Julián de Toledo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Julián de Toledo
Saint Julian of Toledo ost 19.JPG
Nacimiento c. 642
Toledo
Fallecimiento 690
Toledo
Venerado en Iglesia católica
Iglesia ortodoxa
Festividad 8 de marzo

San Julián de Toledo (Toledo, c. 642 - Toledo, 690), santo de la Iglesia católica, fue un arzobispo, escritor e historiador de la Hispania visigoda. Tuvo un papel destacado en la sociedad y en la iglesia, sólo comparable al de san Isidoro de Sevilla.[1] Descendiente de una familia de judíos conversos, fue educado en la escuela de la catedral de Toledo por san Eugenio de Toledo. Julián es el escritor más prolífico de la escuela toledana y uno de los más importantes de temática religiosa. También realizó estudios teológicos con un depurado estilo literario muy superior al de su tiempo.

A finales de 679 fue elegido arzobispo de Toledo. Intervino en varios concilios de Toledo, concretamente en el duodécimo en 681, el decimotercero en 683, el decimocuarto en 684 y el decimoquinto en 688, en el que tuvo un papel destacado, ya que se confirmó la posición teológica de Julián sobre las dos voluntades de Cristo, tema al que se dedicaron 17 cánones.

En el plano político, Julián fue un defensor del rey Wamba, hasta el punto de escribir una crónica sobre la rebelión del duque Paulo contra el rey Wamba en la Septimania. . Sin embargo, dejó de apoyarle cuando Wamba limitó los privilegios de que gozaba la Iglesia.

Biografía[editar]

Se dice que era descendiente de judíos, pero sus padres eran cristianos. Recibió el bautismo en la principal iglesia de Toledo, según cuenta su sucesor en la sede episcopal, quien escribió una corta biografía del santo.

El joven fue educado con esmero en la escuela catedralicia toledana, bajo la sabia guía del entonces obispo Eugenio II, reconocido poeta latino; y tuvo por compañero al famoso Gudila Levita. Unidos por los gustos comunes tanto como por el afecto, los amigos se consagraron a la oración y el estudio en el retiro y muy pronto, el celo apostólico les hizo volver al mundo para intentar la conversión de los pecadores. Al no poder realizar el deseo de consagrarse a la vida monástica, Julián, después de profundizar en el estado clerical sus conocimientos bíblicos, teológicos, filosóficos, históricos y poéticos, es ordenado sacerdote. Sobresale como experto de literatura patrística latina y griega, cosa poco usual en aquel período de occidente.

San Julián, que era teólogo destacado y hombre de gran saber, llegó pronto a ocupar un puesto de importancia. Cuando los médicos desahuciaron a Wamba, el último de rey que dio esplendor a los visigodos, San Julián le rasuró la cabeza y lo revistió del hábito monástico para que "muriese en religión". Todavía se conserva la vida del rey Wamba, escrita por San Julián, muy apreciada por los historiadores, que encuentran en ese documento una idea completa sobre el reinado de Wamba, lo que no sucede con sus predecesores ni con sus sucesores.

En el año 680 fue elegido y consagrado obispo de Toledo, ejerciendo durante una década el ministerio pastoral, moral, espiritual y político en la misma dirección que los grandes obispos españoles Idelfonso de Toledo e Isidoro de Sevilla. Cabe destacar de su gobierno diocesano y el notable aumento del patrimonio de la biblioteca episcopal. Parece que gobernó su diócesis con el mismo tino que le había caracterizado en los asuntos seculares. Su biógrafo narra que el cielo le había adornado con todas las gracias del alma y del cuerpo. Era tan bondadoso, que ninguno se acercó a él, sin recibir gran consuelo. El santo presidió varios sínodos y obtuvo para su sede la primacía sobre todas las diócesis españolas. Por eso se le da el título de arzobispo de Toledo, aunque el término no se empleaba generalmente en España por aquella época.

Los historiadores posteriores acusan a Julián de haber alentado a los reyes a perseguir a los judíos. Sin embargo, debe hacerse notar que la más cruel y escandalosa de las leyes contra los judíos no fue publicada sino hasta cinco años después de la muerte del santo. Según dicha ley, todos los judíos adultos debían ser vendidos como esclavos, en tanto que sus hijos serían confiados, desde los siete años de edad, a las familias españolas para recibir una educación cristiana.

San Julián fue escritor muy fecundo: entre sus obras se cuenta un estudio del rito hispánico (la forma en que se celebraba la liturgia en territorio hispano antes del uso del rito romano), un libro contra los judíos y los tres volúmenes de los "Pronósticos", que tratan de las postrimerías. El santo sostiene en esta obra que el amor y el deseo de ir a reunirse con Dios bastan para acabar con el temor natural a la muerte. También afirma que los bienaventurados piden por nosotros en el cielo, que desean nuestra felicidad y que ven nuestras acciones, ya sea en la misma esencia de Dios o por ministerio de los ángeles, que son los mensajeros de Dios en la tierra.

