José Domínguez Bécquer

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
José Domínguez Bécquer
Retrato de José Domíguez Bécquer (Museo de Bellas Artes de Sevilla).jpg
Información personal
Nacimiento 22 de enero de 1805 Ver y modificar los datos en Wikidata
Sevilla, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 26 de enero de 1841 Ver y modificar los datos en Wikidata (36 años)
Sevilla, España Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Española Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Hijos Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Pintor Ver y modificar los datos en Wikidata
[editar datos en Wikidata]

José Domínguez Bécquer (Sevilla, 22 de enero de 1805[1] - ibídem, 26 de enero de 1841), fue un pintor costumbrista español.

Biografía[editar]

José Domínguez Insausti nació el 22 de enero de 1805 en Sevilla. Cambia su apellido materno por el paterno de Bécquer con el que firmaría su obra. Esta misma decisión la tomaron también su primo y discípulo Joaquín Domínguez Bécquer así como sus hijos, el también pintor Valeriano Bécquer y Gustavo Adolfo Bécquer, que eliminaron definitivamente el apellido Domínguez.

Se formó en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla. Colaboró con la prensa sevillana del momento y en colecciónes de litografías junto a Jenaro Pérez Villaamil.

Se casó en 1827 con Joaquina de Bastida y Vargas, apadrinados por el también pintor Antonio María Esquivel. El matrimonio tuvo ocho hijos, entre ellos el célebre poeta Gustavo Adolfo Bécquer y el pintor Valeriano Bécquer.

Falleció en Sevilla a los treinta y seis años de edad.

Obra[editar]

Retrato de Joaquina de Bastida y Vargas, realizado por su marido, José DomÍnguez Bécquer (Museo de Bellas Artes de Sevilla).

Dedica desde muy pronto a la pintura de formato pequeño (que se demanda para el cliente extranjero, principalmente el inglés, exportando sus obras desde el puerto de Cádiz), destaca su obra precursora del costumbrismo romántico andaluz y el tratamiento de los temas populares sin ninguna transcendencia histórica ni moral, siguiendo la consigna general del romanticismo español. También son interesantes algunos escarceos seudo-orientalistas como la La Giralda vista desde la calle Placentines (c. 1836), descripción minuciosa y casi arqueológica de todos los elementos decorativos de las arquitecturas».[2] . En el capítulo de los cuadros costumbristas puden mencionarse Un majo y una maja y El zapatero en el portal. Practicó también el retrato, la pintura religiosa, el dibujo y la acuarela.

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]