Fitoquímico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Los colores rojo, azul y morado de las bayas se derivan principalmente de fitoquímicos polifenólicos llamados antocianinas.

Los fitoquímicos son compuestos químicos producidos por las plantas,[1]​ estos generalmente juegan un papel en el crecimiento de la planta o en su defensa contra competidores, patógenos o depredadores.[2]​ El término, "fitoquímico" generalmente es utilizado para describir compuestos de plantas que están bajo investigación por efectos en la salud que no se encuentran establecidos feacientemente y que no están tampoco científicamente definidos como nutrientes esenciales.[3][4]​ Algunos fitoquímicos se han utilizado en el pasado como venenos[5]​ y otros como medicamentos en la medicina tradicional.[6]

Las agencias reguladoras que rigen el etiquetado de alimentos en Europa y los Estados Unidos han brindado orientación para que la industria limite u omita las declaraciones de propiedades curativas o de salud de los fitoquímicos en las etiquetas de productos alimenticios o nutricionales al no estar estas demostradas.[7][8]

Uso histórico[editar]

Incluso sin un conocimiento específico de sus acciones o mecanismos celulares, los fitoquímicos se han utilizado como venenos y como medicamentos en la medicina tradicional. Por ejemplo, la salicina, que tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, se extrajo originalmente de la corteza del sauce blanco y luego se produjo sintéticamente para convertirse en el medicamento común de venta libre, conocido como aspirina.[9][10]​ Los alcaloides tropanos de Atropa belladonna han sido usados como venenos, y algunos grupos humanos hacían flechas venenosas con la planta.[11]​ En la antigua Roma, Agripina la Menor, esposa del emperador Claudio, lo usó como veneno por consejo de Locusta, una dama especializada en venenos, y Livia, de quien se rumorea que lo usó para matar a su esposo, el emperador Augusto.[11][12]

Desde hace mucho tiempo se sabía que el tejo inglés era extremadamente tóxico para los animales que pastaban en sus hojas o para los niños que comían sus bayas; sin embargo, en 1971, se aisló de esta planta el paclitaxel, convirtiéndose posteriormente en un importante medicamento contra el cáncer.[13]

Hasta 2017, se desconocen con precisión las actividades biológicas para la mayoría de los fitoquímicos, ya sea de forma aislada o como parte de los alimentos.[13][14]​ Aquellos fitoquímicos cuyas funciones en el cuerpo se encuentran claramente establecidas son clasificados como nutrientes esenciales.[15][16]

Funciones[editar]

La categoría fitoquímica incluye compuestos reconocidos como nutrientes esenciales, que están contenidos naturalmente en las plantas y son necesarios para las funciones fisiológicas normales, por lo que deben obtenerse a travez de la dieta.[17][18]

Algunos fitoquímicos son conocidos como fitotoxinas, siendo estas tóxicas para los humanos.[19][20]​ Por ejemplo, el ácido aristolóquico es cancerígeno incluso en dosis bajas.[21]​ Algunos fitoquímicos son antinutrientes que interfieren con la absorción de nutrientes.[22]​ Otros, como algunos polifenoles y flavonoides, pueden ser pro-oxidantes si son ingeridos en grandes cantidades.[23]

Las fibras dietéticas no digeribles provenientes de alimentos vegetales son a menudo consideradas como fitoquímicos,[24]​ sin embargo, actualmente se las considera generalmente como un grupo de nutrientes al que se le otorgan propiedades de salud para reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer [25]​ y enfermedades coronarias.[26]

Consumir una dieta rica en frutas, verduras, granos, legumbres y bebidas a base de plantas parece tener beneficios de salud a largo plazo,[17]​ pero no hay evidencia de que tomar suplementos dietéticos de fitoquímicos no nutritivos extraídos de plantas tenga los mismos beneficios a la salud.[27]​ Los suplementos fitoquímicos no son recomendados por las autoridades sanitarias para mejorar la salud[28][29]​ ni se encuentran generalmente aprobados por las agencias reguladoras para justificar el hacer declaraciones de propiedades de salud en las etiquetas de los productos.[30][31]

Efectos del procesamiento de alimentos[editar]

Las frutas de Cucurbita, incluyendo la calabaza y el zapallo, suelen tener un alto contenido de pigmentos fitoquímicos llamados carotenoides.

