Mariano Antonio de Echazú

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Mariano Antonio de Echazú (Tarija, Alto Perú, enero de 1762Sucre, Bolivia, 1846) fue un político que tuvo una activa participación en la Guerra de Independencia Argentina y en el Cuestión de Tarija, entre la Argentina y Bolivia a lo largo de la década de 1820.

Biografía[editar]

Era hijo de un importante funcionario del Virreinato del Perú, al que pertenecía la ciudad de Tarija. Se recibió de abogado en la Universidad de Charcas, y durante algún tiempo ejerció su profesión ante la Real Audiencia de Charcas. Regresó en 1789 a Tarija, donde trabajó como abogado y funcionario; en dos oportunidades fue alcalde del cabildo de la villa.

En 1807, la villa de Tarija y su jurisdicción, incluida la villa de Tupiza, pasaron a depender de la Intendencia de Salta del Tucumán. En la práctica, el proceso no estaba completado en 1810, cuando estalló la Revolución de Mayo. Ese año – desde el 1 de enero – Echazú había sido nombrado alcalde de primer voto del cabildo tarijeño y apoyó decididamente la revolución. A fines de ese año prestó ayuda al Ejército del Norte, antes y después de la decisiva Batalla de Suipacha, que ocurrió en jurisdicción de su cabildo y que decidió la ocupación de todo el Alto Perú por los independentistas.

Después de la derrota de Huaqui intentó organizar la defensa de su ciudad contra la esperada reacción realista con el apoyo del capitán Martín Miguel de Güemes. Pero el nuevo jefe del Ejército del Norte, Juan Martín de Pueyrredón, decidió intentar la defensa más al sur, en la Quebrada de Humahuaca, dejando a Tarija del lado realista.

Echazú colaboró en la campaña del Ejército del Norte a órdenes del general Manuel Belgrano. Tras la derrota de Batalla de Ayohuma se radicó en la ciudad de Salta, aunque por un tiempo residió en Buenos Aires. En la Provincia de Salta formó entre los opositores al gobernador Güemes y tomó parte en la revolución que lo derrocó por corto tiempo en 1821.

A principios de 1825, con el avance de los vencedores de la Batalla de Ayacucho sobre el Alto Perú, viajó a Chuquisaca, a entrevistarse con el mariscal Sucre. Regresó a Tarija, donde fue electo diputado de la legislatura provincial de Salta, por el departamento de Tarija y Padcaya.

En el comienzo de la Cuestión de Tarija, en que se discutía si esa ciudad y su jurisdicción debían depender de Salta o de Potosí, tomó activamente partido por la tesis argentina. Pero el apoyo de Sucre a la postura contraria – incluido el envío de tropas – y la negativa de Salta a la pretensión de reconocer a Tarija como provincia argentina separada de Salta, como pretendían algunos tarijeños, dio como resultado la incorporación de esa provincia a Bolivia, como departamento, separado de Potosí.

Echazú volvió a Salta, donde fue asesor del gobernador José Ignacio Gorriti, y más tarde del teniente de gobernador de Jujuy, Pablo Alemán. Por su amistad con éste, fue perseguido por el gobernador Pablo Latorre. Por ello regresó a Tarija en 1834.

Se dedicó a la abogacía particular en su ciudad natal, y años más tarde se mantuvo en contacto con los emigrados unitarios argentinos, a los que dio apoyo económico para sus intentos de invadir el norte argentino.

Murió en Sucre, Bolivia, en 1846.

Bibliografía[editar]

  • Cutolo, Vicente, Nuevo diccionario biográfico argentino, 7 volúmenes, Ed. Elche, Bs. As., 1968-1985.
  • Bidondo, Emilio, La guerra de la independencia en el Alto Perú, Ed. Círculo Militar, Bs. As., 1979.