La Gioconda (taller de Leonardo da Vinci)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Gioconda o Mona Lisa
Gioconda (copia del Museo del Prado restaurada).jpg
Autor Anónimo, 1503-1519
Técnica Óleo sobre tabla de nogal
Estilo Renacimiento
Tamaño 76,3 × 57 cm
Localización Museo del Prado, Madrid, Flag of Spain.svg España
[editar datos en Wikidata]

La Gioconda o Mona Lisa, del taller de Leonardo da Vinci, es una pintura realizada al óleo sobre tabla de nogal entre 1503 y 1519,[nota 1]​ y conservada desde 1819 en el Museo del Prado de Madrid (España). La obra repite de manera muy precisa el famoso cuadro de La Gioconda, obra maestra de Leonardo y conservada en el Museo del Louvre de París (Francia). De las numerosas copias existentes de la obra, esta tabla es considerada la versión más temprana de las conocidas hasta la fecha.[1]​ Además, presenta la peculiaridad de que fue realizada de forma paralela y simultánea a la original,[2]​ al mismo tiempo y en el mismo taller del maestro por uno de sus alumnos,[3][4]​ y siguiendo el mismo proceso de elaboración, bajo la supervisión y posible intervención del propio Leonardo.[5]

La primera referencia segura a esta obra en España es la que hizo en el siglo XVIII el historiador Antonio Ponz en su Viage de España,[6]​ aunque su entrada al país y en particular a las colecciones reales españolas debió de producirse tiempo atrás, puesto que parece que en las primeras décadas del siglo XVII ya se encontraba en España.[7][8]​ Probablemente se trate de la «muger de mano de Leonardo Abince» inventariada en 1666 en la Galería del Mediodía del desaparecido Real Alcázar de Madrid.[6][9]​ Habitualmente expuesta en el Prado desde su llegada en el primer tercio del siglo XIX, la obra fue sometida a un proceso de estudio, limpieza y restauración a partir de 2010 ante una petición de préstamo para la exposición temporal La Sainte Anne, l'ultime chef-d'œuvre de Léonard de Vinci (La Santa Ana, la última obra maestra de Leonardo da Vinci) que se inauguraría a finales de marzo de 2012 en el Louvre.[10]​ Este proceso consistió en un examen técnico estándar a la que fue sometida, que incluyó reflectografía infrarroja,[nota 2]radiografía, fluorescencia inducida con luz ultravioleta e inspección con lupa binocular.[11]​ La reflectografía y el examen de la superficie de la tabla con luz rasante revelaron la presencia de un paisaje debajo del fondo oscuro que rodeaba la figura. La reflectografía se comparó con la que se había sacado en 2004 del cuadro del maestro y se comprobó que el dibujo subyacente es similar en ambas obras y que las correcciones que aparecen en la pintura original se repiten una por una en la copia.[12]

Gracias a este estudio técnico y restauración, se pudo recuperar su aspecto original, así como su importancia histórica-artística, ya que hoy en día se considera la versión más importante de La Gioconda, así como uno de los testimonios más importantes de las prácticas del taller de Leonardo.[8]​ El conservador del Museo del Prado, Miguel Falomir Faus, afirmaba en la guía de pintura italiana del Renacimiento del Museo que «sea quien fuere, se trata de un pintor discreto responsable de las imperfecciones anatómicas presentes en la copia y ausentes en el original, como el deficiente tratamiento del pecho de la modelo. Es además un pintor técnica y estéticamente alejado de Leonardo [...]. Poseedor de una caligrafía minuciosa, desconoce el "sfumato" leonardesco, como se percibe en el modo de aplicar el color, sin matices y en superficies limitadas por gruesas líneas negras».[6]​ Tras el redescubrimiento del paisaje del fondo, añadió «esto está ejecutado por un pintor que es de una pincelada, una caligrafía, mucho más lineal, mucho más compacta, y que no tiene nada que ver con el sfumato del Leonardo maduro. La ventaja que tiene es que evidentemente el cuadro tiene menos calidad, tiene menos misterio, pero se pueden percibir elementos que en el otro están apenas sugeridos».[13]

Su estado de conservación es mucho mejor que el de la obra del Louvre, influido por la naturaleza de la tabla de mejor calidad.[nota 3][nota 4]​ Su aspecto más limpio y su ejecución mucho más nítida permiten obtener información sobre el paisaje del fondo y sobre detalles de elementos poco visibles en el cuadro de París: el color pelirrojo del cabello, el vestido, el velo, la silla, o las columnas, entre otros.[13]​ La tabla de tan buena calidad suscita interrogantes sobre la identidad del comitente;[14]​ incluso se ha creído que fue la obra del Prado la que Leonardo entregó a Lisa Gherardini y a su esposo, Francesco del Giocondo, como el retrato original, mientras él seguía buscando la perfección en su obra.[15]​ Asimismo, la Mona Lisa de Madrid está realizada con materiales muy nobles como lapislázuli e incluso con laca roja,[nota 5]​ lo que sugiere que debió de tratarse de algún encargo importante.[14]​ En cualquier caso, por su ejecución esmerada y factura muy cuidada, la obra del Prado no puede ser considerada como una simple y rutinaria copia de taller,[17]​ a pesar de las diferentes calidades entre esta y la original, que no obstante, presenta la singularidad de no intentar hacerse pasar por La Gioconda del maestro.[18]

Sobre la autoría, se ha asegurado que la obra de Madrid fue realizada por alguno de los alumnos más aventajados y próximos a Leonardo,[19]​ quizá Francesco Melzi o Andrea Salai, herederos de su obra artística y quienes tenían acceso directo a su fondo de paisajes;[14]​ si bien reconocidos expertos italianos apuntan a un discípulo español, acaso Fernando Yáñez de la Almedina o Hernando de los Llanos, pintores activos en el ámbito valenciano que colaboraron con Leonardo en Florencia.[12][13]

Historia[editar]

La Gioconda original, de Leonardo.