Los fitoquímicos en los alimentos vegetales recién cosechados pueden degradarse dependiendo de las técnicas de procesamiento, incluida la cocción. Siendo la causa principal de la pérdida fitoquímica en la cocción la descomposición térmica.[32]

Existe lo contrario en el caso de los carotenoides, como el licopeno presente en los tomates, que pueden permanecer estables o aumentar su concentración a causa de la cocción debido a su liberación de las membranas celulares en los alimentos cocinados.[33]​ Las técnicas de procesamiento de alimentos como el procesamiento mecánico también pueden liberar carotenoides y otros fitoquímicos de la matriz alimentaria, aumentando la ingesta dietaria.[32][34]

En algunos casos, el procesamiento de alimentos es necesario para eliminar fitotoxinas o antinutrientes. Por ejemplo, las sociedades que usan la yuca como alimento básico tienen prácticas tradicionales que implican cierto procesamiento (remojo, cocción, fermentación, etc.), que son necesarias para evitar enfermarse por los glucósidos cianogénicos presentes en la yuca no procesada.[35]

Orientación al consumidor y a la industria[editar]

Si bien las autoridades de salud alientan a los consumidores a comer dietas ricas en frutas, verduras, granos integrales , legumbres y nueces para mejorar y mantener una buena salud,[36]​ la evidencia de que tales efectos puedan resultar del consumo de fitoquímicos específicos no nutritivos es limitada o inexistente.[37]​ Por ejemplo, las revisiones sistemáticas y los metanálisis indican evidencia débil o nula de que el consumo de fitoquímicos en alimentos vegetales tenga un efecto sobre el cáncer de mama, pulmón o vejiga.[38][39]​ Además, en los Estados Unidos, existen regulaciones para limitar el lenguaje en las etiquetas de los productos al respecto de cómo el consumo de estos alimentos vegetales pueda afectar el cáncer, excluyendo la mención de cualquier fitoquímico, excepto aquellos con beneficios establecidos en lo que respecta al cáncer, como la fibra dietética., vitamina A y vitamina C.[40]

En Europa y los Estados Unidos se ha desalentado específicamente la mención de fitoquímicos como los polifenoles, en el etiquetado de alimentos porque no hay evidencia de una relación de causa y efecto entre los polifenoles de la dieta y la inhibición o prevención de cualquier enfermedad.[41][42]

