Huracán María

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Huracán María (2017)»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Huracán María
Huracán Categoría 5  (EHSS)
Maria 2017-09-19 2015Z.png
Maria en su intensidad como categoría 5 el 19 de septiembre
Duración 15 de septiembre-1 de octubre
Vientos máximos 280 km/h (175 mph)
(durante 1 minuto)
Presión mínima 908 mbar (hPa; 26.81 inHg) (La Décima mas baja en el Atlántico).
Daños $105 mil millones (USD 2017)
Fallecimientos >500 totales
Áreas afectadas Islas de Barlovento
Puerto Rico
República Dominicana
Islas Turcas y Caicos
Bahamas
Bermudas
Islas Vírgenes
Carolina del Sur
Carolina del Norte
Virginia
Pennsylvania
Nueva Jersey
Nueva York
Forma parte de la
temporada de huracanes en el Atlántico de 2017
[editar datos en Wikidata]

El Huracán María fue un ciclón tropical extremadamente poderoso que devastó a las Islas de Barlovento y el archipiélago de Puerto Rico en el Caribe. Fue la decimotercera tormenta, el séptimo huracán y el mas intenso huracán de la temporada de huracanes del Atlántico 2017, y se formó el 15 de septiembre a partir de una onda tropical que fue supervisada por el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos desde el 14 de septiembre. Fue el tercer gran huracán consecutivo en el Caribe durante la temporada, después de Irma y José.[1]

Historia meteorológica[editar]

Trayectoria del huracán María

El 13 de septiembre, el Centro Nacional de Huracanes (NHC) comenzó a supervisar dos ondas tropicales.[2]​ La más oriental se convirtió rápidamente en lo que fue la tormenta tropical Lee, mientras que la occidental continuaba moviéndose generalmente hacia el oeste. Con condiciones generalmente favorables en el camino de la perturbación, el desarrollo en un ciclón tropical parecía probable. La perturbación se organizó mejor a lo largo de los dos días, y a las 15:00 UTC del 16 de septiembre, la organización fue suficiente para clasificar al sistema como un potencial ciclón tropical. A medida que la perturbación continuó desarrollándose a lo largo del día, fue más tarde actualizado a una tormenta tropical -basado en estimaciones por satélite- a las 21:00 UTC de ese día, recibiendo el nombre de María,[3]​ fortaleciéndose durante los dos días siguientes.[4]​ En el centro de la circulación se desarrolló un centro denso de cobertura (CDO), que permitió que María se organizara aún más a lo largo de las primeras horas de la mañana del 17 de septiembre. Más tarde ese día, pasó a ser un huracán, basado en informes de los cazadores de huracán que estaban investigando la tormenta. María comenzó un período robusto de intensificación rápida, con vientos que aumentaban de 180 a 250 mph en un período de doce horas, y la presión disminuyendo a 856 mbar (hpa, 28.23 inHg).[2]

A partir de las 5:00 p.m. AST (21:00 UTC) del 18 de septiembre, el huracán María se localizó dentro de las 15 millas náuticas de 15.1°N 60.7°W, a unos 70 kilómetros al este-sureste de Dominica ya unas 35 millas (55 km) al noreste de Martinica. Los vientos máximos sostenidos son de 115 nudos (215 km/h), una categoría 4 en la escala Saffir-Simpson, con ráfagas de hasta 140 nudos (260 km/h). La presión barométrica mínima es de 950 milibares (hPa, 28,06 inHg). El sistema se mueve hacia el oeste-noroeste a 8 nudos (9 mph, 15 km/h). Los vientos de fuerza de huracán se extienden hacia fuera a 25 millas (35 kilómetros) del centro de María, y los vientos tropicales de la fuerza de la tormenta extendieron hacia fuera hasta 125 millas (205 kilómetros) del centro.[5]

Algunos expertos ya clasifican al huracán como categoría 5, teniendo en cuenta la intensificación de los vientos en el curso por el Caribe como así también los daños ya hechos y previsibles por este ciclón tropical.

