Francisco Jiménez de Cisneros

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Francisco Jiménez de Cisneros
El cardenal Francisco Jiménez de Cisneros (Museo del Prado).jpg
Copia de Matías Moreno González conservada en el Museo del Prado del original de Juan de Borgoña.

80º Arzobispo de Toledo
Primado de España
Canciller Mayor de Castilla
20 de febrero de 14958 de noviembre de 1517
Predecesor Pedro González de Mendoza
Sucesor Guillermo de Croy

Escudo de la Corona de Castilla.svg
Gobernador del Reino de Castilla
23 de enero de 15168 de noviembre de 1517
Predecesor Fernando II de Aragón, Gobernador del Reino
Sucesor Carlos I, Rey de Castilla

Escudo de la Corona de Castilla.svg
Presidente del Consejo de Regencia de Castilla
25 de septiembre de 150617 de agosto de 1507
Predecesor Felipe I, Rey de Castilla
Sucesor Fernando II de Aragón, Gobernador del Reino
Información religiosa
Ordenación episcopal 11 de octubre de 1495 por Hernando de Talavera
Proclamación cardenalicia Mayo de 1507 por Julio II
Título cardenalicio Cardenal presbítero de Santa Balbina
Información personal
Nombre secular Gonzalo
Nombre religioso Emmo. y Rvmo. Fray don Francisco Cardenal Ximénez de Cisneros
Nacimiento 1436
Torrelaguna
Banner of arms crown of Castille Habsbourg style.svg Corona de Castilla[1]
Fallecimiento 8 de noviembre de 1517
(81 años)
Roa, España
Alma máter Universidad de Salamanca

Firma Firma de Francisco Jiménez de Cisneros

Coat of Arms of Cardinal Cisneros.svg
Escudo de Francisco Jiménez de Cisneros

[editar datos en Wikidata]

Francisco Jiménez de Cisneros o Giménez de Cisneros, cuyo nombre de pila era Gonzalo,[2]​ más conocido como el Cardenal Cisneros (Torrelaguna,[1]1436Roa, 8 de noviembre de 1517) fue cardenal, arzobispo de Toledo, primado de España y tercer inquisidor general de Castilla, perteneciente a la Orden Franciscana (O.F.M. Obs.).

También gobernó la Corona de Castilla en dos ocasiones por incapacidad de la reina Juana. Entre 1506 y 1507 presidió el Consejo de Regencia que asumió el gobierno castellano tras la muerte del rey Felipe el Hermoso en espera de la llegada de Fernando el Católico. Entre 1516 y 1517 volvió a asumir el gobierno tras la muerte del rey Fernando y en espera de Carlos I.

Biografía[editar]

Nació en Torrelaguna (Madrid)[1]​ en 1436, hijo de hidalgos pobres procedentes de Cisneros (Palencia). Tuvo dos hermanos, Juan y Bernardino; primo suyo fue el reformador benedictino García Jiménez de Cisneros.[3]​ Comenzó sus estudios en Roa y Cuéllar, pasando más adelante a las aulas del Estudio General franciscano en Alcalá de Henares, donde posiblemente estudió gramática. Terminó sus estudios en filosofía, teológica, derecho jurídico y canónico en el Colegio Mayor de San Bartolomé en Salamanca. De allí pasó a Roma, en donde fue ordenado sacerdote en torno a 1460 y donde ejerció de abogado.

Personaje religioso[editar]

Tras el fallecimiento de su padre, regresa a Castilla en torno a 1466. Consigue el arciprestazgo de Uceda, enfrentándose con el arzobispo de Toledo, Alfonso Carrillo de Acuña, lo que significó el encarcelamiento durante algunos años, primero en Uceda y posteriormente en el castillo de Torremocha (Santorcaz). A pesar de su reclusión, Cisneros no renunció a su cargo, en el que fue mantenido por el cardenal Gónzalez de Mendoza, aunque el encierro debió de durar poco tiempo según se deduce en algunas biografías, pues poco después, en 1478, Cisneros era capellán mayor de la catedral de Sigüenza y Vicario General de la diócesis.

Sufrió una profunda crisis espiritual que le llevó a entrar en la orden de los franciscanos; fue entonces cuando sustituyó su nombre de Gonzalo por el de Francisco en honor a San Francisco de Asís. Pasó de San Juan de los Reyes en Toledo a El Castañar y después al convento de la Salceda, donde durante siete años llevó una vida monacal.

