Kiwi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Kiwi puede referirse a:

Biología[editar]

  • Kiwi (Apteryx), aves no voladoras endémicas de Nueva Zelanda.
  • Kiwi, fruta de la enredadera Actinidia deliciosa.
  • Kiwi, nombre que recibe la Actinidia deliciosa, planta que da el fruto del mismo nombre.
  • Procede de una planta trepadora que recibe el mismo nombre y pertenece a la familia de las Actinidiáceas, que incluye unos 300 árboles y arbustos, muchos de ellos trepadores y ornamentales propios del hemisferio sur.Es una fruta que te ayuda a la hora de hacer la digestión. Existen dos tipos, uno verde y otro de color amarillento. Entre sus propiedades destaca una sobre todas: su poder antioxidante. Se ha demostrado, con estudios, que el consumo regular de kiwi aumenta significantivamente la concentración plasmática de vitaminas antioxidantes, como la C, la E y la de luteína/zeaxantina.

Un recopilatorio de estudios publicado por el Departamento de Nutrición y Bromatología  de la Facultad de Farmacia, de la Universidad Complutense de Madrid, de 2016, señalaba que "consumir esta fruta con las comidas aumenta la capacidad antioxidante del plasma posprandial, lo que podría prevenir el estrés oxidativo justo después de las comidas". Además, observaron que el consumo de 1 a 3 kiwis diarios durante 3 o 4 semanas mejora la resistencia del DNA de los linfocitos frente al daño oxidativo.

Otras propiedades que convierte a esta fruta en un indispensable es que "es poco calórica, ya que aporta tan sólo 50 calorías por 100 gramos", tal y como señala López Viétez y "tiene un contenido más elevado de vitamina C que la naranja". De hecho, según sus datos, "la naranja tiene 53,2 mg por cada 100 gramos, frente a los 92,7 mg del kiwi".

Muchas personas consumen esta fruta para combatir el estreñimiento o como ayuda para ir regularmente al baño, pero, ¿es realmente eficaz?. Para López Vieter la respuesta es sí, ya que, entre las múltiples propiedades, el kiwi contiene "cantidades notables de fibra soluble, que regula los niveles de colesterol, triglicéridos y azúcar en sangre, y que previene el estreñimiento".

Esta propiedad hace que esta fruta sea realmente efectiva como ayuda para ir al baño. Asimismo, diversos estudios realizados fuera de nuestro país demostraron los efectos positivos y significativos del tratamiento del estreñimiento, concretamente en ancianos. "Estos beneficios se deben al contenido en fibra tanto soluble como insoluble, que retgiene gran cantidad de agua, aumenta la masa fecal y suaviza el tránsito intestinal", según Ana María López-Sobaler, autora del documento de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense. [1]

Propiedades nutritivas

Su componente mayoritario es el agua. Es de moderado aporte calórico, por su cantidad de hidratos de carbono. Destaca su contenido en vitamina C; más del doble que una naranja, y vitaminas del grupo B, entre ellas el ácido fólico. Así mismo es rico en minerales como potasio, magnesio y fibra, soluble e insoluble, con un potente efecto laxante. La fibra mejora el tránsito intestinal. La vitamina C interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulos rojos y favorece la absorción del hierro de los alimentos y la resistencia a las infecciones. El ácido fólico colabora en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis material genético y la formación anticuerpos del sistema inmunológico. El magnesio se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos, forma parte de huesos y dientes, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante. El potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad muscular normal e interviene en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Ideal también para respirar mejor

Otro de los beneficios del kiwi y que mucha gente desconoce está relacionado con el tracto respiratorio. Tal y como indican desde la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense, "esta fruta contiene nutrientes y fitoquímicos asociados relacionados con el bienestar del sistema inmune, como son la vitamina C, E y K, folatos, carotenoides, potasio y polifenoles".

El kiwi "aumenta la fagocitosis y los niveles de inmunoglobulinas, la actividad de las células NK, la activación de células T y la producción de citoquinas, y por su actividad antioxidante protege a las células del sistema inmunitario del daño oxidativo, y la consecuente pérdida de integridad y fluidez de la membrana".

