Disortografía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Disgrafía»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Disortografía
Clasificación y recursos externos
CIE-10 F81.1
CIAP-2 P24
Sinónimos
Disgrafía disléxica
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

La disortografía, a veces también denominada como disgrafía disléxica, es el trastorno del lenguaje específico de la escritura que puede definirse, según García Vidal (1989), como el «conjunto de errores de la escritura que afectan a la palabra, y no a su trazado o grafía».[1]​ Se trata de un trastorno que se manifiesta en la dificultad para escribir las palabras de manera ortográficamente adecuada.

Etiología[editar]

Las causas de la disortografía pueden ser:

  • Déficit intelectual.
  • Deficiencias en la percepción espacio-temporal del sujeto.
  • Deficiencias en la percepción visual o en la percepción auditiva.
  • Mala articulación de los fonemas, que se traduce en la escritura.
  • Bajo nivel de motivación: el sujeto no considera importante en su vida aprender las normas de ortografía.
  • Causas de tipo pedagógico: el método enseñado para aprender a escribir no fue el adecuado.

Cuadro clínico[editar]

Las principales dificultades en el aprendizaje de la escritura con respecto a la disortografía son:

  • Déficit en el conocimiento y uso de las reglas ortográficas.
  • Déficit lector.
  • Déficit en el lenguaje hablado.
  • Déficit en mantener representada una palabra en la memoria de trabajo mientras se busca en la memoria a largo plazo.
  • Déficit para conocer y realizar correctamente la conversión fonema - grafema.
  • Déficit en articular correctamente los sonidos del habla.

Clasificación[editar]

La disortografía puede ser «natural» cuando afecta al desarrollo fonológico y a las reglas de conversión fonema - grafema o «arbitraria» cuando afecta a las reglas ortográficas.

Detección[editar]

Es importante detectar que clase de disortografía es para luego articular el tratamiento adecuado:

  • Observar si se trata de la ortografía que afecta la articulación del lenguaje. Son niños inteligentes que cometen falsas corrientes sintácticas, que desconocen en mayor o en menor grado la estructura gramatical de la lengua.
  • Niños que desfiguran la lengua, que parecen no haber aún automatizado la adquisición de la ortografía.
  • Cuadro discográfico de niños con bajo nivel intelectual, concomitante a retraso en la lectoescritura.

Diagnóstico diferencial[editar]

  • La disortografía se diferencia de la disgrafía en que los errores que la definen en ningún caso son de tipo grafomotor, aunque el sujeto pueda tener además una problemática grafomotora implicada.
  • Este problema puede asemejarse a una dislexia, pero la asociación de estas no es sistemática. La dislexia es fruto del desarrollo de problemas adquiridos (como, por ejemplo, una lesión cerebral), o bien se presenta en pacientes que de forma inherente presentan dificultades para alcanzar una correcta destreza lectora, sin una razón aparente que lo explique, o se debe a un trastorno lector motivado por causas específicas: lectura superficial, mala escolarización, etc.

Tratamiento[editar]

Para enseñar la ortografía se deberá tener en cuenta:

  • Que el aprendizaje ortográfico es un proceso que requiere una dirección hábil y experta porque los niños aprenden con distinto ritmo y de manera diferente; los metodos deben adaptarse a la variedad.
  • Que se debe ayudar a cada niño a descubrir métodos que faciliten la fijación y evocación de la forma correcta de escribir las palabras.
  • Que la corrección deba adaptarse a las necesidades y a las características de las faltas.
  • Que para asegurar la retención son necesarios periodos de practica y ejercitación.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Fernández Fernández, María Pilar (1998). «Relevancia de los factores perceptivo-lingüísticos en la explicación de las disortografías: implicaciones para la enseñanza de la ortografía» (PDF). Revista galego-portuguesa de psicoloxía e educación 3 (2): 68. Consultado el 16 de septiembre de 2012.