Preparaciones para el huracán[editar]

A raíz de los primeros avisos del Centro Nacional de Huracanes (NHC) para el sistema que se convertiría en tormenta tropical María en la mañana del 16 de septiembre, el Gobierno de Francia emitió vigilancias de tormenta tropical para las islas de Martinica y Guadalupe. El Gobierno de Barbados emitió un aviso similar para Dominica.[6]​ Barbados más tarde ese día declararía una vigilancia de tormenta tropical para sus ciudadanos y San Vicente y las Granadinas. El Gobierno de Antigua y Barbuda emitió vigilancias de huracán para las islas de Antigua, Barbuda, San Cristóbal y Nevis, y Montserrat en el momento del segundo consejo del NHC que declaró a María una tormenta tropical. Las órdenes de evacuación fueron emitidas en Puerto Rico antes de María, y los funcionarios anunciaron que se abrirían 450 refugios a partir de la tarde del 18 de septiembre..[7]

Puerto Rico[editar]

Todavía recuperándose del huracán Irma dos semanas antes, aproximadamente 80 000 personas permanecían sin energía mientras María se acercaba. La Autoridad de Energía Eléctrica de Puerto Rico (PREPA) luchó con el aumento de la deuda, alcanzando los $ 9 mil millones incluso antes de los huracanes, lo que los llevó a declararse en bancarrota. Además, la compañía perdió el 30 por ciento de sus empleados desde 2012. El envejecimiento de la infraestructura en toda la isla hace que la red sea más susceptible a los daños causados por las tormentas; la mediana de edad de las plantas de energía PREPA es de 44 años. La seguridad inadecuada también afecta a la compañía y los periódicos locales frecuentemente describen mal mantenimiento y controles anticuados.[8]

Las órdenes de evacuación fueron emitidas en Puerto Rico por adelantado de María, y los funcionarios anunciaron que 450 refugios abrirían en la tarde del 18 de septiembre. Al 19 de septiembre, al menos 2 000 personas en Puerto Rico habían buscado refugio.[9]

Impacto[editar]

Islas de Barlovento[editar]

Las lluvias externas de María produjeron intensas y fuertes ráfagas a través de las islas de Barlovento meridionales. Los aeropuertos Hewanorra y George F.L. Charles de Santa Lucía registraron respectivamente 4.33 pulgadas (110 mm) y 3.1 pulgadas (80 mm) de lluvia, aunque las mayores cantidades cayeron en otras partes de la isla. Deslizamientos de roca dispersos, deslizamientos de tierra y árboles desarraigados causaron daños menores y bloquearon algunos caminos. Varios distritos experimentaron apagones localizados debido a líneas eléctricas derribadas o dañadas. El sector agrícola, especialmente la industria bananera, sufrió pérdidas por los vientos.[10]

Las fuertes precipitaciones de 3-5 pulgadas (75-125 mm) causaron inundaciones dispersas a través de Barbados. En la iglesia de Cristo, las aguas de la inundación atraparon a residentes del vecindario de Goodland en sus hogares e inundaron las calles del negocio de la brecha de Saint Lawrence. María aumentó el oleaje costero que inundó las aceras próximas de las calles de Bridgetown y dañó barcos mientras los operadores tenían dificultades para asegurar sus buques. Altos vientos desencadenaron una interrupción de energía en toda la isla y derribaron un cocotero en una residencia en Saint Joseph.[11]

Dominica[editar]

Las lluvias antes del huracán causaron varios deslizamientos de tierra en esta república, ya que los niveles de agua a través de la isla comenzaron a subir en la tarde del 18 de septiembre.[12]​ María aterrizó a las 21:35 AST ese día (1:35 UTC, 19 de septiembre) como un huracán de categoría 5 con vientos de 160 mph (260 km/h). Los vientos extremos soplaron los techos de muchas casas, incluyendo la residencia oficial del primer ministro Roosevelt Skerrit, que requirió el rescate cuando su hogar comenzó a inundarse. Skerrit llamó a la devastación "alucinante" e indicó que la prioridad inmediata era rescatar a los sobrevivientes en lugar de evaluar el daño. La situación en Dominica permaneció confusa por lo menos un día después del paso del huracán, pues los servicios derribados de la célula, de la radio y del Internet eliminaron eficazmente la isla del mundo exterior. Los primeros informes de radio de Roseau el 19 de septiembre indicaban "devastación total", con la mitad de la ciudad inundada, coches varados y tramos de área residencial "aplanados".[13]