Se desconocen los orígenes de La Gioconda del Museo del Prado,[8]​ aunque están directamente relacionados con los de su gemela del Louvre, puesto que está probado que ambas fueron pintadas al mismo tiempo. Sin embargo, se desconoce cuándo entró en las colecciones reales españolas,[1]​ aunque se cree que la obra ya se encontraba en España desde las primeras décadas del siglo XVII.[20]​ Se ha sugerido que pudo traerla al país el escultor Pompeo Leoni, quien poseía valiosas obras sobre papel de Leonardo, entre ellas los Códices Madrid I y II, que se trajo de Italia y que actualmente se encuentran en la Biblioteca Nacional de España; pero faltan pruebas documentales que apoyen esta hipótesis.[21]​ Junto con cientos de obras de propiedad real, pasó al Prado en su etapa fundacional y consta allí desde la apertura del museo en 1819.[22]

Referencias anteriores al Museo del Prado y en sus primeros años en el museo[editar]

Hay varias referencias donde aparece la obra antes de que fuera destinada al Museo del Prado,[9][23]​ cuando aún era propiedad real. La primera de ellas se cree que puede estar en el inventario de 1666 del Real Alcázar de Madrid, redactado tras la muerte del rey Felipe IV; es muy probable que la obra se corresponda con la pintura que aparece reflejada con el número 588 en la Galería del Mediodía, concretamente en la zona baja, denominada «Galería de Retratos» por el número de estos reunidos allí:

vara de alto y tres quartas de ancho (83,5 x 63 centímetros) vna muger de mano de Leonardo Abince 100 ds (ducados).[24]

De forma semejante se cita en el inventario de 1686,[nota 6]​ sin número a identificar pero en el mismo lugar:

otra [pintura] de vara de alto y tres quartas de ancho de vna muger de mano de Leonardo de Abinçi.[8]

En el inventario de 1700 también continua en el mismo lugar con el número 76 y estimadamente evaluada en 200 ducados.[24]​ Afortunadamente, esta Gioconda logró salvarse del incendio que asoló el Alcázar de Madrid en 1734,[nota 7]​ y que destruyó, aproximadamente, más de 500 pinturas de las colecciones reales,[23]​ entre las que se encontraban siete obras atribuidas al propio Leonardo.[21]​ Pasó inmediatamente al recién levantado Palacio de Oriente, donde se cita en el inventario de 1747 con el número 195:

otra pintura en tabla retrato de vna muger de vara de alto y tres quartas de ancho original de Leonardo Abinci 1500 rs (reales).[24]

En el inventario de 1772 aparece con el mismo número y tamaño, pero localizada en el «Paso de Tribuna y Trascuartos».[24]​ También aparece en 1793 citada por el historiador ilustrado Antonio Ponz en su Viage de España (volumen VI, pág. 44) como obra de Leonardo; se encontraba en uno de los gabinetes reales de la Princesa:

... retrato de una muger con las manos puestas una sobre otra, con un velo de gasa que le cae sobre el hombro y brazo.[6]

En el inventario de 1789 aparece con el mismo tamaño, pero valorada en 4000 reales y localizada en la «Pieza del Tocador».[24]​ Posiblemente continua en el Palacio de Oriente hasta su traslado al Museo del Prado por real orden en 1819; en el inventario de 1814 se cita una pintura que se encuentra en la «Habitación del Mayordomo Mayor» con la siguiente descripción:

tres cuartas alto dos tercias ancho (63 x 55,6 centímetros), retrato de una joven con vestido verdoso mangas encarnadas y brazos cruzados, Vinci.[24]

En 1830 hay una mención a la pintura en una carta enviada desde España al director de la Revue de Paris por el francés Prosper Mérimée, en la que le habla de su visita al Museo del Prado. En un párrafo le comenta:

Entre varios hermosos Leonardos de Vinci, me he fijado en un retrato de Monna Lisa Gioconda, que parece ser una repetición, con algunos cambios, del que poseemos en el Louvre. En lugar de ese paisaje fantástico, lleno de esas peñas puntiagudas a las que tenía tanto cariño Leonardo de Vinci, el fondo es muy oscuro y muy llano. El color de los ropajes es también distinto.[26]

Finalmente, en el testamento del rey Fernando VII redactado en 1834 (más sumario y descuidado), queda recogida en la segunda división de la «Gran Galería del Medio» (Sala de la reina Isabel II) del «Museo Real de Pinturas» de Madrid —actual Museo Nacional del Prado— con el número 393 y por primera vez se identifica como La Gioconda:

Nonna Lisa cáelebre por su hermosura — Leonardo da Vinci — 40.000.[24]

Redescubrimiento de su aspecto original[editar]

Aspecto de la copia anterior a la restauración, con el fondo cubierto por el repinte oscuro.

