Machismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

El machismo es una actitud o creencia donde el hombre es superior por naturaleza a la mujer[1]​, también hace referencia a un conjunto de actitudes, conductas, creencias y prácticas sociales destinadas a promover el enaltecimiento y prevalencia del hombre en perjuicio de la mujer.[2]

La coronación del héroe virtuoso de Peter Paul Rubens

Algunos críticos consideran también machismo la discriminación contra otros grupos sociales, como en el caso de varones homosexuales, como no "masculino".[3]​ Una definición de algunos movimientos feministas lo define como "el conjunto de actitudes y prácticas aprendidas sexistas llevadas a cabo en pro del mantenimiento de órdenes sociales en que las mujeres son sometidas o discriminadas".[4]

Concepto[editar]

Se trata de un conjunto de prácticas, comportamientos y dichos que resultan ofensivos contra el sexo femenino o que intentan marcar una superioridad del hombre por sobre la mujer en varios ámbitos de la vida.

Según el Diccionario ideológico feminista, el machismo es "el conjunto de leyes, normas, actitudes y rasgos socioculturales del hombre cuya finalidad, explícita y/o implícita, ha sido y es producir, mantener y perpetuar la opresión y sumisión de la mujer a todos los niveles: sexual, procreativo, laboral y afectivo".[5]​ El mismo texto señala que el concepto se usa como sinónimo de «sexismo», aunque el de «machismo» perdura sobre todo en el lenguaje coloquial y en las protestas, pintas, pancartas y pegatinas de las calles.[5]

La etimología de la palabra macho en castellano proviene del latín "mascŭlus", que se aplica para hacer referencia al ejemplar de sexo masculino de diversas especies.[6]​ En la lengua náhuatl, la expresión 'macho' puede hacer alusión a ejemplar, es decir, digno de ser imitado.[7]

Variantes[editar]

Algunas variantes de la ideología machista son familiares (estructuras familiares patriarcales, es decir, dominación masculina), sexuales (promoción de la inferioridad de la sexualidad femenina como sujeto pasivo o negación del deseo femenino), económicas (infravaloración de la actividad laboral, trabajadoras de segunda fila), legislativas (no representación de la mujer en las leyes y por tanto, no legitimación de su condición de ciudadanas, leyes que no promuevan la protección de la mujer ni sus necesidades), intelectuales (inferioridad en inteligencia, en capacidad matemática, en capacidad objetiva, en lógica, en análisis y tratada como astucia, maldad, subjetiva, poco coeficiente intelectual), anatómicas (poca importancia al parto, poco papel en la reproductividad biológica), lingüísticas (no representación de la mujer en el lenguaje), históricas (ocultación de mujeres importantes dentro de la historia de la humanidad), culturales (representación de la mujer en los medios de comunicación como un cuerpo haciendo de ella misma un objeto en vez de un ser humano, espectaculación), académicas (poca importancia a estudios de género, no reconocimiento de la importancia del tocado feminismo), etc.[8]

Actitudes machistas en diferentes ámbitos[editar]

Mural criticando la violencia machista

Leyes discriminatorias hacia la mujer[editar]

  • Diferencia de tratamiento en el caso del adulterio: en algunas legislaciones y culturas, el adulterio o el embarazo previo a la concertación del matrimonio son —o han sido— castigados con la pena capital, con penas de prisión,[9]pecuniarias o infamantes. En la Inglaterra de finales del siglo XVII y del siglo XVIII, se ha documentado que la mujer adúltera —nunca el varón— era humillada a lomos de un carnero para poder recuperar sus derechos de herencia, obligada a recitar en público fórmulas como «aquí estoy, a lomos de un carnero negro, como la puta que soy».[10]
  • Necesidad del permiso del varón para realizar actividades económicas[11]​ o administrativas, o para el pleno ejercicio de sus derechos civiles.[12]

Educación machista[editar]

Realizada desde las escuelas y la propia familia, por la cual el proceso de enculturación trata de justificar y continuar el orden social existente. Eso incluye considerar como valores positivos la sumisión al marido, el matrimonio y la procreación como una forma preferente de autorrealización. En las sociedades machistas, tradicionalmente se ha adoctrinado a las niñas y jóvenes para limitar su ámbito de actuación a la vida doméstica, orientando su educación hacia actividades como bordar,[13]​ limpiar, cocinar o cuidar a los hijos.[9]​ Hasta los movimientos de emancipación femenina del siglo XX las universidades y academias de ciencias no admitían mujeres. No fue hasta la segunda mitad del siglo en que les fue permitido a las mujeres el uso de pantalones en lugares públicos.