A la mañana siguiente, las primeras tomas aéreas comenzaron a revelar el alcance del daño en la isla. Los barrios estaban repletos de escombros estructurales mientras las hileras de casas a lo largo de toda la costa se volvían inhabitables. Según las estimaciones iniciales, el huracán causó daños al 90% de las estructuras en Dominica, incluyendo a los tejados de los que habían servido como refugios. Devastó el hospital primario de la isla, comprometiendo la seguridad de sus pacientes. La población sufrió una escasez de agua en toda la isla debido a las tuberías desarraigadas en la estela de María. La Agencia de Manejo de Emergencias de Desastres del Caribe (CDEMA) estima que el huracán ha causado daños por "miles de millones de dólares". A partir del 25 de septiembre, hay 27 muertes confirmadas en toda la isla con otros 27 desaparecidos.[14]

Martinica[editar]

Pasando 30 millas (50 kilómetros) de las costas del norte, María trajo lluvias torrenciales y fuertes ráfagas a Martinica pero ahorró la isla de su campo de viento de la fuerza del huracán, que en ese entonces extendió 25 millas (35 kilómetros) alrededor del ojo. La comuna de Le Marigot registró 6.7 pulgadas (170 mm) de lluvia en un período de 24 horas. Para el 19 de septiembre, María había eliminado el poder a 70 000 hogares, aproximadamente el 40 % de la población.El servicio de agua se redujo a 50 000 clientes, especialmente en las comunas de Le Morne-Rouge y Gros-Morne. Numerosos caminos y calles, especialmente a lo largo de la costa norte, eran impasibles debido a deslizamientos de rocas, árboles caídos y postes de poder derribados. Las calles de Fort-de-France fueron inundadas. En la comuna costera de Le Carbet, mares agitados arrastraron a la costa grandes rocas y demolieron algunas estructuras costeras, mientras que algunos barcos fueron volados a lo largo de la bahía de la comuna de Schœlcher. El sector agrícola de Martinica sufrió pérdidas considerables: alrededor del 70 % de los cultivos de banano sufrieron daños por el viento, con casi todos los árboles derribados a lo largo de la costa norte. No hubo muertes en la isla, aunque cuatro personas resultaron heridas en el huracán, dos seriamente y dos ligeramente.[15]

Puerto Rico[editar]

Un viento sostenido de 64 mph (103 km/h) con una ráfaga a 113 mph (182 km/h) fue reportado en San Juan, inmediatamente antes del huracán que toma tierra en la isla.[16]​ Después del aterrizaje, se reportaron ráfagas de viento de 175mph en el puerto de Yabucoa y 190mph en el Campamento Santiago. Además, se registraron precipitaciones muy intensas en todo el territorio, alcanzando un máximo de 96.97 cm (96.92 cm en Caguas). Las inundaciones generalizadas afectaron a San Juan, hasta la cintura en algunas áreas, y numerosas estructuras perdieron su techo. El barrio costero de La Perla, en San Juan, fue en gran parte destruido. Cataño sufrió daños considerables, y se estima que el barrio de Juana Matos fue destruido en un 80 %. El Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín debía reabrir el 22 de septiembre, "ofreciendo a las víctimas del huracán la oportunidad de huir".[17]

El oleaje de tormenta y las inundaciones repentinas - que provienen de los vertederos de las inundaciones en la represa del lago de la Plata- convergieron en la localidad de Toa Baja, atrapando a miles de residentes. Los sobrevivientes indican que las aguas de las inundaciones aumentaron al menos 6 pies (1.8 m) en 30 minutos, con aguas de inundación alcanzando una profundidad de 15 pies (4.6 m) en algunas áreas. Más de 2,000 personas fueron rescatadas una vez que el alivio militar llegó a la ciudad 24 horas después de la tormenta. Al menos ocho personas murieron debido a las inundaciones, mientras que muchas de ellas no han sido registradas.[18]

El huracán destruyó por completo la red eléctrica de la isla, dejando así al 100% de los abonados de la Autoridad de Energía Eléctrica sin el servicio. El gobernador, Ricardo Rosselló, señaló que podría tomar meses para restaurar el poder en algunos lugares, con la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, estimando que algunas áreas permanecerían sin energía durante cuatro a seis meses. Las redes de comunicación estaban paralizadas en toda la isla; El 95.2 % de las redes celulares se redujeron, y 48 de las 78 redes de la isla no funcionaron. Sólo una estación de radio, WAPA 680 AM, permanece en el aire a través de la tormenta. La vecina isla de Vieques sufrió daños igualmente extensos. Las comunicaciones se perdieron en gran medida en toda la isla. La destrucción generalizada de la propiedad ocurrió con muchas estructuras niveladas.[19]

