Lu Xun

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Este es un nombre chino; el apellido es Lu.
Lu Xun, fotografiado en 1930.

Lu Xun, a veces transcrito como Lu Sin o Lu Hsun (chino tradicional: 魯迅, chino simplificado: 鲁迅, pinyin: Lǔ Xùn, Wade-Giles: Lu Hsün) (Shaoxing, China; 25 de septiembre de 1881 - Shanghái, China; 19 de octubre de 1936) fue el pseudónimo del escritor chino moderno Chou Shue-Jen.

Representante máximo del Movimiento del Cuatro de Mayo, está considerado el padre de la literatura moderna en China. Formó parte de la Liga de Escritores de Izquierdas, grupo de intelectuales afines al Partido Comunista Chino, y se destacó por sus ataques a la cultura china tradicional y su defensa de la necesidad de acometer reformas profundas en la cultura y la sociedad chinas. En este sentido, abogó por la reforma lingüística, siendo uno de los primeros escritores que, siguiendo las ideas de intelectuales como Hu Shih, utilizó la lengua vernácula (白話 / 白话 báihuà) en lugar del chino clásico (文言 wényán) como medio de expresión literaria.

Biografía[editar]

Nacido en la localidad de Shaoxing, en la provincia de Zhejiang, de pequeño le dieron el nombre de Zhou Zhangshou, que más adelante cambiaría por el definitivo de Zhōu Shùrén (周樹人 / 周树人).

Era miembro de una familia de alguna prosapia de altos funcionarios imperiales, aunque en decadencia, ya que su abuelo Zhou Fuqing, que disfrutaba de un puesto oficial en Pekín durante la última dinastía, acabó en la cárcel por corrupción en 1893. Según él mismo contó, pasó buena parte de su adolescencia entre la casa de empeños y la farmacia de su pueblo natal, en busca de inútiles y exóticos remedios para su padre, cuya enfermedad empobreció a la familia. Al fallecer este cuando contaba tan sólo diecisiete años, marchó a estudiar a Nanking, primero en la Escuela Naval y luego (1899) en la de Ferrocarriles y Minas, donde leyó Evolución y ética de Thomas Henry Huxley y conoció las teorías de Charles Darwin, que le produjeron una impresión duradera; a estas lecturas siguieron las de Ernst Haeckel, Friedrich Nietzsche y Henri Bergson. Graduado en 1902, se trasladó con una beca a Japón para estudiar Medicina (1902-1909) en la Facultad de Medicina de Sendai (en la actualidad parte de la Universidad de Tohoku), aprendiendo muy bien el japonés y algunas lenguas modernas, sobre todo el alemán; pero abandonó a los dos años esos estudios para dedicarse a la traducción y a la literatura. Según él mismo contó años más tarde, la convicción de que lo que China necesitaba realmente era una reforma espiritual profunda de su cultura y su sociedad habría provocado su pérdida de interés y su desvío de la medicina.

Vuelto a Pekín en 1909, se casó y enseñó fisiología y química en la Escuela normal de Hangzhou y luego en una escuela de su villa natal de Shaoxing. En 1911, asistió a la republicana Revolución de Xinhai: «En apariencia todo había cambiado, pero bajo esa sobrefaz, todo continuaba como antes», escribió satirizando este movimiento en su cuento posterior La verdadera historia de Ah Q, protagonizado por una especie de Oblomov; sin embargo, fue nombrado consejero del Ministerio de Educación tras la instauración del Gobierno de la República en 1912, obtuvo un cargo en la Universidad Nacional de Pekín y abandonó toda actividad literaria «ocupado en copiar inscripciones de estelas antiguas», sucumbiendo a la depresión y viviendo una existencia atormentada y solitaria, sin encontrar acomodo en su entorno.

Lu Xun con Xu Guangping y el hijo que tuvo de ella, Zhou Haiying.

