Indios auxiliares

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los españoles denominaban Indios auxiliares, a los indígenas que eran integrados a las tropas conquistadoras españolas (principalmente en crónicas y textos históricos antiguos) con el fin de prestar apoyo en sus avances y operaciones militares, durante la Conquista de América. Actuaban como guías, traductores llamados lenguas, o porteadores. La denominación era igualmente extensiva a las formaciones militares compuestas por los mismos indígenas, que solían cumplir funciones de exploración, guerrilla, cubrimiento de flancos y reserva de batalla. Los llamados indios auxiliares se mantuvieron activos, pasada la conquista, durante algunas sublevaciones, en zonas fronterizas y áreas de guerra permanente, como sucedió en Chile en la Guerra de Arauco y los indios amazónicos en Perú durante las Guerras de sublevación loretana.

Historia[editar]

Las formaciones de "indios auxiliares" surgieron comúnmente de alianzas entabladas por los españoles, explotando los antagonismos étnicos y tribales que encontraban durante su internación en el territorio en conquista.[1] Posteriormente, la base de "indios auxiliares" de una expedición se enrolaba entre los pobladores de los territorios ya conquistados. Comúnmente constituían el grupo más numeroso de la hueste conquistadora:

Yanacona[editar]

En el ámbito del antiguo Imperio inca se les suele llamar también yanaconas, aunque esa palabra tiene un uso anterior la llegada de los españoles, que se remonta a las conquistas de dicho imperio.

Contemporáneamente, a veces la palabra yanacona implica una connotación peyorativa, referida a una supuesta traición a la propia raza, por lo que es utilizada figuradamente, en ocasiones, para designar a una persona que vela por intereses extranjeros.

Referencias[editar]

