Músculo liso

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Músculo liso.
Capas de la pared esofágica:
1. Mucosa
2. Submucosa
3. Muscularis
4. Adventitia
5. Músculo estriado
6. Estriado y liso
7. Músculo liso
8. Lamina muscularis mucosae
9. Glándulas esofágicas.

El músculo liso, también conocido como no curvo o no voluntario, se compone de células en forma de huso. Carecen de estrías transversales aunque muestran ligeramente estrías longitudinales. El estímulo para la contracción de los músculos lisos está mediado por el sistema nervioso autónomo. El músculo liso se localiza en los aparatos reproductor y excretor, en los vasos sanguíneos, y órganos internos.

Existen músculos lisos unitarios, que se contraen rápidamente (no se desencadena inervación), y músculos lisos multiunitarios, en los cuales las contracciones dependen de la estimulación nerviosa. Los músculos lisos unitarios son como los del útero, uréter, aparato gastrointestinal, etc.; y los músculos lisos multiunitarios son los que se encuentran en el iris, membrana nictitante del ojo, tráquea, etc.

El músculo liso posee además, al igual que el músculo estriado, las proteínas actina y miosina.

Este tipo de músculo forma la porción contráctil de la pared de diversos órganos tales como tubo digestivo y vasos sanguíneos que requieren una contracción lenta.

Proceso contráctil en el músculo liso[editar]

Base química de la contracción del músculo liso[editar]

El músculo liso contiene filamentos de actina y de miosina, que interactúan de forma muy similar a como lo hacen la actina y la miosina del músculo esquelético. Además el proceso contráctil se activa por iones calcio, y la energía para la contracción es suministrada por la degradación del trifosfato de adenosina a disfosfato de adenosina. Al igual que en el músculo esquelético se encuentra la tropomiosina (compuesta de actina), sin embargo, hay ausencia de troponina C que es la encargada de unirse al calcio y descubrir el sitio de unión entre la actina y la miosina, bloqueado por la tropomiosina. En ausencia de troponina se encuentra la calmodulina la cual se une al calcio produciendo la fosforilación de la miosina generándose la contracción muscular, desplazamiento de las fibras de actina sobre las de miosina. Esta contracción puede mantenerse prolongada en el tiempo sin necesidad de ATP gracias a los puentes de cerrojo o aldaba que mantiene los filamentos unidos.

La relajación se producirá únicamente cuando se disocie el complejo calcio, calmodulina.

Fundamentos físicos de la contracción del músculo liso[editar]

El músculo liso no tiene la disposición estriada de los filamentos de actina y miosina que se aprecia en el músculo esquelético. Las fibras contienen grandes cantidades de filamentos de actina que se encuentran unidos los denominados cuerpos densos. Algunos de estos cuerpos están unidos a la membrana celular, y entre sí por puentes intercelulares de proteínas. La mayoría de los filamentos de miosina tienen lo que se denomina puentes cruzados con polaridad lateral, de forma que los puentes de un lado giran en una dirección y los del otro lado lo hacen en la dirección opuesta.

Véase también[editar]