Dale W. Jorgenson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Dale W. Jorgenson
Dale W. Jorgenson.jpg
Información personal
Nacimiento 7 de mayo de 1933 Ver y modificar los datos en Wikidata (85 años)
Bozeman, Estados Unidos Ver y modificar los datos en Wikidata
Residencia Bozeman y Cambridge Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Estadounidense Ver y modificar los datos en Wikidata
Educación
Educado en
Supervisor doctoral Wassily Leontief Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Economista y profesor universitario Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados
Empleador
Estudiantes doctorales Robert Lucas Ver y modificar los datos en Wikidata
Miembro de
Distinciones
  • Distinguished Fellow of the American Economic Association
  • Fellow of the American Academy of Arts and Sciences
  • Fellow of the American Statistical Association
  • Fellow of the Econometric Society
  • Medalla John Bates Clark (1971)
  • Premio Adam Smith (2005) Ver y modificar los datos en Wikidata

Dale Weldeau Jorgenson (nacido el 7 de Mayo de 1933, en Bozeman, Montana) fue Profesor de la cátedra Samuel W. Morris de la Universidad de Harvard, en el Departamento de Economía y desempeñó el puesto de Presidente del Departamento de Economía de 1994 a 1997. También profesó en la John F. Kennedy School of Government.

Trayectoria[editar]

Jorgenson ha sido honrado con la membresía en la Sociedad Filosófica Americana (1998), la Real Academia Sueca de Ciencias (1989), la Academia Nacional de Ciencias de EE.UU. (1978), y la Academia Americana de las Artes y las Ciencias (1969). Fue elegido miembro de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (1982), la Asociación Americana de Estadística (1965), y de la Sociedad Econométrica (1964). Recibió doctorados honoris causa por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Uppsala,[1]​ (1991), la Universidad de Oslo (1991), la Universidad de Keio (2003), la Universidad de Mannheim (2004), la Universidad de Roma (2006), la Stockholm School of Economics (2007), de la Universidad China de Hong Kong (2007), y la Universidad de Kansai (2009).

Jorgenson fue Presidente de la American Economic Association en el año 2000 y fue nombrado miembro distinguido de la Asociación en el año 2001. Fue Miembro Fundador de la Junta en la Ciencia, la Tecnología y la Política Económica del Consejo Nacional de Investigación desde 1991 y se desempeñó como Presidente de la Junta de 1998 a 2006. También se desempeñó como Presidente de la Sección 54, Ciencias Económicas de la Academia Nacional de Ciencias de 2000 a 2003 y fue Presidente de la Econometric Society en 1987. Actualmente es Vicepresidente de la Sociedad para la Medición Económica (SEM).

Jorgenson recibió la prestigiosa John Bates Clark Medal de la Asociación Americana de economía en 1971. Esta Medalla se otorga cada dos años a un economista de menos de cuarenta años para la excelencia en la investigación económica. En la cita para este premio, se lee en parte: "Dale Jorgenson ha dejado su marca con gran distinción en la pura teoría económica (con, por ejemplo, su trabajo en el crecimiento de una economía dual); e igualmente en el método estadístico (con, por ejemplo, el desarrollo de métodos de estimación racional, distribuidos). Pero es por excelencia un maestro del territorio entre la economía y la estadística, en donde ambos tienen que ser aplicadas para el estudio de problemas concretos. Su prolongada exploración de los determinantes del gasto de inversión, cualquiera que sean sus últimas lecciones, sin duda han de permanecer mucho tiempo como uno de los mejores ejemplos en el matrimonio de la teoría y la práctica en la economía."

Fue también un defensor de un impuesto sobre el carbono en las emisiones de gases de efecto invernadero como un medio de reducir el calentamiento global cuando testificó ante el Congreso en 1997. Su investigación también ha sido utilizada para abogar por la FairTax, una reforma tributaria propuesta en los Estados Unidos para reemplazar todas las nóminas y los impuestos sobre la renta corporativos y personales. Jorgenson también apoya un plan de impuestos de su propio diseño, que él llama Impuestos sobre la Renta Eficientes, descrito en su libro, Inversión, Vol. 3: Elevación de la Carga: la Reforma Fiscal, el Costo de Capital y el Crecimiento Económico de EE.UU..[2]​ El enfoque quiere introducir diferentes tasas de impuestos a la propiedad-por tipo de ingresos, y los ingresos del trabajo.[3]

Investigación[editar]

El artículo de Jorgenson de 1963, la "Teoría del Capital y el Comportamiento de la Inversión", presentó todas las características importantes del costo de capital empleadas en la literatura posterior. Sus principales innovaciones fueron la derivación de la demanda de inversión a partir de un modelo de capital como factor de producción, la incorporación del tratamiento fiscal de los ingresos de capital en el precio de la entrada de capital, y la elaboración de modelos econométricos de gestación a los retrasos en el proceso de inversión. En 1971 Jorgenson publicó la investigación empírica sobre la inversión en el Journal of Economic Literature. En el mismo año fue galardonado con la John Bates Clark Medal de la Asociación Americana de Economía por sus investigaciones sobre el comportamiento de la inversión. En 2011 el artículo de Jorgenson fue elegido como uno de los 20 Mejores artículos publicados en los primeros 100 años de la American Economic Review.

