Derechos humanos en Arabia Saudita

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Joven saudí vistiendo el niqab, velo tradicional islámico.

Los derechos humanos en Arabia Saudita están basados en las leyes religiosas islámicas bajo el régimen monárquico de la Casa de Saud.[1]​ Arabia Saudita dispone de un programa “contra-radicalización” cuyo propósito es “combatir la propagación y la atracción de las ideologías del terrorismo entre la población en general” e “inculcar los verdaderos valores del Islam, tales como la tolerancia y la moderación”.[2]​ Esta “tolerancia y moderación” ha sido cuestionada por “The Baltimore Sun” sobre la base de informes de Amnistía Internacional acerca de Raif Badawi, el bloguero que recibió una sentencia de 10 años en la cárcel y 1000 látigos.[3]

El estricto régimen que gobierna Arabia Saudita fue considerado entre “lo peor de lo peor” en el informe anual de Freedom House sobre derechos humanos y políticos del año 2010.[4]

Tortura[editar]

La tortura y el maltrato de personas detenidas son hechos comunes, extendidos y generalmente cometidos con impunidad. [5]​ Según lo informado, la metodología incluye golpes, suspensión por las extremidades y privación del sueño.[5]​ Según informes, entre las personas sometidas a maltrato se incluyen manifestantes que fueron mantenidos incomunicados durante días o aún semanas, sin que se hubieran formulado cargos en su contra ni fueran sometidos a juicio.[5]

Las fuerzas policiales y las autoridades de inmigración de Arabia Saudita rutinariamente cometen abusos contra personas demoradas o detenidas, especialmente trabajadores de los países del tercer mundo.[6]

Castigos corporales[editar]

Arabia Saudita es uno de aproximadamente treinta países en el mundo que incluye el castigo físico entre sus penalidades legales.[7]​ Algunos crímenes menores como el “desvío sexual” o la embriaguez son castigados con azotes. En los 2000, se informó sobre mujeres sentenciadas a ser azotadas por causa de adulterio; realmente, las mujeres eran víctimas de violación, pero como no podían probar quienes eran los abusadores, fueron consideradas culpables de cometer adulterio.[8]​ El número de azotes no está claramente determinado por la ley y varía de acuerdo al criterio de los jueces, oscilando entre decenas de latigazos a varios cientos, generalmente aplicados en un periodo de semanas o meses. En el 2004, el Comité contra la Tortura de Naciones Unidas criticó a Arabia Saudita por las penas corporales llevadas a cabo bajo la Sharia. Los miembros de la delegación saudí respondieron defendiendo sus “tradiciones legales”, mantenidas desde el inicio del Islam, hace 1400 años y rechazaron la interferencia en su sistema jurídico.

Las cortes continúan imponiendo sentencias de azotes como castigo principal o adicional para muchos delitos.[5]​ Al menos cinco acusados fueron condenados a penas que oscilaban entre 1.000 y 2.500 latigazos.[5]​ El castigo tuvo lugar en cárceles.[5]

En el año 2012, el bloguero saudí Raif Badawi fue acusado de apostasía, delito castigado con la pena capital. Luego de varias revisiones, finalmente en el año 2014 la sentencia se fijó en 1000 latigazos y 10 años de prisión. El castigo se aplicaría a lo largo de 20 semanas. La primera serie (50) fue aplicada el 9 de enero de 2015, pero la segunda serie fue aplazada por motivos de problemas médicos. Este caso fue internacionalmente condenado y puso un considerable grado de presión sobre el sistema legal saudí.[9]

En su Informe 2014/2015, Amnistía Internacional dio a conocer los casos del defensor de derechos humanos Mikhlif bin Daham al Shammari y de la trabajadora doméstica filipina Ruth Cosrojas, sobre los cuales también se aplicaron penas de flagelación.[10]

Pena de muerte[editar]

Plaza Dira (o Chop Chop Square), Riad. Escenario de ejecuciones públicas.

Arabia Saudita impone la pena capital, en algunos casos mediante decapitación.[11]​ La pena de muerte puede ser impuesta por una amplia gama de delitos[12]​ incluyendo el asesinato, la violación, el robo a mano armada, el uso reiterado de drogas, la apostasía,[13]​ el adulterio,[14]​ la brujería o hechicería[15]​ y puede ser ejecutada mediante decapitación con una espada,[13]lapidación o fusilamiento,[14]​ seguido de crucifixión.[15]

En el año 2005 hubo 191 ejecuciones, 38 en el año 2006, 153 en el año 2007 y 102 en el año 2008.[16]​ Para el año 2015, el informe de Amnistía Internacional habla de “decenas”, sin dar precisiones del número exacto de ejecuciones.[17]

Un vocero de National Society for Human Rights (Asociación Nacional de Derechos Humanos), una organización financiada por el gobierno saudí, expresó que el número de ejecuciones está aumentando porque los índices de criminalidad están aumentando, que los presos reciben un trato humanitario y que las decapitaciones disuaden a la delincuencia, diciendo “Alá, nuestro creador, conoce mejor lo que es bueno para Su pueblo ... ¿Deberíamos sólo pensar en los criminales y preservar sus derechos y no pensar en los derechos de los otros?”[18]

Algunos casos de condenados a la pena capital llegan al conocimiento de la prensa internacional debido a sus características particulares. En los últimos tiempos, tal es, por ejemplo, el caso del jeque Nimr al Nimr, quien inició una campaña -con un discurso basado en la “no violencia”- solicitando más derechos para la población chiita, fue detenido en el año 2012, acusado de desobediencia, instigación popular, alzamiento armado y apoyar a potencias extranjeras y finalmente sentenciado a muerte en el año 2014. [19]​ Su sobrino, Ali al-Nimr, fue arrestado en el año 2012 por delitos cometidos en el 2011, cuando solo tenía 17 años de edad. Amnistía Internacional ha realizado una campaña de acción urgente para evitar su ejecución que en estos momentos sólo depende de la firma del rey saudí.[20][21]

Trabajadores migrantes[editar]

Durante el año 2013, las autoridades saudíes intentaron sin éxito regularizar la situación de trabajadores extranjeros irregulares, con el objeto de mejorar la oferta laboral para los trabajadores saudíes. Finalmente, en noviembre de 2013, iniciaron acciones represivas contra los trabajadores migrantes ilegales. Las autoridades saudíes -en algunos casos, con ayuda de ciudadanos- reunieron a un grupo numeroso de trabajadores ilegales y los sometieron a castigos físicos.[22][23]​ En marzo de 2014, desde el Ministerio de Interior, se informó que se habían deportado más de 370.000 trabajadores migrantes irregulares y que más de 18.000 permanecían encarcelados.[24]

Trata de personas[editar]

Arabia Saudita es el país de destino de víctimas de la trata de personas con propósitos de servidumbre involuntaria o explotación sexual.[25]

Hombres y mujeres de Bangladesh, India, Sri Lanka, Nepal, Pakistán, Filipinas, Indonesia, Sudán, Etiopía, Somalia y varios otros países, viajan voluntariamente a Arabia Saudita como empleados domésticos y otros trabajos de bajo nivel de calificación, pero algunos posteriormente enfrentan condiciones laborales de servidumbre cercanas a la esclavitud.[25]​ Las mujeres, principalmente de países de Asia y África son traficadas hacia Arabia Saudita con fines de explotación sexual;[25]​ otras son secuestradas y forzadas a ejercer la prostitución luego de haber escapado de empleadores abusivos.[25]

Esclavitud sexual[editar]

Algunos hombres saudíes también han contraído legalmente "matrimonios temporales" en países como Mauritania, Yemen e Indonesia, como un medio mediante el cual explotar a trabajadoras migrantes.[25]​ En dichos países, se les hace creer que están contrayendo seriamente matrimonio a niñas de tan solo siete años de edad, pero a su llegada a Arabia Saudita se convierten posteriormente en esclavas sexuales de sus maridos, se ven obligadas a realizar trabajos domésticos y, en algunos casos, son forzadas a ejercer la prostitución.[25]

Muchas mujeres norteamericanas que han contraído matrimonio con ciudadanos saudíes son sujetas a esclavitud, de modo tal que el marido tiene sobre ellas todos los derechos y atribuciones de otorga la “propiedad”.[25]​ Una vez fuera de su país, estas mujeres no disponen normalmente de las garantías dadas por las leyes o por las decisiones judiciales.[26]

Derechos de las mujeres[editar]

Las mujeres saudíes enfrentan discriminación en muchos aspectos de su vida, por ejemplo, en el sistema de justicia. Por razones sociales, las mujeres sólo representan el 5 % de la fuerza de trabajo en Arabia Saudita,[27]​ el porcentaje más bajo del mundo.

El trato de las mujeres ha sido caracterizado como “segregación sexual”[28]​ y "apartheid de género".[29]

La puesta en marcha de una resolución del gobierno que apoyaba la ampliación de oportunidades laborales para las mujeres, encontró resistencias en el propio Ministerio de Trabajo,[30]​ en la policía religiosa,[31]​ y en la población masculina en general.[32]

En muchas partes de Arabia Saudita se cree que el lugar de la mujer es el hogar, cuidando a su esposo y familia, a pesar de lo cual hay algunas mujeres exitosas y alguna de ellas sostienen económicamente a la familia, en lugar del propio marido. Más aún, existe también cierta forma de segregación al interior de los propios hogares, tales como diferentes entradas para hombres y mujeres.[33]

Los derechos de las mujeres son el núcleo de los pedidos de reforma en Arabia Saudita, pedidos que están desafiando el estatus quo político del reino.[33]​ Grupos femeninos locales e internacionales están presionando también a los gobiernos en busca de respuestas, aprovechando el hecho de que algunos gobernantes están dispuestos a proyectar una imagen más progresista hacia occidente .

