Halszkaraptor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Halszkaraptor
Rango temporal: 75 Ma-71 Ma
Cretácico Superior
Halszkaraptor escuilliei.jpg
Espécimen holotipo.
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Superorden: Dinosauria
Orden: Saurischia
Suborden: Theropoda
Familia: Dromaeosauridae
Subfamilia: Halszkaraptorinae
Género: Halszkaraptor
Cau et al., 2017
Especie tipo
Halszkaraptor escuilliei
Cau et al., 2017
[editar datos en Wikidata]

Halszkaraptor (en latín, "ladrón de Halszka") es un género extinto de dinosaurio terópodo dromeosáurido procedente del Cretácico Superior de Mongolia. Solo contiene a una especie, H.escuilliei.[1]

Los científicos usaron un escáner de sincotrón con el fósil y hallaron que los huesos mostraban indicios de un estilo de vida semiacuático, tras comparar los huesos con los de aves y reptiles acuáticos. El análisis filogenético halló que pertenece a una rama basal de dromeosáuridos junto con Mahakala y Hulsanpes, constituyendo la subfamilia Halszkaraptorinae.[1]

Descubrimiento[editar]

Cráneo del holotipo.

El holotipo de Halszkaraptor probablemente es originario de la Formación Djadochta en Ukha Tolgod, en el sur de Mongolia, y fue removido ilegalmente por traficantes de fósiles.[1]​ De allí pasó a Japón y luego al Gran Bretaña, siendo propiedad de varios coleccionistas de fósiles por algunos años hasta que la compañía Eldonia del vendedor de fósiles François Escuillié lo obtuvo. Él lo identificó como una nueva especie, y en 2015 lo llevó a Bruselas para mostrarlo a los paleontólogos Pascal Godefroit y Andrea Cau para realizar una verificación adicional.[2][3]​ Tras verificar su autenticidad, usando entre otros métodos un sincrotrón del Laboratorio Europeo de Radiación Sincrotrón, Cau y otros prominentes paleontólogos describieron el género en un detallado artículo publicado en la revista Nature. Tras algunas negociaciones, Escuillié estuvo de acuerdo en que el fósil fuera regresado a las autoridades de Mongolia.[1]

La especie tipo Halszkaraptor escuilliei fue nombrada y descrita en 2017 por Andrea Cau, Vincent Beyrand, Dennis F. A. E. Voeten, Vincent Fernandez, Paul Tafforeau, Koen Stein, Rinchen Barsbold, Khishigjav Tsogtbaatar, Philip John Currie y Pascal Godefroit. El nombre del género es una referencia en honor a la difunta paleontóloga polaca Halszka Osmólska, por sus grandes contribuciones a la paleontología de los terópodos, en particular los de Mongolia como Hulsanpes, y el término en latín raptor, "ladrón". El nombre de la especie honra a Escuillié, por haber hecho posible que el espécimen estuviera disponible para la ciencia.[2][3]

El holotipo, MPC D-102/109, fue hallado en una capa de arenisca naranja del Miembro Bayn Dzak Member de la Formación Djadochta, que data de finales de la época del Campaniense. Consiste de un esqueleto relativamente completo con cráneo. En 2017, el fósil no había recibido preparación adicional. El trabajo hecho por los traficantes de fósiles solo había llegado al punto de exponer el lado izquierdo del esqueleto. El sincrotrón reveló que los huesos continuaban en la matriz rocosa y que la pieza no sería una quimera, es decir una asociación artificial de hueso de diferentes especies, aunque la parte superior del hocico había sido restaurada con yeso y algunos elementos habían quedado adheridos de nuevo a la roca con pegamento. El esqueleto está articulado en su mayor parte y no está comprimido. Este corresponde a un individuo semiadulto, de cerca de un año de edad.[1]

Descripción[editar]

Reconstrucción de Halszkaraptor escuilliei, con plumaje y una pose de nado basados en aves acuáticas que usan el nado propulsado por sus alas.

Halszkaraptor tenía un tamaño cercano al de un ánade real y tenía características que le permitían pasar su tiempo tanto en tierra como en el agua, incluyendo fuertes extremidades posteriores para correr y brazos relativamente cortos en forma de aleta para nadar.[2][3]​ Su cabeza medía cerca de siete centímetros de largo, el cuello veinte centímetros, el dorso trece centímetros y el sacro cinco centímetros.[1]

Los autores de la descripción indicaron algunos rasgos distintivos. Algunos de estos son autapomorfias, o características únicas derivadas. El premaxilar, el hueso del frente del hocico, tiene una apariencia aplanada, y ocupa el 32% de la longitud del hocico. El hueso yugal tiene forma de varilla y su ramo ascendente ocupa apenas una décima parte de la barra situada tras la órbita ocular, son alcanzar la propia órbita. El cuello está extremadamente alargado, abarcando la mitad de la longitud del hocico al vientre del animal. Las postzigapófisis, los procesos posteriores articulares de las vértebras del cuello no tienen epipófisis, los procesos adicionales en su borde superior. Las vértebras del cuello tienen apófisis neurales sumamente reducidas: de la segunda a la quinta vértebra estas son solo crestas bajas y las vértebras cervicales posteriores carecen de ellas por completo. De la segunda a a la quinta vértebra cervical, las postzigapófisis que normalmente irían en pares se han fusionado en un único proceso en forma de lóbulo. Las espinas o apófisis neurales de las vértebras de la cola son muy acortadas: en las tres primeras vértebras se forman como protuberancias bajas y en las vértebras posteriores están ausentes. Los cheurones de la base de la cola son grandes con un perfil pentagonal. La primera falange del tercer dedo de la mano tiene el 47% de la longitud del tercer metacarpiano.[1]

