La estación de crecimiento que prefiere abarca el final del verano y el otoño (estación del año donde más se encuentran estas setas). Es sospechosa de no ser comestible, y se debe excluir del consumo.
Crece en los bosques de planifolios sobre distintos tipos de suelos, prefiriendo los abedules, hojaranzos, álamos y encinas. En el País Vasco, donde en la época otoñal son un producto de alto interés. No puede decirse que sea una buena seta comestible, pues sólo se aprovecha el sombrero.
Es una especie típica de la zona del País Vasco y Aragón. Excelente gusto gastronómico, se considera un lujo, pues no se ha podido criar en cautividad y su producción es escasa.
Es una especie de hongos psilocibios llamados así debido a sus propiedades enteógenas resultado de las diferentes sustancias químicas que poseen, principalmente psilocina y psilocibina.
La Amanita muscaria contiene concentraciones tóxicas de muscarina cuyo efecto parasimpático provoca una clínica muy característica como lagrimeo, salivación, efectos neurológicos, etc. Su antídoto es la atropina.
La Amanita phalloides provoca una intoxicación de gran gravedad y riesgo vital. Un antídoto eficaz en las etapas postconsumo es la carne cruda que aún en el estómago anula la toxina por unión a la actina.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «callampa», Diccionario de la lengua española (22.ª edición), Real Academia Española, 2001, http://lema.rae.es/drae/?val=callampa, consultado el 11 de agosto de 2012 

Enlaces externos[editar]