La presencia en esos grupos de poderosas empresarias -todavía una imagen rara- ayuda a que sean escuchadas.[34]​ Con anterioridad a 2008, a las mujeres no se les permitía entrar en los hoteles o apartamentos amueblados sin un acompañante, chaperón o “mahram”.

A partir del Decreto Real del año 2008, la presentación de su documento de identidad es el único requerimiento exigido a las mujeres para su ingreso a un hotel. Del mismo modo que en el caso de cualquier otra persona, el hotel debe dar aviso a la estación de policía más cercana informando los datos de la reserva y el tiempo previsto para la estadía.[35]​ En abril de 2010, se emitió una nueva tarjeta de identidad opcional para mujeres, que les permite viajar entre los países árabes del Golfo. Las tarjetas incluyen GPS de seguimiento, las huellas dactilares y las características de la titular, con lo que resultan difíciles de falsificar. Las mujeres no necesitan autorización masculina para solicitar este documento, pero efectivamente la necesitan para viajar al extranjero.[36]​ Sus defensores argumentan que las nuevas tarjetas de identidad femeninas permiten a las mujeres llevar a cabo sus actividades con facilidad y evitar falsificaciones cometidas su nombre.

Las mujeres pudieron participar por primera vez en la Asamblea Consultiva de Arabia Saudita en el año 2013, ocupando 30 bancas.[37]​ Más aún, ese año tres mujeres fueron nombradas para ocupar los cargos de vicepresidentes de tres comisiones. La Dra. Thurayya Obeid fue nombrada vicepresidente del Comité de Derechos Humanos, la Dra. Zainab Abu Talib vicepresidente del Comité de Información y Cultura y la Dra. Lubna Al-Ansari vicepresidente del Comité de Salud y Medio Ambiente.[37]

En el año 2013, la Dirección General de Pasaportes permitió a las mujeres saudíes casadas con extranjeros patrocinar a sus hijos, para que los niños puedan tener permisos de residencia (iqamas) con sus madres nombradas como patrocinadoras y tengan el derecho de trabajar en el sector privado en Arabia Saudita, en tanto permanezcan bajo el patrocinio de sus madres. Además, permitió que una madre pueda traer de vuelta a sus hijos desde el extranjero a Arabia Saudita, si los hijos no tienen antecedentes penales. Los hombres extranjeros casados con mujeres saudíes también tienen garantizado el derecho a trabajar en el sector privado de Arabia Saudita, mientras permanezcan bajo el patrocinio de su esposa saudí, con la condición de que en el título en su permiso de residencia (iqamas) esté escrito "marido de una esposa saudí” y que tengan un pasaporte válido que les permita regresar a sus hogares en cualquier momento.[38]​ De todos modos, las mujeres saudíes casadas con extranjeros aún enfrentan dificultades para transferir su nacionalidad a sus hijos.

También en el año 2013, se registró la primera abogada en Arabia Saudita.[39]

De acuerdo con “The CIA World Factbook”, 82,2% de las mujeres saben leer y escribir, en comparación con el 90,8% de alfabetización en los hombres.[40]

En Arabia Saudita parece haber un cierto grado de indefinición en la aplicación de las leyes y normativas, tanto formales como informales, cuando dicha aplicación involucra a mujeres.[41]

Sistema de tutela masculina[editar]

Arabia Saudita mantiene en vigencia el sistema de tutela masculina, mediante el cual, las mujeres no gozan del derecho de tomar decisiones acerca de aspectos de su vida, tales como los relacionados con la educación, la salud, el desarrollo de actividades comerciales, la realización de viajes, el trabajo, la adquisición de ciertos bienes o aún la realización de trámites ante organismos públicos o privados. Estas decisiones deben ser tomadas por el hombre bajo cuya tutela se encuentran: padre, esposo, hermano o, incluso, hijo.[42]

Diversas organizaciones e instituciones internacionales de derechos humanos reiteran sus reclamos en relación con el sistema de tutela masculina, que representa una clara discriminación y subsume a las mujeres en cuanto al ejercicio de derechos elementales, a situaciones similares a las que legalmente corresponden a menores de edad o incapaces, que, justificadamente, requieren la presencia de un tutor.[43]

Conducción de vehículos[editar]

Arabia Saudita es el único país del mundo donde las mujeres no tienen permitido conducir vehículos automotores.[44]​ La prohibición no está incluida en las leyes y estatutos sino que surge de las disposiciones informales impuestas por los clérigos musulmanes conservadores, también conocidas como “fetua”,[45]​ cuyo objetivo es mantener las tradiciones relativas a las diferencias de género. Estos puntos de vista pueden variar con el paso del tiempo. [46]​ En el año 1990, 47 mujeres saudíes condujeron automóviles por las calles de Riad en protesta contra la prohibición. Esta protesta fue sancionada con posterioridad. "A todas las conductoras y sus maridos, se les prohibió viajar al extranjero durante un año. Las mujeres que tenían puestos de trabajo estatales fueron despedidas. Y desde cientos de púlpitos de mezquitas, que fueron acusadas una a una por su nombre, como mujeres inmorales que destruirían la sociedad saudí."[47]

Las mujeres se quejan de que "no podemos movernos sin un hombre."[45]​ Muchas no pueden pagar choferes, y los pocos buses que operan en las ciudades y pueblos de todo el Reino lo hacen al azar.[44]​ En 2013, las mujeres comenzaron una campaña para desafiar la prohibición de conducir, que debería tener su manifestación el 26 de octubre de 2013. Sin embargo, el 23 de octubre, en una "poco frecuente y explícita reafirmación de la prohibición", el vocero del Ministerio del Interior general Mansur al-Turki advirtió: "Es conocido que las mujeres en Arabia Saudita tienen prohibido conducir y las leyes se aplicarán a las infractoras y a aquellos que demuestren su apoyo”.[48]​ En diciembre de 2014, dos mujeres fueron detenidas y condenadas a casi un mes de prisión por desafiar la prohibición de conducir.[49]

Las mujeres tienen permitido viajar en avión, pero deben ser conducidas al aeropuerto por un chofer masculino.[50]

Recientemente, una mujer saudí que trabajaba en el vecino Emiratos Árabes Unidos, fue arrestada mientras intentaba entrar en Arabia Saudita. Los oficiales de la frontera retuvieron su pasaporte y se vio obligado a esperar en el límite saudí-EAU sin agua ni comida. Ella afirmaba que su licencia de conducir de EAU es válida en todos los países del golfo, pero las autoridades de la frontera saudí se negaron a reconocer su legitimidad.[51][52]

El Informe anual 2014/2015 de Amnistía Internacional da cuenta de dos casos de estas características, aportando los nombres de las mujeres afectadas: Loujain Al-Hathloul y Mayssa al Amoudi.[53]

La prohibición que pesaba sobre las mujeres fue eliminada el 24 de junio de 2018.[54]

Ahora las mujeres ya tienen derecho a conducir ya que antes les prohibian conducir. Esto paso en el 1990 pero las mujeres sauditas empezaron a grabarse manejando y decidieron cancelar esa ley

Discriminación[editar]

El gobierno actual de Arabia Saudita con frecuencia ha sido calificado como activo opresor de los musulmanes chiitas, a causa de su adscripción a la ideología Wahabbi que se opone a la fe chiita.[55]

En el año 1988, Abd al-Aziz ibn Baz, el principal líder religioso del país, por medio de fatwas aprobadas, acusó a los chiíes de apóstatas. Otra de Abdullah Ibn Jibreen, miembro del Consejo Superior de Ulemas dice:

Algunas personas dicen que los rechazantes (Rafidha, es decir, los chiítas) son musulmanes porque creen en Dios y su profeta, oran y ayunan. Pero yo digo que son herejes. Ellos son el enemigo más feroz de los musulmanes, que deben tener cuidado con sus complots. Deberían ser boicoteados y expulsados para que los musulmanes eviten su maldad”[56]

Según el catedrático Vali Nasr, la prédica de Abdullah Ibn Jibreen en cuanto a su odio a la minoría chiita, se reiteró en la literatura religiosa Wahhabi hasta el año 2002.

En el año 2009, el informe de Human Rights Watch señalaba que los ciudadanos chiitas en Arabia Saudita enfrentaban “discriminación sistemática en religión, educación, justicia y empleo”.[57]​ Concluido el año 2014, la situación no presentaba mejoras sustanciales.[58]

Arabia Saudita no tiene ministros del gabinete, alcaldes o jefes de policía chiitas, a diferencia de otros países con considerables poblaciones chiitas, por ejemplo Irak y Líbano. Se mantiene a los ciudadanos chiitas fuera de "trabajos críticos" en las fuerzas armadas y los servicios de seguridad y ni una sola de las trescientas escuelas de niñas chiitas en la Provincia Oriental tiene una directora perteneciente a esta minoría.