De allí lo sacó la reina Isabel la Católica en el año 1492, tras convencerle de que aceptara ser su confesor, siguiendo los consejos del entonces arzobispo de Toledo, el cardenal Pedro González de Mendoza, primer protector de Cisneros.

En 1494 fue nombrado provincial de la orden franciscana en Castilla. Acometió en ella una profunda reforma, siguiendo al movimiento espiritual de la estricta observancia de Pedro de Villacreces, para adecuarla a la estricta observancia de la Regla de San Francisco

A la muerte del cardenal Mendoza en 1495, fue consagrado arzobispo de Toledo en el convento de San Francisco de Tarazona por fray Hernando de Talavera y en presencia de los Reyes Católicos. Durante la Baja Edad Media era ostentar el mayor poder tras La Corona, al ser Primado de España y Canciller Mayor de Castilla.[4][5]

En 1497 convoca un sínodo en Alcalá de Henares y un año después en Talavera de la Reina, con la finalidad de promover la reforma del clero diocesano y la vida pastoral de la archidiócesis de Toledo, además de otras órdenes religiosas y monásticas.

En 1499 partió al reino de Granada, con el encargo de asumir su evangelización, en colaboración del arzobispo fray Hernando de Talavera. En 1500 comenzó a mandar misioneros castellanos al Nuevo Mundo, especialmente de su orden, los Frailes Menores. Entre los misioneros franciscanos, envió a su secretario, Fray Francisco Ruiz, y después a tres frailes jerónimos, Fray Luis de Figueroa, Fray Bernardino Manzanedo y Fray Alonso de Santo Domingo, encargados de evitar los abusos de poder.

Recuperación del Rito Mozárabe[editar]

Desde su elección como arzobispo de Toledo, Cisneros puso un gran empeño en recuperar los textos del oficio y misa del rito mozárabe, que sólo se conservaba en la ciudad de Toledo y en la basílica de San Isidoro de León (España), en condiciones bastante precarias. Así, en pleno proceso reformador de la Iglesia de la Corona de Castilla, con el apoyo de la reina Católica, Cisneros advierte la riqueza de la liturgia de los mozárabes y en 1495 crea una capilla en la Catedral de Toledo —la del Corpus Christi— para que se conservase la antigua liturgia, dotándola de renta para su mantenimiento y de sacerdotes del propio cabildo catedralicio. También acometió una importante labor de recopilación y ordenación litúrgica —cada parroquia celebraba la misa y los oficios de manera diferente y la tradición oral que sustentaba el canto se iba perdiendo— y reunió gran cantidad de códices procedentes de todo el reino: mandó una reconstrucción de los textos y un estudio de los recursos litúrgicos que culminó en la impresión de un nuevo misal y de un breviario. En ellos se transcribieron las melodías que aún se conservaban a la notación cuadrada: los antiguos textos que se conservaban permitieron la reconstrucción aproximada de la liturgia tal y como era en la época visigoda; sin embargo, lo mismo no pudo ser hecho con el canto.

Personaje político[editar]

Escudo de Cisneros en el Ayuntamiento de Torrelaguna.

En 1501 instituyó la obligatoriedad de la identificación de las personas con un apellido fijo. Hasta entonces las personas se identificaban con su nombre y un apellido o mote que reflejaba el lugar de procedencia, el oficio o alguna característica de la persona, por lo que miembros de una misma familia, incluso hermanos, podían tener diferente apellido. Este sistema producía un tremendo caos administrativo para poder identificar a las personas por familias. A partir de la ordenanza de Cisneros, el apellido del padre quedaba fijado y pasaría a ser el de todos sus descendientes.