En cualquier caso, esta copia es una obra tradicionalmente estimada en el Prado, que ya durante los siglos XIX y XX —antes por tanto de su restauración— estaba habitualmente colgada en las salas del Museo (una de las muy contadas copias, anónimas o de autor conocido, que el Prado expone), al lado de obras maestras de Rafael, Andrea del Sarto, o de La Anunciación de Fra Angelico. Además, no eran pocos los visitantes que preguntaban por su ubicación en las salas del Museo a los empleados de la institución;[27]​ e incluso cuando por alguna circunstancia se había guardado, llegaban al Museo cartas preguntado por el paradero de la Mona Lisa del Prado.[28]​ Prueba del interés que siempre ha despertado son las reproducciones realizadas por copistas a lo largo de toda la historia de la institución.[9]​ Asimismo, se conserva una litografía de esta misma obra, realizada por el pintor y litógrafo Gaspar Sensi entre 1826 y 1837 para adornar la Colección litográfica de cuadros del rey de España, un volumen que reunía la colección de cuadros del rey Fernando VII que se encontraban en el «Museo Real de Pinturas» y de este modo contribuir al esplendor del trono, así como a la difusión del gusto y las bellas artes.[25]

Se entendía que era genuina del siglo XVI, y figuraba reproducida en muchos libros sobre el Museo, pero el hecho de que tuviese el fondo en penumbra, sin paisaje visible, la alejaba mucho del original de París y hacía pensar en un autor ajeno al círculo de Leonardo; tal vez flamenco.[29]​ Ante una petición del Museo del Louvre de París para incluirla en una exposición con motivo de la restauración de la Santa Ana de Leonardo, el Prado decidió en 2010 descolgar la obra para poder estudiarla con mayor profundidad,[21]​ y determinar cómo se pintó el cuadro y cuál era su estado de conservación.[11]​ Como resultado de los análisis de estos documentos y de la restauración llevada a cabo entre 2011 y 2012 para eliminar los barnices oscurecidos por el tiempo, se descubrió que se trataba de la más temprana versión de La Gioconda realizada en el taller de Leonardo, lo cual fue anunciado en una conferencia de expertos en enero de 2012 en la National Gallery de Londres,[1]​ con motivo de la exposición Leonardo da Vinci. Painter at the court of Milan (Leonardo da Vinci. Pintor de la corte en Milán), celebrada en la galería londinense.[27]

Los trabajos de análisis y restauración de la copia madrileña descubrieron sorprendentes similitudes con la Mona Lisa parisina que habían permanecido ocultos por un repinte negro que tapaba el paisaje de fondo, el del río Adda, en la región italiana de Toscana.[13]​ El paisaje recobrado tras la intervención es acorde con el cromatismo y las formas de los evanescentes escenarios de Leonardo,[18]​ y a pesar de que no es estrictamente acorde al de La Gioconda del maestro, su interés reside en el hecho de que están representadas formaciones rocasas que el maestro dibujó sobre papel y que no están presentes en la pintura del Louvre.[8]​ Es sorprendente la presencia a la derecha de la figura, de las montañas del dibujo autógrafo de Leonardo, Masa rocosa, datado entre 1510 y 1515 y conservado en el Castillo de Windsor; de ahí que la datación de las dos Giocondas se dilaten en el tiempo hasta 1516 o 1519 como fecha tardía.[18]​ Este fondo en penumbra, agregado con posterioridad a 1750,[nota 8]​ llama la atención, dado que restaba a la obra parte de su atractivo y el original de Leonardo era ya por entonces muy prestigioso. El repinte tal vez pudo hacerse por razones estéticas, bien para emparejar el retrato con otros de fondos neutros,[8]​ aunque también puede deberse al hecho de que el paisaje está inacabado en determinadas zonas y no resultaba satisfactorio según el gusto neoclásico.[18]​ Otra posibilidad es que el hecho de pintar el fondo negro "leonardizaba" más la obra del Prado, ya que la mayoría de los retratos de Leonardo tienen el fondo neutro, a excepción de La Gioconda y el Retrato de Ginevra de Benci de la National Gallery of Art de Washington D. C.[29]

El análisis de reflectografía infrarroja y rayos X permitió establecer que, desde el dibujo preparatorio hasta casi los últimos momentos de ejecución, las dos Giocondas muestran notables paralelismos en su realización, lo que evidencia que el alumno siguió a Leonardo mientras trabajaba en la original.[11]​ Las figuras son iguales en dimensiones y formas, pero de distinta mano, lo que indica que quizá fueron traspasadas mediante calco desde un mismo cartón.[8]​ Además, todos los pentimenti, o correcciones, del dibujo subyacente de La Gioconda de Leonardo se repiten uno por uno en la obra del Prado: el escote, el contorno del velo y de la figura, la posición de los dedos, incluso ajustes menores en los perfiles de las mejillas y del cuello.[11][18]​ Tal correlación en las correcciones es imposible en una copia posterior, ni siquiera en una falsificación, pues se entiende que ningún copista podría conocer el proceso creativo del maestro salvo que hubiese trabajado junto a él.[2]​ Más aún, los contornos de la figura de La Gioconda del Prado están corregidos o reforzados a mano alzada,[11]​ y también hay trazos de dibujo que, como en la obra de Leonardo, no se corresponde con formas en la superficie ni con formas subyacentes en el original.[8]​ Todo esto evidencia que el proceso de creación de esta obra es mucho más complejo que el de una copia habitual.[18]