Adicionalmente, posee una combinación única de rasgos que por sí mismos no son únicos: las narinas externas se sitúan detrás del cuerpo principal del premaxilar, en el punto donde se conecta con el ramo frontal del maxilar. El ramo descendente del hueso postorbital tiene forma de varilla. El número de vértebras del cuello y el dorso llegan a un total de veintidós. De las vértebras del cuello solo la séptima, octava y novena tienen pleurocelos, depresiones llenas de aire en sus costados. La transición de la base de la cola a la mitad de la misma se sitúa entre la séptima a la octava vértebra. El tercer dedo es más largo que el segundo.[1]

El hocico, aunque alargado, se halla expandido transversalmente en el frente, creando un perfil en forma de cuchara al ser visto desde arriba. Además es aplanado, con una anchura que corresponde al 180% de su altura. El perfil superior en vista lateral está hueco. El área expandida consiste de un premaxilar relativamente largo. Este hueso se halla perforado internamente por un sistema de cámaras aéreas. A partir de una cámara grande en la parte posterior, se extienden canales neurovasculares que permean todo el hueso, no solo a sus lados como ocurre en Neovenator, además de la zona superior. Estos canales probablemente alojaron órganos electrosensoriales. Cada premaxilar tiene once dientes, lo cual es el máximo número registrado entre todos los dinosaurios. Los terópodos normalmente tenían cuatro dientes premaxilares y el récord anterior era de siete, en los espinosáuridos. Estos dientes se agrupan muy cercanamente, tocándose entre sí, y son muy alargados, curvándose gradualmente hacia atrás. Los dientes del maxilar, cuyo número se estima entre veinte a veinticinco, son más robustos, curvándose solo en sus puntas y se encuentran mucho más distanciados entre sí. Son más aplanados en de lado a lado, con una sección transversal de forma oval.[1]

Clasificación[editar]

Filogenia[editar]

El cladograma presentado a continuación se basa en el análisis filogenético publicado en 2017 por Cau et al., usando datos actualizados del Theropod Working Group ("grupo de trabajo de terópodos").[1]

Dromaeosauridae
Halszkaraptorinae

Halszkaraptor Halszkaraptor reconstruction by Tom Parker.png




Mahakala



Hulsanpes






Unenlagiinae Austroraptor Reconstruction.jpg




Shanag Shanag.jpg




Zhenyuanlong Zhenyuanlong life restoration (white background).jpg




Microraptoria Microraptor Restoration.png


Eudromaeosauria

Bambiraptor




Tianyuraptor




Dromaeosaurinae Deinonychus ewilloughby (flipped).png



Velociraptorinae Fred Wierum Velociraptor.png










Paleobiología[editar]

Halszkaraptor tenía características que le permitían pasar tiempo tanto en tierra como en el agua, incluyendo sus fuertes extremidades posteriores para correr y extremidades delanteras relativamente cortas y en forma de remo para nadar.[2][3]​ La corta cola habría llevado el centro de gravedad más hacia el frente, lo cual es más útil para nadar que para caminar. El torso se puede haber sostenido en una postura más vertical de la que suele ser normal en los terópodos. En este punto, se hallan adaptaciones para una extensión mejorada de la extremidad posterior, en el acetábulo y el fémur.[1]​ Tenía muchos dientes afilados y curvados hacia atrás en su boca, un cuello largo y evidencia de tener sensores neuronales a lo largo del hocico que le pudieron haber permitido detectar vibraciones en el agua, llevando a pensar a los científicos que cazaba presas acuáticas.[2][3]​ Tendría que regresar a tierra para reproducirse, y como todos los dinosaurios, depositaría sus huevos en tierra.[2]

Los únicos otros dinosaurios no avianos que se sabe estaban adaptados a un modo de vida semiacuático son los espinosáuridos.[4]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k Cau, A.; Beyrand, V.; Voeten, D.; Fernandez, V.; Tafforeau, P.; Stein, K.; Barsbold, R.; Tsogtbaatar, K.; Currie, P.; Godefroit, P. (2017). «Synchrotron scanning reveals amphibious ecomorphology in a new clade of bird-like dinosaurs». Nature. 
  2. a b c d e f Greshko, Michael (6 December 2017). «Duck-Like Dinosaur Is Among Oddest Fossils Yet Found». National Geographic Society. Consultado el 7 December 2017. 
  3. a b c d e Davis, Nicola (6 December 2017). «Smuggled fossil 'very weird' new species of amphibious dinosaur, say experts». The Guardian. Consultado el 7 December 2017. 
  4. Perkins, Sid (6 December 2017). «This duck-faced dinosaur took a rare plunge back into water». Science. doi:10.1126/science.aar6604. Consultado el 8 December 2017. 

Enlaces externos[editar]