Loranca de Tajuña

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Loranca de Tajuña
municipio de España
Flag of Loranca de Tajuña Spain.svg
Bandera
Escudo de Loranca de Tajuña.svg
Escudo

Vista general de la localidad

Vista general de la localidad
Loranca de Tajuña ubicada en España
Loranca de Tajuña
Loranca de Tajuña
Ubicación de Loranca de Tajuña en España.
Loranca de Tajuña ubicada en Provincia de Guadalajara
Loranca de Tajuña
Loranca de Tajuña
Ubicación de Loranca de Tajuña en la provincia de Guadalajara.
País Flag of Spain.svg España
• Com. autónoma Flag of Castile-La Mancha.svg Castilla-La Mancha
• Provincia Bandera de la Provincia de Guadalajara.png Guadalajara
• Comarca La Alcarria
• Partido judicial Guadalajara
Ubicación 40°26′49″N 3°06′50″O / 40.446944444444, -3.1138888888889Coordenadas: 40°26′49″N 3°06′50″O / 40.446944444444, -3.1138888888889
• Altitud 708 msnm
Superficie 36,66 km²
Población 1 254 hab. (2016)
• Densidad 34,21 hab./km²
Gentilicio Loranqueño/a
Alcalde (2015) Enrique Calvo
[editar datos en Wikidata]

Loranca de Tajuña es un municipio español de la provincia de Guadalajara, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Pertenece a la región histórica española de Castilla. Tiene una superficie de 36,66 km² con una población de 1.275 habitantes y una densidad de 35,84 hab/km².

Situación[editar]

El casco antiguo de la villa está emplazado en la margen derecha del valle del río Tajuña a media ladera de una empinada vertiente orientada al mediodía que une el páramo alcarreño con el valle fluvial, junto al punto en que emana un enorme manantial de afamadas aguas en el pasado, llamada Fuente de los Olmos.

Recientemente la población se ha expandido mucho en dirección al páramo, donde Loranca cuenta con las urbanizaciones de El Olmillo, Montejaral y Fuentetajuña.

Su término municipal limita con los de Pioz, Aranzueque, Renera, Hontoba, Escariche y Pezuela de las Torres

Loranca de Tajuña 2

Patrimonio histórico[editar]

En la parte alta de la villa se aprecia la disposición original de las calles junto a la construcción típica de la zona. Mamposte, cal, yeso y sillar en algunas casas junto con un entramado interior de madera. Es todo un privilegio poder contemplar todavía los dinteles renacentistas que residualmente quedan ocultos en el antiguo entramado urbano, dando testimonio de la gran importancia de la que gozó Loranca en siglos anteriores. Entre sus principales monumentos cuenta con:

  • Iglesia parroquial dedicada a San Pedro Apóstol y que se presume obra del maestro Juan de la Riba, concluida en el año 1536. Es un bello ejemplo del Renacimiento. Destaca la portada del mediodía de gran belleza y sencillez. En su interior podemos admirar una pila bautismal mozárabe del primitivo templo, un cuadro dedicado a Santa Cecilia del siglo XVII y una pila bautismal no catalogada en el exterior. Altares e imágenes son todos nuevos ya que fueron destruidos en la Guerra Civil. Si bien conservamos testimonio de bellas hornacinas, imágenes, cuadros y retablos que eran las joyas del templo, dotándolo hasta el siglo XX de un patrimonio equiparable a otras villas de la zona. Se conoce la existencia de un órgano barroco de la fábrica de Madrid hasta mediados del siglo XX, fecha en la que fue vendido. La torre de la iglesia es de época musulmana,(s.X) perteneciente a la antigua torre vigía sobre la que se asienta la iglesia actual y el anterior templo mudéjar. En su interior se aprecian dos arcos de ladrillo mudéjares.
Portada Renacentista de la Iglesia sXVI
Exterior de la iglesia de San Pedro. Siglo XVI
Interior de la Iglesia
  • Ermita de la Soledad del siglo XVII, ubicada en la entrada al pueblo, en la carretera de Aranzueque. En su interior se venera a la imagen de esta Virgen. Posee una bóveda flamígera de gran belleza en su interior.
  • Ruinas del antiguo monasterio jesuita de Jesús del Monte, abandonado en el año 1767, tras la expulsión de la Orden por el rey Carlos III. Perteneció a los jesuitas de Alcalá concebido como residencia veraniega. Aún se pueden apreciar el horno, el aljibe, la entrada principal y la monumental puerta de la hacienda (trasladada a la Casa de la Cultura en 2005). Las columnas de su antiguo claustro se encuentran en el Palacio de Laredo de Alcalá de Henares.
  • Torre del reloj, del siglo XVII y reformada en el siglo XVIII: sita en la misma plaza Mayor.
Torre del Reloj sXVII
  • Ermita de San Roque, del siglo XVII, integrada en el cementerio municipal.

