Diego de Landa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diego de Landa
Diego de Landa.jpg
Información personal
Nacimiento 17 de marzo de 1524
Cifuentes, España
Fallecimiento 1579
Mérida, México
Nacionalidad Española
Información profesional
Ocupación Conquistador, cronista, mayista, fraile y sacerdote
Cargos ocupados
[editar datos en Wikidata]

Diego de Landa Calderón (Cifuentes, España; 12 de noviembre de 1524 - Mérida, Nueva España; 29 de abril de 1579) fue misionero español de la Orden Franciscana en la provincia de Yucatán y obispo de la arquidiócesis de Yucatán entre 1572 y 1579. Sus reportes son restituciones y adaptaciones de la cultura originaria maya, los cuales reponen historia, literatura y tradiciones destruidas bajo su orden[1] especialmente en el conocido evento del Auto de fe de Maní[2] , dicho acto destructivo fue plasmado por artistas mexicanos como Diego Rivera, Juan O'Gorman y Fernando Castro Pacheco entre otros. Entre los documentos más conocidos re-escritos por autoridades eclesiásticas de Yucatán dirigidas por Diego de Landa se encuentra el Popol Vuh, el cual popularmente se creía auténtico sin embargo inconsistencias descubiertas a finales del siglo XIX[3] y de estudios a partir de la década de los 50s descartan su originalidad[4] .La inquisición guiada por Landa aplicó una serie de abusos físicos en los Mayas, donde muchos nobles mayas fueron encarcelados para interrogatorios y tortura por medio de la garrucha y otros métodos[5] [6] , donde también muchos eran al final ejecutados.

Los reportes inquisitorios de Landa son imprecisos, contradictorios, hagiográficos, e incapaces de documentar el lenguaje escrito Maya[7] , ya que durante los primeros estudios realizados a dichos reportes, la descripción y traducción incorrecta de los glifos mayas como letras de un alfabeto llevó en 1862, a Charles Étienne Brasseur de Bourbourg intentar traducir los códices mayas sin éxito[8] . Debido a la destrucción de la literatura maya por parte de Landa, alrededor del siglo XVIII desaparecieron las últimas personas capaces de entender los complejos glifos mayas[9] . Solo hasta los estudios de Yuri Knorozov en los 1950s, quien descartó el uso de los reportes de Landa y propuso el lenguaje maya como silabario, pudo iniciar el desciframiento de los códices mayas sobrevivientes[10] . Diego de Landa murió el 29 de abril de 1579 a los 54 años de edad, después de ejercer 38 años como religioso cristiano, con 30 años radicando en Yucatán y casi 6 años como obispo[11]

Una posibilidad que se perfila como más probable es que ese indio [sic] (maya) transcriptor haya insertado algunos pasajes bíblicos con el propósito de atenuar el matiz “pagano,” y poner el documento a salvo de la mano destructora de los españoles, conservando así lo esencial del relato original.

Otilia Cortez,Intertextualidad y paralelismo entre el Popol Vuh y La Biblia, 2008[12]

Antes de su llegada a Yucatán (1524-1549)[editar]

Diego de Landa Calderón nació el 12 de noviembre de 1524 en la Casa de los Gallos, en la Villa Condal de Cifuentes, Guadalajara, proveniente de una familia adinerada. Se cree que cursó sus estudios primarios entre los años 1529 y 1541 en el convento franciscano de Cifuentes. Popularmente se dice que a los diecisiete años se marchó al monasterio de San Juan de los Reyes, en Toledo, para continuar con su formación hasta 1547, que fue ordenado fraile de la Orden Franciscana. Ese mismo año se le destinó al convento de San Julián y San Antonio de La Cabrera (Madrid). En 1548 recibe la visita de Nicolás de Albalate, que le propone viajar junto a cinco franciscanos más a Yucatán, en las recién descubiertas tierras de México, donde los conquistadores y colonos, una vez concluidas las guerras con los pueblos nativos, requerían misioneros para educar a los indígenas en los valores de los españoles.