Isabel la Católica tuvo en Cisneros no solo un confesor, sino también un consejero. Al morir la reina, Juana I de Castilla y su esposo Felipe de Habsburgo fueron nombrados reyes de Castilla. El 24 de septiembre,[6]​ víspera de la muerte de Felipe I, los nobles acordaron formar un Consejo de Regencia interina para gobernar provisionalmente el reino[7]​ presidido por Cisneros y formado por el Almirante de Castilla, el Condestable de Castilla, Pedro Manrique de Lara y Sandoval duque de Nájera, Diego Hurtado de Mendoza y Luna, duque del Infantado, Andrés del Burgo, embajador del Emperador, y Filiberto de Vere, mayordomo mayor del rey Felipe.[8][9]

La nobleza y las ciudades contendieron acerca de quién debía desempeñar la Regencia, pues por un lado estaban los que querían al emperador Maximiliano durante la minoría del príncipe Carlos, como los Manrique, Pacheco y Pimentel; y por otro lado, los que querían la regencia de Fernando el Católico tal y como quedó establecida en el testamento de Isabel la Católica y las cortes de Toro de 1505, como los Velasco, Enríquez, Mendoza y Álvarez de Toledo.[10][11]​ Sin embargo, la reina Juana trató de gobernar por sí misma, revocó e invalidó las mercedes otorgadas por su marido, para lo cual intentó restaurar el Consejo Real de la época de su madre.[6][12]

Sin consultar a Juana, Cisneros acudió a Fernando el Católico para que regresara a Castilla.[13]​ Pero a pesar de los intentos de Cisneros, nobles y prelados, la reina no reclamó a su padre para gobernar[14]​ y de hecho llegó a prohibir la entrada del arzobispo a palacio.[15]​ Para dar legalidad al nombramiento como regente de Fernando el Católico, el Consejo Real y Cisneros buscaron encauzar el vacío de poder con la convocatoria de Cortes, pero la reina se negó a convocarlas, y los procuradores abandonaron Burgos sin haberse constituido en asamblea.[16]

Tras regresar de tomar posesión del Reino de Nápoles, Fernando el Católico se entrevistó con su hija el 28 de agosto de 1507,[17]​ y volvió a asumir el gobierno de Castilla. Agradecido con Cisneros, el Rey Católico le consiguió el capelo cardenalicio con el título de Santa Balbina. En diciembre de 1509 el rey pactó con el emperador la renuncia de las pretensiones imperiales a la regencia en Castilla, y las Cortes de 1510 le ratificaron como regente.[18]

Entre 1507 y 1516, aun con extremadas dificultades, Cisneros y el rey Fernando lograron devolver un tanto el prestigio que la monarquía había perdido.[19]​ En 1507 Cisneros fue nombrado Inquisidor general de Castilla. Se renovó el entusiasmo conquistador, desempeñando Cisneros un papel importante en la conquista de Orán, al igual que en los tiempos de Isabel la Católica había participado de manera activa en la conquista de Granada. organiza eclesiásticamente los territorios conquistados y dio nombre a Villa Cisneros (actual Dajla). Pese a su rango de cardenal, no participó en el cónclave de 1513 en el que fue elegido León X.

Labor cultural[editar]

Fachada del Colegio Mayor de San Ildefonso de la Universidad de Alcalá, fundada por Cisneros. Fotografía de 1891.

Universidad de Alcalá[editar]

Durante su vida participó, en mayor o menor medida, en todo lo que se hizo durante el reinado de los Reyes Católicos y contribuyó de forma decisiva a la configuración del nuevo Estado. Reformó la vida religiosa, que había caído en una gran relajación moral y una variedad intelectual. Supo ver que toda renovación empezaba por la educación y, sin ser un erudito, fundó en Alcalá de Henares una de las instituciones que más ha influido en la cultura española: la Universidad Cisneriana.

La universidad fue fundada en el año 1499 a partir del antiguo Studium Generale de Alcalá de Henares, del que Cisneros fue alumno. La Universidad de Alcalá fue la primera universidad renacentista, humanista y universal. Cisneros fue consciente de la transcendencia de su fundación y no escatimó esfuerzos para dotar a su Colegio del marco urbanístico adecuado, de una buena financiación y de los mejores maestros de la época, por lo que la villa de Alcalá de Henares se vio enormemente beneficiada con ello. La primera piedra del edificio que lo albergaría la puso Cisneros el 14 de marzo de 1501; en 1508 comenzaron las clases y en 1510 dotó a su fundación de unas Constituciones. Cisneros dotó a la nueva Universidad de Alcalá con una magnífica biblioteca, en la que un elevado porcentaje de libros versaba sobre ciencias naturales.

Iglesia Magistral de Alcalá[editar]

Cisneros, fundador del Hospital de la Caridad de Illescas por Alejandro Ferrant (1892).