Según nos cuenta su biógrafo y sucesor, Félix; Julián murió el 6 de marzo de 690, a la edad de 58 años. Sus restos fueron depositados en la Iglesia de Santa Leocadia, aunque fueron trasladados durante las persecuciones de Abderrahman I a las cercanías de Oviedo, dando nombre a la localidad de Santullano.

La Archidiócesis de Toledo celebra su Fiesta el día 29 de enero, ya que ese día fue su toma de posesión de la sede toledana en el año 680. En el Martirologio Romano su festividad viene señalada a día 6 de marzo.

Obras[editar]

Su figura en la historia de la teología viene recordada sobre todo por la celebración de cuatro importantes concilios de la iglesia española (XII-XV Concilios de Toledo), además de su producción teológica, particularmente en materia escatológica. Durante su obispado mantuvo una polémica vibrada contra los teólogos de la Curia romana, que vieron algunas ambigüedades en la formulación de algunas tesis de su refinada Cristología. Para defenderse de estas acusaciones compuso dos obras que traen el mismo título, Apologeticum, en que con inteligencia y una dosis notable del sarcasmo, se defendió de los ataques de los teólogos romanos, sin poner nunca en discusión la Sede de Pedro y su primado. El XIV y el XV Concilios de Toledo, como adherencia total a su Obispo Primado, integraron el primero y el segundo Apologeticum en sus documentos oficiales.

Julián no sólo fue un acreditado reformador de la liturgia, sino también autor de textos litúrgicos de gran provecho para la Iglesia toledana. Según su biógrafo contemporáneo, las 17 obras de Julián son de carácter dogmático, bíblico, teológico, litúrgico, histórico y probablemente haya incursionado también en gramática. Su obra más importante fue escrita en el 688, dos años antes de su muerte, conocido como el primer tratado sistemático de escatología cristiana: el Prognosticum futuri saeculi, dividido en tres libros: el primero dedicado a la muerte, el segundo al estado de las almas antes de la parusía final de Cristo y el tercero a la resurrección de los muertos. En dicha obra, que hace de Julián el verdadero padre de la escatología cristiana sistemática, hay dos fuentes, la bíblica y la patrística.

La exégesis bíblica es fuertemente marcada por el sentido literal, y es acompañada con los escritos patrísticos, sea latinos que griegos, considerados por el patrimonio y fuente de la teología, y con la adición de argumentaciones racionales. Es muy probable que la obra fuese redactada con el fin de formar al clero toledano. Gracias a su brevedad y solidez doctrinal el Prognosticum fue muy apreciado y tuvo una gran difusión en la Europa alto-medieval (se cuentan alrededor de 1500-2000 los manuscritos provenientes de las bibliotecas de los monasterios y escuelas medievales desde el s. IX hasta el s. XII) ejercitando una notable influencia en la teología Carolingia y en el primer período de la teología escolástica, sobre todo, en las Sentencias de Pedro Lombardo (Distinctiones XXI, cc. 1-5 y XLIII - L), texto fundamental en la teología medieval, comentado, además por los más grandes maestros de las Universidades del siglo XIII.

La obra de Julián de Toledo, como así también su nombre son citados frecuentemente por el Magister Sententiarum. El aporte más importante del Prognosticum es la diferencia estructural de una doble fase escatológica: la fase intermedia o escatología de las almas y la fase final, o escatología colectiva de los eventos escatológicos finales. Tal original diferencia metodológica y epistemológica planteada por Julián de Toledo llegará a través de la escolástica medieval y los textos magisteriales de la Iglesia católica a influir, no sin confrontaciones ásperas y contestaciones, en la doctrina escatológica del Concilio Vaticano II, en los documentos magisteriales contemporáneos y inclusive en el Catecismo de la Iglesia Católica.

Históricas[editar]

  • De sextae aeatis comprobatione
  • Prognosticon futuri saeculi
  • Historia de Wambae expeditione
  • Historia Rebellionis Pauli adversus Wambam

Otras[editar]

  • Apologeticum fidei
  • Apologeticum de tribus capitulis
  • Libros de la sexta edad contra los judíos
  • Orationes
  • Antikeimenon
  • Beati Ildephonsi Elogium o Vida de San Ildelfonso.
  • Liber prognosticorum futuri saeculi

Félix enumera hasta 17 obras, sin contar las epístolas y oraciones anexas a algunas de ellas. Y el catálogo no es completo. Algunas fueron escritas antes de su elevación a la sede toledana (Historia de Wamba), pero la actividad literaria de J. se desarrolló sobre todo durante su pontificado toledano.

Cabe destacar que más de la mitad de sus obras se han perdido, y algunas (Versus ad Modoenum) permanecen hoy en día inéditas.



Predecesor:
Quirico
Arzobispo de Toledo
680 – 690
Sucesor:
Sisberto


Referencias[editar]

  1. Biblioteca Virtual Ignacio Larramendi

Enlaces externos[editar]