Jason Goes to Hell: The Final Friday

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Friday the 13th Part IX: Jason Goes to Hell - The Final Friday es una película de terror y slasher estadounidense estrenada en 1993. Fue dirigida por Adam Marcus y producida por Sean S. Cunningham. La novena entrega de la serie de películas de la saga de Viernes 13, fue precedida por Friday the 13th Part VIII: Jason Takes Manhattan (1989) y seguida por Jason X (2001). Su trama continúa la historia del asesino Jason Voorhees, comenzando con una emboscada del FBI en la que se destroza el cuerpo de Voorhees; después, su espíritu posee al forense que examina sus restos y usa su cuerpo para continuar con su matanza.

La película fue concebida por el guionista y director Adam Marcus junto a Sean S. Cunningham, el productor y director de la primer película de la saga. Después del fracaso en taquilla que representó Jason Takes Manhattan, Paramount Pictures vendió los derechos del personaje de Jason Voorhees a New Line Cinema, compañía que se encargó de distribuir Jason Goes to Hell. Cunningham aprobó la historia escrita por Adam Marcus, quien finalmente fue contratado para dirigir el proyecto.[1]

Jason Goes to Hell se estrenó en los Estados Unidos el 13 de agosto de 1993 y recaudó $15,9 millones en taquilla.[2]​ Varios críticos de cine desaprobaron el guión y la dirección de Marcus, y la película polarizó a los fanáticos de la serie debido a sus elementos sobrenaturales y la eliminación de Jason Voorhees como personaje físico. Su conclusión, en la que se muestra al villano Freddy Krueger, estableció lo que se convertiría en la película Freddy vs. Jason, estrenada diez años después.

Sinopsis[editar]

Han pasado cuatro años de los sucesos ocurridos en Jason Takes Manhattan y a través de una resurrección inexplicable, el asesino en serie Jason Voorhees está de vuelta en Crystal Lake (con la piel más deformada debido a los desechos tóxicos que lo alcanzaron en el final de la película anterior) y de nuevo está de caza, pero esta vez el asesino se encuentra en el lugar equivocado. Cuando está a punto de matar a una mujer (agente encubierta del FBI; Elizabeth Marcus), el FBI crea una trampa. Después de un intenso tiroteo, le lanzan un explosivo desde un Mortero y Jason vuela en pedazos, ocasionando su muerte, y sus restos son enviados a una morgue. Allí el forense principal, mientras analiza el corazón de Jason, es hipnotizado por él y empieza a comérselo, siendo poseído por el espíritu del asesino. Con su nuevo cuerpo, Jason procede a matar a un trabajador de la morgue y a un par de agentes del FBI. El espíritu oscuro salta de un cuerpo a otro a través de una serpiente demoníaca que representa el alma sanguinaria de Jason.

Jason secuestra al policía Josh después de matar a la esposa de este, Edna, y a otras tres personas. Lo lleva a la casa de los Voorhees, donde lo afeita y transfiere su corazón en el cuerpo de Josh. Jason hace su camino a la casa de Diana. Luego de forcejear, Diana le dispara a Jason en la cabeza, pero no sirve de nada. Más tarde llega Steven, quien apuñala a Jason con un atizador de la chimenea. Pero Jason escapa cuando Steven intenta ayudar a Diana, quien muere en sus brazos. En ese momento llega Ed Landis (novio de Diana y Sheriff del pueblo), quien al ver esto cree que Steven asesinó a Diana, por lo que decide arrestarlo. Mientras tanto, Jessica está saliendo con el periodista Robert Campbell de "American Casefiles".

Se revela por parte del cazarrecompensas Creighton Duke que Jason Voorhees puede ser destruido para siempre y que sólo los miembros de su linaje lo pueden matar, y que él volverá a la vida si es asesinado por alguien fuera de su familia. Los únicos parientes de Jason son su media hermana Diana, la hija de esta, Jessica, y Stephanie, la hija de Jessica y de Steven Freeman.

Steven escapa de la cárcel y va a la casa de los Voorhees, pero cae a través de unas tablas podridas. En ese momento llega a la casa de Robert, y revela sus planes para "condimentar" la historia de Jason, la casa de los Voorhees y con el robo del cuerpo de Diana de la morgue, también se jacta de tener relaciones sexuales con Jessica. Jason aparece y traspasa su alma al cuerpo de Robert. Mientras que el cuerpo de Josh, debido a ser poseído por Jason, se funde en un charco de sangre y carne. Jason intenta renacer a través de Jessica en la casa de su madre, pero es interrumpido por Steven, quien lo atropella y toma a Jessica en su coche para escapar juntos. Jessica cree que Steven mató a Robert (sin saber que es Jason en el cuerpo de Robert) por lo que lo lanza fuera del coche. Jessica llega a la estación de policía, donde se encuentra Ed Landis y algunos policías presentes. Jessica le da la posición de Steven a un policía llamado Randy, quien va en busca de este.

