Eduardo Montealegre

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Eduardo Montealegre Rivas
Ministro de Hacienda y Crédito Público de Nicaragua
2002-2003

Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua
1999-2000

Secretario de la Presidencia de Nicaragua
1998-1999

Información personal
Nacimiento 9 de mayo de 1955 (62 años)
Bandera de Nicaragua Managua, Nicaragua
Nacionalidad Nicaragüense Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Católico
Partido político Partido Liberal Independiente
Educación
Alma máter Universidad de Brown
Universidad de Harvard (M.s.C.)
[editar datos en Wikidata]

Eduardo Montealegre Rivas (nacido el 9 de mayo de 1955 en Managua, departamento de Managua, Nicaragua) es un político nicaragüense de tendencia liberal y actual diputado nacional. Fue candidato a Presidente de Nicaragua en las elecciones nacionales del 5 de noviembre de 2006, por la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) y conforma por disidentes del oficialista Partido Liberal Constitucionalista (PLC). En dichas elecciones quedó en segundo lugar después de Daniel Ortega (candidato del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN) con el 38,3% de los votos.

Estudios y política[editar]

Montealegre estudió economía en la Universidad de Brown (Estados Unidos) en 1976 con especialización en finanzas. Luego obtuvo un título en la Universidad de Harvard en 1980. Fue Secretario de la Presidencia de 1998-1999 y de 1999-2000 Canciller, durante el gobierno de Arnoldo Alemán; posteriormente fue nombrado Ministro de Hacienda y Crédito de 2002-2003 por el presidente Enrique Bolaños Geyer.

Eduardo Montealegre y los CENIS[editar]

Emitir los Cenis no fue el problema, sino la cura según el Doctor. Eduardo Montiel, consultor financiero internacional.

Evitar un problema mayor al Sistema Financiero Nacional era la lógica del Gobierno durante la crisis bancaria del 2000 y 2001, ya que se trata de medidas estándar que aplican todos los países del mundo cuando hay problemas con los bancos del sistema, De forma que ante una situación como la planteada durante esa crisis, el Gobierno tenía pocas opciones, una de ellas pudo ser no cubrir los depósitos de los ahorrantes. La cual a la larga habría sido más perjudicial.

Sin embargo, el Gobierno decidió hacer una emisión de Certificados Negociables de Inversión (Cenis) para cubrir una brecha de unos 270 millones de dólares. Noo hay muchas opciones, cuando existe una quiebra bancaria de esta naturaleza las alternativas a veces son peores, y se ha experimentado de vez en cuando, y es simplemente no cubrir a los depositantes. En los años treinta eso ocurrió, que muchos depositantes perdieron sus ahorros, pero eso socavo la credibilidad del Sistema Financiero, las bases mismas de la estabilidad del país, entonces sí a veces las alternativas son peores. A veces no es posible encontrar la salida óptima, a veces la mejor alternativa o la menos mala entre muchas que son muy dolorosas. Lo mejor que hubiese pasado es que no ocurrieran estas quiebras bancarias. Lo importante no es tanto evitar que esto no suceda sino estar listos a responder que esto no suceda. Entonces Emitir los Cenis no fue el problema, sino la cura y solución a este problema.

Renegociacion de lo CENIS[editar]

Esto era absolutamente necesario por lo siguiente: era un problema no sólo de tasa sino de vencimiento, los Cenis que se negociaron en el 2000-2001 se vencían en el 2003-2004, y había un problema de que no se podían pagar sin afectar el Presupuesto de la República. Se logró ambas cosas, bajar la tasa y bajar el plazo que fue lo que se logró en el 2003, y actualmente lo que se está logrando es reducir los pagos y el impacto que tiene en el Presupuesto de la República que no da para mucho. El problema de la deuda interna sigue siendo un problema enorme en Nicaragua.

Visto bueno del FMI[editar]

Respuesta que diera el director de Relaciones Externas del Fondo Monetario el 24 de julio de 2008 a una Pregunta de LA PRENSA.

He recibido una pregunta de Nicaragua. La pregunta es sobre los Programas del Fondo en Nicaragua a principios de esta década y, en particular, me preguntan sobre el refinanciamiento de los Cenis en el 2003 y sobre la liquidación de varios bancos intervenidos, que se llevó a cabo en el contexto de Programas apoyados por el Fondo para Nicaragua. Me preguntan si estas operaciones fueron apropiadas y también sobre la relación entre la intervención y la posterior calificación de Nicaragua en la HIPC.

Tengo que retroceder un poco para explicarles el contexto de ese momento. A principios de esta década en Nicaragua ocurrió un deterioro en las condiciones financieras de varios bancos que puso en peligro la estabilidad de todo el sistema financiero nicaragüense y que creó riesgos muy serios para la economía nicaragüense. Enfocarse y solucionar las debilidades bancarias lo más rápido posible dentro de los estándares de las prácticas internacionales era crítico para minimizar los riesgos sistémicos y recuperar la confianza del mercado. Existía un programa del Gobierno con el Fondo en el contexto de programas del FMI entre el 2000 y el 2003. Debo recordarles que los pasos claves de estos programas incluían: asegurarse que los activos deteriorados fueran aprovisionados de acuerdo con las reglas y normas locales; que se recapitalizaran los bancos intervenidos para fortalecer sus balances; subastar los activos y depósitos de los bancos insolventes entre los bancos que estuvieran adecuadamente capitalizados, en caso que los accionistas de los bancos intervenidos no tuvieran la capacidad de recapitalizarlos. Éste es el punto de la pregunta.

En este contexto, bonos públicos fueron emitidos para cubrir las diferencias entre los activos y los pasivos de los bancos que quebraron. En el Programa de Nicaragua con el Fondo se establecía un plan para vender los activos recibidos de los bancos que quebraron. El Programa establecía que esta venta se hiciera mediante la selección abierta de una compañía con experiencia internacional en manejo de este tipo de activos.

Esta estrategia — y esto se enfoca en la segunda parte de la pregunta— le permitió a Nicaragua enfrentar el problema bancario, fortalecer el sistema financiero, mantener la estabilidad macroeconómica y mejorar sus balances y también asegurar financiamiento internacional, incluyendo condonaciones de deuda externa mediante las iniciativas HIPC y MDRI.

Candidato a Alcalde de Managua en 2008[editar]

En el 2008 Eduardo Montealegre fue postulado como candidato a Alcalde por la Alianza PLC, la cual aglutino a una gran parte de ciudadanos, movimientos y partidos políticos a nivel nacional para enfrentar al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en las urnas electorales. Montealegre resultó perdedor según los datos que brindó el CSE, dándole la victoria a los candidatos del FSLN, tanto en la capital, como en la mayoría del país.

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]