Escándalo Lewinsky

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Bill Clinton junto con Monica Lewinsky en febrero de 1997.

El escándalo Clinton-Lewinsky fue un escándalo político sexual que surgió en 1998, por una relación sexual (felación) entre el entonces presidente de los Estados Unidos, de 49 años de edad, Bill Clinton y una empleada de 22 años de la Casa Blanca, Monica Lewinsky. Las noticias sobre esta aventura extramarital y la investigación resultante, muy promovida por el Partido Republicano, llevaron finalmente al juicio político por perjurio del presidente Clinton en 1998 por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. Clinton fue exonerado de todos los cargos de perjurio y obstrucción de justicia en un juicio de 21 días por parte del Senado.[1]​ Este proceso constitucional, juicio del presidente por el Senado después de un cargo por la Cámara de Representantes, sólo se mantuvo con Clinton y el presidente decimonónico Andrew Johnson, quien también fue exonerado.

En 1995, Lewinsky, una graduada del Lewis & Clark College, fue contratada para trabajar como pasante en la Casa Blanca durante el primer periodo de Clinton, y posteriormente fue empleada de la Oficina de Asuntos Legislativos de la Casa Blanca. Mientras trabajaba en la Casa Blanca ella empezó una relación personal con Clinton, más que dispuesto; los detalles los confió posteriormente a su amiga y compañera laboral del Departamento de Defensa, Linda Tripp, quien secretamente grabó sus conversaciones telefónicas.[2]

Cuando Tripp descubrió en enero de 1998 que Lewinsky había jurado un afidávit (declaración jurada) en el caso de Paula Jones negando cualquier relación con Clinton, ella entregó las cintas a Kenneth Starr, el Consejero Independiente que estaba investigando a Clinton en otros asuntos como la controversia Whitewater, la controversia de los archivos del FBI de la Casa Blanca y la controversia de la oficina de viajes de la Casa Blanca. El testimonio ante el gran jurado de Clinton fue cuidadosamente redactado y este argumentó que "Depende del significado de la palabra 'hay'"[3]​ con respecto a la veracidad de su declaración de que "no hay una relación sexual, una relación sexual impropia o cualquier otro tipo de relación impropia".[4]

La amplia cobertura del escándalo llevó a la crítica de la prensa por el exceso de cobertura.[5][6][7]

El escándalo Lewinsky es también conocido como "Monicagate",[8]Lewinskygate",[9]​ "Tailgate",[10]​ "Sexgate"[11]​ y "Zippergate",[11]​ siguiendo la construcción con terminación "-gate", popular desde el escándalo Watergate.

Declaraciones de contacto sexual[editar]

Lewinsky declaró haber tenido encuentros sexuales con Bill Clinton en nueve ocasiones entre noviembre de 1995 y marzo de 1997. De acuerdo con su agenda publicada, la primera dama de los Estados Unidos, Hillary Clinton, estuvo en la Casa Blanca por lo menos en algún momento en siete de esos días.[12]

En abril de 1996, los superiores de Lewinsky la reubicaron laboralmente al Pentágono, porque sentían que estaba pasando demasiado tiempo con Clinton.[13]​ De acuerdo con su autobiografía, en 1997 la Casa Blanca pidió al entonces embajador de Naciones Unidas Bill Richardson entrevistar a Lewinsky para un trabajo en la ONU. Richardson lo hizo, y le ofreció un puesto, el cual ella rechazó.[14]​ Según la revista política American Spectator, Richardson sabía más sobre el romance de Lewinsky que lo que declaró al gran jurado.[15]

Lewinsky le confió a Linda Tripp sobre su relación con Clinton. Tripp persuadió a Lewinsky para guardar los regalos que Clinton le había dado, y no lavar en seco un vestido azul manchado con semen. Tripp reportó sus conversaciones con la agente literaria Lucianne Goldberg, quien le aconsejó grabarlas secretamente,[16]​ lo cual Tripp comenzó a hacer en septiembre de 1997. Goldberg también instó a Tripp a llevar esas grabaciones al Consejero Independiente Kenneth Starr y llevarlas a la atención de las personas que estaban trabajando en el caso Paula Jones, quien había denunciado a Clinton por acoso sexual cuando era gobernador de Arkansas.[17]​ En el otoño de 1997, Goldberg comenzó a hablar con la prensa (especialmente con Michael Isikoff del Newsweek) sobre las grabaciones.[18]