Además sustituyó el deteriorado templo medieval de San Justo por un bello edificio gótico. Se trata de la Iglesia Magistral de Alcalá de Henares (actualmente Catedral Magistral) situada en pleno centro de la ciudad, en la que se haría su sepultura. No obstante, el sepulcro, obra de Domenico Fancelli y Bartolomé Ordóñez, se halla hoy día en la capilla de San Ildefonso, adscrita al antiguo Colegio Mayor del mismo nombre.[20]

La concesión del título de iglesia magistral implicaba que una parte importante del cabildo de la iglesia debía estar formado por maestros (magister) de la Universidad. Con esta disposición, el Cardenal solucionaba otra de sus preocupaciones: dotar de «jubilación» a sus profesores eméritos, dado que al entrar a formar parte del cabildo estarían percibiendo una pensión vitalicia de las rentas eclesiásticas. De otra manera, al cesar por edad en sus funciones docentes en la universidad, no tendrían más sustento que el que hubieran podido ahorrar durante su vida activa.

Biblia políglota[editar]

Uno de sus máximos afanes culturales fue la edición de una Biblia que reuniera las versiones en sus idiomas originales, hebreo, arameo, griego, junto a su traducción latina: Es la llamada Biblia políglota complutense. Diego López de Zúñiga o Jacobus Stunica († 1531), dirigió la edición y habló arameo y árabe, Hernán Núñez de Toledo (1475-1553) fue un latinista y Alfonso de Zamora (1476-1544) fue un hebraísta. La obra consta de 6 volúmenes, 4 de ellos con el Antiguo Testamento, en los cuales cada página está dividida en tres columnas paralelas de texto: En hebreo la exterior, la Vulgata latina en el medio y la Septuaginta griega en el interior. En cada página del Pentateuco, se añade el texto arameo (el Targum Onkelos) y su propia traducción al latín en la parte inferior de la página. El volumen 5 contiene el nuevo testamento, dividido en dos columnas, con la primera versión impresa en griego, de bellísimos tipos; y en la otra columna, la versión en latín, llamada Vulgata. El volumen 6 contiene diccionarios de hebreo y arameo, interpretaciones de nombres de esos idiomas y del griego, y una gramática hebrea, entre otros temas. El cardenal Cisneros murió en julio de 1517, cinco meses después de terminada la Biblia, y nunca la vio publicada. El Papa León X autorizó la Biblia en 1520, y se distribuyó a partir de 1522. De las 600 copias publicadas, se estima que subsisten unas 120.

Últimos años y muerte[editar]

Tumba del Cardenal Cisneros, obra de Domenico Fancelli y Bartolomé Ordóñez, en la capilla de San Ildefonso (aunque se encuentra vacía, ya que el cardenal se halla enterrado en la Catedral Magistral) en Alcalá de Henares.

Hasta sus último días Cisneros siguió trabajando en la reforma de la Iglesia. En el V Concilio de Letrán, (1512-1517) contribuyó enviando un programa de reformas: descentralización de la Curia, ausencia total de simonía en la elección pontificia, reunión de un concilio general cada cinco años, exámenes de los candidatos a los beneficios eclesiásticos y una clarificación eclesiológica de las doctrinas conciliaristas.

El 23 de enero de 1516 falleció Fernando el Católico. Por disposición testamentaria, Cisneros queda constituido nuevamente como Regente del Reino de Castilla hasta que el joven príncipe Carlos, que se encontraba entonces en Flandes, viniera a España para ocupar el trono. En esta etapa de casi dos años, Cisneros, que contaba ya con ochenta años, mostró unas dotes políticas y una habilidad para gobernar extraordinarias. Supo hacer frente a un clima interior extremadamente inestable, con los nobles castellanos ávidos de recuperar el poder perdido. Así mismo, logró abortar las intrigas de los que pretendían sustituir en el trono español a Carlos por su hermano Fernando, que había sido educado en España por Fernando el Católico, destituyendo a todo el entorno del infante y nombrando, el 17 de septiembre de 1517, al marqués de Aguilar de Campoo como "gobernador de su persona y casa". Los acontecimientos se desbordaron y Carlos fue proclamado en Bruselas rey de Castilla y Aragón, en un acto que se podría asemejar a un golpe de Estado, pues la reina legítima era Juana y nadie había declarado su destitución. Sin embargo, Cisneros se advino a los hechos de Bruselas y envió emisarios a Flandes urgiendo la inmediata presencia de Carlos como único medio de parar las inquietudes de rebelión que corrían por el reino. Así pues, de facto había dos gobiernos: el de la corte de Bruselas y el de Cisneros en Castilla.[21]