Patrimonio natural[editar]

Flora[editar]

En el entorno de Loranca encontramos un bosque mediterráneo relativamente alterado por la explotación agrícola milenaria. Merece la pena hacer senderismo por los montes que flanquean el valle. En nuestro caminar nos encontraremos en las zonas mas secas Quercus Ilex y en las zonas donde existe mayor humedad ambiental o bien subterránea aparecen importantes masas de roble quejigo Quercus Faginea puras o mixtas.. . También son reseñables el arce de Montpellier y el espino blanco. Fruto del aprovechamiento agrícola, encontramos otras especies como el zumaque, arbusto utilizado para el tinte que en otoño adquiere un vivo color rojo, nogueras, viñas, ciruelos, cerezos, almendros, olivos... que en combinación con la flora silvestre crean el singular paisaje alcarreño. En las lomas labradas encontramos centenarios olivares y romerales (para la apicultura). Donde el bosque se ha degradado aparecen aulagas, tomillo, romero y coscoja. En el bosque de ribera junto al río Tajuña y los principales arroyos aparecen el chopo negro, el álamo blanco, sauces, carrizos, zarzas y junqueras. El monte Loranca (titularidad privada) y el monte Guadalajara constituyen las formaciones boscosas mejor conservadas que encontramos en el término municipal.

Fauna[editar]

En el término habitan especies típicas del entorno mediterráneo y de la zona, destacando mamíferos como el jabalí, el corzo, el zorro, el conejo o la liebre, aves como el águila real, el aguila perdicera, la paloma torcaz, el tordo, el ruiseñor, la perdiz, la codorniz y el ánade real en el río y reptiles como la culebra.

Las principales especies acuáticas son el barbo y la carpa.

Fuentes[editar]

Salpicando el término municipal y la propia villa, encontramos numerosos manantiales y fuentes a los que merece acercarse, especialmente si se encuentran en el campo. Entre las más famosas encontramos la Fuente del Rey, la Fuente de los Olmos, la Encubierta, la Fuensanta, El Arca, la Fuente Pera o la Fuente del Saúco.

Otro de los elementos paisajísticos protegidos en Loranca son los yesares, capas de estratos yesíferos blanquecinos que se dejan ver en las lomas que bajan a la vega.

Fuente Pera

Fiestas y tradiciones[editar]

  • En honor a Santo Domingo de Guzmán patrón de la localidad, del 3 al 8 de agosto, se celebran festejos taurinos en forma de encierros campestres y por las calles principales a los que suelen acudir una gran cantidad de aficionados y espectadores. Se realizan multitud de actividades durante la semana previa (denominada popularmente como semana cultural). A su vez es tradicional la elaboración de pastelería tradicional así como disfrutar de orquestas cada noche.
  • También se celebra el día de la Exaltación de la Cruz, 14 de septiembre, antigua fiesta mayor, en honor al Cristo de la Misericordia,con encierros por el campo, Misa Mayor y procesión.
  • La Cruz de Mayo: en la ermita de la Soledad se disfruta de bollos y rosquillas así como de la sangriada popular y antaño se cantaban los mayos.
  • San Benito: el 11 de Julio los vecinos de Loranca y Pezuela de las Torres acuden de forma conjunta a la ermita de San Benito, en el límite municipal, donde tras la misa se disfruta del baile y el almuerzo en la pradera junto al río.