Consecuencias[editar]

Dominica[editar]

Tras el paso del huracán, más del 85% de las casas de la isla sufrieron daños, de los cuales más del 25% fueron destruidos por completo, dejando a más de 50,000 de los 73,000 residentes de la isla desplazados. Después de la destrucción de miles de hogares, la mayoría de los supermercados y el sistema de suministro de agua, muchos de los residentes de Dominica necesitaban urgentemente alimentos, agua y refugio durante días. Sin acceso a electricidad o agua corriente, y con los sistemas de alcantarillado destruidos, surgieron temores de diarrea generalizada y disentería. [20]​ La agricultura de la isla, una fuente vital de ingresos para muchos, fue arrasada ya que la mayoría de los árboles fueron aplastados. Mientras tanto, se esperaba que la fuerza impulsora de la economía -el turismo- fuera escasa en los meses que siguieron a María.[21]

El primer ministro Roosevelt Skerrit describió la devastación provocada por Irma y María como un signo del cambio climático y la amenaza que representa para la supervivencia de su país, y afirmó: "Negar el cambio climático ... es negar una verdad que acabamos de vivir". "Muchos isleños sufrieron problemas respiratorios como resultado del exceso de polvo proveniente de escombros". La ligera lluvia en las semanas posteriores a María alivió este problema, aunque también ralentizó los esfuerzos de recuperación, particularmente la reconstrucción de techos dañados.[22]

El primer ministro instó a las iglesias a alentar a sus miembros a proporcionar viviendas a personas de la tercera edad y discapacitadas, muchos de los cuales permanecieron en estructuras dañadas a pesar de las donaciones de lonas de Venezuela, Palestina, Cuba, Jamaica y otros países. Cuando las escuelas comenzaron a reabrir sus puertas el 16 de octubre, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia informó que toda la población infantil de Dominica (23,000 niños) seguía siendo vulnerable debido al acceso restringido al agua potable.[23]

Puerto Rico[editar]

Comparación del sistema eléctrico de Puerto Rico antes y después del Huracán María - Imágenes tomadas por la NASA desde el espacio

Las redes eléctricas fue destruida efectivamente por el huracán, dejando a millones sin electricidad. El gobernador Ricardo Rosselló estimó que María causó al menos 90 mil millones de dólares en daños. Hasta el 26 de septiembre, el 95% de la isla no tenía electricidad, menos de la mitad de la población tenía agua corriente y el 95% de la isla no tenía servicio de telefonía celular.[24]​ El 6 de octubre, un poco más de dos semanas después del huracán, el 89% todavía no tenía electricidad, el 44% no tenía servicio de agua y el 58% no tenía servicio celular. [25]

Un mes después del huracán, el 88% de la isla no tenía electricidad (alrededor de 3 millones de personas), el 29% carecía de agua corriente (alrededor de 1 millón de personas) y el 40% de la isla no tenía servicio celular. Todos los hospitales estaban abiertos, pero la mayoría estaban en generadores de respaldo que proporcionan una potencia limitada. Aproximadamente la mitad de las plantas de tratamiento de aguas residuales en la isla aún no funcionaban. FEMA informó que 60,000 hogares necesitaban ayuda para techar y distribuyeron 38,000 lonas para techos.[26]

Las carreteras y puentes de la isla quedaron gravemente dañados casi un mes después. A solo 392 millas de las 5,073 millas de carretera de Puerto Rico estaban abiertas. Algunas ciudades continúan aisladas y la entrega de suministros de socorro, incluidos alimentos y agua, se ve obstaculizada. Los helicópteros son la única alternativa.[27]​ Al partir del 1 de octubre, hubo problemas constantes de escasez de combustible y distribución, con 720 de las 1.100 estaciones de servicio abiertas. La represa de Guajataca sufrió daños estructurales y, el 22 de septiembre, el Servicio Meteorológico Nacional emitió una emergencia por inundaciones repentinas para partes del área en respuesta. Se ordenó a decenas de miles de personas que evacuaran el área, y se estima que unas 70,000 están en riesgo.[28]