El 8 de septiembre de 1517, Carlos partió con su escuadra desde Flesinga, a las cinco de la mañana, rumbo a Santander. Pero una fuerte tormenta desvió el rumbo de las naves, y en la madrugada del 19 de septiembre de 1517, los cuarenta barcos que integraban la escuadra se encontraron ante la costa de Villaviciosa. Cuando se descubrió el error en el rumbo, Carlos y sus consejeros deliberaron sobre si continuar el viaje por mar o desembarcar allí mismo. La inseguridad de la vía marítima, «por la mutabilidad del viento, que lo mismo se puede cambiar en malo que en bueno», inclinó la decisión hacia el desembarco, según relata Laurent Vital, el cronista flamenco que viajaba con el rey.

Cisneros deseaba la llegada del rey para poder tener una entrevista y estaba preparando todo para la entronización. Sin embargo, la comitiva real se desplazó lentamente, sin fijar fecha y lugar para una entrevista, por lo que Cisneros partió al encuentro del monarca. La actitud del joven rey fue considerada como un acto de desprecio hacia el anciano cardenal. Sin embargo, este retraso voluntario en el encuentro de ambos fue promovido por el consejero del rey, Guillermo de Croy, que desconfiaba de la lealtad de Cisneros al rey. Finalmente se fijo la fecha para el encuentro el 5 de noviembre. Cisneros, muy enfermo, no pudo continuar el viaje y terminó falleciendo en Roa (Burgos), el 8 de noviembre de 1517.

Proceso de canonización[editar]

El Cardenal Cisneros.

Poco después de su muerte se inició su proceso de canonización. El primer intento comenzó a mediados del siglo XVI en el Convento de San Francisco de Torrelaguna. Sin embargo, la Guerra de las Comunidades de Castilla (1520-1522) y la la reforma protestante paralizaron el proceso. En 1569 se publicó una biografía escrita por Alvar Gómez de Castro, lo que permitió la difusión de su vida y obra en toda Europa.

El proceso comenzó de forma oficial en 1626 bajo la tutela del cardenal Antonio Zapata y Cisneros, administrador de Toledo y sobrino biznieto de Cisneros. La Universidad de Alcalá financió todo el proceso y varios de sus miembros fueron postuladores. Se elaborararon las pruebas testificales en Alcalá de Henares, Torrelaguna, Madrid, Toledo y Orán. El proceso se traspasó a Roma para que fuera llevado por la Congregación de Ritos y el Colegio Cardenalicio, pero no llegó a término. El franciscano Fray Pedro de Quintanilla y Mendoza, que vivió en Roma más de diez años para seguir el proceso, logró de la Santa Sede la reactivación de la causa.

Finalmente en el siglo XVIII sufrió el parón definitivo, debido a la escasa financiación de Universidad de Alcalá y al choque de intereses que suponía entre la orden franciscana observante (a la que pertenecía Cisneros) y la conventual. Las reformas de Cisneros contribuyeron a su separación en 1517. Clemente XIV (franciscano conventual), puso fin al proceso de canonización.

Representaciones artísticas[editar]

Relieve de Felipe Bigarny[editar]

Relieve de Felipe Bigarny

El escultor borgoñón Felipe Bigarny, considerado, junto a Alonso Berruguete y Diego de Siloé, uno de los máximos representantes del arte renacentista castellano (aunque con rasgos flamencos y borgoñones del gótico tardío), recibió encargos de Cisneros en obras para la Catedral de Toledo y la Colegiata de los Santos Niños de Alcalá de Henares. 

Representó al cardenal en un busto de alabastro policromado (por el pintor castellano Fernando del Rincón), de perfil, sobre un fondo azul. Cisneros aparece vestido con una capa pluvial con motivos alusivos a su condición de cardenal (llave entrecruzadas en la cenefa) y arzobispo de Toledo (la imposición milagrosa de la casulla a San Ildefonso en el medallón). La dotación de la obra está discutida entre 1502, 1515 y 1518.[22]

Hacia la segunda mitad del siglo XVIII, Antonio Ponz describe este relieve que se encontraba en la sacristía de la Capilla Mayor de San Ildefonso. En 1787 fue trasladado al Colegio Mayor de San Ildefonso y actualmente se encuentra en la Universidad Complutense de Madrid.