Al respecto de los carotenoides como el fitoquímico del tomate, el licopeno, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. no encontró evidencia suficiente de sus efectos sobre cualquiera de varios tipos de cáncer, resultando en limitaciones al lenguaje que puede ser utilizado en las etiquetas para describir los productos que contienen licopeno.[43]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Breslin, Andrew (2017). «The Chemical Composition of Green Plants». Sciencing, Leaf Group Ltd. 
  2. Molyneux, RJ; Lee, ST; Gardner, DR; Panter, KE; James, LF (2007). «Phytochemicals: the good, the bad and the ugly?». Phytochemistry (en inglés) 68 (22–24): 2973-85. PMID 17950388. doi:10.1016/j.phytochem.2007.09.004. 
  3. «Phytochemicals». Micronutrient Information Center, Linus Pauling Institute, Oregon State University, Corvallis, Oregon. 2017. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  4. Heneman, Karrie (2008). «Publication 8313: Phytochemicals» (en inglés). University of California Cooperative Extension. 
  5. Michael (1998). Alkaloids : biochemistry, ecology, and medicinal applications. New York: Plenum Press. p. 20. ISBN 978-0-306-45465-3. 
  6. Sneader, W. (2000). «The discovery of aspirin: A reappraisal». BMJ (Clinical Research Ed.) 321 (7276): 1591-1594. PMC 1119266. PMID 11124191. doi:10.1136/bmj.321.7276.1591. 
  7. EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA)2, 3 European Food Safety Authority (EFSA), Parma, Italy (2010). «Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to various food(s)/food constituent(s) and protection of cells from premature aging, antioxidant activity, antioxidant content and antioxidant properties, and protection of DNA, proteins and lipids from oxidative damage pursuant to Article 13(1) of Regulation (EC) No 1924/20061». EFSA Journal 8 (2): 1489. doi:10.2903/j.efsa.2010.1489. 
  8. Gross P (1 de marzo de 2009), New Roles for Polyphenols. A 3-Part Report on Current Regulations & the State of Science, Nutraceuticals World, consultado el 12 de febrero de 2017 
  9. Sneader, W. (2000). «The discovery of aspirin: A reappraisal». BMJ (Clinical Research Ed.) 321 (7276): 1591-1594. PMC 1119266. PMID 11124191. doi:10.1136/bmj.321.7276.1591. 
  10. Landau E (22 Dec 2010). «From a tree, a 'miracle' called aspirin». CNN. Consultado el 18 de junio de 2014. 
  11. a b Michael (1998). Alkaloids : biochemistry, ecology, and medicinal applications. New York: Plenum Press. p. 20. ISBN 978-0-306-45465-3. 
  12. Timbrell, John (2005). The poison paradox : chemicals as friends and foes. Oxford: Oxford Univ. Pr. p. 2. ISBN 978-0-19-280495-2. 
  13. a b Molyneux, RJ; Lee, ST; Gardner, DR; Panter, KE; James, LF (2007). «Phytochemicals: the good, the bad and the ugly?». Phytochemistry (en inglés) 68 (22–24): 2973-85. PMID 17950388. doi:10.1016/j.phytochem.2007.09.004. 
  14. Heneman, Karrie (2008). «Publication 8313: Phytochemicals» (en inglés). University of California Cooperative Extension. 
  15. «Phytochemicals». Micronutrient Information Center, Linus Pauling Institute, Oregon State University, Corvallis, Oregon. 2017. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  16. «Why is it important to eat vegetables? Nutrients». ChooseMyPlate.gov, USDA Center for Nutrition Policy & Promotion, US Department of Agriculture. 16 de enero de 2016. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  17. a b «Why is it important to eat vegetables? Nutrients». ChooseMyPlate.gov, USDA Center for Nutrition Policy & Promotion, US Department of Agriculture. 16 de enero de 2016. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  18. «What is an essential nutrient?». NetBiochem Nutrition, University of Utah. 
  19. Iwasaki, S (April 1998). «Natural organic compounds that affect to microtubule functions.». Yakugaku Zasshi 118 (4): 112-26. PMID 9564789. 
  20. Bjeldanes, Leonard; Shibamoto, Takayuki (2009). Introduction to Food Toxicology (2nd edición). Burlington: Elsevier. p. 124. ISBN 9780080921532. 
  21. Shaw, D (December 2010). «Toxicological risks of Chinese herbs.». Planta Medica 76 (17): 2012-8. PMID 21077025. doi:10.1055/s-0030-1250533. 
  22. Oxford Dictionary of Biochemistry and Molecular Biology. Oxford University Press, 2006. ISBN 0-19-852917-1.
  23. Halliwell, B (2007). «Dietary polyphenols: Good, bad, or indifferent for your health?». Cardiovascular Research 73 (2): 341-7. PMID 17141749. doi:10.1016/j.cardiores.2006.10.004. 
  24. «Fiber». Micronutrient Information Center, Linus Pauling Institute, Oregon State University, Corvallis, Oregon. April 2012. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  25. «Health claims: fiber-containing grain products, fruits, and vegetables and cancer; Title 21: Food and Drugs, Subpart E, 101.76». U.S. Food and Drug Administration. 5 de enero de 2017. Consultado el 8 de enero de 2017. 
