Isla de Ízaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Izaro
Izaro
Localización geográfica / administrativa

Mar


Cantábrico
País(es) Flag of Spain.svg España
Datos geográficos
Longitud 675 m
Anchura máxima 150 m
Punto más alto 44,5 m
Distancia a tierra 3 km a Bermeo y 2,2 a Mundaca
Demografía
Población Bandera de Bermeo.svg Bermeo
Coordenadas 43°25′29″N 2°40′56″O / 43.42472, -2.68222
Mapa de localización
Isla de Izaro
Isla de Izaro

Izaro es una isla de España en aguas del mar Cantábrico, situada en la costa de la provincia de Vizcaya, frente a las localidades de Bermeo y Mundaca a una distancia de 3 km de la primera y 2,2 km de la segunda. Sin embargo, el territorio pertenece a la villa de Bermeo. La isla ocupa el centro de la desembocadura de la ría de Mundaca, y se encuentra flanqueada por los cabos de Ogoño y Machichaco. Está comprendida en el área natural Urdaibai.

La isla es alargada, de forma triangular, y está orientada en dirección NO-SE. La parte más alta y ancha de la isla es la parte SE. En su parte más ancha, mide unos 150 m, y su longitud es de 675 m, siendo su altura máxima de 44,5 m. La punta noroeste es denominada "Artxikote". Hacia el noreste de la isla, y separado de ésta unos 200 m, existe una roca llamada "Potorro-harri" o "Harri-ederra". Al sudeste se encuentra un embarcadero natural o "puerto" de Izaro.

El obispo de Calahorra Diego López de Zúñiga y Fray Martín de Arteaga fundaron un convento franciscanos en 1422, siendo construido en la explanada superior. Su situación de aislamiento hizo que adquiriera fama y fue visitado por tres reyes Enrique IV de Castilla en 1457, Fernando el Católico en 1476 e Isabel La Católica en 1483.

En 1594 soldados que iban en una flota de 14 navios comandada por Sir Francis Drake lo saquearon, causándo graves daños aunque no llegaron a incendiarlo.[1] En 1719 el convento fue abandonado con lo que la isla quedó deshabitada. Apenas quedan vestigios de él. Tras ello la principal presencia humana eran las visitas de jóvenes de acampada, hasta que el patronato de la Reserva de la biosfera de Urdaibai, de la que forma parte, prohibió tal actividad.

Izaro es una importante colonia de aves marinas, siendo la especie más común la gaviota argéntea, aunque también anidan la gaviota sombría o el paíño común, las garcetas y los cormoranes. En épocas anteriores se criaban en ella conejos (seguramente llevados por los frailes del convento), y en el siglo XIX se arrendaba la isla para que pastaran las ovejas.

Sus costas y alrededores son zonas de buceo y pesca viéndose en verano gran cantidad de pequeñas embarcaciones de pesca deportiva con puerto en Mundaca, Pedernales y Bermeo.

Las gentes del lugar han solido especular sobre el origen de la isla; vista desde la playa de Laga, en el extremo nororiental de la reserva, presenta una forma similar al cabo de Ogoño, lo que ha motivado la creencia de que en tiempos remotos se desgajó de aquella roca hundiéndose en el mar. En cualquier caso la isla forma parte de una misma unidad geológica con la punta de Anzoras, en la margen derecha de la ría.

La festividad de la Magdalena[editar]

Isla de Ízaro vista desde Bermeo

Sobre su titularidad es célebre la disputa mantenida entre la villa de Bermeo y la anteiglesia de Mundaca. Ambas localidades han mantenido a lo largo de la historia varios enfrentamientos acerca de sus límites territoriales con el trasfondo de su distinto rango, así defendía la anteiglesia de Mundaca sus derechos sobre la tierra llana sobre la que Bermeo tenía pretensiones. Estas disputas llegaron incluso a Juntas Generales que consideró necesario nombrar una comisión para el establecimiento de los límites, pero ni así se arreglaron completamente las disputas. De aquellos problemas quedan pruebas en la pertenencia de Diminigus a Bermeo y la adscripción de su iglesia a la parroquia de Mundaca.

Quizá de todas aquellas disputas surgiera la leyenda de la regata de Ízaro, de la que aún mantienen algunos autores reservas sobre su verdadera realización. Cuenta esta leyenda que para dilucidar la propiedad de la isla, decidieron mundakeses y bermeanos disputar una regata bajo el arbitraje de Elantxobe, ya que ésta última localidad que también reclamaba la isla, al parecer cedió finalmente a sus pretensiones.

Se acordó que la regata daría comienzo al amanecer, se celebró y los remeros de la trainera de Bermeo salieron victoriosos a pesar de perder a uno de sus hombres que cayó al mar y pereció ahogado; la tradición mundakesa cuenta, sin embargo, que los bermeanos encendieron hogueras para que el gallo cantara antes, lo que les dio la ventaja necesaria para ganar la regata.

La regata se conmemora actualmente el 22 de julio, día de Santa María Magdalena, con una fiesta de hermanamiento entre Mundaca, Bermeo y Elantxobe. En el acto principal de la fiesta, el alcalde de Bermeo, que lo será ese día también de Elantxobe y Mundaca, en presencia de los otros dos, lanza una teja al mar junto a la costa de Izaro, diciendo "Honaino heltzen dira Bermeoko itxuginak" (hasta aquí llegan las goteras de Bermeo), fórmula mediante la cual se renueva anualmente la posesión bermeana de la isla, y se asciende a ella para colocar una ikurriña y la bandera de Bermeo, siendo casi el único día del año que la isla recibe visita.[2]

Trivial[editar]

Imágenes[editar]

Veáse también[editar]

Notas[editar]

Enlaces externos[editar]