Medalla de 1508[editar]

Con motivo de la apertura del primer curso académico de la Universidad de Alcalá, se acuñó una medalla con la efigie de Cisneros y la leyenda:[22]

F. F. X. CARLIS. HISP. ARCHI. TOL. COMPL. ACADEMIA FVNDATOR
(Fray Francisco Ximénez, Cardenal de España, Arzobispo de Toledo, Fundador de la Academia Complutense)

Cuadro perdido de la Catedral Magistral[editar]

Hasta el incendio de la catedral magistral de Alcalá de Henares (entonces colegiata magistral) en julio de 1936, figuró en el edificio una pintura sobre tabla en la que aparecían, San Eugenio y San Ildefonso de Toledo y bajo ellos un medallón policromado con la efigie de Cisneros.

La leyenda inscrita en el marco decía: 

 HORVM SANCTORVM VESTIGIA EST SECVTVS CARLIS D F FRANCISCVS XIMENEZ
(El Cardenal D. Fray Francisco Ximénez siguió las huellas de estos santos)

La pintura, de mediados del siglo XVI, se atribuye a Pedro de Castañeda, documentado en Alcalá de Henares entre 1540 y 1557. La pintura pudo haber sido encargada con ocasión del conflicto con el cardenal Juan Martínez Silíceo, que llegó a encarcelar al abad cancelario, Luis de la Cadena, y a tres canónigos de la Colegiata magistral, que pretendía someter bajo la jurisdicción de la archidiócesis de Toledo la Universidad de Alcalá.

Busto de Juan Alonso de Villabrille[editar]

El escultor Juan Alonso de Villabrille y Ron esculpió en el siglo XVIII un busto de Cisneros de 78 x 60 centímetros. En el Inventario de los bienes de la universidad complutense de 1846 figura una descripción: [23]

[...] de yeso, con capelo encarnado y capucha de fraile franciscano [...]

Inventario de bienes de la universidad complutense
1846

En 2015 fue expuesto en la exposición Las Edades del Hombre en Avila.[24]

Biografías[editar]

  • De rebuscar gestis, Alvar Gómez de Castro, 1569.
  • Compendio de Robles, 1604.
  • Archetypo de virtudes de Quintanilla, 1653.
  • Vida y motivos, Fernández de Pulgar, 1673.
  • Historia de Flechier, 1693.
  • Seminario de nobles de Alcolea, 1777.
  • Cisneros, el cardenal de España, Joseph Pérez, 2014.

Obras[editar]

Frontispicio original de la Biblia políglota complutense, portando los escudos de armas de Cisneros.

Véase también[editar]


Predecesor:
Pedro González de Mendoza
Escudo de la Archidiócesis de Toledo.svg
Arzobispo de Toledo
Primado de España

14951517
Sucesor:
Guillermo de Croy
Predecesor:
Diego de Deza
Escudo inquisicion.gif
Inquisidor General de España
(Solo Castilla)

15071517
Sucesor:
Adriano de Utrecht
Predecesor:
Felipe I
(Rey de Castilla)
Escudo de la Corona de Castilla.svg
Presidente del Consejo de Regencia de Castilla

15061507
Sucesor:
Fernando II de Aragón
(Gobernador del Reino)
Predecesor:
Juan Vera y Mendoza
Coat of Arms of Cardinal Cisneros.svg
Cardenal presbítero de Santa Balbina

15071517
Sucesor:
Adrián Gouffier de Boissy
Predecesor:
Fernando II de Aragón
(Gobernador del Reino)
Escudo de la Corona de Castilla.svg
Gobernador del Reino de Castilla

15161517
Sucesor:
Carlos I
(Rey de Castilla)

Referencias[editar]