El columnista paquistaní Mohammad Taqi ha escrito que "el régimen saudí es también muy consciente de que, en el análisis final, los agravios chiítas ... derivan de privaciones socioeconómicas, como resultado de la represión religiosa y la marginación política rayana en el apartheid".[59]

Al dar su testimonio ante el "Cónclave de Derechos Humanos del Congreso de EE.UU." ("Tom Lantos Human Rights Commission"), Ali al-Ahmed, analista saudí especializado en temas políticos y relaciones internacionales de los países del golfo y ex Director del Instituto de Asuntos del Golfo, declaró:

Arabia Saudita es un claro ejemplo de apartheid religioso. Las instituciones religiosas deesde los clérigos del gobierno a los jueces, a los planes de estudios religiosos, y todas las instrucciones religiosas en los medios de comunicación se limitan a la comprensión wahhabí del Islam, a la cual adhiere menos del 40% de la población. El gobierno saudí comunizó el Islam, monopolizando ambos pensamientos y prácticas religiosas. El Islam wahhabí es impuesto y aplicado a todos los saudíes, independientemente de sus orientaciones religiosas. La secta wahhabí no tolera otras creencias religiosas o ideológicas, musulmanes o no. Todos los símbolos religiosos de los musulmanes, cristianos, judíos y otros creyentes están prohibidos. La embajada saudí en Washington es un ejemplo vivo de apartheid religioso. En sus 50 años, no ha habido un solo diplomático musulmán no sunnitas en la embajada. La sede de la “Imam Mohamed Bin Saud University” en Fairfax (Virginia) instruye a sus alumnos que el Islam chiita es una conspiración judía.[60]

Ubicación de la Provincia Oriental, en Arabia Saudita

En noviembre de 2014 en la localidad de al-Dalwah, en la provincia oriental de Al-Ahsa, tres hombres armados y enmascarados desconocidos abrieron fuego en una Husseiniya, o centro religioso chiita, matando a ocho personas e hiriendo a otras decenas.[61]

Mientras el gobierno, los medios de comunicación y las autoridades religiosas oficiales condenaban enérgicamente el ataque, un puñado de artículos en la prensa saudí argumentaron que el ataque "no había surgido de la nada", que en el reino había incitación anti-chiita impulsada por el "establishment religioso, predicadores e incluso profesores universitarios … y que esto estaba en aumento".[62]

El gobierno saudí ha negado a profesores y estudiantes chiitas la autorización para disponer de un día libre en la escuela para participar de las actividades del día de Ashura, uno de las fechas religiosas más importantes para los musulmanes chiitas, que conmemora el martirio de Husayn ibn Ali, nieto de Mahoma.[63]​ En 2009, durante los comienzos de la conmemoración del día de Ashura, los líderes religiosos y comunitarios chiitas fueron arrestados por sus manifestaciones contra el gobierno y los wahabíes.

Los chiitas no tienen permitida la construcción de mezquitas y otros centros religiosos. En la ciudad oriental de Al-Khobar, cuya población es predominantemente chiita, las mezquitas y centros de oración fueron cerrados por algún tiempo a partir de julio de 2008 debido a las actividades políticas, pero fueron reabiertos pasado un tiempo. A septiembre de 2009, existían 81 mezquitas chiitas en Al Khobar.[61]​ La policía religiosa saudita ordena los creyentes y todas las personas que se encuentren en los edificios públicos durante las horas de oración, detengan lo que están haciendo para rezar. Debido a que hay pequeñas diferencias entre la forma y los tiempos de oración entre chiitas y sunitas, los chiitas se ven obligados a rezar al modo sunita o bien a interrumpir el trabajo.

En el año 2009 un grupo de chiitas que se dirigían a La Meca a realizar la peregrinación hajj (uno de los cinco pilares del Islam que todos los musulmanes sanos deben realizar por lo menos una vez en la vida), fueron detenidos por la policía religiosa saudita debido a su participación en una protesta contra el Gobierno.[61]​ Un peregrino de quince años de edad, recibió un disparo en el pecho y un desconocido apuñaló a un jeque chiita.[61]

La policía religiosa arrestó a mujeres chiitas en la Provincia Oriental por asuntos triviales, como la organización de clases de estudios coránicos y venta de ropa para ceremonias religiosas. Estas mujeres fueron acusadas de estar involucradas en actividades políticas no permitidas en el Reino de Arabia Saudita.[61]

Los peregrinos chiitas van al cementerio Jannat Al Baqi (en Medina), principalmente para visitar las sepulturas de Fátima az-Zahra (hija del Profeta) y “Ahl al-Bayt” (en el sentido “Familiares del Profeta”) que están enterrados allí, pero no realizan ninguna visita a otros grandes Sahabas (“personas cercanas al Profeta”) del Islam. Se produjeron muchos incidentes debido a que los chiitas no respetan todas las normas del lugar, lo que suele dar como resultado arrestos o detenciones, normalmente muy breves. Los chiitas y algunas otras ramas del islamismo como los Hanafíes, Barelvíes o ismaelitas suelen rezar cerca de las tumbas de Ahl al-Bayt, pero en el movimiento wahhabismo este acto es considerado como Shirk, equivalente a idolatría, es decir una conducta herética. En Arabia Saudita, la mayoría sunita que representa la rama del islam llamada wahhabismo, (de la cual forma parte la familia real) no permite prácticas como orar cerca de las tumbas de Ahl al-Bayt, en Jannat Al Baqi.

El material religioso de la rama Wahhabi es la base de la mayor parte de los textos educativos en Arabia Saudita. Desde temprana edad, se les enseña a los niños que los chiitas no son musulmanes y que el chiismo es una conspiración urdida por los judíos, por lo cual, los chiíias son merecen la muerte.[64]​ Estudiosos wahabíes vinculados al gobierno, como Abdulqader Shaibat al-Hamd, han proclamado en la radio estatal que los musulmanes sunitas no deben "comer su comida, casarse con ellos, o enterrar a sus muertos en los cementerios".[64]

El gobierno ha restringido los nombres que los chiitas pueden elegir para sus hijos en un intento de disuadirlos de mostrar su identidad. Los libros de texto sauditas son hostiles al chiismo, a menudo caracterizando esa creencia como una forma de herejía peor que el cristianismo y el judaísmo.[55][65]

Las actitudes discriminatorias anti-chiitas están arraigadas desde una edad temprana y se transmiten de generación en generación. Este prejuicio se encuentra no sólo en los libros de texto sino también en los maestros y profesores y aún en los claustros universitarios.[64]​ A menudo, maestros wahhabíes al frente a una clase llena de jóvenes escolares, dicen que los chiitas son herejes.[55][65]​ Los maestros que proclaman que los chiitas son ateos y merecen la muerte no han enfrentado ninguna consecuencia por sus actos, o apenas han recibido algúna penalización.[64]​ En un seminario acerca de Internet, que tuvo lugar en la Ciudad de la Ciencia y Tecnología Rey Abdulaziz, el profesor Dr. Bader Hmood Albader explicó los beneficios de internet para la sociedad, pero al mismo tiempo señaló que había muchos sitios web chiitas proclamando ser sitios web de musulmanes, lo que era necesario detener.[64]

En la esfera laboral saudita existe también un alto grado de discriminación. Los chiitas no pueden ser maestros o profesores en temas religiosos, siendo estas materias casi la mitad del contenido de los cursos de la educación secundaria.[64]​ Los chiitas no pueden tener cargos directivos en escuelas.[64]​ Algunos chiitas se han convertido en profesores universitarios, pero a menudo enfrentan discriminación tanto por parte de estudiantes como de otros colegas profesores.[64]​ Los chiitas son descalificados como testigos en los tribunales, debido a que las autoridades saudíes sunitas citan la práctica chiita de “Taqiyya”, según la cual está permitido mentir en situaciones de temor o de riesgo significativo de persecución. Además, los chiitas no pueden ser jueces de tribunales ordinarios, tienen vedado el ingreso a las academias militares,[61]​ los puestos gubernamentales o de seguridad de alto rango y no pueden ser pilotos de líneas aéreas de Arabia Saudita.[66]

Amir Taheri, autor conservador de origen iraní focalizado en asuntos de Medio Oriente, cita a un hombre de negocios chiita de Dhahran que expresa: ”No es normal que en este reino no haya chiitas oficiales del ejército, ministros, gobernadores, alcaldes o embajadores. Esta forma de apartheid religioso es tan intolerable como el apartheid basado en la raza".[67]

Human Rights Watch informa que los chiitas quieren ser tratados como iguales y desean no sufrir discriminación. Sin embargo, la minoría chiita sigue marginada en gran medida. [61]

Libertad de religión y credo[editar]

Una señal de tránsito indica la restricción de ingreso a La Meca para los no musulmanes

La legislación de Arabia Saudita no reconoce la libertad religiosa. La práctica pública de credos no musulmanes está prohibida de modo específico.[68]​ Ninguna ley requiere específicamente que los ciudadanos sean musulmanes, pero el artículo 12.4 de la Ley de Naturalización exige a los solicitantes que den fe de su afiliación religiosa y el artículo 14.1 de la misma ley exige a los solicitantes obtener un certificado avalado por su clérigo local.[69]​ El Gobierno ha declarado que el Corán y la Sunna (tradición) del Profeta Muhammad son la Constitución nacional. Ni el Gobierno ni la sociedad en general, acepta el concepto de separación de la religión y el estado y en la realidad tal separación no existe. El sistema legal se basa en la sharia (ley islámica), con tribunales que fundamentan sus juicios en gran medida en un código derivado del Corán y la Sunna. Según Human Rights Watch, Arabia Saudita "discrimina sistemáticamente a sus minorías religiosas musulmanas, en particular, los chiitas y los ismaelitas",,[70]​ pero el Gobierno permite a musulmanes chiitas utilizar su propia tradición jurídica para juzgar casos no criminales al interior de su comunidad.[69]

