Dead Silence

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Dead Silence (titulada El títere en Hispanoamérica y Silencio desde el mal en España) es una película de terror dirigida por James Wan y escrita por Leigh Whannell, creadores de Saw. Está protagonizada por Ryan Kwanten, Donnie Wahlberg, Judith Roberts y Amber Valletta. La película fue estrenada el 16 de marzo de 2007 y publicada en DVD el 26 de junio de 2007. La película fue filmada en 6 meses y 17 días.

Argumento[editar]

En el tranquilo pueblo de Ravens Fair cuentan la historia de Mary Shaw, una talentosa ventrílocua a quien, tras ser acusada de haber matado a un niño, los habitantes del pueblo la persiguieron, le cortaron la lengua y la mataron antes de enterrarla con sus "hijos", una colección de 101 muñecos hechos a mano. Desde entonces, la muerte ha perseguido a los habitantes de Ravens Fair. Las personas relacionadas con el asesinato de Mary Shaw han muerto misteriosamente de la misma forma durante generaciones. Lejos de este pueblo, un joven matrimonio formado por Jamie y Lisa Ashen, que viven una vida tranquila, reciben un muñeco ventrílocuo misterioso llamado "Billy", en un paquete sin marcar. Pero cuando Lisa muere en circunstancias misteriosas, Jamie regresa a Ravens Fair para el entierro, decidido a descubrir quién la mató. Se instala en la casa de su padre, quien tuvo un colapso, y la joven esposa de este para investigar quién mató a Lisa y por qué. Jamie descubre que existe una maldición, relacionada con un cuento que escuchó en su niñez: "Cuidado con los ojos de Mary Shaw, no tenía hijos, solo muñecos, y si en tus sueños la ves, no grites jamás o la lengua te arrancará". Antes de salir, Jamie advierte a Ella que Edward, su padre, es un monstruo, pero ella le asegura que ha cambiado. Mientras tanto, el empresario de pompas fúnebres de la ciudad, Henry, se sorprende cuando abre la bolsa con el cuerpo de Lisa, porque reconoce un patrón en la forma en que la asesinaron. Después del funeral de Lisa, Jamie deambula por el cementerio y se encuentra con Marion, esposa senil de Henry, quien le advierte del peligro de los títeres de Shaw y él se da cuenta que debe enterrar a Billy. Lo hace, sin saber que el detective Jim Lipton lo había seguido a Ravens Fair y había visto el entierro del muñeco. Sin estar convencido de la inocencia de Jamie en la muerte de Lisa y creyendo que él está tratando de ocultar pruebas, el detective desentierra a Billy. Jamie le dice sobre el poema, pero él no le cree. A la mañana siguiente, Jamie lleva el muñeco a la funeraria, donde Henry finalmente le habla de Mary Shaw.

Shaw fue una famosa ventrílocua cuya ambición era hacer la marioneta perfecta. Durante una presentación, un chico llamado Michael la abucheó diciendo que podía ver sus labios moverse cuando Billy hablaba, lo que alteró a Mary. Michael desapareció poco después y se acusó a Shaw de haberlo hecho, por lo que la familia del niño la mató. Su último deseo fue que convirtieran su cuerpo en marioneta de ventrílocuo y que la enterraran con sus 101 muñecos. Un joven Henry entró al depósito de cadáveres de sus padres y golpeó accidentalmente sobre el ataúd. El cuerpo de Shaw volvió brevemente a la vida y se acercó a Henry, pero él sobrevivió porque cubrió su boca para no gritar, ya que ella sólo puede matar a sus víctimas cuando gritan.

Jamie va al teatro abandonado donde Mary Shaw había vivido,encuentra su camerino y descubre un viejo libro con diagramas para hacer la marioneta perfecta. Jamie se enfrenta a Edward y se entera de que el niño desaparecido era su tío abuelo, y que su propia familia asesinó a Shaw obligándola a gritar para cortarle la lengua. Los hombres involucrados murieron uno por uno, y todos se los encontró con la lengua arrancada. Sus hijos, y los hijos de sus hijos corrieron la misma suerte. Edward también condujo deliberadamente a Jamie distancia que le sobra, pero sabe que Shaw ahora va a volver por ellos. Mientras tanto, en la casa de Henry (Billy quedó allí después de que Jamie le preguntara acerca de Mary), él cree oír a su mujer oculta bajo la casa en un espacio de rastreo y entra decidido a hacerla salir. El fantasma de Shaw se muestra a sí mismo, lo que provoca que Henry grite y que ella lo mate. Aún sin estar convencido de la inocencia de Jamie, Lipton se dirige a la tumba de Mary Shaw para desenterrar los títeres restantes, sin embargo, le dice a Jamie que no están sus tumbas. Jamie recibe una llamada telefónica de "Henry", que le dice que debe ir al teatro porque tiene la prueba de su inocencia en el asesinato de su esposa.

Jamie y Lipton van al teatro, siguiendo la voz de Henry para vivienda de Shaw. En una habitación escondida detrás, se encuentran con el cuerpo de Michael Ashen, que fue secuestrado y asesinado por Mary Shaw, colgado como una marioneta, y cien de los títeres de Shaw en una pared, de vuelta en sus cajas después de haber sido desenterrados de sus tumbas. Poco a poco, sus cabezas se giran a su izquierda por uno, para hacer frente a un muñeco payaso, poseído por Shaw. A través de el muñeco, Shaw le dice a Jamie que ella mató a Lisa porque estaba embarazada con el último de la línea de la familia de Jamie. Lipton dispara al muñeco, pero Shaw posee el cuerpo de otro. Al darse cuenta de que deben destruir a todos los muñecos, prenden fuego a la habitación y tratan de huir del teatro. El fantasma de Shaw les persigue y mata a Lipton cuando se desliza de la pasarela, ya que se derrumba. Jamie se escapa mientras el incendio del teatro quema los muñecos.

Billy es el único títere que queda y la única manera de deshacerse de Shaw es destruirlo. Jamie llega a la casa de Henry donde encuentra a Marion llorando sobre su cuerpo mutilado, y ella le dice que Edward tomó al muñeco. Jamie regresa a casa de su padre para destruir a Billy y lo encuentra en una habitación polvorienta y descuidada de la mansión. Shaw vuelve a aparecer, pero se ve obligada a retirarse cuando Jamie lanza a Billy a la chimenea. Jamie encuentra a Edward en su silla de ruedas, pero se horroriza al descubrir que su padre ha muerto, que tiene toda la espalda ahuecada y le han reemplazado la columna con un eje de madera utilizado en muñecos de ventrílocuo. Al recordar que su padre ha estado usando el mismo traje y que Ella ha estado a su lado durante todos sus encuentros, Jamie se da cuenta de que Edward ha estado muerto desde mucho antes de que Jamie regresara a su casa, y Ella ha estado imitando su voz. Se vuelve a ver a Ella, la "muñeca perfecta" de Mary Shaw, Jamie grita, y Shaw lo mata.

La película termina con Jamie recitando el poema y el público se muestra fotografías de las marionetas humanas incluyendo Lisa, Henry, Edward, Lipton, Ella y Jamie, entonces Mary cierra el libro.

Reparto[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]