Por otro lado, la retratada de la Mona Lisa de Madrid —presumiblemente Lisa Gherardini— aparece representada con cejas, aunque muy finas, mientras que en la de París no.[20]​ Probablemente estas debieron desaparecer progresivamente del original, circunstancia que otorga más individualidad al cuadro del Prado, una menor idealización y, por tanto, un mayor carácter de retrato en sentido estricto.[30]​ Para Almudena Sánchez Martín, la retratada de la obra del Prado es una «persona real e identificable, con rasgos propios. Leonardo debía estar buscando otra cosa: es un retrato idealizado, no de una persona concreta. Hacía lo que quería para él mismo, porque no la iba entregar».[21]​ La factura muy cuidada, así como la gran calidad de los materiales de la tabla de Madrid sugiere un encargo importante,[14]​ siendo quizá la réplica el retrato de Lisa Gherardini que Leonardo finalmente entregó a Francesco del Giocondo, mientras el maestro se quedaba con la original perfeccionándola obsesivamente.[15][31]

Asimismo las dos columnas laterales son más visibles en la obra del Prado, siendo la tabla cuatro centímetros más ancha que la obra del Louvre.[14]​ La limpieza de La Gioconda de Madrid la mostró más luminosa y brillante que la del Louvre, dado que su estado de conservación es mucho mejor que el de la original,[32]​ lo que permite identificar a la modelo del Prado como una mujer de veinte o veinticinco años, lo que resultaría acorde con la edad que tenía Lisa cuando Leonardo la retrató.[1][3]​ Los pigmentos oscurecidos, los barnices amarillentos y el craquelado de La Gioconda del Louvre contribuyen a aumentar más la edad que tenía en realidad la modelo, aunque se descarta una limpieza del cuadro en un futuro próximo por los riesgos que implicaría, dada su fragilidad.[21]​ Según los expertos, este cuadro gemelo permite descifrar algunos de los misterios que rodean al original,[33][34]​ así como los métodos de trabajo llevados a cabo en la bottega de Leonardo —de los que únicamente se conocían datos por fuentes documentales—,[35]​ y sobre todo, mejorar la comprensión y apreciar detalles del cuadro original que, habían pasado desapercibidos o cuya compresión no era fácil.[10][31]

Detalle de La Gioconda del Louvre.  
Detalle de La Gioconda del Prado.  

Intervención[editar]

Detalle de la copia una vez devuelto el paisaje a la superficie pictórica.

La intervención en La Gioconda del Prado consistió en la limpieza de la superficie pictórica con la eliminación de los barnices oxidados por el tiempo, que transmitían una tonalidad amarillenta a la obra, especialmente a las carnaciones de la figura.[18]​ Esto permitió recuperar las tonalidades originales, así como los volúmenes de las telas y las transparencias de los velos. El análisis de la reflectografía infrarroja y el examen de superficie con luz rasante determinaron la existencia de un paisaje bajo el fondo negro, que posteriormente fue confirmado con la radiografía.[31]​ El informe químico reveló que dicho fondo era un repinte y que el aglutinante utilizado era aceite de lino, situándose su adición no antes de 1750.[18]​ Este informe también reveló que el paisaje se conservaba aislado y protegido del repinte por una capa orgánica de barniz intermedia. Mediante la aplicación de diversos disolventes orgánicos, la eliminación de la capa de pintura negra pudo realizarse de una forma controlada y segura. Una vez incorporado el paisaje a la superficie pictórica, se debía realizar una transición entre la figura y el fondo para restablecer el equilibrio entre ambos. Por ello, se eliminó el repinte que cubría el velo y parte del cabello en el lado izquierdo de la cabeza de la modelo, lo que permitió recuperar la transparencia del velo y la visión del paisaje a través de él. Esta zona tan significativa del cuadro recobró así el aspecto etéreo original,[8]​ captándose mejor el aire y el espacio que rodean la cabeza de La Gioconda. El proceso final de la restauración finalizó con la reintegración cromática. Debido al buen estado de la pintura, la intervención fue mínima y limitada a pequeñas pérdidas de poca consideración.[11]

Atribución[editar]

Debido a la capa de pintura negra que ocultaba el paisaje, se creía que era una copia ajena al entorno de Leonardo,[21]​ si bien realizada en el primer cuarto del siglo XVI.[30]​ Hasta 2011 se creía que estaba realizada sobre un panel de madera de roble, un soporte vinculado a la pintura nórdica (flamenca, holandesa, alemana),[36]​ pero no a la italiana; incluso algunos investigadores propusieron como posible autor a otro pintor del norte, el alemán Hans Holbein el Joven.[37]​ Otra propuesta realizada en 1961 la atribuía a Ambroise Dubois por encargo de Enrique IV de Francia para su hija Isabel de Borbón cuando esta se casó con Felipe IV.[24]