En cuanto al folklore, la danza típica es la jota castellana bailada con el traje regional al estilo alcarreño. También destaca la antigua tradición de cantar los mayos así como numerosas canciones y dichos locales que hablan del pueblo.

Gastronomía[editar]

Domina la cocina alcarreña, protagonizada por gachas y migas del pastor así como la miel y el aceite, procedentes de la elaboración en el término y alrededores, y los asados de cordero o cabrito aderezados con romero y tomillo.

En cuanto a los postres, encontramos los puches, el hornazo (no confundir con los bollos preñados de Salamanca y Ávila) o las rosquillas.

Historia[editar]

Se sabe que la etimología del vocablo Loranca es prerromano, lo que da indicio de su antigüedad.

Tras la reconquista de la zona a finales del siglo XI, la población perteneció por poco tiempo al común de villa y tierra de Guadalajara y, posteriormente, al alfoz de la villa de Almoguera.

Tras ser objeto de trueque entre la Orden de Calatrava y el rey, finalmente Loranca perdió el realengo al ser entregada en mayo de 1379, como dote de boda por el rey Enrique II de Trastámara a su hija ilegítima María de Castilla, al contraer matrimonio con Diego Hurtado de Mendoza, posteriormente Almirante de Castilla. Tras la muerte del Almirante en 1404 heredó la villa su hija doña Aldonza de Mendoza, condesa de Arjona, y a la muerte de ésta sin hijos, en junio de 1435 se le donó a Luis de la Cerda, conde de Medinaceli.

En 1475 fue objeto de venta a don Íñigo López de Mendoza y Figueroa, primer conde de Tendilla, quien ya ejercía el señorío sobre las vecinas poblaciones de Aranzueque, Armuña de Tajuña, Fuentelviejo y Tendilla. Perteneció a los condes de Tendilla y a sus sucesores, los marqueses de Mondéjar hasta el siglo XVIII.

El segundo conde de Tendilla, don Íñigo López de Mendoza y Quiñones, señor de Loranca, hizo noche en la villa el 5 de noviembre de 1509, con motivo de su último viaje a sus estados alcarreños desde la ciudad de Granada, donde residía en calidad de Capitán General de aquel reino desde su conquista en 1492.

Ya en fecha 2 de diciembre de 1579, los entonces alcaldes ordinarios Pedro Gómez Caballero y Mateo Sánchez declararon a los funcionarios del censo de Felipe II que la villa contaba con 260 casas y vecinos, aproximadamente 1000 habitantes.

La Compañía de Jesús edificó en el punto más alto del valle, encima de la villa el monasterio de Jesús del Monte, a principios del siglo XVII, que alcanzó una próspera existencia de siglo y medio y cuyas ruinas aún presiden el valle.

Entre 1625 y 1656 ejerció de párroco en Loranca Francisco Martínez de Argüello, cuya sobrina doña Úrsula de Argüello casó con el maestro médico Antonio de Murcia y fueron cabeza de una estirpe de médicos, letrados y clérigos muy poderosa en la comarca a lo largo de los siglos XVII y XVIII.

Según el censo del marqués de Campoflorido (1712) Loranca contaba en aquellas fechas con apenas 62 vecinos. La disminución obedeció a la fuerte mortandad de provocada por la hambruna del año 1699 y los saqueos de los ingleses y austriacos en el verano de 1706 durante la Guerra de Sucesión.

También hay constancia de fuerte mortandad en los libros de difuntos de la parroquial de San Pedro Apóstol para el otoño de 1748 y, posteriormente, en el año 1805.[1][2]

Demografía[editar]

Evolución demográfica de Loranca de Tajuña
1991 1996 2001 2004 2008 2013 2015
278 305 350 575 1368 1373 1275
(Fuente: INE)

Personajes célebres[editar]

Referencias[editar]

  1. Historia de Loranca de Tajuña.
  2. Ricote Redruejo y González López. Historia de Loranca de Tajuña. Bornova. ISBN 84-649-5595-0 |isbn= incorrecto (ayuda).