Diego de Landa y la Inquisición[editar]

Represión de los Mayas[editar]

Croquis de Diego de Landa del nuevo templo de san Francisco donde se aprecia la plataforma original como base tras la destrucción del templo Maya

Al recibir informes de que mayas adoctrinados en la religión cristiana continuaban practicando sus costumbres y tradiciones, ordenó la creación de una Inquisición en Maní (Yucatán) la cual culminó con una ceremonia llamada “Auto de fe”. Durante la ceremonia, el 12 de julio de 1562, un número incierto de códices y libros mayas (27 de acuerdo a Landa) y aproximadamente 5000 figuras religiosas diversas fueron quemados.

Solo tres libros originales con Escritura maya o códices y probablemente fragmentos de un cuarto se sabe han sobrevivido a la destrucción de la ceremonia de 1562. Colectivamente, estas obras sobrevivientes son llamadas Códices mayas.

Durante los procesos inquisitorios de Landa sobre la población civil maya se usaron diversos métodos de tortura, con la intención de adoctrinar a los pobladores en su nueva religión impuesta, como métodos de interrogación acerca de sublevaciones armadas y como procedimientos de intimidación para someter a los mayas a labores serviles. Uno de los métodos más comunes era la garrucha, donde el torturado era colgado de los brazos por largos periodos donde se le añadía peso en los tobillos o se le azotaba durante la interrogación.

Justificaciones de Landa[editar]

Quema de objetos tradicionales y sagrados de los mayas durante la inquisición de Diego de Landa

Diego de Landa tal vez inspirado por el aún más intolerante franciscano Francisco Jiménez de Cisneros, proveniente del mismo convento de Toledo de donde provenía Landa, era “maniaco en su fanatismo”[13] contra la cultura local. Landa creía que existía una red clandestina de “apóstatas”[14] dirigida por las autoridades religiosas mayas, las cuales querían recuperar la autodeterminación de los mayas. Estos “apóstatas”, de acuerdo a Landa, habían lanzado una contraofensiva contra la iglesia católica y creía que su deber era exponer al “demonio” antes de que los pobladores pudieran recuperar sus traducciones y cultura.

Landa aseguraba que tenía evidencia de sacrificio humano y otras prácticas “idólatras”, obtenidas de sus métodos de tortura. Sin embargo uno de los presuntos sacrificados, el encomendero Dasbatés, fue encontrado vivo. Por estas razones críticos de Landa demandaron la remoción del control de la Inquisición de Landa.[15]

Otro intento infructuoso de evidenciar sacrificios fue el descrito por su biógrafo principal, López de Cogolludo, quien escribió las historias que Landa aparentemente experimentó en su primer viaje para predicar su religión. En un evento popularmente conocido alrededor del 1549, el biógrafo afirma que Landa recién llegado de España y por sí solo en una remota ubicación en la región Cupules, en un acto de furia al observar las costumbres locales fue capaz de destruir una gran cantidad de figuras y esculturas religiosas mayas de una villa pequeña; esto con tan solo dialogar y predicar su religión ante un grupo de 300 personas[16] . Sin embargo Landa solo obtuvo conocimientos básicos de algunas Lenguas mayenses de las regiones costeras hasta tres años más tarde en 1552 y desconocía por completo la lengua de los Cupules (región central aislada), por lo que no pudo ser capaz de conversar con los mayas de dicha Villa.

Landa acostumbraba ir a regiones recientemente dominadas por los españoles donde la resistencia armada aún era intensa, además buscaba informarse de las tradiciones y costumbres locales para poder asimilarlas y sustituirlas por costumbres españolas[17] Para Landa y otros frailes franciscanos, la propia existencia de la literatura maya era prueba de “prácticas diabólicas”. En referencia a dichos escritos Landa escribió:

Usavan tambien esta gente de ciertos caracteres o letras con las quales escrivian en sus libros sus cosas antiguas y sus sciencias, y con ellas, y figuras, y algunas señales en las figuras entendian sus cosas, y les davan a entender y enseñavan. Hallamosles grande número de libros de estas sus letras, y porq no tenían cosa, en que no oviesse superstiçion y falsedades del demonio se los quemamos todos, lo qual a maravilla sentían y les dava pena

