Inclusión digital genuina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Inclusión digital genuina. [1]​ (Maggio, 2005).[2]​ Es un concepto que hace referencia en las aulas de enseñanza a la incorporación de las Tecnologías de la información y la comunicación.[3]​ Los docentes expertos en los temas que enseñan, ya sea como profesionales y/o investigadores, reconocen que las prácticas que se desarrollan en ámbitos no docentes, tiene un impacto al enseñar que restaría la ausencia de TICs, posibilidades a la propuesta educativa.

La inclusión digital genuina recupera, tanto a nivel de los propósitos como el de los contenidos y en la propia propuesta didáctica, el impacto que los desarrollos tecnológicos tuvieron en los procesos de producción del conocimiento en los diversos campos disciplinares. La exclusión digital tergiversa sin duda los propósitos de la enseñanza, y daría lugar a un empobrecimiento de la propuesta al implicar procesos de banalización, simplificación, o recorte de los contenidos de la enseñanza, por el contrario, la inclusión favorecería la comprensión “genuina” de los contenidos de la enseñanza (Perkins, 1995). [4]

Esta conceptualización cambia de modo crítico la visión de la incorporación de la tecnología como ayuda para el aprendizaje de los alumnos o la enseñanza de los docentes. La inclusión genuina tiene razones que son del orden de lo moral, en el sentido de la buena enseñanza (Fenstermacher, 1989).[5]​ La inclusión digital, tres conceptos fundamentales: conectividad, accesibilidad, comunicabilidad.[6]​ En relación a la Universidad y a sus buenas prácticas de formación, vinculadas en general con tareas de investigación de campo, hoy están signadas por la interconexión. [7]​ Incluye: equipos entre los centros del mundo, la divulgación casi inmediata de los trabajos más actuales a través de las redes, el acceso a bases de datos compartidas, la producción en colaboración. En este sentido, entre otros, las nuevas tecnologías impactan en los procesos de construcción del conocimiento.

Los docentes no han elegido voluntariamente incorporar nuevas tecnologías para la enseñanza, por el hecho de que les facilita impartir sus clases; lo han hecho tomando nota del impacto de las tecnologías en sus prácticas como investigadores y como profesionales. En este sentido, declaran la inclusión con un sentido casi de “obligación” y la no-inclusión como una forma de empobrecimiento de los propósitos y los contenidos de la enseñanza. También se debe tener en cuenta la democratización de la educación abarcativa para todo el alumnado y asegurarse de que cada alumno tenga el debido acceso a las herramientas digitales y la conectividad necesaria.

Ahora bien, si se entiende la ayuda como una suerte de “hacer más simple”, la inclusión. [8]​ En los casos estudiados se trata de complejidad en lugar de simplicidad. Presenta los objetos en la diversidad de significados que revisten en la actualidad y se hace cargo de superar las versiones cristalizadas del conocimiento académico. El conocimiento impactado por la tecnología pone en evidencia su carácter provisional y sus procesos de transformación. Las nuevas Tecnologías de la información y la comunicación cobran el valor de “definitorias” en el marco de las sociedades actuales. De modo concomitante, empiezan a aparecer en algunas prácticas de la enseñanza en las cuales las tecnologías cobran un sentido diferente al del modelo “apoyo-sustitución”: no pueden sacarse o ponerse, son imprescindibles para un aprendizaje genuino, del mismo modo que lo son los profesores y las profesoras que llevan a cabo las prácticas de la enseñanza que las incluyen”.



Referencias[editar]

  1. Levis, Diego (2017). «Inclusión digital no es inclusión social: De la ilusión de libertad al hiperconsumismo tecnototalitario». Psicol. Conoc. Soc. vol.7 no.2 Montevideo nov. 2017. Consultado el 14 de setiembre de 2020. 
  2. Maggio, M. "Los portales educativos: entradas y salidas a la educación del futuro". (2005) En: Litwin, E. (comp.)Tecnología Educativa en tiempos de Internet. Buenos Aires: Amorrortu.
  3. UNESCO. «Las TIC en la educación». 
  4. Perkins, D. "La escuela inteligente". (1995)Madrid: Gedisa.
  5. Fenstermacher, G. "Tras los aspectos de la folosofía de la investigación sobre la enseñanza". (1989) En: Wittrock, M. (comp.)La investigación de la enseñanza. Enfoques, teorías y métodos I. México: Paidós.
  6. Duarte, Fábio; Hindenburgo, Francisco (2011). «La inclusión digital, tres conceptos fundamentales: conectividad, accesibilidad, comunicabilidad.». REVISTA ELECTRÓNICA DE RECURSOS EN INTERNET SOBRE GEOGRAFÍA Y CIENCIAS SOCIALES Vol. 15. Consultado el 14 de setiembre de 2020.. 
  7. Hank Intven , Mc Carthy Tétrault (2000). MANUAL DE REGLAMENTACIÓN DE LAS TELECOMUNICACIONES. InfoDev. Consultado el 14 de setiembre de 2020. 
  8. Bokser Misses-Liwerant, Judit. «Pensar a la sociedad y al espacio público: inclusión y democracia». Revista mexicana de ciencias políticas y sociales. Consultado el 14 de setiembre de 2020. 

Bibliografía[editar]

  • Maggio, Mariana (2012). Enriquecer la enseñanza. Los ambientes con alta disposición tecnológica como oportunidad. Buenos Aires: Paidós. ISBN 978-950-12-1535-9. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]