Educación por extensión

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Educación por extensión, educación continua, formación continua también conocida como educación a lo largo de la vida, son términos que comprenden un espectro de actividades y programas de aprendizaje teórico-práctico, que se realiza después de la formación obligatoria o reglada (ya sea educación secundaria, bachillerato, formación profesional, o formación universitaria), y que puede extenderse durante toda la vida.

Entre la gama de programas están, cursos elaborados para estudiantes no tradicionales, formas de capacitación sin grado académico, capacitación para el trabajo, cursos de formación personal (presenciales o a distancia), educación autodirigida, tales como cursos a través de grupos de interés de Internet, actividades de investigación personal, pasantías enfocadas a la resolución de problemas, cursos de idiomas, etc.

Orígenes de la Educación Continua[editar]

En los albores del siglo XX, en específico en el año 1929 surge el libro Lifelong Education, de Basil Yeaxlee, que es el primer documento orientado a la capacitación del adulto, en el que se agrupan principios estructurados de educación formal y no formal.

En el año 1949 en plena Segunda Guerra Mundial , se realiza la Primera Conferencia Internacional de Educación de Adultos, en Elsinore, Dinamarca auspiciada por la UNESCO, en la que se analiza las necesidades de todas aquellas personas mayores de 15 años y cuyo resultado es la formación y capacitación de los adultos enfocados principalmente al área laboral.

En el año 1965, el Comité Internacional de la UNESCO para la Educación de Adultos exhortó a "que se adoptara el principio de educación permanente"; y es desde ese año que la UNESCO establece que es parte del quehacer de las Instituciones de Educación Superior (IES) formen a los estudiantes que deseen regresar a las aulas, ya sea para adquirir o actualizar conocimientos, sin que sea necesario contar con un grado académico.

Educación Continua[editar]

La educación continua, aunque puede entenderse como educación para adultos, supera este concepto ya que incluye jóvenes, profesionales, adultos y ancianos que con titulaciones oficiales o sin ellas, profundizan en su educación y formación pudiendo, cuando los programas de convalidación o correspondencia existen, alcanzar reconocimiento oficial con la titulación correspondiente.

Normalmente en el concepto de educación continua no se incluye instrucción básica del lenguaje o alfabetización. Puede o no incluir programas de capacitación vocacional o desarrollo educacional general. Habitualmente el estudiante de formación continua tiene cierto nivel educativo o profesional y quiere mejorarlo u obtener el reconocimiento oficial a su capacitación o simplemente continuar y profundizar en su educación.

Sin embargo, este percepción se encuentra cambiando, ya que en algunos casos, el estudiante tiene los conceptos prácticos y necesita formalizarlos; por ello es que regresa a las aulas a través de programas académicos avalados por alguna institución educativa.

En los Estados Unidos la educación continuada involucra enrolamiento en una escuela/universidad las cuales se conocen como escuelas de extensión. Frecuentemente, en los Estados Unidos esto significa enrolamiento en cursos que no adjudican créditos, y que se toma a título personal. Igualmente, en los Estados Unidos dichos cursos son ofrecidos por escuelas comunitarias.

Las actividades de educación continua van a depender de la aceptación de un organismo regulador. Sin embargo, la exposición de plataformas educativas en línea y de cursos virtuales trascienden las barreras geográficas tradicionales y le permiten al estudiante obtener educación continua de calidad en la comodidad de su hogar, en el trabajo y hasta en equipos móviles.

Importancia de la Educación Continua en el siglo XX[editar]

La OCDE señala que las necesidades a lo largo de la vida, inevitablemente tiene implicaciones sociales, y que memorizar hechos y procedimientos no son suficientes para ser exitoso.[1]

Por lo que para todas aquellas personas que se desempeñan en el campo laboral, es importante tener habilidades para generar nuevas ideas, nuevos conocimientos, nuevos procedimientos, ser capaces de criticar y sobretodo ser capaces de integrar los conocimientos a la vida productiva.

Algunos aspectos de importancia a considerar son: Flexibilidad, Innovación en el manejo del conocimiento, aprendizaje personalizado, motivación, uso de diversas fuentes de conocimiento, apropiación de las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, para compartir y utilizar como medio de aprendizaje.

Características de la Educación Continua[editar]

Nos encontramos en un entorno muy competitivo debido principalmente a:

  • Rapidez del cambio e innovación de la tecnología,
  • Rigidez de las estructuras empresariales y de la organización del trabajo,
  • Globalización de los mercados, y
  • Fuerte competitividad

Todo esto provoca que las organizaciones hagan constantemente un esfuerzo por adaptarse a los cambios y garantizar así su competitividad. Para conseguirlo es necesario formarse y formar a los profesionales que trabajan en ellas. La formación no implica nada más que cambiar. Cambiar la manera de hacer las cosas dependerá de un elemento tan importante como es el factor humano. La empresa innovadora y competitiva, necesita contar con profesionales formados para poder avanzar.

Algunas de las características de la Educación continua son:

  • No es necesario tener un grado académico.
  • No se otorga un grado académico, ya que generalmente los programas que se imparten son Cursos, Taller, Diplomados, Seminarios o Massive Open Online Courses (MOOC).
  • No existen limitantes en el número de programas de educación continua que se imparte o que se toman.
  • Se imparte en modalidad presencial o a distancia.
  • No se otorgan créditos equivalentes para cualquier programa de posgrado (Especialización o Maestría).

Ventajas de la Educación Continua[editar]

  1. Actualización o adquisición de conocimientos de forma permanente.
  2. Mejoras económicas.
  3. Probar y explorar los nuevos modelos educativos que surgen haciendo uso de la Internet.
  4. Hacer nuevas relaciones humanas al interactuar con personas de entornos diferentes.
  5. Regresar a las aulas de las Instituciones de Educación Superior (IES).
  6. Reconocimientos laborales.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

    Bibliografía[editar]