Dirección General de Aduanas (Argentina)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dirección General de Aduanas
Aduana de Buenos Aires.jpg
Información
Acrónimo DGA
Tipo Dirección General
Jurisdicción Nacional
Ámbito Bandera de Argentina Argentina
Director General Juan José Gómez Centurión
[editar datos en Wikidata]

La Dirección General de Aduanas (DGA) de Argentina, es uno de los tres Organismos que integran la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), junto con la Dirección General Impositiva (DGI) y la Dirección General de los Recursos de la Seguridad Social (DGRSS).

Tiene a su cargo la aplicación de la legislación relativa a la importación y exportación de mercaderías, como así también el control del tráfico de los bienes que ingresan o regresan en el territorio aduanero.

Su función principal es valorar, clasificar, verificar y controlar la entrada y salida de mercaderías, como así también los medios en que son transportadas, asegurando el cumplimiento de las disposiciones vigentes.

Además, la Aduana colabora en el resguardo de intereses del Estado, tales como la seguridad nacional, la economía, la salud pública y el medio ambiente, vedando el flujo de mercaderías peligrosas o ilegales.

Deberes[editar]

Entre sus deberes se encuentran:

A) Intervenir en el estudio y formulación de los proyectos de aranceles, cuotas compensatorias y demás medidas de regulación y restricción del comercio exterior.

B) Dar cumplimiento a los acuerdos y convenios que se celebren en materia aduanera.

C) Realizar el seguimiento y control de la operatoria de comercio exterior de los distintos operadores que actúan en todo el país a través de las distintas Aduanas.

D) Controlar que el ingreso y egreso de mercaderías, pasajeros y medios de transporte se realice de acuerdo a lo establecido en el Código Aduanero y el MERCOSUR.

E) Procurar el cumplimiento de los derechos aduaneros.

F) Ejercer los mecanismos de control que prevean y eviten la comisión de delitos como el contrabando, tráfico de armas y de narcóticos.

Organización interna[editar]

La Dirección General de Aduanas está estructurada en cuatro Subdirecciones:

  • Técnico Legal Aduanera
  • Control Aduanero
  • Operaciones Aduaneras Metropolitanas (de la que depende la Aduana Buenos Aires y la Aduana Ezeiza)
  • Operaciones Aduaneras del Interior (de la que dependen todas las Direcciones Regionales Aduaneras)

Las Subdirecciones de Operaciones Aduaneras Metropolitanas y del Interior secundan al Director General de la Dirección General de Aduanas en todo lo relativo a la ejecución y coordinación de las acciones que en materia de aplicación, percepción y fiscalización de tributos aduaneros, de control del comercio exterior así como en el ejercicio del poder de Policía Aduanera, deban realizarse en la jurisdicción que el Administrador Federal de Ingresos Públicos disponga, en concordancia con las políticas, planes, programas y criterios dictados por el mismo con ajuste a las normas legales que regulan la materia de su competencia.

La Subdirección General Legal Técnico Aduanera secunda al Director General de la Dirección General de Aduanas en lo relativo a las cuestiones de naturaleza técnico legal aduanera surgidas de la aplicación, interpretación técnica, percepción y fiscalización de los tributos a cargo de la Dirección General de Aduanas y respecto de las actividades contenciosas aduaneras, en concordancia con las políticas, planes, programas y criterios dictados por el Administrador Federal de Ingresos Públicos.

La Subdirección General de Control Aduanero secunda al Director General de la Dirección General de Aduanas en lo relativo a la formulación de las políticas estratégicas de control aduanero, en la obtención y análisis de información para la definición de los perfiles de riesgo aduanero y en la coordinación de las actividades en las que la Dirección General de Aduanas deba articular su actuación con otros organismos en los aspectos técnico operativos de control aduanero, en concordancia con las políticas, planes, programas y criterios dictados por el Administrador Federal de Ingresos Públicos.

Reseña Histórica de la Aduana Argentina[editar]

Orígenes[editar]

La Aduana Argentina es una de las instituciones más antiguas del país. Se constituyó como una organización varios años antes de que la Argentina misma se conformara como Nación, dado que su comienzo se remonta a los tiempos de la conquista y colonización Española.