El examen llevado a cabo por José de la Fuente, restaurador de soportes del Museo del Prado, reveló que se trataba en realidad de madera de nogal,[nota 9][29]​ que sí que era utilizada en Italia, y en particular, fue empleada por Leonardo en varias de sus pinturas de pequeño formato, tales como La dama del armiño, La Belle Ferronière, El Salvator Mundi o el San Juan Bautista entre otras, además de por su círculo milanés, como en el denominado Retrato Archinto de Marco d'Oggiono.[18]​ No obstante, la preparación de la obra del Prado no es la tradicional de gesso, sino que se trata de una doble preparación que consta de una capa interna anaranjada y una externa blanquecina compuesta principalmente por blanco de plomo que, sin embargo, sí que se ha encontrado en otras obras del propio Leonardo y de su taller, como La dama del armiño.[8]

Las conclusiones del estudio técnico y la restauración llevadas a cabo por el Prado determinaron que la réplica de La Gioconda fue realizada en paralelo al retrato de Leonardo, que fue sumando los avances y correcciones del original.[10]​ Por ello, las hipótesis sobre su autoría se han ceñido al círculo de discípulos que trabajaron con Leonardo en torno a las primeras décadas del siglo XVI. No obstante, nombres como Boltraffio, Marco d'Oggiono o Ambroggio de Predis han sido rechazados por poseer una personalidad bien definida y raramente copiar las pinturas del maestro.[14]

Leonardo da Vinci[editar]

Aunque algunos historiadores postularon la autoría del propio maestro,[38]​ el Prado ha descartado con rotunda seguridad la intervención de Leonardo en la copia,[14]​ que también es rechazada por grandes estudiosos de su obra, como Alessandro Vezzosi —que, no obstante, la considera «una obra de altísima calidad»— y Pietro Marani.[12]​ Esta tesis se fundamenta sobre todo en las diferencias entre las calidades pictóricas de una y otra obra, así como en la ausencia del sfumato. Al igual que Vezzosi, Ana González Mozo considera la copia «una obra de alta calidad»,[1]​ realizada por «un pintor experto que sabía cómo trabajar con transparencias y dar una apariencia etérea a los pliegues del velo».[8]​ En opinión de Marani, La Gioconda del Prado se trata de «una obra demasiado académica, en la que Leonardo no ha metido la mano, es decir, es una copia en la que no hay ninguna invención o aportación del artista, pero muy importante porque está hecha en el taller de Leonardo, desarrollada junto a la elaboración del original».[12]

No obstante, no todos los grandes expertos han rechazado la autoría de Leonardo en esta tabla, a pesar de muy mínima que pudiese ser. Según Vincent Delieuvin, conservador de pintura italiana del Museo del Louvre, «es muy posible que Leonardo interviniera en La Gioconda del Prado», así como que «...los arrepentimientos que se aprecian en estas copias de taller tienen relación con los dibujos autógrafos de Leonardo y seguramente puedan tener intervenciones suyas», haciendo referencia a una carta de Pietro de Novellara a Isabel de Este donde le relataba una visita al taller de Leonardo en Florencia en 1501.[5][14][39]​ Almudena Sánchez Martín, restauradora del Prado y concretamente de esta copia, también alude a la intervención —indeterminada— de Leonardo en las correcciones del pecho y manos de la modelo.[21]​ El periodista Javier Sierra también cree que Leonardo pudo supervisar y retocar la obra,[40]​ y aunque el periodista e historiador Peio H. Riaño rechaza la atribución a Leonardo —fundamentada en los errores de perspectiva que tiene la tabla del Prado, que sin embargo, coinciden con el inacabado estado del paisaje— afirma que podría haber ciertas correcciones de Leonardo en la tabla.[41]

Francesco Melzi o Andrea Salai[editar]

La Monna Vanna, atribuida a Andrea Salai. Colección privada, Suiza.

Bruno Mottin, conservador jefe del Centre de Recherche et de Restauration des Musées de France (Centro de Investigación y de Restauración de los Museos de Francia), considera como los autores más plausibles a los dos discípulos predilectos de Leonardo, Andrea Salai o Francesco Melzi, este último heredero y encargado de custodiar las obras de su maestro.[1]​ Esta hipótesis también es apoyada desde el Museo del Prado,[42]​ tesis fundamentada en la caligrafía lineal de la copia y la ausencia del sfumato.[17]​ En opinión de Miguel Falomir Faus se trata de «un pintor milanés, del entorno de Leonardo, preciso y relamido en su ejecución»,[43][44]​ y asocia la obra a uno de estos dos discípulos del maestro.[42]