Diego de Landa, Manuscrito de Relación de las cosas de Yucatán, siglo XVI[18] [19]

Landa nunca dudo de la necesidad de su inquisición. Ya sea que la "magia" e "idolatría" fuesen practicadas o no, Landa "estaba poseído[20] " por fantasías de la existencia de poder "demoníaco" en Yucatán. Así también Landa era fanático del Milenarismo[21] , dichas ideas cristianas medievales demandaban la conversión masiva de personas a la religión cristiana. Landa al destruir las costumbres y tradiciones no acordes con sus convicciones religiosas creía que podía favorecer a los objetivos del milenarismo, de esta manera era común que realizara torturas y/o ejecuciones masivas en la idea de salvar a las comunidades de sus costumbres inadecuadas[22] .


...los frailes hicieron inquisición y pidieron la ayuda del alcalde mayor prendiendo a muchos y haciéndoles procesos; y se celebró un auto (de fe) en que se pusieron muchos cadalsos encorozados. (Muchos indios fueron) azotados y trasquilados y algunos ensambenitados por algún tiempo; y otros, de tristeza, engañados por el demonio, se ahorcaron...

Diego de Landa, Relación de las cosas de Yucatán, siglo XVI[23]

Auto de fe de Maní[editar]

Vista frontal de la plaza donde se realizó el Auto de fe de Maní donde a partir de 1562 la literatura Maya era quemada y se realizaban ejecuciones y torturas por órdenes de Diego de Landa, Convento de San Miguel Arcángel, Maní, Yucatán

Diego de Landa llegó a Yucatán en 1549, donde ocupó el puesto de ayudante del guardián provincial en Izamal. En 1562, Landa estableció un tribunal de la Inquisición en el poblado maya de Maní, con el propósito de poner fin a la cultura y tradiciones de los mayas. De hecho, Landa sabía que a pesar de las campañas de cristianización emprendidas en la península, los indígenas seguían rindiendo culto a sus antiguas divinidades. Al establecer el tribunal en Maní, Landa comenzó a interrogar a los indígenas, incautar y destruir sus objetos religiosos lo que incluía no sólo imágenes sino los códices.[24] . Cuando los pobladores se rehusaban a cooperar estos eran torturados e inclusive ejecutados[25] .


Fantasías, hagiografías y errores en sus relatos[editar]

Página 45 del manuscrito de la Relación de las cosas de Yucatán.

Diego de Landa, Diego López de Cogolludo y otros cronistas de la conquista de América, crearon diversas obras que popularmente fueron consideradas como auténticas y fundamentales para la definición de las culturas de Yucatán, sin embargo los reportes realizados por ellos carecían de enfoque científico, son mayoritariamente hagiografías y sus descripciones estaban acompañadas de situaciones inverosímiles, fantasiosas o tendenciosas, donde se favorecía de manera invariable a la religión cristiana y al gobierno español, desdeñando a las religiones mayas y a sus gobiernos originarios.

...Compráronse las dos imágenes (de la virgen cristiana), y puestas ambas en un cajón, de suerte que no se maltratasen, le traían indios cargado en hombros. Sucedió en el camino, que lloviendo muchos aguaceros, nunca llovía sobre el cajón de las imágenes, ni indios que las traían, ni aun algunos pasos en circuito donde estaban....

Diego López de Cogolludo, Historia de Yucatán, siglo XVI[26]

Los relatos de Landa fallan inclusive en documentar apropiadamente la toponimia de lo que ahora es llamado Yucatán. De acuerdo a sus Relaciones el nombre proviene de “Ci u t’ann” con el significado de “ellos lo dicen”[27] , sin embargo el significado correcto de esta palabra es “no entiendo” . La raíz del nombre en la que más investigadores están de acuerdo es "Yuk'al-tan mayab", que era la designación lingüista de su nación, y que textualmente quiere decir: "todos los que hablan la lengua maya"[24] . Otro ejemplo del desconocimiento toponímico de la lengua maya es el nombre de la región "Ti-bu lon" la cual traduce erróneamente como "fuimos tocados con", el significado de esto es "nosotros paseamos". Landa desconoce que los toponímicos mayas son siempre simples o sustantivos compuestos, la escritura y significado correctos son "Ti bolom" y "en 9"[28] .