Los historiadores consideran que el antecedente más antiguo de la actividad aduanera en tierras del Plata son las disposiciones contenidas en la Cédula Real que el Emperador Carlos V firmó el 19 de julio de 1534 en favor de Don Pedro de Mendoza, autorizándolo a emprender la conquista y "poblar las tierras y provincias que hay en el río de Solís que llaman de La Plata".

Dicha Cédula Real establecía la exención del pago de derechos del 7,5% (almojarifazgo) de todos aquellos bienes que llevaran consigo los colonos siempre y cuando fueran para su uso o consumo personal y no con fines comerciales, dado que, en este último caso, el Tesorero Don Rodrigo de Villalobos, que integraba la expedición de Mendoza, debía formular los cargos correspondientes.

El primer registro oficial que se conserva de una operación data del 1º de junio de 1586 y corresponde al ingreso de mercaderías introducidas por la nave "Nuestra Señora del Rosario", procedente de Santos, Brasil, propiedad de Don Alfonso Vera.

Por aquellos tiempos, Buenos Aires y la región pampeana eran un área marginal cuyos contactos comerciales con el exterior se daban a partir de dos grandes actividades: la exportación de navíos a Brasil (cuyos permisos especiales eran otorgados por las autoridades españolas) y el contrabando.

Durante este período el puerto de Buenos Aires se convirtió en un punto de ingreso -lícito e ilícito- de diversos productos así como de esclavos africanos. Esto motivó la temprana queja de los comerciantes limeños y el establecimiento en 1622 de una "Aduana seca" en la ciudad de Córdoba, trasladada a Jujuy en 1696, que gravaba con un 50% las mercaderías que se dirigían hacia el norte.

Esta situación de relativa marginalidad cambió en la segunda mitad del siglo XVIII a partir de las reformas Borbónicas. En 1776 se creó el Virreinato del Río de la Plata, del que Buenos Aires fue la capital. La creación del Virreinato fomentó las actividades mercantiles en Buenos Aires al permitírsele comerciar con las otras dependencias españolas.

Dos años más tarde, en 1778, la Corona sancionó el Reglamento de Libre Comercio, que eliminó el antiguo monopolio que ejercían otros puertos en su relación con la Península y autorizó a Buenos Aires, entre otros, a comerciar directamente con España. También se reforzó el control de estas actividades con la creación de la Real Aduana de Buenos Aires, organismo encargado de administrar el comercio exterior del Virreinato

Durante muchos años el desarrollo de la actividad aduanera estuvo ligado al lento crecimiento poblacional de la región del Plata que registraba una escasa actividad comercial y en consecuencia una reducida recaudación.

Revolución de Mayo[editar]

La Revolución de Mayo impulsó medidas tendientes a asegurar la libertad de comercio sin restricciones, lo que implicó reorganizar las instituciones administrativas y transformar a la Aduana en concordancia con el espíritu revolucionario de la época, que estaba imbuido del liberalismo filosófico y político vigente a comienzo del Siglo XIX.

Los primeros gobiernos patrios se fijaron como objetivos mejorar los servicios aduaneros, combatir el contrabando y aumentar la recaudación, tanto nacional como provincial, dado que existían aduanas interiores. Hacia 1812, las necesidades económicas abrieron el camino a la creación de nuevas aduanas. Así nacieron, por decreto, las aduanas de Mendoza y Corrientes.

Para los mismos años, cada Cabildo de Buenos Aires ejercía el control aduanero. Pero también tenían a su cargo el cobro de impuestos a los habitantes de la ciudad, como las alcabalas y las patentes para ejercer el comercio en la vía pública en vandolas o para circular en carro por la ciudad.

Desde 1826 se sucedieron diversos intentos para unificar las aduanas, pero todos fracasaron. Recién después de la caída de Juan Manuel de Rosas, en el Acuerdo de San Nicolás -firmado en 1852- se determinó que los impuestos de aduana a las importaciones y exportaciones, tendrían carácter nacional y que las mercaderías de origen extranjero podrían transitar libremente de una provincia a otra luego de ser nacionalizadas.

Herencia y consolidación[editar]

El origen del sistema de cobro de impuestos aduaneros en la Nación es una herencia del sistema de organización económico español, que se transmitió y adaptó a las necesidades de un nuevo país en formación y que logró consolidarse definitivamente cuando el organización política se afianzó a través de la Constitución y las normas legales que de ella derivan.