Gian Giacomo Caprotti da Oreno, Salai, es conocido más por su faceta de modelo y amante del propio Leonardo que por la de pintor. De hecho, no hay ninguna pintura suya segura; algunas que tradicionalmente se le atribuyen —como la Monna Vanna, un retrato de una mujer semidesnuda de aspecto andrógino, cuya identidad todavía no ha sido probada— así como su única obra firmada, de fecha de 1511, difieren en calidad a la obra del Prado, lo que dificulta establecer cualquier comparación con la copia de La Gioconda.[12]​ Vicent Delieuvin, no obstante, considera a Salai como el posible autor de la copia del Prado rechazando, por tanto, a Melzi.[21]​ Para ello se basa en el inventario de bienes realizado a la muerte de Salai en 1524, donde se hallaba una copia de La Gioconda, que podría corresponder a la copia del Museo del Prado.[44]

Por su parte, Francesco Melzi parece el discípulo más plausible a ser el autor de La Gioconda de Madrid. Esta hipótesis es por la que más se decanta el equipo técnico del Museo del Prado.[4][12]​ El estilo «dibujístico» y el trazo joven de La Gioconda de Madrid evidencian que podría tratarse de una obra realizada por Melzi;[17]​ además, del grupo de obras que se le atribuyen con exactitud, la copia del Prado presenta varias analogías, tanto en superficie como en estructura interna con la obra del heredero y discípulo preferido de Leonardo.[45]​ No obstante, si esta copia fuese obra de Francesco Melzi, habría que rechazar la datación de La Gioconda original, pues el joven entró al taller de Leonardo en torno al año 1506.[1][12]

Yáñez de la Almedina y Hernando de los Llanos[editar]

Santa Catalina, de Fernando Yáñez (1510). Museo del Prado, Madrid.

Expertos italianos prefieren apuntar a un discípulo español, como Fernando Yáñez de la Almedina o Hernando de los Llanos; ambos pintores activos en Valencia desde 1506 se cuentan entre los seguidores del maestro con el que uno de ellos hubo de colaborar en el mural de La batalla de Anghiari, realizado entre 1503 y 1505.[12][13]

Tanto Alessandro Vezzosi como Pietro Marani rechazan las atribuciones tanto a Andrea Salai como a Francesco Melzi. Esta tesis se fundamenta, por una parte en que el estilo de Salai no era conocido —y seguramente distinto al del maestro— en la época en que se pintó La Gioconda, y por otra en que Melzi era demasiado joven cuando entró a trabajar al taller de Leonardo en 1506.[12]​ Por ello, estos dos expertos señalan la posible colaboración con Leonardo de uno de los Hernandos, como se desprende de la documentación referida a la pintura de La batalla de Anghiari, en la que constan algunos pagos hechos en abril y agosto de 1505 a un «Ferrando Spagnolo, dipintore, per dipinguere con Lionardo da Vinci nella sala del consiglio». El Ferrando Spagnolo aludido se ha venido identificando con uno de los Hernandos, Fernando Llanos o Fernando Yáñez de la Almedina, por los recuerdos de la pintura de Leonardo manifiestos en las pinturas de las puertas del retablo mayor de la catedral de Valencia, obra realizada en colaboración entre los dos maestros castellanos; o incluso con la Santa Catalina de Yáñez de la Almedina, autor a quien más apuntan.[13][44]​ Se da circunstancia de que ya en 1922 Bernard Berenson atribuyó, aunque con ciertas dudas, la obra del Prado a uno de los Hernandos.[9][46][47]

Matías Díaz Padrón, sin embargo, considera que la técnica descarta la atribución a Yáñez de la Almedina,[24]​ al igual que Miguel Falomir Faus, quien rechaza que el autor fuese alguno de los Hernandos. Para ello se apoya en la presencia en la copia de la Mona Lisa del dibujo autógrafo de Leonardo, Masa rocosa, que data del año 1508, fecha en la que Yáñez de la Almedina estaba trabajando en Valencia y no en Italia,[44]​ aunque supondría una razón para que la pintura se hubiese encontrado en España desde fecha tan temprana.

Notas[editar]

