Gobierno limitado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Esta clase de gobierno limitado es un tipo de gobierno en el cual las funciones y poderes ejercitados por el Estado están limitados o restringidos por la ley, generalmente por medio de una constitución. Estos poderes nunca pueden intervenir con las libertades de cada individuo, así pues, el gobierno quedaría limitado a sus funciones de seguridad, justicia y obras públicas (infraestructura).

El término es de uso más o menos reciente y se ha querido aplicar a las teorías políticas de la Ilustración, las cuales dieron lugar al constitucionalismo liberal del siglo XIX, los cuales incluyen, como eje fundamental, la separación de poderes y el sometimiento del Estado a una constitución.

Gobierno limitado y la Ilustración[editar]

Si bien el estado siempre ha estado sujeto a una serie de controles, no sería sino hasta el siglo XVIII que los pensadores de la Ilustración propusieran que la ley debería regular la forma como estos controles se ejercían.

El modelo británico puede representar el ejemplo más claro de un estado controlado o limitado previo a la Ilustración. La forma como se establecían estos controles (y se siguen estableciendo) es mediante la convención y la tradición, sin que medie un documento (constitución) que establezca estos límites. En el modelo británico se encuentran ya los conceptos de separación de poderes que serían utilizados por los pensadores franceses del siglo XVIII para establecer el modelo ilustrado.

La constitución de los Estados Unidos de 1787 es el primer documento que, de forma clara, establece la separación de poderes, las libertades individuales y los límites del estado sobre la vida de las personas.

Debe aclararse que el término "gobierno limitado" no fue utilizado por los autores de la Ilustración ni de las constituciones que se hicieron con su espíritu. A pesar de la ausencia del término su significado sí era planteado, por ejemplo Adam Smith habló extensamente y en detalle de la necesidad de evitar la interferencia gubernamental en el mercado, absteniéndose de susbsidios, tarifas aduaneras o restricciones extramercantiles como los numeri clausi al ejercicio de las profesiones, pero no mencionó en absoluto ninguna palabra que se parezca al "gobierno limitado", Smith sí expresó un concepto parecido al explicar que el gobierno no debía ir más allá de ocuparse del ejército, la policía, la justicia y algunas obras públicas.

Gobierno limitado como concepto reciente[editar]

En teoría política, el gobierno limitado es una noción no promovida por el Cato Institute, un think-tank liberal estadounidense, para describir un modelo de gobierno en el que los poderes del estado son reducidos. Aunque en sus líneas generales la doctrina se funda en las teorías republicanas de la separación de poderes y los frenos y contrapesos de la Ilustración, la concepción del gobierno limitado se apoya para sus propuestas concretas en teorías post-keynesianas (hayekianas y monetaristas) de la superior eficiencia del mercado para la mayor parte de las tareas estatales; promueve, por lo tanto, la apertura al mercado de los servicios sociales y las prestaciones de seguridad y educación, y la reducción de las estructuras burocráticas de administración y redistribución de los bienes públicos.

De acuerdo a los teóricos del Cato Institute, la única tarea legítima del gobierno es crear un marco de estabilidad garantizando la "paz, justicia y libertad" y defender los derechos individuales de sus ciudadanos; estos están definidos normalmente en términos de "libertad, vida y propiedad" o de igualdad de derechos en términos formales, puesto que la teoría del gobierno limitado rechaza que los derechos de segunda y tercera generación —que requieren la acción afirmativa del estado para garantizar prestaciones económicas, sociales, culturales y ambientales a los individuos— sean derechos en sentido estricto.

En esta concepción, el exceso en las funciones estatales, al tener éste el monopolio legítimo del uso de la fuerza, se equipara a la tiranía. Para evitar la concentración de poder en unas pocas manos, el concepto propone limitar los poderes y la actuación del gobierno: no sólo el establecimiento de una constitución que regule el ejercicio del derecho, sino restringir las capacidades de la administración de acceder a la prensa (para permitir la independencia de ésta), los medios de producción (para favorecer la iniciativa privada) y la educación (para evitar la difusión de propaganda estatal).

Referencias[editar]

  • Hayek, F. A. (1960). Los fundamentos de la libertad. Unión Editorial. ISBN 84-7209-322-0 [1]. 
  • Berlet, C.; y Lyons, M. N. (2000). Right-Wing Populism in America: Too Close for Comfort. Guilford Press. ISBN 1-57230-562-2 [2]. 

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]