Otras minorías religiosas, tales como cristianos o judíos, también son víctimas de discriminación y agresiones producto de su creencia religiosa. La práctica abierta religiosa de los no musulmanes, incluyendo la distribución de materiales religiosos como la Biblia, es ilegal. En diciembre de 2012, la policía religiosa saudí detuvo a más de 41 personas después de asaltar una vivienda en la provincia de saudita de al-Jouf. Fueron acusados de "conspirar para celebrar la Navidad", según un comunicado fechado el 26 de diciembre publicado por las fuerzas policiales.[71]

El 26 de diciembre de 2013, el Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas publicó el Informe del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal, correspondiente a Arabia Saudita. En dicho informe, el representante de Arabia Saudita afirmó que las leyes de su país condenan la discriminación religiosa.[72]​ Afirmó además que siendo el Islam la norma suprema del reino y dado que la sharia prohíbe las acciones de discriminación religiosa, consideraba que la implementación de tales normas por parte de las autoridades no representaba violación alguna de los derechos de las minorías.[73]

En el mismo informe se incluyen las expresiones de representantes de 5 países respecto del tema, entre otras relacionadas con otros aspectos de la deliberación.[74]

Estas conclusiones o recomendaciones, según aclara el mismo informe, deben entenderse como la posición de cada país y no la del cuerpo en su conjunto, no obstante lo cual, parecen resumir la preocupación de varios países por la vulneración o violación de derechos a la libertad de culto en Arabia Saudita.

”Magia y hechicería”[editar]

Según Sarah Leah Whitson, directora para Medio Oriente de Human Rights Watch en 2009, "los jueces saudíes han castigado duramente a 'brujas' confesas por lo que, en el peor de los casos, parece ser fraude, pero bien pueden haber sido actos inofensivos."[75]​ En 2009, el "Comité para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio", o “policía religiosa” de Arabia Saudita estableció una "Unidad Anti-Brujería" especial para educar al público, investigar y combatir la brujería.[76]

Entre las personas ejecutadas en Arabia Saudita por el delito de “magia y hechicería” -y a menudo por otros delitos- se cuentan Mustafa Ibrahim, farmacéutico egipcio decapitado en Riad en 2007; Muree bin Ali bin Issa al-Asiri, se hallaron talismanes en su poder y fue ejecutado en la región de Najran en junio de 2012; Amina bin Salem Nasser, ejecutada en diciembre de 2011 en Al Jawf;[77]​ Abdul Hamid Bin Hussain Bin Moustafa al-Fakki, un trabajador migrante sudanés ejecutado en un estacionamiento de autos en Medina el 20 de septiembre de 2011;[78][79][80]​ y Mohammed bin Bakr al-Alawi, ciudadano saudí ejecutado en agosto de 2014 en Al Jawf.[81]

Muchos condenados por el delito de magia reciben castigos menores como azotes o prisión. En 2011, la "Unidad Anti-Brujería" procesó más de 586 casos por delitos de magia. [82]​ En 2012 hubo 215 arrestos realizados este delito.[83]​ La mayor parte de estos procesados son trabajadores domésticos extranjeros procedentes de África e Indonesia.[82]​ Los trabajadores domésticos extranjeros, que traen sus costumbres religiosas o sus tradiciones populares, son afectados de un modo desproporcionado por la campaña contra la brujería acuerdo con los investigadores Adam Coogle y Cristoph Wilcke de Human Rights Watch. Las autoridades sauditas consideran que ciertas prácticas de la cultura popular son "una especie de hechicería o brujería"[76][82]​ y como la creencia en la brujería esta generalizada, los empleadores saudíes la pueden invocar como argumento de defensa en los tribunales de la Sharia, cuando los trabajadores se quejan de maltrato.[84]​ Human Rights Watch considera que la condena del ciudadano sirio, Abd al-Karim al-Naqshbandi Mara'I, ejecutado en 1996 por el delito de práctica de obras de magia y hechicería y la posesión de una colección de libros politeístas y supersticiosos fue realmente el resultado de una disputa con su empleador, el príncipe Salman bin Saud bin Abd al`Aziz, sobrino del rey Fahd.[85][86]

Ali Hussain Sibat, un ciudadano libanés conductor de un programa de televisión de adivinación y predicciones muy popular, fue arrestado en un viaje a Arabia Saudita en el año 2008, sentenciado a muerte y finalmente liberado en algún momento entre 2011 y 2012.[87]​ El caso fue ampliamente difundido en la prensa internacional.

Libertad de prensa y comunicación[editar]

Los medios de comunicación de audio, video o prensa escrita, incluida televisión, radiodifusión y recepción de internet reciben una fuerte censura por parte del gobierno saudita a los efectos de prevenir la difusión de contenidos de oposición política o de cualquier naturaleza que en opinión de las autoridades resulte ofensivo de la cultura wahhabi o de la moral islámica. [88]

En diciembre de 2007, el conocido bloguero y analista político saudita Fouad al-Farhan fue encarcelado por publicar comentarios críticos a figuras empresarias, religiosas y mediáticas, lo que significó que el gobierno intensificara su políticas de censura a internet al interior de sus fronteras.[89]​ Finalmente, fue liberado el 26 de abril de 2008.[90]

Las redes sociales están cada vez más bajo el escrutinio del gobierno, que busca hacer frente a los temas "prohibidos".[91]

En 2010 un hombre saudí fue multado y se lo condenó con un tiempo de cárcel por su producción de un vídeo sexualmente sugestivo publicado en YouTube. Ese mismo año, otro hombre también fue encarcelado y condenado a pagar una multa por jactarse de su vida sexual en un programa televisivo.[92]

“D+Z”, una revista dedicada a temas de desarrollo, informa que cientos fueron de personas detenidas con el objeto de limitar su libertad de expresión. Muchos de estos individuos fueron detenidos sin juicio y en secreto. También se constató que la tortura de esos prisioneros fue frecuente.[93]

El caso de Raif Badawi, fundador y editor de un sitio web dedicado a la discusión de temas religiosos -comentado anteriormente- resulta un claro ejemplo de las consecuencias derivadas del ejercicio de la libertad de expresión.

El novelista saudí y analista político Turki al-Hamad fue arrestado el 24 de diciembre de 2012 después de una serie de tuits sobre religión y otros temas. La detención fue ordenada por el ministro del Interior, el príncipe saudita Mohammed bin Nayef, sin embargo los cargos contra al-Hamad no fueron dados a conocer.[94]​ Posteriormente, al-Hamad fue liberado.[95]

En julio de 2015, Waleed Abu-al Khair, destacado abogado de derechos humanos, fundador de Monitor de Derechos Humanos en Arabia Saudita y beneficiario del Premio Olof Palme del año 2012 por acciones vinculadas a los derechos humanos, fue sentenciado a 15 años de prisión por un tribunal penal especial en Riad por el cargo de "ofensas". [49]

En el informe publicado por el Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas el 26 de diciembre de 2013, titulado "Informe del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal", correspondiente a Arabia Saudita, el representante del reino afirmó la relatividad de los derechos vinculados a la libertad de expresión.[96]

Libertad política[editar]

La década de 1990 marcó un período de paulatina liberalización política en el reino, a partir de la creación de una constitución escrita y de la institución de asesoramiento Asamblea Consultiva de Arabia Saudita. Esta Asamblea está constituida por eruditos y profesionales sauditas que disponen de autorización para aconsejar al rey.

Algunos líderes políticos disidentes fueron liberados de prisión, después de haber aceptado disolver sus partidos políticos. En el año 2005, se permitió que los ciudadanos varones adultos votaran en elecciones por algunos cargos municipales. Se han postergado indefinidamente los planes para elecciones futuras que pudieran incluir a las mujeres adultas.

Los sindicatos también están prohibidos, pero el gobierno ha otorgado permiso a los ciudadanos saudíes para formar algunas sociedades privadas, autorizadas a realizar ciertas tareas humanitarias.[97]

Están prohibidas las manifestaciones o cualquier acto público organizado por disidentes políticos. En abril de 2011, el reino dictaminó que constituye delito la publicación de cualquier crítica que dañe la reputación de líderes gubernamentales o religiosos, o que perjudique los intereses del Estado.[98]

A fines de septiembre de 2015, se realizó en EE.UU. una reunión de más de 100 líderes mundiales, con el objeto de discutir la aplicación en cada país de la Resolución 2178 de la ONU, mediante la cual se establecían las pautas internacionales para la lucha contra combatientes terroristas. Dado que cada país firmante de dicha resolución tenía amplio margen de actuación, se encontró que con frecuencia sucedían, o era posible que sucediera, abusos a los derechos humanos. Arabia Saudita, mediante su ley y decretos antiterroristas del 2014, castigaba como acto terrorista prácticamente cualquier expresión o actuación de disidencia política.[99]

Presos políticos[editar]

Los disidentes han sido detenidos como presos políticos durante las últimas tres décadas.[100]​ Las protestas y las sentadas en demanda de la liberación de los presos políticos tuvieron lugar durante las protestas saudíes del 2011-2012 en muchas ciudades de Arabia Saudita.[101][102][103][104][105]