Cor respecto al armamento maya también traduce de manera incorrecta la descripción de los gambesónes (protección corporal) mayas. El afirma que era una combinación de algodón con sal, sin embargo sal en maya es "tab", mientras que el nombre correcto es con "taab" que significa "trenzado"[29] .


Juicio a Diego de Landa por su Inquisición[editar]

Después del establecimiento de la Inquisición en Yucatán a partir del auto de fe de Maní, las persecuciones religiosas contra los pobladores empezaron a afectar las actividades productivas de los encomenderos, quienes reclamaron un cese a la ejecución de sus esclavos mayas. Por esta razón, fue enviado a España por el entonces obispo Francisco de Toral. Total era caracterizado por un adoctrinamiento mucho más pacífico y no estaba de acuerdo con las prácticas de Diego de Landa.

Toral redacta los acontecimientos suscitados a partir del Auto de Fe de Maní dirigido por Landa al rey de España:


… Sabrá su Majestad que se descubrieron unos ídolos en la provincia de Maní, pueblo puesto en la Corona Real. Y como no había aún venido el obispo, él [Fray Diego de Landa], cómo juez ordinario… invocó el brazo secular, un juez que proveyó vuestra Majestad a mi petición, que se llama el Doctor Quijada… él fue a la provincia de Maní con muchos españoles manu armata, y el Provincial Fray Diego de Landa se hizo Inquisidor Mayor y tomó otros tres acompañados frailes consigo… El modo con que sacaban los ídolos los frailes era que colgaban los indios. Primero azotaban a los indios por manos del Provincial (Landa), y cuando menos azotes le daban eran ciento, y si no confesaba tener ídolos, lo colgaban públicamente en la ramada de la iglesia por las muñecas y echabanle mucho peso a los pies, y quemabanle las espaldas y barrigas con hachas de cera encendidas hasta que confesaban los ídolos… Fue tanto el exceso que andaban atónitos los indios que no sabían qué hacer…

Francisco Toral obispo de Yucatán, en el Documento XXXIV” en Scholes, Francia, siglo XVI[30]

Ya en España, ante el Consejo de Indias, fue duramente criticado, por lo que un “comité de doctores” fue comisionado para investigar los crímenes de Landa. La resolución de este comité en 1569 fue la absolución de Diego de Landa de las acusaciones, sin embargo el obispo Toral no permitió el regreso de Landa a Yucatán. Solo hasta la muerte de Francisco Toral, Diego de Landa pudo regresar a Yucatán ahora con el puesto de obispo, asignado por el rey Felipe II de España.

La conversión de los Mayas[editar]

Nacido en Cifuentes , España, obtuvo su grado de monje franciscano en 1541, y fue uno de los primeros franciscanos en Yucatán, llegando en 1549. Landa estuvo a cargo de adoctrinar la religión Catolica a los pobladores mayas después de La Conquista de Yucatán. El presidió un monopolio espiritual concedido a la Orden Franciscana por la Corona española, y trabajó intensamente para consolidar el poder de la orden durante la conversión de los mayas. Su asignación inicial fue a la Misión de san Antonio en Izamal, donde también tuvo su residencia principal en Yucatán.

La obra Relación de las cosas de Yucatán fue realizada bajo su supervisión en la cual reporta la Religión maya, su cultura y su escritura.Se estima que este manuscrito fue escrito alrededor de 1566 cuando Landa se encontraba en España, sin embargo, las copias originales están desaparecidas. El reporte solo se conoce por medio de un compendio, el cual ya había sido modificado varias veces por diversos copistas. La versión existente fue producida alrededor de 1660, y descubierta en 1862 por el clérigo francés Charles Etienne Brasseur de Bourbourg. Brasseur de Bourbourg publicó el manuscrito dos años más tarde en una edición bilingüe español-francés, titulada como Relation des choses de Yucatán de Diego de Landa.