Discriminación en la Antigua Grecia[editar]

Ya el poeta arcaico Hesíodo narra que Zeus, en venganza por haber sido engañado por el titán Prometeo, castigó a la raza humana creando a la primera mujer, Pandora. Fue precisamente ella, según este mito, la responsable de introducir todos los males en el mundo, al abrir una ánfora o caja.[14]

Un ejemplo del trato convencional que se le dispensaba a la mujer en la Atenas clásica lo da Platón en su diálogo Menón, cuando este dice: «Si quieres, en cambio, la virtud de la mujer, no es difícil responder que es necesario que ésta administre bien la casa, conservando lo que está en su interior y siendo obediente al marido».[15]​ Frente a Sócrates, prototipo del hombre sensato, que afronta sus últimos momentos de vida con alegría y estoicismo, contrapone Platón la figura de su mujer Jantipa, de la cual habla en el diálogo Fedón diciendo que: «Conque, en cuanto nos vio Jantipa, se puso a gritar, como acostumbran a hacer las mujeres: "¡Ay, Sócrates, por última vez te hablarán tus amigos y tú a ellos!" Al punto Sócrates, dirigiendo una mirada a Critón le dijo: "Critón, que alguien se la lleve a casa".».[16]

Discriminación en el ámbito religioso judío o cristiano[editar]

Se ha señalado que la Biblia contiene expresiones consideradas machistas, algunos ejemplos:

  • No codicies la esposa de tu prójimo. Tampoco codicies la casa de tu prójimo ni su tierra, .[17]
  • No codicies la casa de tu prójimo. No codicies la esposa de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su burro,.[18]

Otro hecho es nombrar a las mujeres como "La esposa de Noé", "las hijas de Lot", "la suegra de Pedro", acentuado no mencionar el nombre propio de ellas; no obstante, eso está lejos de constituir una regla general ya que hay libros de la Biblia que tienen nombre de mujer, como Rut[19]​ o Esther,[20]​ e importantes personajes del antiguo y del Nuevo Testamento cuyo nombre se consigna en la misma Biblia; como son Noemí en el antiguo testamento o María la madre de Jesús y María Magdalena, en el nuevo testamento.

Podemos encontrar múltiples citas sobre el machismo en el Nuevo Testamento. Citas como 1 Corintios 11:1-16[21]​, donde se menciona que la mujer debía cubrir su cabeza al orar a diferencia del hombre. También podemos observar en 1 Timoteo 2:11-12[22]​ donde se subyuga a la mujer al decir que "La mujer debe aprender con serenidad, con toda sumisión. No permito que la mujer enseñe al hombre y ejerza autoridad sobre él; debe mantenerse ecuánime.".

Discriminación en la religión católica[editar]

El machismo ha sido influenciado y apoyado por muchos factores diferentes. Se pueden encontrar ejemplos en la Biblia, cuando se castiga a la serpiente, a la mujer y al hombre, que muestran cómo las mujeres deben ser sumisas a sus esposos: “Luego le dijo a la mujer: Haré más agudo el dolor de tu embarazo, y con dolor darás a luz. Y desearás controlar a tu marido, pero él gobernará sobre ti.” (Génesis 3:14-19).[23]​ Las ideologías de que el hombre es más fuerte, el hacedor de dinero y el protector respaldan la mentalidad de que las esposas deben escuchar a sus esposos.

Diversas autoridades y teólogos católicos destacan además por favorecer esta discriminación, así santo Tomás de Aquino escribe: “Fue necesaria la creación de la mujer, como dice la Escritura, para ayudar al varón no en alguna obra cualquiera, como sostuvieron algunos, ya que para otras obras podían prestarle mejor ayuda los otros hombres, sino para ayudarle en la generación. Considerada en relación con la naturaleza particular, la mujer es algo imperfecto y ocasional”.[24]

Pero en general, en la Iglesia católica se ha considerado el cuerpo femenino pecaminoso; solo si la mujer renuncia a su cuerpo es reconocida como criatura del Señor y no como instrumento del mal. Como virgen, como esposa, como madre la mujer pierde sus características corporales y humanas, es exaltada no como persona con las mismas necesidades y dignidad del hombre, sino como un símbolo. Como virgen es el símbolo neutral de la pureza; como esposa el de la subordinación; como madre el de la abnegación y el sacrificio. En el cristianismo solo como sierva de Dios o del hombre, puede la mujer aspirar a la santificación.[25]

Lo cuenta Isabel Gómez-Acebo, teóloga y feminista. Pese a que el feminismo y el papel de la mujer en la Iglesia estaban en la mesa en el momento de la celebración del Concilio Vaticano II, “fue muy difícil cambiar las mentalidades”. Para empezar, solo fueron convocadas diez religiosas y trece laicas, "sin voz ni, por supuesto, voto" y solo para la tercera sesión conciliar. Muchos cardenales habían puesto el grito en el cielo por su sola presencia. Gómez-Acebo pone este ejemplo: ante las protestas de muchos obispos, que se negaban a sentarse junto a las mujeres, la organización tuvo que habilitar una cafetería solo para ellas.[26]