En enero de 1998, después de que Lewinsky realizara una declaración jurada en el caso de Paula Jones negando cualquier relación física con Clinton, ella intentó persuadir a Tripp para mentir bajo juramento en el caso Jones. En vez de eso, Tripp le dio las grabaciones a Starr, quien estaba investigando la Controversia Whitewater y otros asuntos. Provisto, por tanto, con pruebas de que Lewinsky reconocía haber tenido relaciones con Clinton, amplió la investigación para incluirla en el caso Jones, así como su posible perjurio.

Negación y posterior aceptación[editar]

Observaciones incluyendo la respuesta al escándalo Monica Lewinsky scandal (26 de enero de 1998)
Bill Clinton haciendo una presentación que acaba con un comentario corto sobre el escándalo Monica Lewinsky. La presentación es conocida por la cita "Yo no tuve relaciones sexuales con esa mujer, la señorita Lewinsky." (6:20)
Observaciones incluyendo la respuesta al escándalo Monica Lewinsky scandal (26 de enero de 1998)
Versión en audio (en inglés)

La noticia del escándalo apareció por primera vez el 17 de enero de 1998, en la web de noticias Drudge Report,[19]​ el cual informó de que los editores del semanario Newsweek estaban trabajando en una historia del periodista de investigador Michael Isikoff que exponía el romance. La historia se publicó en la prensa convencional el 21 de enero en The Washington Post.[20]​ La historia se mantuvo en los medios varios días y, a pesar de las rápidas negativas de Clinton, el clamor por respuestas de la Casa Blanca se hizo más fuerte. El 26 de enero Clinton, junto a su esposa, dio una conferencia de prensa de la Casa Blanca negando los hechos, en la que manifestó:[21]

Ahora, tengo que regresar a trabajar en mi discurso del estado de la Unión. Ya trabajé en él hasta bastante tarde anoche. Pero quiero decirle una cosa al pueblo americano. Quiero que me escuchen; voy a decirlo de nuevo: no tuve relaciones sexuales con esa mujer, la señorita Lewinsky. Yo nunca le dije a nadie que mintiera, ni una sola vez. Nunca. Estas alegaciones son falsas. Y ahora necesito volver a trabajar para el pueblo americano. Gracias.[22]

Comentaristas y expertos debatieron si Clinton mencionaría las acusaciones en su discurso del estado de la Unión, cosa que finalmente no hizo. Hillary Clinton siguió apoyando a su esposo durante todo el escándalo. De hecho, el 27 de enero, en su aparición en el magacín Today de la cadena NBC señaló: "La gran historia aquí para cualquiera que quiera investigar y escribir sobre ella y explicarla es esta vasta conspiración de la derecha que ha estado conspirando contra mi marido desde el día que anunció su candidatura para presidente".

Durante los meses siguientes y a lo largo del verano, los medios de comunicación debatieron si se había producido una aventura y si Clinton había mentido u obstruido la justicia, pero nada pudo establecerse definitivamente más allá de las grabaciones porque la propia Lewinsky no estaba dispuesta a discutir la aventura o a testificar sobre esta. El 28 de julio de 1998, Lewinsky recibió la inmunidad procesal a cambio de testificar ante el gran jurado acerca de su relación con Clinton.[23]​ Bajo estas circunstancias, Lewinsky entregó un vestido azul manchado con semen (pues Linda Tripp la había animado a guardarlo sin lavarlo) a los investigadores de Kenneth Starr, aportando así pruebas inequívocas de ADN que podían demostrar la relación a pesar de las negativas de Clinton.[24]

Clinton admitió en un testimonio grabado ante el gran jurado el 17 de agosto de 1998 que había tenido una "relación física inapropiada" con Lewinsky. Esa tarde, Clinton dio un discurso televisado en el que reconocía esto mismo.[25]

El 20 de agosto de 1998, tres días después de que Clinton testificara sobre el escándalo de Monica Lewinsky, la operación Alcance Infinito lanzó misiles contra las bases de Al Qaeda en Khost (Afganistán) y la fábrica farmacéutica de Al-Shifa en Jartum (Sudán). Algunos países, medios de comunicación, manifestantes y republicanos acusaron a Clinton de ordenar los ataques como una distracción. Sin embargo, los funcionarios de la administración estadounidense negaron cualquier conexión entre los ataques con misiles y el escándalo en curso, y los investigadores de la Comisión sobre el 11-S no encontraron ninguna razón para cuestionar esas declaraciones.

