Mansión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Los edificios de Palladio,[1]​ como la Villa Capra cerca de Vicenza, un ejemplo de la arquitectura del Renacimiento, sirven de inspiración para mansiones posteriores. Comenzó a construirse en 1567.
Mansión Gelbensande (construida entre 1880 y 1885) cerca de Rostock, Mecklemburgo, Alemania.
Harlaxton Manor, Inglaterra, del siglo XIX, es un ejemplo de la arquitectura historicista.

Una mansión (del latín, «mansĭo, -ōnis», "residencia, parada, albergue"),[2]​ o palacete, es una vivienda suntuosa, menor que un palacio pero con aspecto lujoso y zonas de recreo.[3]​ Aunque existen diferentes ejemplos integrados en el urbanismo de las ciudades, es más habitual que se refiera a edificios aislados, con jardín propio y grandes comodidades. Siendo mansiones y palacetes muestras de riqueza y reputación social,[4]​ la tendencia general, tanto para casas de campo como para edificios integrados en la urbe, es que se identifiquen por el nombre de los propietarios.[5]

Historia[editar]

En el Imperio Romano, una mansión" en una vía romana era un lugar de parada oficial o albergue de altos dignatarios o funcionarios que viajaban por diferentes provincias. En torno a estos lugares, eran construidas las villas de los funcionarios provinciales, que más tarde podían dar lugar a ciudades.

En una ciudad de la Antigua Roma, las viviendas patricias podrían ser muy extensas y lujosas. Las mansiones en una colina en Roma llegaron a ser tan extensas que el término palaciego llegó a derivarse del nombre de esa colina, Palatina y es el origen etimológico de "palacio".[6]

Debido al contexto político y los avances realizados en las armas de fuego, en la Europa del siglo XVI la aristocracia ya no consideraba imprescindible vivir en edificios fortificados y las nuevas construcciones podrían basarse en criterios estéticos antes que bélicos.[7]​ Con el tiempo, el concepto de castillo inexpugnable dio paso a la vivienda suntuosa, e incluso se modificaron en ese aspecto muchas construcciones de origen castellano, adaptándose a un uso residencial, con grandes y exuberantes jardines. Inspiradora de muchos de esos modelos nuevos de palacete fue la arquitectura del Renacimiento de Palladio y otros arquitectos contemporáneos, cuya influencia se mantuvo hasta finales del siglo XIX.

En la España meridional, este fenómeno produjo modelos de fusión entre estilos como el plateresco y la arquitectura mudéjar tradicional,[8]​ en diferentes prototipos de casas señoriales y cortijos.

Con la industrialización de la segunda mitad del siglo XVIII y principios del XIX, mansiones, palacios y palacetes –en el Reino Unido y parte de Europa– se sometieron a estilos como el Gothic Revival de la arquitectura neogótica.[9]

Modernismo y art déco en España[editar]

Otro prototipo interesante lo constituyó la arquitectura urbana de corte modernista, en la que destacan obras de Gaudí como la Casa Milà, la Casa Botines o la Casa Batlló, y otras mansiones integradas en la ciudad construidas a comienzos del siglo XX por un grupo de arquitectos catalanes con personalidad propia.[10]

El modelo americano[editar]

La Quinta Gameros (principios del siglo XX). Un ejemplo del estilo porfiriato en Chihuahua, México, cuando el diseño francés ejercía en la zona mayor poder blando que España o Portugal.

Siguiendo las pautas de una cultura colonial generalizada en ambos continentes americanos y tomando señas de identidad y estilos arquitectónicos derivados por lo general de sus orígenes culturales, la historia de las mansiones americanas puede ordenarse en dos bloques elementales: mansiones de inspiración europea anglo-francesa en los países colonizados por Inglaterra y Francia; y mansiones de estilo colonial español o lusitano, en los colonizados por España y Portugal. Estas influencias tomaron luego su propia personalidad en algunos casos, desarrollando estilos endémicos más o menos localizados, como es el caso de Nueva Orleans en Estados Unidos, o de La Habana en Cuba.[11]​ También hubo un dilatado proceso de fusión y mezcolanza de estilos que, a su vez, daría lugar a algunas arquitecturas con personalidad propia. En la categoría de casas de campo puede hacerse una división elemental entre haciendas (en México y América Central), su par lusitano, las «fazendas» (en Brasil), y estancias (en el Cono Sur).[12]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Preckler, 2003, p. 69.
  2. (7 de noviembre de 2014). «Así son las casas, y los dueños, de los diez 'hogares' más caros del mundo». hola.com. Consultado el 12 de julio de 2015. 
  3. Bonet Correa, Antonio (1980). La arquitectura de la época porfiriana. México: Secretaría de Educación Pública, Instituto Nacional de Bellas Artes. Consultado el 12 de julio de 2015. 
  4. Partridge, Eric (1958). Origins: A Short Etymological Dictionary of Modern English. Routledge. p. 465. ISBN 978-1134942176. 
  5. Preckler, 2003, p. 121.
  6. Ávila, Ana et al. (1998). El siglo del Renacimiento en España, pp. 92-102. Ediciones AKAL. En Google Books. Consultado el 3 de julio de 2015.
  7. Preckler, Ana María (2003). Historia del arte universal de los siglos XIX y XX, Volumen 1, pág. 120. Editorial Complutense. En Google Books. Consultado el 3 de julio de 2015.
  8. Bassegoda i Nonell, Joan (2002). Gaudí o espacio, luz y equilibrio. Criterio, Madrid. ISBN 84-95437-10-4. 
  9. Álvarez Tabío Albo, Emma (1989). Vida, mansión y muerte de la burguesía cubana. Letras cubanas. Consultado el 12 de julio de 2015. 
  10. Voos, Peer. «Haciendas, estancias, fazendas». Consultado el 12 de julio de 2015. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]