  1. Raúl Pérez López-Portillo (2002). Historia breve de México. Madrid: Sílex Ediciones, pp. 54-55. ISBN 84-7737113-X.
  2. Miguel Rivera Dorado & Andrés Ciudad Ruíz (1986). Los Mayas de los tiempos tardíos. Madrid: Sociedad Española de Estudios Mayas, pp. 128-129. ISBN 978-8-43987-120-0.
  3. Joseph Pérez (1998). La época de los descubrimientos y las conquistas (1400-1570). Madrid: Espasa Calpe, pp. 250. ISBN 978-8-42398-909-6.
  4. Sandra Regina Baptista (2008). Forest Recovery and Just Sustainability in the Florianopolis City-region. New Brudswick: ProQuest, pp. 137. ISBN 978-1-10906-209-0.
  5. Óscar Efrén Reyes (1979). Breve historia general del Ecuador. Tomo I. Quito: Banco Central del Ecuador, pp. 118.
  6. H. W. Kaufmann (2012). Fortifications of the Incas: 1200-1531. Oxford: Osprey Publishing, pp. 56. ISBN 978-1-78200-066-2.
  7. Elías Martinengui Suárez (1987). El imperio de los incas: causas de su destrucción. Lima: B & B Print, pp. 322.
  8. Antonio Márquez Allison (1993). Diego de Almagro, la pasión; Pedro de Valdivia, la gloria. Santiago de Chile: Pehuén Editores Limitada, pp. 11. ISBN 978-9-56160-272-4.
  9. Alexandra Parma Cook & Noble David Cook (1991). Good Faith and Truthful Ignorance: A Case of Transatlantic Bigamy. Durham: Duke University Press, pp. 12. ISBN 978-0-82231-222-2.
  10. José Manuel Groot (1869). Historia eclesiástica y civil de Nueva Granada. Tomo I. Imprenta de Focion Mantilla, Bogotá, pp. 43
  11. Marta Herrera Ángel. "Transición entre el ordenamiento territorial prehispánico y el colonial en la Nueva Granada". Revista Historia Critica. No. 32, diciembre de 2006, pp. 118-153 (Universidad de los Andes. Facultad de Ciencias Sociales. Departamento de Historia).
  12. Francisco Antonio Encina & Leopoldo Castedo (2006). Historia de Chile. Cronología General de Chile. Tomo X. Editorial Santiago, Santiago de Chile, pp. 8, ISBN 956-8402-78-0.
  13. Angel Alberto Dávalos H. (1999). Quito, significado y ubicación de sus calles: (a fines del siglo XX). Quito: Editorial Abya Yala, pp. 151. ISBN 978-9-97804-552-7.
  14. Sebastián Lorente (1866). Historia del Perú: compendiada para el uso de los colegios. Lima: Editores Auhert & Loiseau, Librairias General y Central; Imprenta y Litografia de E. Prugue, pp. 60
  15. Schmidl, Ulrico (2007). Viaje al Río de La Plata y Paraguay. Buenos Aires: Echo Library. ISBN 978-1-40684-699-7. En 1542 los guaraníes cários del cacique Tabaré se rebelan, una expedición de 400 españoles y 2.000 indios es enviada; tras una gran batalla los alzados son vencidos, 16 españoles, muchos yanaconas y 3.000 guaraníes mueren. Tras esto Tabaré y los cários fueron obligados a auxiliarlos en su campaña contra los guaraníes guajarapos de Aracaré, eran 500 españoles y 2.000 cários. El cacique alzado que terminó vencido y ejecutado por los hispanos (1543). Tras esto Tabaré y Guacany se alzan en armas, se les suman muchos guaraníes que huyeron de los españoles y los mbyás. Los españoles no reaccionan por el conflicto interno entre Cabeza de Vaca e Irala (1544). Tras exilio de Cabeza de Vaca Irala toma el control y derrota a Macaria. En 1546 los españoles consiguen la victoria tras aliarse con tribus chaqueñas y aprovechar las divisiones internas entre los guaraníes.
  16. Carmen Helena Parés (1995). Huellas KA-TU-GUA: Cronología de la resistencia KA-TU-GUA: S. XVI. Caracas: Arauco Ediciones, pp. 148-150; 172. ISBN 978-9-80000-631-3. En 1544 unas 15.000 lanzas de los agaces, cários y otras tribus guaraníes marcharon contra Asunción al mando de Macaria pero Irala con 350 españoles y 1.000 jheperús y bataheis salieron a enfrentarlos y los derrotaron.
  17. Pedro De Angelis (1836). Colección de obras y documentos relativos á la historia antigua y moderna de las provincias del Río de La Plata. Tomo III. Buenos Aires: Imprenta del Estado, pp. 57. En 1553 las colonias rivales de Paraguay (españoles) y São Vicente (portugueses) podían movilizar 5.000 guaraníes y 2.000 tupíes aliados en caso de guerra, respectivamente.
  18. Valentín Abecia Baldivieso, Nicanor Mallo & Faustino Suárez (1939). Historia de Chuquisaca. Sucre: Editorial Charcas, pp. 98
  19. Francisco Antonio Encina & Leopoldo Castedo (2006). Historia de Chile. Descubrimiento y Conquista. Tomo I. Santiago de Chile: Editorial Santiago, pp. 41. ISBN 956-8402-69-1.
  20. Clever Alfonso Chávez Marín (2001). Memoria del Primer Simposium Internacional de Historia Militar de México. Guadalajara; Jalisco; Ciudad de México: Asociación Internacional de Historia Militar, pp. 60. ISBN 978-9-70933-310-7.
  21. Guillermo Porras Muñoz (1980). La frontera con los indios de Nueva Vizcaya en el siglo XVII. Ciudad de México: Fomento Cultural Banamex, pp. 130
  22. John P. Schmal (2011). "History of Mexico: The State of Durango". Houston Institute for Culture.
  23. Antonio Avitia Hernández (2000). El Caudillo Sagrado: Historia de Las Rebeliones Cristeras en el Estado de Durango. Ciudad de México: Miguel E. Schult, pp. 11. ISBN 978-9-70921-280-8. Las frecuentes rebeliones de la región dirigidas por el caudillo local Cogojito llevaron a que en Nueva Vizcaya se instalaran cerca de 1.000 soldados españoles. Las fuerzas rebeldes, según los cronistas de la época, sumaban 20.000 lanzas entre laguneros, xiximes, acaxees, tepehuanes y tarahumaras que se nunca se unieron y tuvieron frecuentes conflictos entre sí. El conflicto finalizo tras la instalación de misiones jesuitas en la zona.

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]