Cargos de perjurio[editar]

En su testimonio para el caso Jones, Clinton negó haber tenido "relaciones sexuales" con Lewinsky. Basado en la prueba provista por Tripp, el vestido azul con el semen de Clinton, Starr concluyó que el juramento testimonial del presidente era falso y cometía perjurio.

Durante su declaración jurada, se le preguntó a Clinton: "¿Ha tenido usted relaciones sexuales con Monica Lewinsky, tal y como se define ese término en la Prueba número 1?" El juez ordenó que se le diera a Clinton oportunidad de revisar la definición creada por la Oficina del Consejo Independiente. Seguidamente, basado en esta definición , Clinton contestó: "Nunca he tenido relaciones sexuales con Monica Lewinsky." Sin embargo, Clinton declararía tiempo después: "Pensé que la definición incluía cualquier actividad [de mi parte], en la que [yo] era el actor y entraba en contacto con aquellas partes del cuerpo" que habían sido explícitamente enumeradas, y "con intención de satisfacer o despertar el deseo sexual de cualquier persona". En otras palabras, Clinton negó que él hubiese tenido contacto con "los genitales, el ano, la ingle, los senos, la cara interna del muslo o las nalgas" de Lewinsky, y efectivamente declaró que la definición acordada de "relaciones sexuales" incluían dar sexo oral pero excluía recibirlo.[26]

Dos meses después de que el Senado lo absolviera del proceso de impeachment iniciado, el presidente Clinton fue condenado por desacato por dar falso testimonio sobre su relación sexual con Lewinsky, por lo que fue multado con 90 000 dólares.[27][28]​ Clinton se negó a recurrir esta decisión aduciendo problemas financieros y mantuvo públicamente que su testimonio se ajustaba a la definición elegida de relaciones sexuales. La condena también suspendió su licencia para ejercer la abogacía por cinco años, lo que sí fue recurrido, sin éxito, ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.[29]

Juicio político[editar]

En diciembre de 1998, el partido político de Clinton, el Partido Demócrata, estaba en minoría en ambas cámaras del Congreso. Algunos miembros demócratas del Congreso, y la mayoría en el Partido Republicano, creían que el que Clinton había dado un falso testimonio e influyera pretendidamente en el testimonio de Lewinsky eran delitos de obstrucción de la justicia y de perjurio, y por tanto susceptibles de un impeachment. Tras un retraso debido a una breve campaña de bombardeos en Irak, la Cámara de Representantes votó a favor de iniciar un juicio político contra Clinton, un proceso seguido en el Senado durante tres semanas.

Todos los senadores demócratas votaron por la absolución de ambos cargos y diez republicanos votaron por la exoneración del perjurio: John Chafee (Rhode Island), Susan Collins (Maine), Slade Gorton (Washington), Jim Jeffords (Vermont), Richard Shelby (Alabama), Olympia Snowe (Maine), Arlen Specter (Pensilvania), Ted Stevens (Alaska), Fred Thompson (Tennessee), y John Warner (Virginia). Cinco republicanos votaron además por la absolución de obstrucción a la justicia: Chafee, Collins, Jeffords, Snowe, y Specter.

De este modo el presidente Clinton fue absuelto de todos los cargos y permaneció en su cargo. Hubo intentos de reprobar al presidente por la Cámara de Representantes, pero esos intentos fallaron.