  1. Fecha figurativa en el ficha técnica del Museo del Prado. González Mozo, bajo la edición de Delieuvin (2012), sitúa la fecha de finalización tres años antes, en 1516.
  2. La reflectografía infrarroja puede revelar el dibujo subyacente del carbón o grafito bajo las capas de pintura, ya que la radiación infrarroja es absorbida por el carbón pero no por las capas de pintura.
  3. La copia de La Gioconda del Museo del Prado está pintada en madera de nogal con un grosor de 18 mm, a diferencia de La Gioconda del Leonardo, pintada sobre madera de chopo, de inferior calidad y de 13 mm de grosor.
  4. Según palabras de Almudena Sánchez Martín, restauradora del Museo del Prado: «el nogal es una de las maderas de mayor calidad, una madera cara, que no la utilizaban muchos pintores, nada más que los que podían permitírselo, y ha demostrado a lo largo de 500 años la gran estabilidad que tiene esta madera con el paso del tiempo».
  5. El periodista Javier Sierra, autor de best sellers como La cena secreta (2004) o El Maestro del Prado y las pinturas proféticas (2013) afirma que: «...también presenta [La Gioconda del Prado] laca roja, que es también muy rara y muy costosa de conseguir...y que ni siquiera está presente en La Gioconda original».[16]
  6. Allende-Salazar y Sánchez Cantón (1919) pensaron que La Gioconda del Prado se ubicó, desde un principio, en la galería sur del Alcázar, opinión seguida por Bottineau (1958). Tesis poco convincente para el conservador del Museo del Prado, Matías Díaz Padrón, quien además cree que la descripción no concuerda con las medidas ni con el soporte sobre el que está pintada La Gioconda de Madrid.[24]
  7. El pintor francés Jean Ranc, quien estuvo al servicio de la corte de Felipe V de España, se encargó de anotar las obras salvadas del incendio de 1734. En la Galería del Mediodía, casi todas las obras que se localizaban en la zona inferior pudieron ser salvadas, entre ellas, La Gioconda del Prado. A diferencia de la serie de los doce emperadores de Tiziano, que colgaban en la zona alta de la galería, La Gioconda del Prado estaba a una menor altura y sin encastrar en la pared, lo que permitió que fuese más fácil de descolgarla en el trágico incendio.[25]
  8. En cambio, Matías Díaz Padrón opina que el fondo negro ya debía existir a principios del siglo XVIII o antes, puesto que si hubiera sido agregado con posterioridad, habría tenido eco en estudiosos del arte como Ceán Bermúdez, Jovellanos, Antonio Ponz o Bernardo Iriarte. Para ello se apoya en una litografía de la obra que realizó Gaspar Sensi.[25]
  9. La confusión de que La Gioconda del Prado hubiese sido realizada sobre madera de roble llevó incluso a que en un artículo publicado en 1992 por la revista Cuadernos de arte e iconografía de la Fundación Universitaria Española, «Pintura italiana del siglo XVI en España», el historiador José María Ruiz Manero la considerara como muy probablemente ejecutada en el siglo XVI en Francia por un pintor flamenco.[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g Bailey, Martin (1 de febrero de 2012). «Earliest copy of the Mona Lisa found in the Prado». The Art Newspaper (en inglés). Consultado el 4 de febrero de 2012. 
  2. a b «El Prado proclama que su Gioconda es la versión más importante». La Información. 21 de febrero de 2012. Consultado el 26 de febrero de 2012. 
  3. a b Hermoso, Borja (1 de febrero de 2012). «La Gioconda de El Prado fue realizada al mismo tiempo que el original». El País. Consultado el 3 de febrero de 2012. 
  4. a b Hermoso, Borja (2 de febrero de 2012). «La Gioconda renace en El Prado». El País. Consultado el 3 de febrero de 2012. 
  5. a b Pulido, Natividad (30 de junio de 2012). «La Gioconda de Madrid vuelve al Prado con posibles «pinceladas» de Leonardo». ABC. Consultado el 14 de julio de 2012. 
  6. a b c d Falomir Faus, 1999, p. 84.
  7. «Avance sobre las conclusiones del estudio de la copia de La Gioconda conservada en el Prado». Museo Nacional del Prado. 22 de febrero de 2012. Consultado el 17 de diciembre de 2016. 
  8. a b c d e f g h i j k Delieuvin (2012), catálogo de la exposición, ficha nº 77, Taller de Leonardo, La Gioconda, hacia 1503-1516 firmada por Ana González Mozo, p. 234.
  9. a b c d e Ruiz Manero, 1992, pp. 34 — 36.
  10. a b c «El Museo del Prado presenta las conclusiones del estudio técnico y restauración de su Gioconda». Museo Nacional del Prado. 22 de febrero de 2012. Consultado el 17 de diciembre de 2016. 
  11. a b c d e f González Mozo y Sánchez Martín, 2012, p. 26.
  12. a b c d e f g h i Gómez Fuentes, Ángel (3 de febrero de 2012). «Los mayores expertos italianos apuntan a un discípulo español de Leonardo». ABC. Consultado el 3 de febrero de 2012. 
  13. a b c d e f Gómez Fuentes, Ángel (2 de febrero de 2012). «¿Pintó un discípulo español de Leonardo la Mona Lisa del Prado?». ABC. Consultado el 1 de marzo de 2013. 
  14. a b c d e f g h Delieuvin (2012), catálogo de la exposición, ficha nº 77, Taller de Leonardo, La Gioconda, hacia 1503-1516 firmada por Ana González Mozo, p. 235.
  15. a b Riello, 2012, p. 25.
  16. Jiménez, Iker (26 de febrero de 2012). «El Prado. Museo de los Misterios». Milenio 3. Consultado el 28 de febrero de 2012. 
  17. a b c Jiménez-Blanco, María Dolores, ed. (2014). La Guía del Prado (5.ª edición). Madrid: Museo Nacional del Prado. p. 232. ISBN 978-84-8480-165-8. 
  18. a b c d e f g h i «Estudio técnico y restauración de La Gioconda, taller de Leonardo». Museo Nacional del Prado. 21 de febrero de 2012. Consultado el 22 de diciembre de 2016. 
  19. Calleja, Ángel (2 de febrero de 2012). «El Prado descubre que su copia de la Mona Lisa es el mejor clon del original de Da Vinci». 20 minutos. Consultado el 3 de febrero de 2012. 
  20. a b Del Amor, Carlos (1 de febrero de 2012). «La Gioconda del Prado fue pintada por un discípulo de Leonardo en su estudio». RTVE. Consultado el 2 de febrero de 2012. 
  21. a b c d e f g h H. Riaño, Peio (13 de junio de 2012). «La otra vida de la Mona Lisa». La Vanguardia. Consultado el 22 de diciembre de 2016. 
  22. «Instalación temporal: La Gioconda, taller de Leonardo». Museo Nacional del Prado. 21 de febrero de 2012. Consultado el 22 de diciembre de 2016. 
  23. a b Martínez Leiva, Gloria; Rodríguez Rebollo, Ángel (2015). El Inventario del Alcázar de Madrid de 1666. Felipe IV y su colección artística. Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas/Polifemo. p. 509. ISBN 978-84-00-10039-1. 
  24. a b c d e f g h i j Díaz Padrón, 2016, p. 82.
  25. a b c Díaz Padrón, 2016, p. 83.
  26. Mérimée, Prosper (1988). Viajes a España. Ediciones Aguilar. p. 113. ISBN 978-8-40-387041-3. 
  27. a b Riello, 2012, p. 21.
  28. Riello, 2012, p. 20.
  29. a b c Riello, 2012, p. 23.
  30. a b Riello, 2012, p. 22.
  31. a b c Rodríguez, Emma (21 de febrero de 2012). «El día de La Gioconda». El Mundo. Consultado el 15 de enero de 2017. 
  32. Del Olmo, Luis (2 de febrero de 2012). «Miguel Zugaza: "La Gioconda de Madrid ha estado toda la vida en el Prado"». ABC. Consultado el 1 de enero de 2017. 
  33. Corroto, Paula (2 de febrero de 2012). «La gemela desvela los secretos de la Gioconda». Público. Consultado el 3 de febrero de 2012. 
  34. Lucas, Antonio (1 de febrero de 2012). «La Gioconda del Prado». El Mundo. Consultado el 15 de enero de 2017. 
  35. Riello, 2012, p. 24.
  36. Varios autores (1996). Museo del Prado. Catálogo de las pinturas. Madrid: Ministerio de Educación y Cultura. p. 194. ISBN 84-87317-53-7. 
  37. Luna, Juan J. (2001). Guía del Prado. Madrid: Editorial Alfiz. ISBN 84-85818-43-1. 
  38. Campoy, Antonio Manuel (1970). El Museo del Prado. Madrid: Giner, D.L. p. 399. COAM A-423 00027836. 
  39. Rayón, Fernando (2012). «Vicent Delieuvin: "Es muy probable que Leonardo interviniera en La Gioconda del Prado"». Ars Magazine: revista de arte y coleccionismo (15): 34 — 40. ISSN 1889-1462. 
  40. Sigüenza, Carmen (13 de febrero de 2012). «Javier Sierra, intrigado por la huella dactilar de la gemela de La Gioconda». Agencia EFE. Consultado el 15 de enero de 2017. 
  41. H. Riaño, Pedro (1 de abril de 2013). «Encuentros». El Mundo. Consultado el 13 de febrero de 2012. 
  42. a b G. Navarro, Carlos; Pérdices, Álvaro (2017). La mirada del otro. Escenarios para la diferencia. Madrid: Museo Nacional del Prado. p. 53. ISBN 978-84-84-80387-4. 
  43. Lorenci, Miguel (22 de febrero de 2012). «Locura por la Gioconda del Prado». ABC. Consultado el 23 de febrero de 2012. 
  44. a b c d Pulido, Natividad (13 de marzo de 2012). «La "Giocondamanía" llega al Prado». ABC. Consultado el 14 de junio de 2016. 
  45. De Ors, José (22 de febrero de 2012). «Una hermana gemela de la Gioconda». La Razón. Consultado el 15 de enero de 2017. 
  46. Ibáñez Martínez, Pedro Miguel (1999). Fernando Yáñez de Almedina: la incógnita Yáñez. Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha. pp. 221 — 223. ISBN 84-8427-022-X. 
  47. Díaz Padrón, 2016, pp. 81.