Discriminación en la religión Islámica[editar]

A la religión islámica se suele asociar como especialmente machista,[27]​ especialmente debido a leyes y hábitos de pueblos de mayoría islámica, además de que en varios libros sagrados se hace referencia al comportamiento que un hombre debe de tener con una mujer en diversos aspectos de la vida, por ejemplo en la Sura 4: Las mujeres.[28]​ Si bien en muchos de estos escritos se especifica claramente que la mujer es libre de decidir y el hombre no debe ofenderse por ello,[28]​ la mayoría de los textos hablan de los deberes y derechos que tiene un hombre sobre la mujer, como ejemplo, la clara discriminación a la hora de recibir herencias en caso de ser mujer, siendo este caso considerada una mujer la mitad de un hombre.[28]​ o como el hecho de que se permite que un hombre se case con varias mujeres pero no a la inversa.

Discriminación en la religión Budista[editar]

El budismo ha sido criticado por su trato a las mujeres, sobre todo a las mujeres monjes, inferiores a los hombres.[29]​ La mayoría de las escuelas del budismo tienen más reglas para bhikkhuni (monjas) que los bhikkhu (monje). Los budistas explican que en el momento del Buda, las monjas tenían problemas tales como la seguridad de si iban a ser ordenadas de la misma manera que los monjes que viajaban por el bosque y entre las ciudades. Por lo tanto, existen más normas para ser monja, por ejemplo: las monjas tienen prohibido viajar solas.[30]

Discriminación en la religión Hinduista[editar]

En el hinduismo el machismo se evidencia en sus escritos sagrados la posición desventajosa de la mujer. En el hinduismo la mujer es ritualmente inferior, a esto se le unen tradiciones de las familias hinduistas en las que las hijas al casarse el padre debe pagar una dote, y muchas veces este pago empobrece a la familia, lo que convierte a las mujeres como indeseadas. Este tipo de tradiciones hace que en algunas regiones se pueda "comprar" a una mujer para casarse con ellas y el precio sea en algunos casos inferior al de una vaca.[31]

División sexista del trabajo[editar]

División sexista del trabajo, por el cual se prefieren a otros hombres en puestos decisorios. Originalmente la división sexista se fundamentó en la diferente capacidad física y muscular, en la que los hombres tenían ventaja comparativa. En cambio, en la sociedad actual la fuerza física perdió importancia, mientras que las capacidades intelectuales y las habilidades sociales fueron ganándola, lo que ha contribuido a la incorporación de muchas mujeres al trabajo asalariado.[32]​ La brecha salarial de género forma parte de la división sexista del trabajo.[33]

Los medios de comunicación[editar]