  26. «Health claims: Soluble fiber from certain foods and risk of coronary heart disease (CHD); Title 21: Food and Drugs, Subpart E, 101.81». U.S. Food and Drug Administration. 5 de enero de 2017. Consultado el 8 de enero de 2017. 
  27. «Phytochemicals». Micronutrient Information Center, Linus Pauling Institute, Oregon State University, Corvallis, Oregon. 2017. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  28. Heneman, Karrie (2008). «Publication 8313: Phytochemicals» (en inglés). University of California Cooperative Extension. 
  29. «Common questions about diet and cancer». American Cancer Society. 5 de febrero de 2016. Consultado el 8 de enero de 2017. 
  30. EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA)2, 3 European Food Safety Authority (EFSA), Parma, Italy (2010). «Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to various food(s)/food constituent(s) and protection of cells from premature aging, antioxidant activity, antioxidant content and antioxidant properties, and protection of DNA, proteins and lipids from oxidative damage pursuant to Article 13(1) of Regulation (EC) No 1924/20061». EFSA Journal 8 (2): 1489. doi:10.2903/j.efsa.2010.1489. 
  31. «Code of Federal Regulations, Title 21, Part 101, Food Labeleing, Subpart D, Specific Requirements for Nutrient Content Claims, Section 101.54». US Food and Drug Administration. 1 de abril de 2016. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  32. a b Palermo, M; Pellegrini, N; Fogliano, V (2014). «The effect of cooking on the phytochemical content of vegetables». Journal of the Science of Food and Agriculture 94 (6): 1057-70. PMID 24227349. doi:10.1002/jsfa.6478. 
  33. Dewanto, V; Wu, X; Adom, KK; Liu, RH (2002). «Thermal processing enhances the nutritional value of tomatoes by increasing total antioxidant activity». Journal of Agricultural and Food Chemistry 50 (10): 3010-4. PMID 11982434. doi:10.1021/jf0115589. 
  34. Hotz, C; Gibson, R. S. (2007). «Traditional food-processing and preparation practices to enhance the bioavailability of micronutrients in plant-based diets». The Journal of Nutrition 137 (4): 1097-100. PMID 17374686. doi:10.1093/jn/137.4.1097. 
  35. Contents: Roots, tubers, plantains and bananas in human nutrition. Rome: FAO. 1990.  Chapter 7: Cassava toxicity
  36. «Why is it important to eat vegetables? Nutrients». ChooseMyPlate.gov, USDA Center for Nutrition Policy & Promotion, US Department of Agriculture. 16 de enero de 2016. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  37. «Phytochemicals». Micronutrient Information Center, Linus Pauling Institute, Oregon State University, Corvallis, Oregon. 2017. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  38. Aune, D; Chan, D. S.; Vieira, A. R.; Rosenblatt, D. A.; Vieira, R; Greenwood, D. C.; Norat, T (2012). «Fruits, vegetables and breast cancer risk: A systematic review and meta-analysis of prospective studies». Breast Cancer Research and Treatment 134 (2): 479-93. PMID 22706630. doi:10.1007/s10549-012-2118-1. 
  39. Smith-Warner, S. A.; Spiegelman, D; Yaun, S. S.; Albanes, D; Beeson, W. L.; Van Den Brandt, P. A.; Feskanich, D; Folsom, A. R. et al. (2003). «Fruits, vegetables and lung cancer: A pooled analysis of cohort studies». International Journal of Cancer 107 (6): 1001-11. PMID 14601062. doi:10.1002/ijc.11490. 
  40. «Electronic Code of Federal Regulations, Title 21, Chapter I, Subchapter B, Part 101.78. Health claims: fruits and vegetables and cancer». US Government Printing Office. 9 de febrero de 2017. Consultado el 12 de febrero de 2017. 
  41. EFSA Panel on Dietetic Products, Nutrition and Allergies (NDA)2, 3 European Food Safety Authority (EFSA), Parma, Italy (2010). «Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to various food(s)/food constituent(s) and protection of cells from premature aging, antioxidant activity, antioxidant content and antioxidant properties, and protection of DNA, proteins and lipids from oxidative damage pursuant to Article 13(1) of Regulation (EC) No 1924/20061». EFSA Journal 8 (2): 1489. doi:10.2903/j.efsa.2010.1489. 
  42. Gross P (1 de marzo de 2009), New Roles for Polyphenols. A 3-Part Report on Current Regulations & the State of Science, Nutraceuticals World, consultado el 12 de febrero de 2017 
  43. Schneeman BO (9 de julio de 2015). «Qualified Health Claims: Letter Regarding "Tomatoes and Prostate, Ovarian, Gastric and Pancreatic Cancers (American Longevity Petition)" (Docket No. 2004Q-0201)». Office of Nutritional Products, Labeling and Dietary Supplements, Center for Food Safety and Applied Nutrition, US Food and Drug Administration. Consultado el 12 de febrero de 2017.