Las fuerzas de seguridad reprimieron con disparos al aire una protesta frente a la prisión de Al-Ha'ir el 19 de agosto de 2012.[106]​ Las estimaciones realizadas en el año 2012 del número de prisioneros políticos encarcelados en la prisión de Mabahith variaron entre cero, según la opinión del Ministro del Interior [102][107]​ y 30 mil según la “Comisión Islámica de Derechos Humanos”,[100]​ con base en el Reino Unido y la BBC.[108]

Apátridas[editar]

Se estima que hay 70.000 personas apátridas en Arabia Saudita, también conocidas como Bidunes.[109]​ Esta situación se debe, en parte, a que la legislación impide que las mujeres transmitan su nacionalidad a sus hijos.[110]

En los últimos años, Arabia Saudita, entre varios otros países de la península arábiga, ha realizado mejoras, si bien no sustanciales, en sus políticas vinculadas a la nacionalidad. Arabia Saudita ha incorporado a su legislación algunas normas para facilitar la nacionalización de personas extranjeras que hayan brindado servicios al reino. Estas normas, sin embargo, parecen orientarse a la situación de técnicos o profesionales, requeridos para el desarrollo de actividades en el marco del crecimiento económico del país. Resulta poco probable que grupos vulnerables de personas indocumentadas se vean beneficiados por estas disposiciones. [111]

Organizaciones de derechos humanos[editar]

El “Comité para la Defensa de los Derechos Humanos en la Península Arábiga” es una organización de derechos humanos que comenzó a funcionar en Arabia Saudita en el año 1992.[112][113]

La “Primera Sociedad de Derechos Humanos”, ONG fundada en el año 2002, continúa desarrollando su actividad de modo informal dado que hasta el momento no ha obtenido su licencia oficial.[114]

En el año 2004 fue creada la “Sociedad Nacional para los Derechos Humanos”, vinculada al gobierno de Arabia Saudita.[115][116]​ La mayoría de los miembros de su comisión directiva pertenecen al “establishment religioso y político”, según palabras de John R. Bradley, escritor y periodista británico especializado en temas de Medio Oriente.[117]

La “Asociación para la Protección y Defensa de los Derechos de la Mujer en Arabia Saudita” fue fundada en el año 2007 y aún no fue reconocida oficialmente.[118]

La “Asociación Saudí de Derechos Civiles y Políticos” (ACPRA) fue creada en el año 2009.[119]​ Uno de sus fundadores, Mohammed Saleh al-Bejadi fue arrestado arbitrariamente por la agencia de seguridad interna (Mabahith) el 21 de marzo de 2011, en el marco de las protestas que se desarrollaron en Arabia Saudita en el año 2011.[120][121]​Al-Bejadi fue acusado en agosto de 2011 por “insurrección contra el soberano, instigar manifestaciones, y hablar con los medios de comunicación extranjeros”.[122]​ Otro co-fundador, Mohammad Fahad al-Qahtani, fue acusado en junio de 2012 por sus actividades vinculadas a los derechos humanos.[123][124]​ Al finalizar el año 2014, más de una decena de miembros de la organización permanecían sometidos a prisión o enfrentando situaciones judiciales.[125]

Dieciséis personas que trataron de crear una organización de derechos humanos en 2007 fueron detenidas en febrero de 2007, acusadas en agosto de 2010 y condenadas el 22 de noviembre de 2011 por "formación de una [organización] secreta, intento de hacerse con el poder, incitación contra el Rey, financiamiento del terrorismo y lavado de dinero" y condenado por el Tribunal Penal Especializado de 5-30 años de prisión, seguidos de prohibición de viajar.[126]​ Los acusados apelaron la sentencia el 22 de enero de 2012.[127]

La “Sociedad para el Desarrollo y el Cambio” fue creada en septiembre de 2011[128]​ y trabaja por la igualdad de derechos de los chiitas en la Provincia Oriental[129]​ La organización demanda por la constitución y las elecciones legislativas para la Provincia Oriental.[130]

Las organizaciones de derechos humanos internacionalmente reconocidas sufren impedimentos para desarrollar sus acciones, a raíz de las prohibiciones y restricciones de las leyes vigentes en el reino.[131]

Derechos de LGBT[editar]

Arabia Saudita no reconoce los derechos del colectivo LGBT. La homosexualidad es con frecuencia un tema tabú en la sociedad saudí y está castigada con penas de prisión, castigo corporal e incluso pena capital. La transexualidad se asocia generalmente con la homosexualidad.

La Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA, por sus siglas en inglés)[132]​ informa que en el reino de Arabia Saudita no está reconocido ninguno de los derechos vinculados a sus reclamos específicos y constituyen delitos penados por la ley las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo y el travestismo, por ejemplo.[133]

La posición de las autoridades de Arabia Saudita respecto de los derechos de la comunidad LGBT parece no sufrir cambios con el correr del tiempo y aún parece extenderse y reafirmarse, según surge de las declaraciones de Faisal bin Hasan Trad, representante de Arabia Saudita en la ONU.[134]

VIH/SIDA[editar]

Por ley, todos los ciudadanos saudíes que están infectados con el VIH o el SIDA tienen derecho a la atención médica gratuita y la protección de su privacidad y oportunidades de empleo. Sin embargo, la mayoría de los hospitales no tratan a los pacientes que están infectados y muchas escuelas y hospitales son reacios a distribuir la información del gobierno acerca de la enfermedad debido a los fuertes tabúes y estigmas que se asocian a la forma de transmisión del virus.[135]

Cualquier extranjero que se descubra que está infectado con VIH, el virus que causa el SIDA (o, de hecho, cualquier otra condición médica grave), es deportado a su país de origen.

Tratados internacionales[editar]

La Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, publica la información en relación con los principales tratados internacionales.[136]

Tratado Estado
CAT - Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes Adhesión
- CAT-OP - Protocolo Facultativo de la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes Sin acción
CCPR - Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos Sin acción
- CCPR-OP1 - Primer Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos Sin acción
- CCPR-OP2-DP - Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos destinado a abolir la pena de muerte Sin acción
CED - Convención Internacional para la protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas Sin acción
CEDAW - Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer Ratificación
- CEDAW-OP - Protocolo Facultativo de la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer Sin acción
CERD - Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial Adhesión
CESCR - Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales Sin acción
- CESCR-OP - Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales Sin acción
CMW - Convención internacional sobre la protección de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares Sin acción
CRPD - Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad Adhesión
- CRPD-OP - Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad Adhesión
CRC - Convención sobre los Derechos del Niño Adhesión
- CRC-OP-IC - Protocolo facultativo de la Convención de los derechos del Niño Sin acción
- CRC-OP-AC - Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados Adhesión
- CRC-OP-SC - Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía Adhesión

En el Informe del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal - Arabia Saudita del 26 de diciembre de 2013, del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, se expresó reiteradamente la firme recomendación de que el reino de Arabia Saudita se adhiera y ratifique los tratados internacionales que a la fecha del informe no lo tenían como signatario. Pasados casi dos años de aquellas recomendaciones, la situación no ha presentado mejoras significativas.

Referencias[editar]