Bibliografía[editar]

  • de Landa Calderón, Fray Diego (2007). Relación de las cosas de Yucatán. México D.F.: Monclem Ediciones. ISBN 970901904X. 
  • Martínez Viana, Víctor (2009). Breve historia de fray Diego de Landa. Guadalajara. ISBN 9788461344116. 
  • López de Cogolludo, Diego (2011). Historia de Yucatán. Barcelona: Red Ediciones. ISBN 9788498166408. 
  • de Lizana, Bernardo (1988). Historia de Yucatán. Cambio 16. ISBN 9788476791097. 
  • de Benavente Motolinía, Toribio (1991). Historia de los indios de la Nueva España. Castalia. ISBN 9788470394645. 
  • Carrillo y Ancona, Crescencio (1892). El Obispado de Yucatán. Mérida: Ricardo B. Caballero. 
  • Oroza Díaz, Jaime (1984). Historia de Yucatán. Mérida: Ediciones de la Universidad Autónoma de Yucatán. ISBN 968-6160-00-0. 

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Chuchiak, John F. (2005). «In Servitio Dei: Fray Diego de Landa, the Franciscan Order, and the Return of the Extirpation of Idolatry in the Calonial Diocese of Yucatán, 1573-1579». The Americas 612 (4): 611–646. 
  2. Casares G. Cantón, Raúl; Duch Colell, Juan; Antochiw Kolpa, Michel; Zavala Vallado, Silvio et ál (1998). Yucatán en el tiempo. Mérida, Yucatán. ISBN 970 9071 04 1. 
  3. «Eleventh annual report». Peabody Museum: 391. 1880. Consultado el 5 de abril de 2016. «an evident fabrication, or, at least, accommodation of the Indian mythology to Christian notions, a pious fraud». 
  4. Girard, Rafael (1952). «Tomo I». El Popol-Vuh, fuente histórica. Guatemala: Ministerio de Educación Pública. «sabían que había cielo e infierno, pena, hambre, y castigo. Que había un solo Dios en tres personas (concepto de pluralidad dentro de la unidad): el padre que era justiciero, el hijo caritativo y el hijo menor daba y aumentaba la salud, daba de comer y enviaba agua del cielo para darnos de comer. A esas tres personas denominaban Illapa ( Rayo)». 
  5. Clendinnen, Anna (1987). Ambivalent Conquests: Maya and Spaniard in Yucatan, 1517-1570. Cambridge: University Press. 
  6. Staffa, Giussepe (2013). «Al fianco dei conquistafores». I personaggi più malvagi della chiesa. Roma: Newton Compton. ISBN 978-88-541-5329-5. «“La missiva si chiudeva con l’augurio che «Fray Diego de Landa e i suoi compagni possano soffrire la penitenza per i mali che ci hanno inflitto, e possano i nostri discendenti fino alla quarta generazione vendicare la grande persecuzione che si è abbattuta su di noi». 
  7. «Yuri Knorosov». Consultado el 5 de abril de 2016. «Since de Landa's "alphabet" seemed to be contradictory and unclear (e.g., multiple variations were given for some of the letters, and some of the symbols were not known in the surviving inscriptions), previous attempts to use this as a key for deciphering the Maya writing system had not been successful». 
  8. Ferrer Muñoz, Manuel (2002). «Brasseur de Bourbourg ante las realidades indígenas de México». Serie Doctrina Jurídica (Instituto de Investigaciones de Jurídica, Universidad Nacional Autónoma de México) (56): 261–286. OCLC 50761138. 
  9. McKillop, Heather (2004). The ancient Maya : new perspectives. New York, N.Y.: W. W. Norton & Company, Inc. p. 294. ISBN 978-0-393-32890-5. 
  10. Grube, Nikolai (Abril-Junio 2000). «Yuri Valentinovich Knorozov (1922-1999)». En Vargas González, Alfredo. Actualidades arqueológicas (Instituto de Investigaciones Arqueologicas-UNAM) (22). OCLC 34202277. 
  11. López de Cogolludo, Diego (2011). «II. Como murió el obispo don fray Diego de Landa, y fue revelada su muerte por un difunto». Historia de Yucatán. Red Ediciones. ISBN 978-84-9897-657-1. 