Repercusiones[editar]

Clinton y Lewinsky en una estampilla de 1998 de Abkhazia

Efecto en las elecciones presidenciales de 2000[editar]

Se podría decir que el escándalo afectó a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2000 en dos formas contradictorias. El candidato Demócrata y en ese entonces vicepresidente Al Gore declaró que el escándalo de Clinton había sido "una carga" que desinfló el entusiasmo de la base de su partido y tuvo el efecto de reducir los votos demócratas, estos sí fueron mayoritarios en el recuento del "voto popular". Clinton afirmó que el escándalo hizo a la campaña de Al Gore demasiado cautelosa, y que si a Clinton se le hubiera permitido hacer campaña por Gore en Arkansas y New Hampshire, cualquiera de los dos estados le hubiera dado a Gore los votos electorales que necesitaba independientemente de lo ocurrido en Florida.[30]

Los analistas políticos apoyaron ambos puntos. Antes y después de la elección del 2000, John Cochran de la cadena ABC News relacionó el escándalo Lewinsky con un fenómeno de los votantes que llamó "fatiga Clinton".[31]​ La votación mostró que el escándalo continuó afectando al bajo índice de aprobación personal de Clinton durante el proceso electoral,[32]​ y analistas como John G. Geer de la Universidad Vanderbilt posteriormente concluyeron que "la fatiga Clinton o un tipo de votación de moral retrospectiva tuvieron un impacto significativo en las oportunidades de Gore".[33]​ Otros analistas se unieron al argumento de Clinton, y argumentaron que la negativa de Gore a tener a Clinton en campaña con él dañó su atractivo.[34][35][36][37]

Escándalos colaterales[editar]

Durante el escándalo, simpatizantes del presidente Clinton alegaron que el asunto era privado, y criticaron la hipocresía de algunos de quienes abogaban por su destitución.

Una campaña de investigación altamente publicitada buscó activamente información que pudiera avergonzar a los políticos que apoyaron al juicio. De acuerdo con el periódico británico The Guardian,

Larry Flynt (...) editor de la revista Hustler, ofreció una recompensa de 1 millón de dólares (...) Flynt era un enemigo jurado del Partido Republicano y trató de desenterrar la suciedad de los miembros republicanos del Congreso que estaban encabezando la campaña del juicio contra el presidente Clinton. (...) (Aunque) Flynt afirmó en ese tiempo tener artículo para una docena de prominentes republicanos, la campaña ayudó a derribar solo a uno. Robert Livingston, un congresista de Louisiana... se retiró abruptamente tras descubrir que el señor Flynt estaba a punto de revelar que él también había tenido una aventura.[38]

Durante la investigación de la Cámara de Representantes se reveló también que Henry Hyde, jefe republicano del Comité Judicial y ex presidente de la Cámara de Representantes, también tuvo un romance mientras era legislador estatal en Illinois. Hyde, de 70 años durante las audiencias de Lewinsky, lo desestimó como una "indiscreción juvenil" cuando él tenía 41.[39]

Pocas semanas después, el congresista republicano Bob Livingston —quien se esperaba que se convirtiera en el presidente de la Cámara de Representantes en la siguiente sesión de Congreso—[40]​ dimitió y retó a Clinton a hacer lo mismo.

La investigación de Flynt también señalaba que el congresista republicano por el estado de Georgia Bob Barr había tenido una aventura matrimonial. Barr había sido el primer legislador de ambas cámaras en pedir la dimisión de Clinton por el asunto Lewinsky. Barr perdió una impugnación primaria en menos de tres años después del proceso de impeachment a Clinton.[41]

Dan Burton, representante republicano por Indiana, declaró: "Nadie, independientemente del partido al que sirva, independientemente de la rama del gobierno a la que sirva, debe poder salirse con la suya con estas supuestas impropiedades sexuales..."[42]​ En 1998, Burton admitió que tuvo un romance en 1983 que produjo un bebé.[43]

El presidente de la Cámara Newt Gingrich, representante por Georgia y líder de la Revolución Republicana de 1994 —con la que el Partido Republicano alcanzó una mayoría en el Congreso que no tenía desde los años 50—,[44]​ admitió en 1998 haber tenido una aventura con Callista Bisek, miembro del Comité de Agricultura de la Cámara, al mismo tiempo en que encabezaba el juicio contra Bill Clinton por perjurio con respecto al romance con Monica Lewinsky.[45][46]

La republicana Helen Chenoweth-Hage, representante por Idaho, pidió agresivamente la renuncia del presidente Clinton y tiempo después admitió su propio romance de seis años de duración con un ganadero casado.[47]

Aceptación personal[editar]