  1. a b c En 2010 un historiador venezolano aseguró haber encontrado un documento en el que se demostraba que el cardenal habría nacido en Cisneros (Palencia): «Un documento afirma que el Cardenal Cisneros nació en la villa palentina». Diariopalentino.es (14/09/2010).
  2. Thomas, Hugh (2004). El imperio español: de Colón a Magallanes. Barcelona, España: Editorial Planeta. p. 840. ISBN 9789504911876. 
  3. Gómez Álvarez, Bernardo: Jímenez de Cisneros, Francisco (1436-1517)
  4. Fléchier, Esprit; traductor: Franco de Villalva, Dr. Miguel (1773). «Libro quarto». En Imprenta de Pedro Marin. Historia del Señor Cardenal D. Francisco Ximenez de Cisneros. Madrid. p. 308. 
  5. García López A. Bula de Alejandro VI nombrando a Cisneros arzobispo de Toledo. 20/02/1495. Original en el Archivo Histórico Nacional, Universidades, carpeta 1, documento 2.
  6. a b Aram, Bethany (2001). La reina Juana: gobierno, piedad y dinastía, Marcial Pons Historia, pp. 158–160.
  7. Suárez Fernández, Luis (1990). Los reyes católicos: el camino hacia Europa, Ediciones Rialp, p. 349.
  8. Von Hefele, Karl Joseph (1869). El Cardenal Jiménez de Cisneros y la Iglesia española a fines del siglo XV y principios del XVI: para ilustrar la historia de la Inquisición, Imprenta del Diario de Barcelona, pp. 144–146.
  9. Quintanilla Raso, M. C. (2006). Títulos, grandes del reino y grandeza en la sociedad política: fundamentos en la Castilla Medieval, Silex Ediciones, p. 171.
  10. Quintanilla Raso, M. C. (2006). Títulos, grandes del reino y grandeza en la sociedad política: fundamentos en la Castilla Medieval, Silex Ediciones, pp. 171-172.
  11. Suárez Fernández, Luis (1990). Los reyes católicos: el camino hacia Europa Luis Suárez Fernández 5. Ediciones Rialp. pp. 349-350. ISBN 9788432125898. 
  12. Nieto Soria, José Manuel (2008). Gobernar en tiempos de crisis: las quiebras dinásticas en el ámbito hispánico, 1250–1808, Silex Ediciones, p. 39.
  13. Aram, Bethany (2001). La reina Juana: gobierno, piedad y dinastía, Marcial Pons Historia, p. 167.
  14. Aram, Bethany (2001). La reina Juana: gobierno, piedad y dinastía, Marcial Pons Historia, p. 159.
  15. Von Hefele, Karl Joseph (1869). El Cardenal Jiménez de Cisneros y la Iglesia española a fines del siglo XV y principios del XVI: para ilustrar la historia de la Inquisición, Imprenta del Diario de Barcelona, p. 150.
  16. Carretero Zamora, Juan Manuel (1988). Cortes, monarquía, ciudades: las Cortes de Castilla a comienzos de la época moderna (1475–1515), Siglo XXI de España Editores, pp. 213–215.
  17. Aram, Bethany (2001). La reina Juana: gobierno, piedad y dinastía, Marcial Pons Historia, p. 167.
  18. Aram, Bethany (2001). La reina Juana: gobierno, piedad y dinastía, Marcial Pons Historia, p. 159.
  19. VV. AA. Historia de España, vol. 6, La España de los Austrias I, Madrid: Espasa-Calpe, 2004, pp. 44–45.
  20. Álvarez, A. y Amador de los Ríos, J. «Sepulcros del Cardenal Cisneros y del Arzobispo don Alonso Carrillo de Acuña». El Laberinto. 06/10/1845; 2(34): pp. 373–375.
  21. VV. AA. Historia de España, vol. 6, La España de los Austrias I, Madrid: Espasa-Calpe, 2004, pp. 48–50.
  22. a b del Río de la Hoz, Isabel. «El Cardenal Cisneros ca. 1518 Felipe Bigarny y Fernando del Rincón. Universidad Complutense de Madrid». Universidad de Alcalá. Consultado el 16 de noviembre de 2017. 
  23. Mendoza, J. Carlos Vizuete; Llamazares, Fernando; Sánchez, Julio Martín; Mancha, Universidad de Castilla-La (2002). Los arzobispos de Toledo y la universidad española: 5 de marzo-3 de junio, Iglesia de San Pedro Mártir, Toledo. Univ de Castilla La Mancha. ISBN 9788484271819. Consultado el 2017-11-16. 
  24. «Exposición las Edades del Hombre 2015». Revista Atticus. 2015-04-01. Consultado el 2017-11-16. 

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]