  1. «Country Reports on Human Rights Practices - 2004». US Department of State, Bureau of Democracy, Human Rights, and Labour. 28 de febrero de 2005. Consultado el 2 de junio de 2008. 
  2. ["http://www.saudiembassy.net/files/PDF/Reports/Counterterrorism.pdf " (Page 6) «Initiatives and Actions to Combat Terrorism»]. Kingdom of Saudi Arabia. Consultado el 15 de febrero de 2015. 
  3. ["http://www.baltimoresun.com/news/opinion/oped/bs-ed-saudi-arabia-20150114-story.html" «Saudi Arabia's brutal punishment of a dissident»]. Baltimore Sun. Consultado el 15 de febrero de 2015. 
  4. Worst of the Worst 2010. The World's Most Repressive Societies. freedomhouse.org
  5. a b c d e f «Torture by Police, Forced Disappearance & Other Ill Treatment». 
  6. «Saudi Arabian official filmed beating foreign workers with a belt as they visit passport office to get their visas». Daily Mail (London). 
  7. Los 33 países de los cuales existe información de utilización legal del castigo físico son: Afganistán, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Botswana, Brunei, Dominica, Ecuador, Granada, Guayana, Indonesia, (sólo el Estado Aceh), Irán, Lesoto, Malasia, Maldivas, Nigeria, Pakistán, Qatar, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Arabia Saudita, Sierra Leona, Singapur, Somalia, Sudán, Swazilandia, Tanzania, Tonga, Trinidad y Tobago, Tuvalu, Emiratos Arabes Unidos, Yemen y Zimbabue. Ver https://en.wikipedia.org/wiki/Judicial_corporal_punishment (en inglés)
  8. ABC News. «Exclusive: Saudi Rape Victim Tells Her Story». ABC News. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  9. [“http://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/06/150607_arabia_bloguero_latigazos_am” «Confirman sentencia de 1.000 latigazos y prisión contra bloguero en Arabia Saudita»]. BBC. Consultado el 7 de junio de 2015. 
  10. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 26 de septiembre de 2015. «El defensor de derechos humanos Mikhlif bin Daham al Shammari fue condenado a recibir 200 latigazos, así como a prisión. En septiembre, las autoridades pusieron en libertad a Ruth Cosrojas, trabajadora doméstica filipina condenada a 18 meses de cárcel y a recibir 300 latigazos en un juicio injusto celebrado en octubre de 2013, en el que se la había declarado culpable de organizar actividades de venta de servicios sexuales (quwada). En el momento de su puesta en libertad, había recibido 150 latigazos.». 
  11. «Rights group condemns Saudi beheadings». Associated Press. Consultado el 14 de octubre de 2008. 
  12. Whitaker, Brian (9 de agosto de 2003). «Saudi system condemned». The Guardian (London). Consultado el 27 de julio de 2011. 
  13. a b «Saudi executioner tells all». BBC News. 5 de junio de 2003. Consultado el 11 de julio de 2011. 
  14. a b Federal Research Division (2004). Saudi Arabia A Country Study. p. 304. ISBN 978-1-4191-4621-3. 
  15. a b Miethe, Terance D.; Lu, Hong (2004). Punishment: a comparative historical perspective. p. 63. ISBN 978-0-521-60516-8. 
  16. «Amnesty International Report 2009, Saudi Arabia». Amnesty International. Archivado desde ["http://web.archive.org/web/http://thereport.amnesty.org/en/regions/middle-east-north-africa/saudi-arabia#death-penalty" el original] el 29 de noviembre de 2015. Consultado el 17 de agosto de 2009. 
  17. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 26 de septiembre de 2015. «Las autoridades llevaron a cabo decenas de ejecuciones, muchas mediante decapitación pública. Entre los ejecutados había tanto ciudadanos saudíes como migrantes.». 
  18. Tim Butcher (16 de julio de 2007). «Saudis prepare to behead teenage maid». London: The Daily Telegraph. Consultado el 14 de octubre de 2008. 
  19. «Arabia Saudita: condenan a muerte a importante clérigo». BBC Mundo. 30 de septiembre de 2015. Consultado el 26 de septiembre de 2015. 
  20. Knipp, Kersten (28 de septiembre de 2015). «Justicia sangrienta en Arabia Saudita». Deutsche Welle. Consultado el 30 de septiembre de 2015. «Según los jueces, merece pena de muerte. Y por eso, Ali al-Nimr tendrá que pagar con la decapitación. Además, como confirmó el juzgado, su cadáver será crucificado y expuesto públicamente.». 
  21. «¡Ayúdanos a salvar la vida de Ali al-Nimr!». Amnistía Internacional. 9 de octubre de 2015. Consultado el 10 de octubre de 2015. 
  22. Genet, Kumera (24 de noviembre de 2013). «Beyond Outrage: How the African Diaspora Can Support Migrant Worker Rights in the Middle East». Huffington Post. 
  23. «Saudi services suffer under visa clampdown». Arabian Business. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  24. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 26 de septiembre de 2015. «Se efectuaron devoluciones sumarias de miles de trabajadores a Somalia y a otros Estados en los que corrían peligro de sufrir abusos contra los derechos humanos, y también se expulsó a un gran número de yemeníes. Muchos migrantes denunciaron que antes de su expulsión habían sido recluidos en centros de detención provisionales en condiciones de hacinamiento extremo, donde habían recibido pocos alimentos y agua y sufrido abusos de los guardias». 
  25. a b c d e f g «Human Trafficking & Modern-day Slavery». 
  26. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 26 de septiembre de 2015. «Según informes, la violencia en el ámbito familiar seguía siendo endémica, pese a una campaña de sensibilización que el gobierno había emprendido en 2013. Una legislación de 2013 que penalizaba la violencia en el ámbito familiar no se aplicaba en la práctica por falta de autoridades competentes que la hicieran cumplir 
  27. Al-Sharq Al-Awsat (London), 23 de julio de 2006, translated at Public Debate in Saudi Arabia on Employment Opportunities for Women
  28. «Human Rights Tribune - ed. Spring 2001» (PDF). Human Rights Tribune. International Human Rights Documentation Network. Spring 2001. Archivado desde el original el 2 de octubre de 2008. Consultado el 21 de agosto de 2007. 
  29. «The Australian who has become a prisoner of gender apartheid». The Sydney Morning Herald. 14 de noviembre de 2009. Consultado el 6 de marzo de 2010. 
  30. Al-Watan (Saudi Arabia), 18 de mayo de 2006 translated at Public Debate in Saudi Arabia on Employment Opportunities for Women
  31. Al-Watan (Saudi Arabia), 26 de junio de 2006 translated at Public Debate in Saudi Arabia on Employment Opportunities for Women
  32. [1] translated at Public Debate in Saudi Arabia on Employment Opportunities for Women
  33. a b «Women Speak Out In Saudi Arabia». CBS News. 24 de marzo de 2005. Consultado el 25 de febrero de 2008. 
  34. «Women in the Middle East, A weak breeze of change». The Economist. 2 de febrero de 2008. Consultado el 26 de febrero de 2008. 
  35. Jomar Canlas, Reporter (25 de enero de 2008). «Saudi prince assures RP govt they respect rights of women». The Manila Times. Archivado desde el original el 2 de abril de 2009. Consultado el 25 de enero de 2008. 
  36. «Saudi women get ID cards for GCC travel». The Peninsula. 4 de mayo de 2010. Consultado el 21 de septiembre de 2010. 
  37. a b Saudi Gazette. «Women on 3 Shoura panels». Archivado desde el original el 18 de febrero de 2015. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  38. Saudi Gazette. «Women married to foreigners can now sponsor kids, spouse». Archivado desde el original el 30 de julio de 2013. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  39. «.:Middle East Online::New victory for Saudi women: First female lawyer registered :.». Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  40. «CIA The World Factbook, Saudi Arabia». CIA. 20 de septiembre de 2007. Consultado el 2 de junio de 2008. 
  41. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 26 de septiembre de 2015. «La activista de los derechos de las mujeres Souad al Shammari fue detenida en octubre, después de que funcionarios de la Oficina de Investigación y Enjuiciamiento de Yidda la citaran para interrogarla. Al concluir el año permanecía recluida sin cargos en la prisión de Briman de esa ciudad. Las activistas de los derechos de las mujeres Wajeha al Huwaider y Fawzia al Oyouni, cuyas condenas a 10 meses de prisión, seguidos de la prohibición de viajar al extranjero durante 2 años, habían sido confirmadas por un tribunal de apelación en 2013, seguían en libertad. Las autoridades no explicaron por qué no las habían citado para el ingreso en prisión.». 
  42. Human Rights Watch (25 de septiembre de 2011). «Arabia Saudita: Las mujeres podrán votar y unirse al Consejo de la Shura». Consultado el 10 de octubre de 2015. 
  43. Más Voces (23 de octubre de 2013). «Situación desastrosa de los Derechos Humanos en Arabia Saudí con el beneplácito de la comunidad internacional». Consultado el 10 de octubre de 2015. «Amnistía [Internacional] denuncia también "la discriminación sistemática de las mujeres". En el reino saudí, "requieren el permiso de un tutor de sexo masculino antes de contraer matrimonio, viajar, someterse a ciertas intervenciones quirúrgicas, aceptar un empleo remunerado o matricularse en la universidad",». 
  44. a b Laura Bashraheel (27 de junio de 2009). «Women's transport: Solutions needed». Arab News. Consultado el 6 de octubre de 2012. 
  45. a b «Saudi Arabia women drive cars in protest at ban». 17 de junio de 2011 (BBC). 17 de junio de 2011. Consultado el 25 de octubre de 2013. 
  46. «Women driving issue needs no fatwa: Saudi cleric». 
  47. Murphy, Caryle. «Saudi Women Reunite To Remember Driving Protest». 26 de diciembre de 2008. NPR. Consultado el 25 de octubre de 2013. 
  48. Casey, Mary. «Saudi Arabia issues warning against women’s driving campaign». 25 de octubre de 2013. Foreign Policy magazine. Consultado el 25 de octubre de 2013. 
  49. a b Fanack. «Saudi Arabia’s Human Rights Record Under International Fire». fanack.com. Archivado desde el original el 18 de mayo de 2015. Consultado el 13 de mayo de 2015. 
