Gel sanitizante para manos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un frasco de gel sanitizante.

El alcohol en gel, también conocido como gel antiséptico, gel desinfectante, gel de alcohol, alcogel o gel limpiador bactericida, es un producto antiséptico que se emplea como alternativa al agua y el jabón para lavarse las manos. Los principios activos en la mayoría de los geles sanitizantes son alcohol isopropílico, etílico o propílico. Sin embargo, también existen geles desinfectantes sin alcohol, con cloruro de benzalconio y triclosán.

Usos del gel sanitizante para manos[editar]

El gel sanitizante es un producto antiséptico empleado para detener la propagación de gérmenes. La cantidad de alcohol en su composición varía entre el 60% y el 65%, siendo la cantidad más común es 62%. Los geles sanitizantes con una cantidad de alcohol de 65% matan un 99,9% de las bacterias de las manos en 30 segundos, y matan entre un 99,99% y un 99,999% de la bacterias en un minuto.[1] Cuando las manos no están sucias visiblemente, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CCPEEU) recomiendan el uso del gel sanitizante para matar la mayoría de bacterias y hongos.

Para lavarse las manos con un desinfectante para manos a base de alcohol, los CCPEEU recomiendan lo siguiente:

  • Aplique el producto en la palma de una mano.
  • Frote las manos entre sí.
  • Restriegue el producto sobre todas las superficies de las manos y los dedos hasta que se sequen.

Centros para el Control y Prevención de Enfermedades[2]

Para los musulmanes, el alcohol es considerado haram (prohibido). Por esta razón, algunos musulmanes no usan el gel sanitizante. Sin embargo, según el doctor musulmán Rajab Abu Mleeh, el alcohol en gel es una medicina y, por lo tanto, es halal. Cree que evitar las enfermedades está entre las leyes que los musulmánes tienen que cumplir, y por eso se permiten tocar el alcohol aunque es prohibido.[3]

Efectividad[editar]

Los fricciones con alcohol matan muchos tipos de bacterias, incluyendo las que tienen resistencia a antibióticos y la bacteria de la tuberculosis (Mycobacterium tuberculosis). También tienen alta actividad antivírica y pueden "eliminar" efectivamente los virus con envolturas como los de la gripe el resfriado común o el VIH. También pueden matar los hongos.

Por otro lado, los fricciones de alcohol no eliminan el virus de la rabia o el norovirus.[4]

Un experimento entre 200 trabajadores de FedEx en 2004 demostró que colocar dispensadores de desinfectante para las manos en la oficina, junto con la formación de los trabajadores acerca del uso apropriado, resultó en un descenso de 21% en el absentismo laboral.[5] En una escuela de educación primaria, el absentismo había disminuyó en un 51%[6] y en un dormitorio universitario disminuyó en un 43%.[7]

Algunos investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia han mostrado que usar el gel sanitizante para detener el resfriado es más efectivo que lavándose las manos.[8]

Según Rotter,[1] las fricciones de alcohol son aproximadamente cien veces más efectivas contra los virus que cualquier otra forma de lavarse las manos. El alcohol isopropílico mata instantáneamente un 99.99% o más de las bacterias que no forman esporas en menos de 30 segundos.

El alcohol mata microorganismos que causan enfermedades, junto otros microorganismos que no las causan. Sin embargo, investigaciones muestran que el cuerpo repone los gérmenes "buenos" rápidamente, a menudo trasladándolos desde los brazos, donde hay menos microbios dañinos.[9]

Investigadores de East Tennessee State University encontraron geles sanitizantes con una cantidad de alcohol menor a un 40% en tiendas estadounidenses. En hospitales, la óptima cantidad de alcohol está entre el 70% y el 95%.[10]

Control[editar]

Los geles que contienen alcohol pueden arder con facilidad, pues el alcohol es inflamable. Por esta razón, la mayoría de los departamentos de bomberos recomiendan que el gel sanitizante se guarde lejos de la exposición al fuego. Por otra parte, algunos geles de alcohol no se pueden inflamar a causa de su alto contenido de agua u otros agentes hidratantes.

Ha habido casos de embriaguez después de la ingestión de geles sanitizantes en algunas cárceles y hospitales, por lo que están prohibidos en algunos de estos establecimientos.[11]

En contra de algunas creencias populares, el gel sanitizante causa irritaciones en la piel menos visibles que las causadas por detergente.[12]

Referencias[editar]

  1. a b Rotter M. (1999). "Hand washing and hand disinfection". Hospital epidemiology and infection control 87.
  2. http://www.cdc.gov/spanish/especialesCDC/lavarManos/
  3. http://www.islamonline.net/servlet/Satellite?pagename=IslamOnline-English-Ask_Scholar%2FFatwaE%2FFatwaEAskTheScholar&cid=1251021359062
  4. http://www.ajicjournal.org/article/S0196-6553%2806%2900078-2/abstract
  5. Arbogast, Ferrazzano-Yaussy, Cartner (2004). "FedEx Custom Critical Outcome Study Executive Update, Interim Report". GOJO Industries, Inc..
  6. Guinan, M., M. McGuckin, and Y. Ali. (2002). "The effect of a comprehensive handwashing education program on absenteeism in elementary schools.". American Journal of Infection Control 31: 1-8.
  7. White, C., R. Kolble, R. Carlson, N. Lipson, M. Dolan, Y. Ali, M. Cline (2003). "The effect of hand hygiene on illness rate among students in university residence halls". American Journal of Infection Control 13: 364-370.
  8. http://www.cavalierdaily.com/2010/03/26/research-shows-hand-sanitizers-more-effective-against-cold/
  9. Aiello et al (2007). "Consumer antibacterial soaps: effective or just risky?". Clin Infect Dis.
  10. Kramer, Axel; Peter Rudolph Gonter Kampf Didier Pittet (2002). "Limited efficacy of alcohol-based hand gels". Lancet 359 (April 27): 1489–1490. doi:10.1016/S0140-6736(02)08426-X.
  11. http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/england/dorset/8272799.stm
  12. http://www.biomedexperts.com/Abstract.bme/16307649/Less_skin_irritation_from_alcohol-based_disinfectant_than_from_detergent_used_for_hand_disinfection
13. María Camila Cárdenas Cotrino