La totalidad de Puerto Rico fue declarada Zona de Desastre Federal poco después del huracán. La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) planeó abrir un puente aéreo con tres o cuatro aeronaves que llevarán suministros esenciales a la isla a partir del 22 de septiembre.[29]​ By October 3, there were 39 commercial flights per day from all Puerto Rican airports, about a quarter of the normal number.[30]​ Más allá de los vuelos relacionados con el esfuerzo de socorro, el tráfico comercial limitado se reanudó en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín el 22 de septiembre en condiciones primitivas. Una docena de vuelos comerciales operaba diariamente a partir del 26 de septiembre. [31]

Para el 3 de octubre, había 39 vuelos comerciales por día desde todos los aeropuertos puertorriqueños, alrededor de un cuarto del número normal. Al día siguiente, se informó que los aeropuertos estaban funcionando a su capacidad normal. En marcado contraste con los esfuerzos de socorro iniciales para el huracán Katrina y el terremoto de Haití de 2010, el 22 de septiembre, los únicos indicios de los esfuerzos de ayuda fueron asediados por los empleados del gobierno puertorriqueño. El gobierno del territorio contrató a 56 pequeñas empresas para ayudar a restaurar el poder. Ocho equipos de FEMA Urban Search & Rescue (US&R) fueron desplegados para ayudar en los esfuerzos de rescate. [32]

El 13 de octubre, la administración de Trump solicitó $ 4.9 mil millones para financiar un programa de préstamos que Puerto Rico puede usar para abordar funciones básicas y necesidades de infraestructura. Hasta el 20 de octubre, solo el 18.5% de la isla tenía electricidad, el 49.1% de las torres celulares funcionaba, y el 69.5% de los clientes tenían agua corriente, con la restauración más lenta en el norte. Los puertos y los vuelos comerciales volvieron a las operaciones normales, pero el 7.6% de las ubicaciones de USPS, el 11.5% de los supermercados y el 21.4% de las estaciones de servicio aún estaban cerradas. 4,246 personas aún vivían en refugios de emergencia y el turismo se redujo a la mitad. Hasta el 5 de noviembre, más de 200,000 personas han dejado Puerto Rico por el continente.[33]

Bibliografía[editar]

  • "Puerto Rico One Year Before Hurricane Maria", por Gilberto Rivera Santiago, ISBN 197836136X.

Referencias[editar]