  50. «Saudi Arabia gets its first woman pilot». Chennai, India: The Hindu. 12 de enero de 2007. Archivado desde el original el 26 de octubre de 2007. Consultado el 2 de junio de 2008. 
  51. «Saudi woman 'arrested' for driving». Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  52. «Two women referred to ‘terror’ court for driving in Saudi Arabia». the Guardian. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  53. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 26 de septiembre de 2015. «... dos de ellas, Loujain al Hathloul y Mayssa al Amoudi, continuaban privadas de libertad al concluir el año {2014]. Ambas habían sido detenidas a principios de diciembre [de 2014] en la frontera con Emiratos Árabes Unidos por conducir sus automóviles, tras lo cual las autoridades habían presentado cargos de terrorismo contra ellas.». 
  54. «Por primera vez en la historia mujeres de Arabia Saudita podrán conducir». El País. 24 de junio de 2018. 
  55. a b c syedjaffar. «The Persecution of Shia Muslims in Saudi Arabia». August 4, 2013. CNN Report. Consultado el 1 de mayo de 2014. 
  56. A top Saudi cleric declares Shiites to be infidels, calls on Sunnis to drive them out 22 de enero de 2007 (originally in iht.com)
  57. Saudi Arabia: Treat Shia Equally|hrw.org| 2 de septiembre de 2009
  58. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 26 de septiembre de 2015. «Los miembros de la minoría chií, residentes en su mayor parte en la Provincia Oriental, rica en petróleo, continuaban sufriendo una arraigada discriminación que limitaba su acceso a los servicios y empleos públicos y les afectaba de muchas otras formas ... Los líderes y los activistas chiíes estaban expuestos a ser detenidos y encarcelados, e incluso condenados a muerte, tras juicios sin garantías.». 
  59. Mohammad Taqi (10 de marzo de 2011). «Saudi Arabia: the prized domino». Daily Times (Pakistan). Archivado desde el original el 6 de junio de 2014. 
  60. Human Rights in Saudi Arabia: The Role of Women, Congressional Human Rights Caucus, Testimony of Ali Al-Ahmed, Director of the Saudi Institute, June 4, 2002.
  61. a b c d e f g Coogle, Adam. «Dispatches: Killings of Saudi Shia a Wakeup Call». Human Rights Watch. Consultado el 14 de diciembre de 2014. 
  62. «Saudi Columnists: There Is Anti-Shi'ite Incitement In Our Country». 10 de diciembre de 2014. Consultado el 14 de diciembre de 2014. 
  63. Encyclopædia Britannica
  64. a b c d e f g h Discrimination against Shia Muslims in Saudi Arabia: The Old and New Reality by Dr. Mohamed J. Al-Hassan (King Saud University)
  65. a b Nasr, Shia Revival, (2006), p. 237
  66. Meyer, Henry. "Saudi Arabia Risks Shiite Unrest in Wake of Bahrain Turmoil | Businessweek | 20 de febrero de 2011.
  67. Taheri, Amir. Apartheid, Saudi Style, New York Post, 22 de mayo de 2003.
  68. «2009 Human Rights Report: Saudi Arabia». United States Department of State. 
  69. a b «2009 International Religious Freedom Report 2009: Saudi Arabia». United States Department of State. 26 de octubre de 2009. 
  70. «World Report 2013, Saudi Arabia». 2013. Human Rights Watch. Consultado el 20 de febrero de 2014. 
  71. «Saudi detains dozens for "plotting to celebrate Christmas"». Al Akhbar English. 27 de diciembre de 2012. Consultado el 2 de enero de 2013. 
  72. Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas (26 de diciembre de 2013). «Informe del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal - Arabia Saudita». Consultado el 2 de octubre de 2015. «Párrafo 17: La Arabia Saudita subrayó que sus reglamentos prohibían cualquier discriminación religiosa en el trabajo y que los trabajadores podían cumplir con sus obligaciones religiosas en virtud de los artículos 61 y 104 de la Ley del trabajo.». 
  73. Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas (26 de diciembre de 2013). «Informe del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal - Arabia Saudita». Consultado el 2 de octubre de 2015. «Párrafo 135: En cuanto a la libertad de expresión, la Arabia Saudita declaró que el Islam era la autoridad suprema del Reino en materia religiosa y social. La sharia islámica prohibía las expresiones de odio, la denigración de la religión o el "insulto a la religión" y no podía decirse que el hecho de que el Reino se negase a permitir lo que era contrario al islam constituyese, desde el punto de vista jurídico, una violación de la libertad de opinión y de expresión consagrada en la Declaración Universal de Derechos Humanos 
  74. Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas (26 de diciembre de 2013). «Informe del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal - Arabia Saudita». Consultado el 2 de octubre de 2015. «[Conclusiones y recomendaciones]
    • Párrafo 138.117: Teniendo en cuenta la sección del informe nacional relativa a la lucha contra la discriminación y la promoción de la libertad de opinión y de expresión, reforzar las medidas para garantizar la aplicación efectiva de las leyes contra la discriminación y la violencia religiosa (Argentina)
    • Párrafo 138.137: Garantizar, como recomendó anteriormente, el derecho a la libertad de expresión y de conciencia de todos los representantes de la sociedad civil, incluidas las minorías religiosas, y revisar los juicios contra los presos condenados por haber expresado libremente su opinión (Suiza)
    • Párrafo 138.154: Asegurarse de que el sistema judicial y de aplicación de la ley no se utilice para hostigar a personas por expresar sus opiniones políticas y religiosas (República Checa)
    • Párrafo 138.168: Adoptar las medidas necesarias para garantizar la protección y el disfrute efectivos de la libertad de creencia religiosa, con miras a promover la igualdad de todos los pueblos y el respeto de todas las confesiones (Canadá)
    • Párrafo 138.193: Aprobar leyes que garanticen el derecho de las minorías religiosas a construir y mantener lugares de culto (Austria)». 
  75. «Saudi Arabia: Witchcraft and Sorcery Cases on the Rise». 24 de noviembre de 2009. Human Rights Watch. Consultado el 20 de febrero de 2014. 
  76. a b MILLER, DAVID E. (20 de julio de 2011). «Saudi Arabia's 'Anti-Witchcraft Unit' breaks another spell». Jerusalem Post. Consultado el 20 de febrero de 2014. 
  77. «Saudi Arabia execution of 'sorcery' woman condemned». Daily Telegraph (London). 19 de febrero de 2014. Consultado el 13 de diciembre de 2011. 
  78. Pickup, Oliver. «The moment man was publicly beheaded in a Saudi Arabian car park for being a 'sorcerer'». 31 de octubre de 2011 (London: Mail online). Consultado el 19 de febrero de 2014. 
  79. «Saudi man executed for 'witchcraft and sorcery'». 19 de junio de 2012 (BBC News). 19 de junio de 2012. Consultado el 19 de febrero de 2014. 
  80. «Execution Central: Saudi Arabia's Bloody Chop-Chop Square». Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2013. 
  81. Unquiles, Rafael p. (6 de agosto de 2014). «Decapitado por brujería en Arabia Saudí». ABC.es Internacional. Consultado el 2 de octubre de 2015. 
  82. a b c Jacobs, Ryan (19 de agosto de 2013). «Saudi Arabia's War on Witchcraft». The Atlantic. Consultado el 20 de febrero de 2014. 
  83. Llanos, Miguel. «Saudi Arabia's religious police department has an Anti-Witchcraft Unit to combat sorcery. Arrests are on the rise and the penalty can be as severe as death.». 20 de agosto de 2013. MSN News. Consultado el 20 de febrero de 2014. 
  84. Jacobs, Ryan (19 de agosto de 2013). «Saudi Arabia's War on Witchcraft». The Atlantic. Consultado el 20 de febrero de 2014. «”Si hay una disputa con el empleador –por ejemplo una trabajadora doméstica migrante reclama por su salario o por condiciones invivibles-- en un gran número de casos sucede desafortunadamente que el acusado hace contra acusaciones contra la trabajadora”, dice Coogle. “Y muchas veces harán contrademandas por brujería, hechicería y ese tipo de cosas”». 
  85. A Fury For God : the Islamist Attack on America by Malise Ruthven, 2002 p.178-9
  86. «`Flawed Justice: the Execution of 'Abd al-Karim Maria'I al-Naqshbandi`,». Human Rights Watch,. octubre de 1997 (E) v.9 n.9. 
  87. Hilleary, Cecily. «Saudi Arabia Morality Police Declare War on Witches». 30 March 2012. Middle East Voices. Consultado el 20 de febrero de 2014. 
  88. «Documentation of Internet Filtering in Saudi Arabia». Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  89. «No freedom for 'dean of Saudi bloggers'». Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  90. The Christian Science Monitor. «Saudi official: why popular blogger Farhan was jailed». The Christian Science Monitor. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  91. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 2 de octubre de 2015. «En octubre, el Tribunal Penal Especial de Riad impuso a tres abogados –Abdulrahman al Subaihi, Bander al Nogaithan y Abdulrahman al Rumaih– penas de hasta ocho años de prisión, seguidas de la prohibición de viajar al extranjero, tras declararlos culpables de “alterar el orden público” por usar Twitter para criticar al Ministerio de Justicia. El Tribunal también les prohibió utilizar cualquier medio de comunicación, incluidas las redes sociales, por tiempo indefinido 
  92. Taylor, Adam (10 de marzo de 2010). «Saudi Man Arrested For Sexually Suggestive YouTube Video (VIDEO)». Huffingtonpost.com. Consultado el 2 de enero de 2013. 
  93. Miller, Joseph (marzo de 2003). «Open secrets». D+Z. Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ) GmbH. Archivado desde el original el 21 de febrero de 2011. Consultado el 5 de abril de 2011. 
  94. «Saudi novelist arrested for tweets criticizing Islam». Al Akhbar English. 26 de diciembre de 2012. Consultado el 2 de enero de 2013. 
  95. «Detained Saudi writer Turki Al Hamad freed». 5 de junio de 2013. 