Por entonces había perdido todo rastro de fidelidad al Antiguo Régimen e incluso se había cortado la coleta que lo simbolizaba, comprándose otra para evitar las burlas cuando volvió de Japón; el inconformista que divulgaba las teorías sexuales de Havelock Ellis y pregonaba la igualdad femenina toleró sin embargo el confuciano puritanismo del matrimonio concertado por su madre con una mujer a la que juzgaba feísima y, antes de eso, aceptó incluso que la muchacha que prefería le fuese rechazada como prometida al descubrirse una incompatibilidad zodiacal, portándose como un hijo y hermano mayor modélico (serlo le garantizaba un dominio total sobre los suyos); Lu Xun hizo de su familia una comunidad literaria basada en la complicidad con su hermano Zhou Zouren (1885-1967), también escritor y ensayista de talento y algo más que un hermano, puesto que fue casi un doble de Lu Hsun. Rompieron en 1923 por causa de un lío, seguramente sexual, ocurrido entre Lu Xun y la mujer japonesa de su hermano. A esa ruptura, que lo destrozó, se sumó la vergüenza de una doble vida, pues fue con su amante con quien Lu Xun tuvo a su único hijo, Zhou Haiying, que fue aceptado como legítimo por su esposa.

Edición impresa en 1918 de Diario de un loco perteneciente al Museo Lu Xun de Pekín.

De la abulia logró escapar cuando lo animaron a colaborar en la revista de vanguardia Nueva Juventud (新青年 xīnqīngnián), fundada por Chen Duxiu y sostenida por un grupo de profesores de Pekín, donde se adelantan las tesis de la reforma literaria. Nueva Juventud desempeñó un papel importante en la eclosión del Movimiento del 4 de Mayo y publicará en ella en 1918 su primer relato, Diario de un loco, usando por primera vez la lengua vernácula y bajo un pseudónimo que lo hará célebre, Lu Xun (que algunos transcriben Lu Sin), obra que alcanzó enorme difusión.

Entre 1918 y 1922 escribe varios más recopilados más tarde en la colección Grito de llamada, traducida al castellano por Miguel Shiao y Juan Ignacio Preciado en Alfaguara; era la época del . Publicará luego otras dos colecciones de cuentos, Vagabundeos (1926) y Viejos cuentos contados de nuevo (1935), así como poemas en prosa de un acentrado nihilismo en Hierbas salvajes (1924).

En Grito de llamada están ya las constantes de su literatura: el alejamiento de los grandes principios abstractos de la tradición literaria china y el interés por las cosas pequeñas, por lo contingente, lo cotidiano. La utilización por primera vez en la literatura china del lenguaje vulgar y oral en la escritura. El desprecio por la complejidad formal en la que anda debatiéndose la literatura occidental contemporánea.

El ambiente de sus cuentos es casi exclusivamente rural. Según Pablo Lizcano, "en él se entreteje un clima sofocante, cosido con los únicos mimbres que el pueblo posee: la ignorancia, la irracionalidad, la crueldad, la superstición, el miedo, la intuición, la miseria, la picardía, el dolor, las bajas pasiones, la ternura y el apego a viejas costumbres y creencias: su eterno patrimonio. Y en medio, como peleles, sus queridos protagonistas, seres desangelados, carentes de la menor astucia y víctimas de ella; desengañados, desencantados, algo levantiscos, resignados, desconfiados y encantadores, sabedores, en definitiva, de que nunca podrá cambiar nada, carne de fracaso. Personajes desvalidos, locos soberanos entre los locos vulgares, de un singular quijotismo, entre una magnífica lucidez y una estupidez disparatada, zarandeados e inermes frente al mundo exterior y los avatares políticos, que nunca llegan a comprender; casi héroes, casi adelantados, hombres que hubieran podido vivir una tranquila existencia si no fuera porque el destino les va tapando una a una las salidas hasta hacerles sucumbir grotescamente. Y ante todo ello, Lu Sin se coloca con el mejor candor, con un asomo de ternura, sin la mínima punta de mordacidad o de ira".[1]

Lu Xun once días antes de su muerte, fotografiado por Sha Fei.