Bibliografía[editar]

  • Delieuvin, Vincent (ed.) (2012). La Sainte Anne, l'ultime chef-d'œuvre de Léonard de Vinci (en francés). París: Ediciones Louvre. ISBN 978-8-88985-487-7. 
  • Díaz Padrón, Matías (2016). «La Gioconda del Museo del Prado (II)». Tendencias del Mercado del Arte (Madrid) (89): 80 — 83. 
  • Falomir Faus, Miguel (1999). Pintura italiana del Renacimiento. Guía (1ª edición). Madrid: Organismo Autónomo Museo del Prado/Aldeasa. ISBN 84-87317-83-9. 
  • González Mozo, Ana; Sánchez Martín, Almudena (2012). «El paisaje revelado: crónica de un descubrimiento». Descubrir el arte (Madrid) (157): 26 — 27. ISSN 1578-9047. 
  • Riello, José (2012). «Giocondas simultáneas». Descubrir el arte (Madrid) (157): 18 — 25. ISSN 1578-9047. 
  • Ruiz Manero, José María (1992). «Pintura italiana del siglo XVI en España. I: Leonardo y los leonardescos». Cuadernos de arte e iconografía (Madrid: Fundación Universitaria Española) 5 (9): 1 — 110. ISSN 0214-2821. Archivado desde el original el 26 de noviembre de 2015. 

Enlaces externos[editar]