  1. Nicole Friedman (25 de septiembre de 2017). «Hurricane Maria Caused as Much as $85 Billion in Insured Losses, AIR Worldwide Says». The Wall Street Journal. Consultado el 26 de septiembre de 2017. 
  2. a b Brennan, Michael (13 de septiembre de 2017). «Graphical Tropical Weather Outlook». National Hurricane Center. Consultado el 17 de septiembre de 2017. 
  3. Blake, Eric (14 de septiembre de 2017). «Graphical Tropical Weather Outlook». National Hurricane Center. Consultado el 17 de septiembre de 2017. 
  4. Blake, Eric (15 de septiembre de 2017). «Graphical Tropical Weather Outlook». National Hurricane Center. Consultado el 17 de septiembre de 2017. 
  5. Cangialosi, John (16 de septiembre de 2017). «Potential Tropical Cyclone Fifteen Discussion Number 1». National Hurricane Center. Consultado el 17 de septiembre de 2017. 
  6. Cangialosi, John (16 de septiembre de 2017). «Tropical Depression Fifteen Intermediate Advisory Number 1A». National Hurricane Center. National Oceanic and Atmospheric Administration and National Weather Service. Archivado desde el original el 16 de septiembre de 2017. Consultado el 16 de septiembre de 2017. 
  7. «Hurricane MARIA». www.nhc.noaa.gov. Consultado el 18 de septiembre de 2017. 
  8. Sullivan, Brian; Fieser, Ezra (20 de septiembre de 2017). «Maria Latest Threat to Puerto Rico After $1 Billion Irma Hit». Bloomberg. Consultado el 21 de septiembre de 2017. 
  9. Mufson, Steven (21 de septiembre de 2017). «Puerto Rico’s electric company was already $9 billion in debt before hurricanes hit». The Star. The Washington Post. Consultado el 22 de septiembre de 2017. 
  10. «Tropical Storm Warning discontinued for St Lucia; no "All Clear" given». St. Lucia Times. 19 de septiembre de 2017. Consultado el 19 de septiembre de 2017. 
  11. «Center of Hurricane Maria to move across Dominica tonight». Dominica News Online. 18 de septiembre de 2017. Consultado el 18 de septiembre de 2017. 
  12. «Flooding still possible, met office warns». Barbados Today. 19 de septiembre de 2017. Consultado el 19 de septiembre de 2017. 
  13. Yuliya Talmazan (22 de septiembre de 2017). «Hurricane Maria Damages Dominica’s Main Hospital, Leaves ‘War Zone’ Conditions». Consultado el 26 de septiembre de 2017. 
  14. «Concerns over Dominica communication blackout». St. Lucia Times. 19 de septiembre de 2017. Consultado el 19 de septiembre de 2017. 
  15. Alice Moreno; Océane Blanchard (19 de septiembre de 2017). «Ouragan Maria : "Une soufflerie permanente", selon un habitant de Guadeloupe» (en francés). RTL. Consultado el 19 de septiembre de 2017. 
  16. Schwartz, Gadi; Johnson, Alex; Arkin, Daniel (21 de septiembre de 2017). «All Power Out as Hurricane Maria’s Winds, Floods Crush Puerto Rico». NBC. Consultado el 21 de septiembre de 2017. 
  17. «Hurricane Maria Public Advisory». National Hurricane Center. NOAA. Consultado el 20 de septiembre de 2017. 
  18. «‘Despacito’ made this neighborhood famous. Hurricane Maria left it in ruins». WREG. 22 de septiembre de 2017. Consultado el 23 de septiembre de 2017. 
  19. «Whole of Puerto Rico without power». BBC. 20 de septiembre de 2017. Consultado el 20 de septiembre de 2017. 
  20. «Dominica's Skerrit Reports on Recovery Effort After Hurricane Maria». Telesur. October 16, 2017. Consultado el October 23, 2017. 
  21. Ian Pannell; Emily Taguchi; Ashley Louszko (October 18, 2017). «'It's all gone': Hurricane-ravaged Dominica, on the front line of climate change, fighting to survive». ABC News. Consultado el October 23, 2017. 
  22. Janise Elie (November 1, 2017). «'It feels like Dominica is finished': life amid the ruins left by Hurricane Maria». The Guardian. Consultado el November 6, 2017. 
  23. «Prime Minister Justin Trudeau speaks with Prime Minister Roosevelt Skerrit of Dominica». pm.gc.ca. Justin Trudeau, Prime Minister of Canada. September 22, 2017. Consultado el September 26, 2017. 
  24. «NOAA Satellites». Twitter. September 25, 2017. Consultado el September 25, 2017. 
  25. Bacon, John (September 26, 2017). «Why Puerto Rico faces a monumental recovery effort». USA Today. Consultado el September 27, 2017. 
  26. Dapena, Kara; Hernandez, Daniela; Campo-Flores, Arian (October 20, 2017). «Inside Puerto Rico’s Struggle to Recover a Month After Hurricane». The Wall Street Journal. Consultado el October 23, 2017. 
  27. «Hurricane Maria Live Updates: Structural Damage at Dam Prompts Evacuations in Puerto Rico». The New York Times. September 22, 2017. Consultado el September 22, 2017. 
  28. Schmidt, Samantha; Somashekhar, Sandhya; Cassady, Daniel (September 22, 2017). «Post Nation 70,000 in Puerto Rico urged to evacuate immediately as dam is in 'imminent' danger of failure». The Washington Post. Consultado el September 22, 2017. 
  29. Jervis, Rick (September 25, 2017). «'It's like the end of the world' inside San Juan's steaming airport». USA Today. Consultado el September 27, 2017. 
  30. Horowitz, Julia (October 3, 2017). «5 numbers that prove Puerto Rico is still in crisis». CNN. Consultado el October 8, 2017. 
  31. Hernandez, Estefania (September 22, 2017). «'Helpless, Worried and Sick': Puerto Rico's Vast Outages Leave Relatives on Mainland Worried». NBC New York. Consultado el September 22, 2017. 
  32. Coto, Danica (September 22, 2017). «Puerto Rico faces weeks without electricity after Maria». ABC News. Associated Press. Consultado el September 22, 2017. 
  33. «statusPR». October 20, 2017.