El historiador Taylor Branch insinuó que Bill Clinton le había solicitado cambios a su biografía de 2009 (escrita por Branch), The Clinton Tapes: Wrestling History with the President, con respecto a la revelación de que el asunto Lewinsky comenzó porque "Me quebré; yo solo me quebré". Branch había escrito que Clinton se había sentido "acosado, poco valorado y abierto a una relación con Lewinsky" después de "la pérdida de los demócratas en el Congreso en las elecciones de noviembre de 1994, la muerte de su madre el enero anterior, y la investigación en marcha de la Controversia Whitewater".[48]​ Públicamente, Clinton había atribuido el romance a "un terrible error moral" y a un enojo contra los republicanos, declarando o siguiente: "si la gente tiene una ira no resuelta, esta les hace hacer cosas no racionales y destructivas".[49]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Posner, Richard A, (2009). «Introduction». An Affair of State The Investigation, Impeachment, and Trial of President Clinton. Harvard University Press. ISBN 0-674-00080-3. Consultado el 1 de marzo de 2012. 
  2. «Tripp: I Am Not Intimidated». CBS. 7 de julio de 1998. Consultado el 26 de enero de 2010. «In January, Tripp gave Starr the tapes. She made the recordings secretly at her home at the urging of her friend Lucianne Goldberg, a New York literary agent.» 
  3. Noah, Timothy (13 de septiembre de 1998). «Bill Clinton and the Meaning of "Is"». Slate. Consultado el 15 de julio de 2009. 
  4. President Bill Clinton, The NewsHour with Jim Lehrer, 21 January 1998.
  5. Gitlin, Todd. «The Clinton-Lewinsky Obsession: How the press made a scandal of itself». The Washington Monthly. Archivado desde el original el 5 de julio de 2009. Consultado el 11 de junio de 2009. 
  6. Kalb, Marvin (September 2001). One Scandalous Story: Clinton, Lewinsky, and Thirteen Days That Tarnished American Journalism. Free Press. ISBN 0-684-85939-4. 
  7. Layton, Lyndsey (27 de julio de 2004). «The Frenzy Over Lewinsky: As the Scandal Unfolded, a Media Storm Swirled in Washington». The Washington Post. p. B04. Consultado el 11 de junio de 2009. 
  8. Rich, Frank. "Journal; Monicagate Year Two", The New York Times, 16 December 1998.
  9. Rich, Frank. "Journal; Days of the Locust", The New York Times, February 25, 1998.
  10. Hennenberger, Melinda. "The President Under Fire", The New York Times, January 29, 1998.
  11. a b James Barron with Hoban, Phoebe. "Dueling Soaps", The New York Times, January 28, 1998.
  12. «Lewinsky and the first lady». USA Today. Associated Press. 19 de marzo de 2008. Consultado el 19 de enero de 2010. 
  13. Jeff Leen (January 24, 1998). "Lewinsky: Two Coasts, Two Lives, Many Images", The Washington Post.
  14. Irvine, Reed; Kincaid, Cliff (21 de agosto de 1998). «Bill Richardson Caught In Clinton Undertow». Accuracy in Media. Consultado el 5 de marzo de 2012. 
  15. Slick Billy (15 de noviembre de 1998). «This article ran in the December 1998 issue of The American Spectator» (en inglés). p. spectator. Consultado el 19 de diciembre de 2018. 
  16. US News and World Report, "The Monica Lewinsky Tapes", 2 February 1998, v.124 n.4 p.23.
  17. Thomas, Evan; Isikoff, Michael (9 de noviembre de 1998). «The Goldberg-Tripp-Jones Axis». Newsweek. Archivado desde el original el 25 de junio de 2009. 
  18. Cloud, John; Barnes, Edward; Zoglin, Richard (2 de febrero de 1998). «Lucianne Goldberg: in pursuit of Clinton». Time. 
  19. "Newsweek Kills Story On White House Intern", DrudgeReportArchives, 1998.
  20. Schmidt, Susan; Peter Baker; Toni Locy (21 de enero de 1998). «Special Report: Clinton Accused». The Washington Post. Consultado el 26 de agosto de 2010. 
  21. Top 5: Political Quotes That Defined Presidencies, APOLITICUS.COM