También se ha visto su importancia para la prevención de infecciones del tracto respiratorio, no sólo en mayores, sino también en niños y ancianos. Según el grupo de investigación de la universidad madrileña, estos efectos positivos "pueden deberse no sólo al elevado contenido en vitamina C, sino también a otras vitaminas y compuestos con actividad antioxidante del kiwi". Un estudio realizado en ancianos "demostró que aumentaron significativamente los niveles plasmáticos de vitamina C y los de alfa-tocoferol, de luteína/zeaxantina y la concentración eritrocitaria de folato".

Tras conocer los innumerables efectos positivos de incluir esta fruta en nuestra dieta, llega la hora de elegir la variedad que más nos guste y la mejor forma de consumirla. López Viétez recuerda que "es mejor tomarlo en crudo, porque así se consume toda la fibra y porque tiene un índice glucémico más favorable para el organismo", aunque también puede tomarse o incluirse en zumos. Otras opciones culinarias que recomienda la nutricionista consisten en añadir trozos de kiwi a las ensaladas, en la guarnición de carnes o pescados y en batidos.

Entre los diferentes tipos de kiwi que hay actualmente en el mercado, se encuentran el verde y el amarillo. El primero de ellos "tiene un sabor más cítrico y el segundo es más dulce y, por lo tanto, más rico en fructosa, lo que da un toque más tropical", indica López Viétez. Lo único que les diferencia es el color y el sabor ya que todos tienen las mismas propiedades saludables.

Propiedades para la salud[editar]

Fácil de consumir; pelado o partido por la mitad y con ayuda de una cucharilla, resulta muy atractivo y apetecible para quienes no son consumidores habituales de fruta. Por este motivo y debido a sus propiedades nutritivas y al aporte de sustancias de acción antioxidante, su consumo es adecuado para los niños, los jóvenes, los adultos, los deportistas, las mujeres embarazadas o madres lactantes y las personas mayores.

Por su aporte de vitaminas C y ácido fólico, se recomienda especialmente a quienes tienen un mayor riesgo de sufrir carencias de dichos nutrientes: personas que no toleran o le disgustan los cítricos, el pimiento u otros vegetales, que son fuente casi exclusiva de vitamina C en nuestra alimentación o para personas cuyas necesidades nutritivas están aumentadas. Algunas de estas situaciones son: periodos de crecimiento, embarazo y lactancia materna. Así mismo, el tabaco, el abuso del alcohol, el empleo de ciertos medicamentos, el estrés y defensas disminuidas, la actividad física intensa, el cáncer y el Sida, las pérdidas digestivas originadas enfermedades inflamatorias crónicas.

La vitamina C, como antioxidante, contribuye a reducir el riesgo de múltiples enfermedades, entre ellas, las cardiovasculares, las degenerativas e incluso el cáncer. Además, debido a que la vitamina C aumenta la absorción del hierro de los alimentos, se aconseja en caso de anemia ferropénica, acompañando a los alimentos ricos en hierro o a los suplementos de este mineral ya que esto acelera la recuperación. Su riqueza en ácido fólico confiere al kiwi la propiedad de mejorar o prevenir anemias y reducir el riesgo cardiovascular y de espina bífida, un trastorno del sistema nervioso que puede darse en el feto durante los primeros meses de gestación.

Su contenido de fibra le confiere propiedades laxantes. La fibra previene o mejora el estreñimiento, contribuye a reducir las tasas de colesterol en sangre y al buen control de la glucemia en las personas que tienen diabetes. Ejerce un efecto saciante, lo que beneficia a las personas que llevan a cabo una dieta para perder peso. Además, por su abundancia de potasio y bajo aporte de sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. Su contenido de potasio, deberán tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en este mineral. Sin embargo, quienes toman diuréticos que eliminan potasio y las personas con bulimia se beneficiarán de su consumo.[2]

Deportes[editar]

Literatura[editar]

  • Kiwi, cuento infantil de Carmen Posadas.

Otros[editar]

  • Kiwi, gentilicio coloquial en inglés, para los nativos de Nueva Zelanda.
  • Kiwi, marca comercial de betún para calzado.

Enlaces externos[editar]

  • «El kiwi frente al estreñimiento: ¿mito o realidad?». CuidatePlus. 10 de enero de 2019. Consultado el 13 de mayo de 2019. 
  • «Kiwi | Propiedades | Frutas | CONSUMER EROSKI». frutas.consumer.es. Consultado el 13 de mayo de 2019.