Por ser una entidad recaudadora y proveedora de recursos económicos, la Aduana ha tenido una enorme influencia y participación activa en el acontecer histórico de la Nación.

En 1997, el Decreto 618 dispuso que la Administración Nacional de Aduana (ANA) pasara a ser la Dirección General de Aduanas, organismo integrante de la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Distintas denominaciones del Organismo en el tiempo[editar]

  • 1877: Dirección General de Rentas
  • 1931: Dirección General de Aduanas
  • 1947: Administración General de Aduanas y Puertos (Ley Nro. 12964)
  • 1949: Dirección Nacional de Aduanas (Decreto Nro. 8803)
  • 1963: Aduana de la Nación (Ley Nro. 6087)
  • 1969: Administración Nacional de Aduanas (Decreto Nro. 6979)
  • 1997: Dirección General de Aduanas (Decreto Nro. 618/1997)

Metas[editar]

Son metas de la Dirección General de Aduanas:

Disminuir la comisión de delitos y procurar el cumplimiento voluntario de las obligaciones aduaneras por parte de los operadores y usuarios aduaneros Modernizar el sistema aduanero, integrando los procesos que permiten fortalecer el servicio e introduciendo tecnología de punta. Combatir el contrabando mediante la detección oportuna, la solución de irregularidades y la aplicación de controles más estrictos. Transparentar y mejorar la imagen del servicio aduanero a través de la continua profesionalización del personal y la difusión de los procesos para ofrecer al usuario un servicio íntegro.

Ha recibido reconocimiento de la Organización Mundial de Aduanas (OMA), que en el 2011 galardonó a la Dirección General de Aduanas con el Premio Yolanda Gutiérrez, que se otorga a las administraciones que hayan obtenido mayores incautaciones de mercaderías en infracción a los derechos de propiedad intelectual.[1]

Falencias[editar]

Según la Auditoría General de la Nación (AGN) la Dirección General de Aduanas tiene graves falencias que ha sustanciado en diversos informes a través de los años. Algunos de ellos son:

  • En la Zona Franca La Plata con falta de normativa respecto al mismo, falta de contenedores, desorden y saturación en mercadería secuestrada.[2]
  • Falta de infraestructura de archivo y seguridad en depósitos y terminales.
  • Deficiencias en materia de precintos.

Edificio[editar]

En 1907 se autoriza la construcción de un edificio para la Aduana Nacional, acorde con la importancia que la institución había adquirido en la pujante Ciudad de Buenos Aires desde fines del siglo XIX, con el consecuente equipamiento e infraestructura adecuados a su condición de capital de la República.

Los arquitectos Eduardo Lanus y Pablo Hary fueron los autores del proyecto, y las obras, se iniciaron en el año 1909, en una zona portuaria ganada al río y reservada para uso fiscal, sobre el predio comprendido entre las actuales calles Belgrano, Azopardo, Moreno y la avenida Ing. Huergo.

Los trabajos culminaron en octubre de 1910, la sede de la Aduana en el nuevo edificio fue inaugurado por el Presidente José Figueroa Alcorta el 8 de octubre de ese año, aunque se ocupó oficialmente el 6 de enero de 1911. En 2009 fue declarado Monumento Histórico Nacional mediante el Decreto N° 1309 firmado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Arquitectónicamente el edificio, está encuadrado en el repertorio formal y compositivo del clasicismo francés del siglo XVIII, consta de un subsuelo, planta baja y tres pisos superiores, en el que se destacan sus dos torres de pizarra negra.

Cuenta con una importante entrada decorada en estilo rococó, y se organiza a partir de un eje central de simetría coincidente con su acceso principal, que está flanqueado por pares de columnas rematadas por figuras alegóricas.

Se destacan las escaleras de mármol de Carrara, los detalles ornamentales con vegetales, y las carpinterías de hierro y barandas, que presentan un elaborado diseño con figuras de antorchas y guirnaldas de acanto y laureles frutados.

En 2015 AFIP a cargo de Guillermo Echegaray comenzó los trabajos para la puesta en valor de este edificio histórico, el equipo s conducido por el arquitecto Rubén Otero,autor de la restauración de fachadas del Hotel Majestic. El trabajo incluyó la azotea, retirando los equipamientos de frío/calor centrales. Se cambiaron las cubiertas de chapa de los techos, se restauraron las mansardas y sse encaró la restauración de las torres. [3]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]