Glándula mamaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Las glándulas mamarias son los órganos que, en todos los mamíferos, producen leche para la alimentación de sus crías o hijos durante los primeros meses o semanas de vida. Estas glándulas exocrinas son glándulas sudoríparas modificadas.

Estructura[editar]

Disección de una mama humana.
1.Grasa
2.Ducto lactífero/lóbulo
3.Lóbulo
4.Tejido conectivo
5.Seno del ducto lactífero
6.Ducto lactífero

Los elementos primarios de una glándula mamaria son los alvéolos (estructuras tubulares huecas de unos cuantos milímetros de longitud que representa el 90 % de la estructura del seno) recubiertos por células epiteliales y rodeados por células mioepiteliales. Estos alvéolos se reúnen formando grupos llamados lóbulos y cada uno de estos lóbulos posee un ducto lactífero que drena en los orificios del pezón. En las células mioepiteliales, que pueden contraerse de forma similar a las musculares, la leche es impelida desde los alvéolos, a través de los ductos lactíferos hacia el pezón, donde se almacena en engrosamientos (senos) de los ductos. A medida que la cría comienza a succionar se inicia el "reflejo hormonal de relajación" y la leche se segrega —no se aspira desde la glándula— a la boca del bebé.

Ubre de una cabra.
Glándula mamaria humana en estado erecto.

Todo el tejido excretor de leche que se dirige hacia un único ducto se denomina "glándula mamaria simple"; se define como "glándula mamaria compuesta" a todas las glándulas mamarias simples que abastecen un pezón. Las mujeres tienen normalmente dos glándulas mamarias compuestas, una en cada mama y cada una consta de entre 10 a 12 glándulas simples. La presencia de más de dos pezones se llama politelia y más de dos glándulas mamarias compuestas polimastia.

El número y posición de las glándulas mamarias simples y compuestas varía ampliamente en los diferentes mamíferos. Los pezones y las glándulas pueden presentarse en cualquier lugar a lo largo de la línea lactífera, dos líneas paralelas formadas por un engrosamiento de la epidermis en la superficie ventral de los mamíferos de ambos sexos.

En general, la mayoría de los mamíferos desarrollan glándulas pares a lo largo de estas líneas, en número aproximado al de crías que suele tener cada especie. El número de pezones varía desde 2 (en la mayoría de los primates) a 16 (en los cerdos). La zarigüeya norteamericana tiene 13, uno de los pocos mamíferos con número impar.[1][2]

La siguiente tabla muestra el número y posición de las glándulas en diferentes especies:

Especies[3] Anterior
(torácica)
Intermedia
(abdominal)
Posterior
(inguinal)
Total
Cabra, oveja, caballo
cobaya
0 0 2 2
Bovinos 0 0 4 4
Gato 2 2 4 8
Perro[4] 4 2 2-4 8-10
Ratón 6 0 4 10
Rata 6 2 4 12
Cerdo 6 6 4 16
Elefantes, primates, Murciélagos 2 0 0 2

Los mamíferos macho habitualmente poseen glándulas y pezones rudimentarios, con unas cuantas excepciones: los ratones no tienen pezones, los caballos no tienen ni glándulas ni pezones y el murciélago de la fruta Dyak tiene glándulas lactantes.[5]

Las glándulas mamarias son auténticas fábricas de proteínas, por lo que varias empresas han diseñado animales transgénicos, principalmente cabras y vacas, para producir proteínas de uso farmacéutico. Las glicoproteínas compuestas, como los anticuerpos monoclonales o la antitrombina, no se pueden producir por ingeniería genética de bacterias y la producción en animales vivos es mucho más barata que el uso de cultivo celular mamífero.

Generalmente las glándulas mamarias funcionan para producir diferentes sustancias lactantes como la leche que contiene agua y diferentes vitaminas y minerales, esta lactancia refuerza la relación madre-hijo debido al ánimo que trae. También tienen una función muy importante sobre todo en la cultura humana, ya que muchos varones, más comúnmente en el mundo occidental, se sienten atraídos debido a estás glándulas mamarias

Estas glándulas tienen principalmente la función de lactancia, la cual consiste en la producción de leche, que contiene muchas vitaminas y minerales y refuerza la relación madre-hijo. Estas glándulas también tienen una función sexual que produce que los varones, más comúnmente en el mundo occidental, sientan una atracción por las distintas partes del cuerpo de una mujer, esto tiene un papel muy importante en la cultura humana, pero esta otra función no tiene que ver con la producción de leche.

Estas glándulas se desarrollan bajo diferentes etapas. Durante la pubertad las mamas ven su crecimiento estimulado por la hormonas sexuales que culmina sobre los 20 años de edad. El desarrollo del tejido adiposo y conectivo aumenta bajo la influencia de otras hormonas como progesterona, prolactina, corticoides y hormona del crecimiento. Durante el embarazo ocurre el aumento en los niveles de estrógenos y progesterona, estas 2 estimulan el desarrollo glandular. Durante la lactancia se tiende a mantener los cambios ocurridos durante el embarazo. Al inicio de la misma y durante las primeras horas, los repetidos intentos de succión por parte del neonato acaban por provocar la salida de una secreción espesa y amarillenta, rica en colesterol, llamada calostro.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. With the Wild Things - Transcripts
  2. Raising Orphaned Baby Opossums
  3. Merle Cunningham, Animal Science and Industry ISBN 978-0-13-046256-5
  4. El número de glándulas varía según la raza; las más grandes tienden a tener 5 pares, las menores 4 pares.
  5. Jennifer L. Evarts, John J. Rasweiler IV, Richard R. Behringer, Lothar Hennighausen y Gertraud W. Robinson (2004). «A Morphological and Immunohistochemical Comparison of Mammary Tissues from the Short-Tailed Fruit Bat (Carollia perspicillata) and the Mouse». Biology of reproduction 70: 1573-1579. doi:10.1095/biolreprod.103.022988.