El movimiento estudiantil e intelectual del 4 de mayo de 1919, considerado por Mao Zedong como una fecha clave en el nacimiento de la nueva China, creó un clima intelectual irreversible y uno de sus logros definitivos, por el que Lu Sin luchó denodadamente, fue la implantación del latinxua o bai-hua, transcripción ideográfica de la lengua hablada, en la literatura, uno de los múltiples sistemas de escritura del chino con alfabeto latino usados en aquella época, de origen ruso. Este cambio radical, cuyo pionero fue Hu Shih, fue el origen de la literatura moderna en China. Su prestigio intelectual era ya enorme, congregando en torno suyo un grupo de discípulos y futuros escritores, entre los que encontraban Xiao Hong y Rou Shi. Pero tras la masacre de estudiantes por la policía británica en 1925 abandonó su puesto en Pekín y pasó a formar parte de la lista negra de intelectuales. En 1926 fue expulsado de todos sus cargos oficiales y se vio obligado a huir de Pekín debido a la represión iniciada por Chiang Kai Shek contra todos los elementos intelectuales y de izquierda; pasó entonces a residir en Xiamen o Amoy, en cuya universidad impartió también clases, y posteriormente en Guangzhou o Cantón, en cuya Universidad Sun Yat Sen también trabajó, pero a tenor de los desmanes represivos del general se refugió en Shanghai, cuyo status internacional le proporcionaba garantías de seguridad; allí editó las publicaciones Benliu (1928) y Yiweng (1934) hasta su fallecimiento por tuberculosis en 1936.

Lu Xun vivió una época de batalla literaria entre las sociedades Creación, de tendencia romántica y lírica, influida por la poesía contemporánea occidental y dirigida, en Shanghai, por Guo Moruo, y la Sociedad de Investigaciones Literarias dirigida en Pekín por él mismo, de implantación realista. Posteriormente, los acontecimientos políticos obligaron a Guo Moruo a unirse a la Sociedad de Investigaciones y los ataques se centraron sobre el Grupo Croissant, de intereses estrictamente formalistas y defensor del «arte por el arte». Uno de los debates intelectuales más intensos fue el que sostuvo con Liang Shiqiu. Este escritor, vilipendiado por la propaganda posterior del Partido Comunista de China, sostenía que la literatura sólo debía reflejar emociones humanas, y no ser un instrumento al servicio de la ideología. Liang criticó también la calidad de las traducciones del ruso de Lu Xun. Estos ataques de Liang, en 1930, motivaron una meditada respuesta de Lu Xun, en uno de sus ensayos más largos.

Lu Xun realizó una labor ingente de traductor y divulgador de textos foráneos, aunque la mayoría de los muchísimos libros que tradujo fueron a través de una lengua intermedia, el japonés: durante años fue socio y entenado de la gran librería japonesa de Shanghái, la del izquierdista Kanzo Uchiyama, quien funcionaba como agente suyo en el Japón, por lo que tuvo acceso a muchísimos autores difíciles de conseguir. Hizo traducciones de Gógol, Chéjov -con quien le une una estrecha analogía-, Gorki, Fadéyev, Plejánov, Blok, y aun Julio Verne entre otros muchos. Introdujo y dio a conocer a Byron, Shelley, Heine, Pushkin, Cocteau, Apollinaire, Gide, Malraux Lermontov, Mickiewicz y una larga serie de autores del romanticismo europeo, y contribuyó a hacer descubrir las obras de Frans Masereel, Käthe Kollwitz, Carl Meffert o George Grosz

Lu Xun fue considerado uno de los mayores inspiradores de la Revolución Cultural. Las biografías que de él se han escrito lo presentan como un ser sin fisuras, de mente preclara y rectilínea y preocupado tan sólo por allanar "los-obstáculos-que-las-masas-obreras-y-campesinas-encontraban-en-su-histórica-misión", pero aunque en la gran cantidad de ensayos que escribió pueden encontrarse opiniones políticas de este tipo, esta visión estuvo mediatizada por la lectura y la sacralización que hizo de él Mao Zedong. Y aunque en los diez últimos años de su vida que pasó en Shanghai fue dirigente de la Liga de Escritores de Izquierda fundada en 1930 (pero envuelto en enfrentamientos en el propio seno de la Liga, que fue disuelta formalmente en la primavera de 1936, ya que Lu Xun, antinacionalista acérrimo y japonesista apasionado, estuvo a punto de caer en herejía y fue acusado por los comunistas de no aplicar correctamente, en el terreno literario, la literatura de unidad nacional, quedando bajo sospecha de ser trotskista) y mantuvo tesis próximas a las del Partido Comunista chino, fundado por Chen Duxiu en Shanghai en 1921, fue solamente un "compañero de viaje", nunca llegó a militar en este último y hubiera rechazado la semblanza que de él hizo Mao («comandante en jefe de la Revolución Cultural», «representante de la mayoría del pueblo, héroe nacional sin precedentes, el más justo, el más valiente, el más firme, el más leal»).