  22. Clinton, Bill. Response to the Lewinsky Allegations Archivado el 23 de febrero de 2009 en la Wayback Machine., Miller Center of Public Affairs, 26 de enero de 1998.
  23. Blitzer, Wolf; Franken, Bob (28 de julio de 1998). «Lewinsky Strikes Far-Reaching Immunity Deal». CNN. Consultado el 9 de marzo de 2013. 
  24. «Starr Report». The Washington Post. 15 de septiembre de 1998. Consultado el 9 de mayo de 2013. 
  25. Clinton, Bill. Address to the nation, PBS.org, 17 August 1998.
  26. Tiersma, Peter. "The Language of Perjury", languageandlaw.org, 20 November 2007.
  27. Broder, John M.; Lewis, Neil A. (13 de abril de 1999). «Clinton is found to be in contempt on Jones lawsuit». The New York Times. p. 1. Consultado el 5 de marzo de 2012. 
  28. Jackson, Robert L. (30 de julio de 1999). «Clinton Fined $90,686 for Lying in Paula Jones Case». Los Angeles Times. 
  29. Gearan, Anne (1 de octubre de 2001). «Clinton Disbarred From Supreme Court». Family Guardian. Associated Press. 
  30. Montopoli, Brian (21 de septiembre de 2009). «Bill Clinton on Lewinsky Affair: 'I Cracked'». Political Hotsheet (CBS News). Consultado el 21 de septiembre de 2009. 
  31. Dover, Edwin D. (2002). Missed opportunity: Gore, incumbency and television in election 2000. Greenwood Publishing Group. p. 130. ISBN 978-0-275-97638-5. «John Cochran on ABC described this phenomenon as "Clinton fatigue." He said voters were happy with the policy agenda and direction of the country but were tired of Clinton and wanted to forget him. Casting their votes for Bush and not for Clinton's surrogate, Gore, was one way to bring about this preferred change, Cochran concluded.» 
  32. Denton, Robert E. Jr. (2002). The 2000 Presidential Campaign: A Communication Perspective. Volume 2000, Part 3. Greenwood Publishing Group. pp. 92, 98. ISBN 978-0-275-97107-6. 
  33. Geer, John Gray (2004). Public opinion and polling around the world: a historical encyclopedia 1. ABC-CLIO. p. 138. ISBN 978-1-57607-911-9. 
  34. Marable, Manning (Summer 2001). «Gore's Defeat: Don't Blame Nader». Synthesis/Regeneration (25). Consultado el 9 de mayo de 2013. 
  35. Weisberg, Jacob (8 de noviembre de 2000). «Why Gore (Probably) Lost». Slate. Consultado el 9 de mayo de 2013. 
  36. An anatomy of 2000 USA presidential election, NigerDeltaCongress.com
  37. Beyond the Recounts: Trends in the 2000 US Presidential Election, Cairn.info
  38. Goldenberg, Suzanne. "Porn king offers $1m for US political sex scandal" The Guardian, London. Retrieved September 21, 2009.
  39. Talbot, David. "This hypocrite broke up my family", Salon, 16 September 1998.
  40. "Robert Livingston, The Heir Apparent With a Black Belt", The New York Times, 10 November 1998, p. A24. Retrieved September 21, 2009.
  41. McCaffrey, Shannon. Will Bob Barr be the Ralph Nader of '08?, Associated Press (via CBS News), 22 June 2008.
  42. Baker, Russ. "Portrait of a political 'pit bull'", Salon, December 22, 1998.
  43. "Rep. Dan Burton – Member of Congress representing Indiana's 5th District", Library Factfiles, Indianapolis Star, updated January 2007. Retrieved February 25, 2007.
  44. "Gingrich Expects 'Republican Revolution'", news4jax.com, 28 October 2010.
  45. Schneider, Bill. "Gingrich confession: Clearing the way for a 2008 run?", CNN. March 9, 2007. Retrieved December 29, 2009.
  46. «Gingrich admits having affair in '90s». MSNBC. Associated Press. Consultado el 7 de junio de 2009. 
  47. «Sex Scandals Through the Years: Both Parties Even». Newsweek. 25 de junio de 2009. 
  48. Page, Susan (21 de septiembre de 2009). «Secret interviews add insight to Clinton presidency». USA Today. Consultado el 21 de septiembre de 2009. 
  49. «Clinton: Lewinsky affair a 'terrible moral error'». CNN. 21 de junio de 2004. Consultado el 9 de mayo de 2013.