Jason golpea al oficial Landis y mata a otros tres oficiales. Jessica ahora cree en Steven y los dos se dirigen a Joey B.'s Diner para tomar y escapar con su bebé, pero al llegar son apuntados con una pistola por Joey (dueña del restaurante), que todavía no confía en Steven. Joey intenta llamar a la policía, pero se dan cuenta de que no hay línea por lo que manda a su hijo Ward a buscar ayuda a la jefatura. Al salir, Jason lo asesina, y este entra en el restaurante. Un cliente es asesinado por Jason. Joey, Shelby y Vicki intentan matar a Jason con armas de fuego. Mientras tanto, Jessica y Steve van en busca de su hijo a la bodega del restaurante, pero se dan cuenta de que su hijo ha desaparecido. Jason mata a Shelby y a Joey para después atacar a Jessica, pero esta es salvada por su amiga Vicki quien también acaba siendo asesinada por Jason, el cual se desploma después de recibir tanto daño. Jessica escapa, dejando solo a Steven, quien encuentra una nota dejada por Duke, en donde decía que tenía a su hija en la casa de los Voorhees.

Jessica llega a la casa, encontrándose con Duke, quien le da una daga especial y le explica que con ese cuchillo ella es la única que puede acabar con Jason, ya que ella es de su familia. Landis llega a la casa; en ese momento Duke se cae por unos tablones viejos cayendo a un piso inferior. Jessica piensa que Landis es Jason, por lo que no confía en él. Randy también se hace presente en la casa, por lo que Duke le dice a Jessica que no confíe en ninguno de los dos y que debe matarlos. Al escuchar esto, Landis intenta quitarle la daga a Jessica, pero esta reacciona y lo mata. En este momento queda claro que Jason tomó el cuerpo de Randy, quien toma al bebé e intenta un ritual para "renacer", pero llega Steven para impedirlo, al herirlo en el cuello. De esta herida sale una criatura extraña que intenta atacar a Steven, pero este lo empuja, cayendo al lado del cadáver perdido de Diana con el cual por fin podrá "renacer".

Cuando Jessica, Steven y Duke se preparaban para salir de ahí, aparece Jason con su cuerpo "original", atacándolos y matando a Duke. Steven, enfadado, se enfrasca en una dura lucha contra Jason, mientras tanto Jessica busca la daga y cuando la encuentra se la clava a Jason. En ese momento unas manos salen de la tierra y atrapan a Jason, en lo que se interpreta como que se lo llevan al infierno.

Al final de la película se puede ver que la mano de Freddy Krueger emerge de la tierra, llevándose la máscara de Jason a las profundidades infernales, indicando que su reino de terror ha finalizado, y que el de él recién va a comenzar, o quizás Freddy planea regresar del infierno (sépase que la "última" película de Freddy se estrenó en 1991, dos años antes que esta) usando a Jason como medio, convirtiendo este final en una especie de indicio de Freddy contra Jason.

Nota: Como "última" película, entiéndase que es "La Pesadilla final: La muerte de Freddy" (1991), la sexta película de la serie. Después saldría La Nueva Pesadilla de Wes Craven en 1994, que sería la séptima y última de la serie. En esta, Freddy se manifiesta en el mundo real.

Elenco[editar]

Lanzamiento en DVD[editar]

La película fue lanzada en DVD sin censura en Norte América e incluye ambas versiones de la película, la versión censurada de clasificación R y la versión no censurada, que dura tres minutos más que la versión teatral de la película. En algunas regiones del mundo, incluyendo Australia, el DVD fue lanzado sólo con la versión censurada de la clasificación R.

Recepción[editar]

La película mantiene una calificación de aprobación del 24% en el sitio web Rotten Tomatoes en base a 17 revisiones.[3]​ En Metacritic, la película tiene un promedio de 17 sobre 100 basado en 11 críticas, lo que indica una "aversión abrumadora". Las críticas afirman que la idea de que Jason "posea" el cuerpo de personas para matar a sus víctimas es demasiado extravagante, y que la película simplemente es otra más de la serie con problemas de actuación y agujeros en la trama.[3][4]

Richard Harrington de The Washington Post escribió sobre la película: "Los guionistas intentan conjurar algo de mitología para validar los giros y vueltas de la trama, pero todo termina siendo más confuso que Days of Our Lives en modo rápido".[5]​ Stephen Holden de The New York Times señaló: "El noveno episodio de la serie extraordinariamente exitosa que comenzó en 1980, The Final Friday es una película en gran parte incoherente que genera poco suspenso y confía la mayoría de sus emociones al gore en primer plano ... Tal sadismo gratuito le da a la cinta una dosis de acidez que es inusual para una película de terror".[6]

Referencias[editar]

  1. Farrands, Daniel (dir.) et al. (2013). «Crystal Lake Memories: The Complete History of Friday the 13th» (Blu-ray). Image Entertainment. 
  2. «Jason Goes to Hell: The Final Friday (1993)». The Numbers. Consultado el 2016. 
  3. a b «Jason Goes to Hell - The Final Friday - Rotten Tomatoes». Flixster, Inc. Consultado el 2013. 
  4. Moon, Jim (2010). «JASON GOES TO HELL - THE FINAL FRIDAY». Jim Moon. Consultado el 2013. 
  5. «‘Jason Goes to Hell: The Final Friday’». The Washington Post. 1993. Consultado el 2018. 
  6. Holden, Stephen (1993). «Review/Film; Jason's End? You Gotta Have Heart». The New York Times. Consultado el 2018.