  12. Cortez, Otilia (2008). «Intertextualidad y paralelismo entre el Popol Vuh y La Biblia». Espéculo. Revista de estudios literarios,Universidad Complutense de Madrid (40). Consultado el 5 de abril de 2016. 
  13. Schwaller, John Frederick (2005), «Introduction: Franciscans in Colonial Latin America», The Americas 61: 565-570, doi:10.1353/tam.2005.0100 .
  14. Timmer, David E. (1997), «Providence and Perdition: Fray Diego de Landa Justifies His Inquisition against the Yucatecan Maya», Church History: 477-483 .
  15. Tozzer, A.M. Review of Don Diego Quijada, Alcalde Mayor de Yucatan, 1551-1565. Documentos sacados de los archivos de Espana, by France V. Scholes and Eleanor B. Adams. The Hispanic American Historical Review (November, 1939): 520
  16. Clendinnen, Inga (2003), Ambivalent Conquests: Maya and Spaniard in Yucatan, 1517-1570 (2nd edición), New York: Cambridge University Press, p. 67, ISBN 0521820316 
  17. Roys, Ralph L. Review of Landa's Relacion De Las Cosas De Yucatan: A Translation by Alfred M. Tozzer, by Alred M. Tozzer. The American Historical Review (October, 1943): 133.
  18. de Landa, Diego. Manuscrito de Relación de las cosas de Yucatán. p. 458. 
  19. Clendinnen, 70
  20. Tedlock, Dennis (1993), «Torture in the Archives: Mayans Meet Europeans», American Anthropologist 95 (1): 139–152 [p. 147], doi:10.1525/aa.1993.95.1.02a00070 .
  21. Blom, Frans. The Conquest of Yucatan. Cambridge: The Riverside Press, 1936: 481
  22. Timmer, 480
  23. de Landa, Diego. «XVIII Vicios de los indios. Los frailes estudian la lengua del país. sus enseñanzas a los naturales. castigos a los apóstatas.». Manuscrito de Relación de las cosas de Yucatán. 
  24. a b Casares G. Cantón, Raúl; Duch Colell, Juan; Antochiw Kolpa, Michel; Zavala Vallado, Silvio et ál (1998). Yucatán en el tiempo. Mérida, Yucatán. ISBN 970 9071 04 1. 
  25. Martínez Viana, Victor. Breve historia de fray Diego de Landa: Relación de las cosas de Yucatán. p. 357. «Que estando esta gente instruidos en la religión y los moços aprovechados, como diximos, fueron pervertidos por los sacerdotes q en su idolatría tenian y por los señores, y tornaron a ídolatrar y hazer sacrificios no solo de saumerios sino de sangre humana sobre lo qual los frayles hizieron inquisicion, y pidieron ayuda al alcalde mayor y prendieron muchos, y les hizieron procesos y se celebro un auto en que pusieron muchos en cada balços encoroçados; y açotados, y tresquilados, y algunos ensambenitados por algun tiempo, y que algunos de tristeza engañados del demonio se ahorcaron y q en comun mostraron todos mucho repentimiento, y voluntad de ser buenos Christianos». 
  26. López de Cogolludo, Diego (2011). «II. De la muy celebrada y devota imagen de la virgen santísima de Ytzmal». Historia de Yucatán. Red Ediciones. ISBN 978-84-9897-657-1. 
  27. de Landa, Diego (2015). «2. Etymology of the name of this province. Its situation». Yucatan before and after the conquest. Global grey. 
  28. de Landa, Diego (2015). «9. Chronological Monuments of Yucatan. Foundation of the kingdom of Sotuta. Origin of the Chels. The thre principal kingdoms of Yucatan». Yucatan before and after the conquest. Global grey. 
  29. de Landa, Diego (2015). «8.Arrival of the Tutul-Xius and the alliance they made with the lords of Mayapan. Tyranny of Cocom, the ruin of this power and of the city of Mayapan». Yucatan before and after the conquest. Global grey. 
  30. Toral, Francisco (1963). «Tomo II». Documento XXXIV en Scholes, Francia y Eleonor Adams, Don Diego Quijada, alcalde mayor de Yucatán, (1561- 1565). Antigua Librería Robledo. p. 465. 

Enlaces externos[editar]