Los medios de comunicación y la publicidad sexista, al realizar ciertas conductas o modelos como siendo los más adecuados o típicos de las mujeres.[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. «MACHISMO». Oxford University Press. Consultado el 30 de enero de 2022. 
  2. ASALE, RAE-. «machismo | Diccionario de la lengua española». «Diccionario de la lengua española» - Edición del Tricentenario. Consultado el 7 de enero de 2022. 
  3. Staal, Noam Chomsky Between the Human and Natural Sciences, Janus Head (2001)
  4. SILVA MAGAÑA, Guillermo y otros Patrones culturales de mujeres que desarrollan cáncer cérvico-uterino en un estado mexicano En PARANINFO DIGITAL AÑO V – N. 11 – 2011, Pág 6
  5. a b Sau, Victoria (1981). Diccionario ideológico feminista. Icaria Editorial. ISBN 9788474260724. Consultado el 5 de marzo de 2018. 
  6. ASALE, RAE-. «macho | Diccionario de la lengua española». «Diccionario de la lengua española» - Edición del Tricentenario. Consultado el 6 de enero de 2022. 
  7. Siméon, Rémi; Traducción de Josefina Oliva de Coll (2004). Diccionario de la lengua náhuatl o mexicana. primera edición en francés, 1885 (América Nuestra edición). Siglo XXI Editores, S.A. de C.V. pp. 246 y 258. ISBN 968-23-0573-X. «Macho: sabido, conocido, entendido, juzgado, ejemplar, distinguido, acreditado, ilustre, etc. como voz pasiva de Mati, o sea, Saber, conocer, entender, juzgar, etc.; uel macho ó nouian macho, ser evidente, muy conocido, notorio; qualli ipam macho, él pasa por bueno, es conocido como tal, etc. » 
  8. Me lanky, Bernadette (2012). Intervention Research: Designing, Conducting, Analyzing, and Funding. Springer Publishing Co. p. 68. ISBN 978-0-8261-0957-6. Archivado desde el original el 25 January 2021. Consultado el 16 November 2020.  Parámetro desconocido |url-status= ignorado (ayuda)
  9. a b c Elena Burés (7 de marzo de 2019). «Cuando la mujer era un "ciudadano de segunda" en España». Crónica Global. 
  10. Thompson, E. P. (2000). «El entramado hereditario». Agenda para una historia radical. Barcelona: Editorial Crítica. pp. 73-80. ISBN 84-8432-102-9. 
  11. Un hombre mata a tiros a su esposa en Afganistán por ir al mercado sin su permiso.
  12. Javier Galán/David Alameda (8 de marzo de 2017). «Cinco cosas que tu abuela no podía hacer y tú sí, mujer». El País. 
  13. Thompson, E. P. (2000). «El entramado hereditario». Agenda para una historia radical. Barcelona: Editorial Crítica. p. 81. ISBN 84-8432-102-9. «El reverendo Will Waterson (c. 1740), rector de Winkfield, fue también maestro de la escuela [...] pero observaba: "Es muy deseable que las Muchachas no lleguen a aprender nada que no sea requisito para un criado corriente, y que fueran empleadas en Hilar y hacer su propia ropa y la de los Muchachos". » 
  14. Nilsson, Martin Persson (1961). Historia de la religión griega. Editorial Universitaria de Buenos Aires. pp. 229-230. 
  15. «Menón». Diálogos II. 71e: Editorial Gredos. 2007. p. 281. ISBN 978-84-473-5020-9. 
  16. «Fedón». Diálogos III. 60a: Editorial Gredos. 2007. p. 29. ISBN 978-84-473-5021-6. «Jantipa ha pasado, posteriormente, a Platón, como prototipo de mujer del filósofo, pendenciera y gruñona. Ya JENOFONTE, en Mem. II 2, 7, dice que "nadie podía soportar su mal carácter", y la literatura satírica ha acentuado el tipo. Aquí Sócrates manda alejarla para que con sus llantos no desentone y perturbe una charla filosófica entre amigos, que se quiere serena y sin patetismos (Nota a pie de página [9] de la edición de Gredos) ». 
  17. Deteronomio 5:21
  18. Éxodo 20:17
  19. Libro de Rut {{{2}}}
  20. Libro de Esther {{{2}}}
  21. 1 Corintios 11:1-16
  22. 1 Timoteo 2:11-12
  23. Génesis 3:14-19
  24. Suma Teológica. 
  25. «Las Raices del Machismo en la ideología Judeo Cristiana de la mujer». Revista de filosofia universidad de Costa Rica. 1992. Consultado el 4 de marzo de 2018. 
  26. Bedoya, Juan G. (1 de abril de 2015). «Teresa de Ávila y las mujeres bobas». El País. ISSN 1134-6582. Consultado el 2 de diciembre de 2020. 
  27. «La mujer bajo el Islam: sumisión y maltrato físico». Consultado el 6 de marzo de 2018. 
  28. a b c «Sura 4 : Las mujeres». Consultado el 6 de marzo de 2018. 
    • Keyes, Charles F. "Mother or Mistress but Never a Monk: Buddhist Notions of Female Gender in Rural Thailand", American Ethnologist, Vol. 11, No. 2 (May, 1984), pp. 223-241.
    • Gutschow, Kim (2004). Being a Buddhist nun: the struggle for enlightenment in the Himalayas. Harvard University Press. p. 207, 225,240. 
    • Lucinda Joy Peach (2001), "Buddhism and Human Rights in the Thai Sex Trade", in Religious Fundamentalisms and the Human Rights of Women, Courtney W. Howland (Ed)., Palgrave Macmillan, p. 219.
    • Janell Mills (2000), "Militarisim, civil war and women's status: a Burma case study", in Women in Asia: tradition, modernity, and globalisation, Louise P. Edwards (Ed.), University of Michigan Press, p. 269.
    • Campbell, June (2002). Traveller in Space: Gender, Identity and Tibetan Buddhism. Continuum International Publishing Group. ISBN 0826457193. 
  29. Women in Buddhism Archivado el 4 de mayo de 2009 en Wayback Machine. (en inglés)
  30. «'Sold like cows and goats': India's slave brides». aljazeera. 14 de noviembre de 2016. Consultado el 6 de marzo de 2018. 
  31. «The unequal pay myth». Archivado desde el original el 30 de octubre de 2016. Consultado el 29 de octubre de 2016. 
  32. «SAIJ». www.saij.gob.ar. Consultado el 2 de diciembre de 2020. 

Bibliografía adicional[editar]

  • Castañeda, M. (2007). 'El machismo invisible regresa'. México: Taurus.
  • Rodríguez Saavedra, D. (2010). 'Masculinidad(es): modos de manifestar el poder'. Diálogo. Universidad de Puerto Rico.

Enlaces externos[editar]