Compuso alrededor de seiscientos o setecientos ensayos cortos recopilados en distintas colecciones. Sus dos relatos más famosos fueron Diario de un Loco (狂人日記 / 狂人日记 / Kuángrén Rìjì) (1918) y La Verídica Historia de A Q (阿Q正傳 / 阿Q正传 / Ā Q Zhèngzhuàn) (1921), esta última una sátira de la revolución de 1911, y fue fundamental su Historia Concisa de la Ficción China (1930), una de las primeras obras de crítica literaria sobre la ficción china de principios del siglo XX.[2] [3]

Posteridad[editar]

La influencia de Lu Xun sobre los escritores chinos de las generaciones siguientes ha sido muy grande. Además, la afinidad ideológica de Lu Xun con el comunismo le ha permitido gozar de una posición de privilegio en el canon literario de la República Popular China. En Taiwán, por el contrario se le ignoró durante mucho tiempo por su ideología de izquierdas, aunque en la actualidad ya se le reconoce como una de las grandes figuras literarias del siglo XX. Excepción hecha de la solitaria defensa que de su figura literaria hizo el sinólogo belga Simon Leys, no había de Lu Xun, hasta la publicación de The True Story of Lu Xun (2002), del profesor de la Universidad de Hong-Kong David E. Pollard, una fuente de información confiable dentro o fuera de China. Sergio Pitol tradujo del inglés al español en 1971 un puñado de sus cuentosy desde entonces son bastantes las traducciones que ha habido al español de su obra.[4]

Obras[editar]

Narrativa[editar]

  • Diario de un Loco (狂人日記 / 狂人日记, Kuángrén Rìjì), (1918).
  • La verídica historia de Ah Q (阿Q正傳 / 阿Q正传, Ā Q Zhèngzhuàn), (1921).
  • Gritos de llamada ((呐喊, Nahan), (1923).
  • Vagabundeos (彷徨, Huang fǎng'), (1926).
  • Viejos cuentos contados de nuevo (故事新编, Gù shì xīn biān), (1935).

Poemas en prosa[editar]

  • Mala hierba (Yě cǎ, 野草), (1924).
  • Caminando de un lado para otro (Pánhuáng, 彷徨), (1926).

Ensayos[editar]

  • Vientos cálidos (1925).
  • Bajo el dosel de flores (Huagaiji), (1926).
  • Flores del alba recogidas al ocaso (1927).
  • Tumba (1927).
  • Bajo el dosel de flores, II (1927).
  • Y eso es todo (1928).
  • Historia concisa de la ficción china, Zhōngguó Xiǎoshuō Shǐlüè (中國小說史略 / 中国小说史略), (1930).
  • Ocios triples (1932).
  • La literatura en encajes (1936).

Ediciones en español[editar]

  • La verdadera historia de A Q. Trad. no especificado. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, 1970.
  • Contar nuevo de historias viejas. Trad., introducción y apéndices de Laureano Ramírez Bellerín. Madrid: Hiperión, 2001.
  • Diario de un loco. Trad. indirecta de Sergio Pitol. Veracruz: Universidad Veracruzana / Conaculta, 2007.
  • Diario de un demente y otros cuentos. Trad. de Néstor Cabrera López. Madrid: Editorial Popular, 2008.
  • La mala hierba. Trad. y notas de Blas Piñero Martínez. Madrid: Bartleby, 2013.
  • Kong Yiji y otros cuentos, selecc. y trad. de Miguel Ángel Petrecca. Santiago de Chile: LOM, 2016.

Referencias[editar]

  1. Pablo Lizcano "Lu Sin: la honda tristeza de toda revolución", en El País, 29-VIII-1979 http://elpais.com/diario/1979/08/29/cultura/304725615_850215.html
  2. Cecilia Guiter Viader, "Lu Xun", en Mcn biografías http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=lu-xun
  3. Entrada sobre el autor en China traducida y por traducir, consultada el 20-II-2017: http://china-traducida.net/autores/lu-xun-%E9%B2%81%E8%BF%85/
  4. Christopher Domínguez Michael, "Diario de un loco, de Lu Hsun", en Letras Libres, 31 agosto de 2008: http://www.letraslibres.com/mexico/libros/diario-un-loco-lu-hsun

Enlaces externos[editar]