  96. Consejo de Derechos Humanos de la Asamblea General de Naciones Unidas (26 de diciembre de 2013). «Informe del Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal - Arabia Saudita». Consultado el 2 de octubre de 2015. «Párrafo 135: En cuanto a la libertad de expresión, la Arabia Saudita declaró que el Islam era la autoridad suprema del Reino ... La libertad de expresión era relativa y debía someterse a las restricciones que imponía la ley; en virtud de su conocimiento de los intereses de sus ciudadanos, el Estado era el más indicado para determinar la necesidad de cualquier restricción a la libertad de expresión 
  97. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 4 de octubre de 2015. «El gobierno no permitía la existencia de partidos políticos, sindicatos o grupos independientes de derechos humanos, y detenía, enjuiciaba y encarcelaba a quienes constituían organizaciones no autorizadas o formaban parte de ellas.» 
  98. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo». Consultado el 4 de octubre de 2015. «Seguían prohibidas todas las concentraciones públicas, incluidas las manifestaciones, en virtud de una orden dictada por el Ministerio del Interior en 2011. Quienes desobedecían la prohibición eran víctimas de detención, enjuiciamiento y encarcelamiento por cargos como “incitar al pueblo contra las autoridades”.» 
  99. Human Rights Watch (28 de septiembre de 2015). «Cumbre de EE.UU.: Es necesario reformar las leyes que luchan contra los combatientes terroristas extranjeros». Consultado el 9 de octubre de 2015. «Por ejemplo, los delitos “terroristas” en la ley y decretos antiterroristas de 2014 de Arabia Saudita incluyen “dañar la reputación del Estado”, sin necesidad de un elemento de violencia, y la “asistencia a conferencias, seminarios o reuniones dentro o fuera [del reino] … que siembren la discordia en la sociedad”.» 
  100. a b «Saudi Arabia's political prisoners: towards a third decade of silence». Islamic Human Rights Commission. 30 de septiembre de 2011. Archivado desde el original el 2 de febrero de 2012. Consultado el 2 de febrero de 2012. 
  101. «Saudi protest ends with arrests». Al Jazeera English. 21 de marzo de 2011. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2011. Consultado el 21 de marzo de 2011. 
  102. a b Giglio, Mike (1 de mayo de 2011). «Saudi's Surprise Renegades». The Daily Beast. Archivado desde el original el 20 de julio de 2012. Consultado el 20 de julio de 2012. 
  103. «Saudi Arabia: Renewed Protests Defy Ban». Human Rights Watch. 30 de diciembre de 2011. Archivado desde el original el 7 de enero de 2012. Consultado el 7 de enero de 2012. 
  104. «Saudi anti-regime protesters stage rallies in Riyadh, Mecca». Press TV. 29 de julio de 2012. Archivado desde el original el 29 de julio de 2012. Consultado el 30 de julio de 2012. 
  105. «Saudi protesters call for prisoners' release». Press TV. 10 de agosto de 2012. Archivado desde el original el 14 de agosto de 2012. Consultado el 14 de agosto de 2012. 
  106. «Saudi Arabia: Dispensing a Peaceful Demonstration after Assaulting Prisoner's Wife and Four of Her Children due to A video Segment». Arabic Network for Human Rights Information. mayo de 2012. Archivado desde el original el 31 de agosto de 2012. Consultado el 31 de agosto de 2012. 
  107. «Saudi campaigner goes on trial». Gulf News. 1 de septiembre de 2012. Archivado desde el original el 1 de septiembre de 2012. Consultado el 1 de septiembre de 2012. 
  108. Roberts, Sue Lloyd (11 de marzo de 2011). «Saudi Arabia show of force stifles 'day of rage' protests». BBC. Archivado desde el original el 1 de septiembre de 2012. Consultado el 2 de septiembre de 2012. 
  109. «Blog - Stateless Saudi Driven to Self-Immolation - Refugees International». Archivado desde el original el 24 de abril de 2015. Consultado el 5 de marzo de 2015. 
  110. Redacción BBC Mundo (5 de noviembre de 2014). «Quiénes son los apátridas y por qué no tienen acceso a la nacionalidad». Consultado el 5 de octubre de 2015. 
  111. «Apatridia». Revista Migraciones Forzadas N° 32. abril de 2009. Archivado desde el original el 7 de marzo de 2016. Consultado el 5 de octubre de 2015. 
  112. World Index of Social and Environmental Responsibility (18 de enero de 2006). «Committee for the Defense of Human Rights in the Arabian Peninsula CDHRAP» (en francés). WiserEarth. Archivado desde el original el 12 de enero de 2012. Consultado el 12 de enero de 2012. 
  113. Arthur W. Diamond Law Library (2008). «Middle East organizations and web resources». Columbia Law School. Archivado desde el original el 12 de enero de 2012. Consultado el 12 de enero de 2012. 
  114. «2008 Human Rights Report: Saudi Arabia». United States State Department. 25 de febrero de 2009. Archivado desde el original el 25 de marzo de 2011. Consultado el 25 de marzo de 2011. 
  115. «Saudi polls, aid sweeteners not enough: activists». Karavali Times. 24 de marzo de 2011. Archivado desde el original el 24 de marzo de 2011. Consultado el 24 de marzo de 2011. 
  116. [https://web.archive.org/web/20061121163639/http://www.saudiembassy.net/2004News/Press/PressDetail.asp?cIndex=193 First independent human rights organization in Saudi Arabia
  117. Bradley, John R. (2005). Saudi Arabia Exposed : Inside a Kingdom in Crisis. Palgrave. p. 165. 
  118. «2008 Human Rights Report: Saudi Arabia». State.gov. 25 de febrero de 2009. Consultado el 2 de enero de 2013. 
  119. «Saudi Civil and Political Rights Association (ACPRA) (An Establishing Declaration) — Riyadh, Saudi Arabia — 12 de octubre de 2009». Saudi Civil and Political Rights Association. 12 de octubre de 2009. Archivado desde el original el 25 de marzo de 2011. Consultado el 25 de marzo de 2011. 
  120. «ACPRA demands the immediate unconditional release of its co-founder, Mohammed Al-Bjady». Saudi Civil and Political Rights Association. marzo de 2011. Archivado desde el original el 24 de marzo de 2011. Consultado el 24 de marzo de 2011. 
  121. «Human Rights First Society - Human Rights Monitoring and Advocacy in Saudi Arabia». Human Rights First Society. marzo de 2011. Archivado desde el original el 24 de marzo de 2011. Consultado el 24 de marzo de 2011. 
  122. «World Report 2012: Saudi Arabia». Human Rights Watch. 2012. Archivado desde el original el 24 de febrero de 2012. Consultado el 24 de febrero de 2012. 
  123. «Saudi Arabia ramps up clampdown on human rights activists». Amnesty International. 18 de junio de 2012. Archivado desde el original el 20 de julio de 2012. Consultado el 20 de julio de 2012. 
  124. «Saudi Arabia: Prominent Human Rights Defender Risks 5 Years of Prison for cooperating with the UN». Alkarama. 29 de junio de 2012. Archivado desde el original el 20 de julio de 2012. Consultado el 20 de julio de 2012. 
  125. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo – Arabia Saudita». Consultado el 4 de octubre de 2015. «Al concluir el año, había cuatro miembros de la Asociación cumpliendo penas de hasta 15 años de cárcel, tres más recluidos a la espera del resultado de sus juicios y otros dos recluidos sin juicio. Estos últimos eran Abdulrahman al Hamid, detenido en abril tras firmar una declaración que exigía el enjuiciamiento del ministro del Interior, y Saleh al Ashwan, recluido sin cargos desde 2012. Otros dos activistas de la Asociación estaban en libertad a la espera de conocer el resultado de sus juicios. Los condenados habían sido declarados culpables de cargos imprecisos y demasiado generales, concebidos para silenciar la crítica pacífica. Se enjuició a otros activistas por cargos similares.» 
  126. «Saudi Arabia: Lengthy sentences for reformists a worrying development». Amnesty International. 23 de noviembre de 2011. Archivado desde el original el 24 de febrero de 2012. Consultado el 24 de febrero de 2012. 
  127. «Reform activists in Saudi Arabia must receive fair appeal hearings». Amnesty International. 25 de enero de 2012. Archivado desde el original el 24 de febrero de 2012. Consultado el 24 de febrero de 2012. 
  128. «Saudi activists form political group». Press TV. 13 de septiembre de 2011. Archivado desde el original el 15 de enero de 2012. Consultado el 15 de enero de 2012. 
  129. Sawaneh, Mahamadou (7 de octubre de 2011). «Sectarian protests flare anew in Saudi Arabia». France 24. Archivado desde el original el 15 de enero de 2012. Consultado el 15 de enero de 2012. 
  130. Cockburn, Patrick (5 de octubre de 2011). «Saudi police 'open fire on civilians' as protests gain momentum». The Independent (London). Archivado desde el original el 15 de enero de 2012. Consultado el 15 de enero de 2012. 
  131. Amnesty International (25 de febrero de 2015). «Informe 2014/15 Amnistía Internacional: La situación de los derechos humanos en el mundo – Arabia Saudita». Consultado el 4 de octubre de 2015. «El gobierno continuó negando a Amnistía Internacional el acceso al país y tomó medidas punitivas contra activistas y familiares de víctimas que contactaron con la organización.» 
  132. ILGA - www.ilga.org
  133. Salomón, Josefina (19 de mayo de 2010). «África, el peor lugar para ser gay». BBC Mundo. Consultado el 5 de octubre de 2015. «En Arabia Saudita, por ejemplo, según la interpretación local de la sharia o ley islámica, es ilegal que los hombres se "comporten como mujeres" o se vistan como tales y viceversa … Mauritania, Arabia Saudita, Sudan, Yemen y algunas áreas de Nigeria y Somalia figuran como las zonas rojas en el mapa de los derechos homosexuales. En todos aquellos países, mantener una relación con alguien del mismo sexo puede ser castigado con la muerte.» 
  134. «Arabia Saudí reta a la ONU». 29 de junio de 2015. Consultado el 8 de octubre de 2015. «… el país no tolerará las críticas a su historial de derechos humanos y que ‘obligarles’ a respetar los derechos LGBTI es “inaceptable” y una “flagrante interferencia en sus asuntos internos”». 
  135. Manal Quota & Maryam Yamani (7 de agosto de 2005). «AIDS? What AIDS?». Arab news. Consultado el 2 de junio de 2008. 
  136. Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas. «Estado de ratificación para Arabia Saudita - Aceptación del procedimiento de comunicaciones individuales para Arabia Saudita». Consultado el 10 de octubre de 2015.