El papel predominante de la inversión.[editar]

En 2005 Jorgenson rastreó el resurgimiento del crecimiento estadounidense debido a sus fuentes en industrias individuales en su libro, Tecnología de la Información y el Resurgimiento del Crecimiento Americano, coescrito con Mun S. Ho y Kevin J. Stiroh. Este libro utilizó el marco originado por Jorgenson, Frank M. Gollop y Barbara M. Fraumeni, pero añadió información detallada sobre las inversiones en equipos y software de tecnología de la información. Jorgenson y sus coautores demostraron que el crecimiento de los insumos, debido a las inversiones en capital humano y no humano, fue la fuente de más del 80 por ciento del crecimiento económico de Estados Unidos durante el último medio siglo, mientras que el crecimiento en la productividad total de los factores representó sólo 20 por ciento. Jorgenson y Khuong Vu (2005) establecieron resultados similares para la economía mundial.

Arquitectura nueva para las cuentas nacionales.[editar]

Jorgenson y Steven Landefeld, Director de la Agencia de EE.UU. de Análisis Económico, han propuesto un sistema nuevo de cuentas nacionales que incorpora el coste de capital para todas las entradas, incluyendo equipamiento de tecnología de la información y software. El sistema está presentado en su libro con William Nordhaus, publicado en 2006. En marzo de 2007 el sistema Jorgenson de coste de capital fue recomendado por la Comisión Estadística para incorporación al Sistema de Cuentas Nacionales de 2008 de las Naciones Unidas. Paul Schreyer (2009) ha publicado un Manual OECD, titulado Midiendo Capital, para servir como guia de practicantes. La “arquitectura nueva” fue aprobada por el Comité Consultivo de Innovación en el siglo XXI para la Secretaría de Comercio en 2008.[4]​ Jorgenson (2009) ha presentado una versión actualizada de la “arquitectura nueva” en su Richard y Nancy Ruggles, Conferencia Conmemorativa a la Asociación Internacional para la investigación en Ingresos y Riqueza.

La Iniciativa Mundial KLEMS se estableció en la Universidad de Harvard del 19 al 20 de agosto de 2010. En última instancia, incluirá cuentas de producción a nivel de la industria, incorporando capital (K), mano de obra (L), energía (E), materiales (M) y servicios S), para más de cuarenta países. Las cuentas para 25 o los 27 miembros de la UE, reunidos por 18 equipos de investigación basados en la UE, se completaron el 30 de junio de 2008 y fueron presentadas por Marcel P. Timmer, Robert Inklaar, Mary O'Mahony y Bart van Ark (2010). Este estudio de referencia también proporciona cuentas de nivel de industria para Australia, Canadá, Japón y Corea, así como los Estados Unidos, basado en la metodología de Jorgenson, Ho y Stiroh (2005). Estas cuentas de producción a nivel de la industria están ahora incluidas en las cuentas nacionales oficiales de Australia, Canadá y cinco países europeos. La iniciativa KLEMS Mundial extenderá estos esfuerzos a importantes economías emergentes y en transición, como Argentina, Brasil, Chile, China, India, Indonesia, México, Rusia, Turquía y Taiwán.

Medición del bienestar.[editar]

En 1990 Jorgenson presentó los métodos econométricos para la medición del bienestar en su discurso presidencial a la Sociedad Econométrica. Estos métodos han generado un nuevo enfoque de la medición del costo de vida y nuevas medidas del nivel de vida, la desigualdad y la pobreza. Esto ha requerido dispensar medidas ordinales del bienestar individual que no son comparables entre individuos, como argumentó persuasivamente Amartya Sen en 1977. Jorgenson y Daniel T. Slesnick han cumplido este requisito sustituyendo las medidas cardinales del bienestar individual que son completamente comparables entre individuos. En 1989, Arthur Lewbel mostró cómo las escalas de equivalencia de los hogares propuestas por Jorgenson y Slesnick pueden ser usadas para este propósito.

Evaluación de políticas alternativas.[editar]

En 1993 Jorgenson y Peter J. Wilcoxen publicaron esta evaluación de aspectos de energía, medioambientales, de comercio, y políticas de impuestos, basados en modelos econométricos de equilibrio general de Jorgenson desarrollados con Ho y Wilcoxen. El concepto de un sistema de precio atemporal proporciona el marco de unificación. Este sistema equilibra suministros y demandas actuales para productos y factores de producción. Los precios están enlazados a los valores presentes de servicios y a los capitales futuros a través del equilibrio de expectativas racionales. La dinámica de crecimiento económico está capturada a través de conexiones entre servicios de capitales, stocks de capitales, e inversiones pasadas. Las políticas alternativas están comparadas en plazos del impacto de cambios en política en el bienestar individual y social. Esta aproximación fue incorporada a las directrices oficiales para preparar análisis económicos por la Agencia de Protección Medioambiental de EE. UU. en 2000.[5]

Bibliografía[editar]

  • Advisory Committee on Measuring Innovation in the 21st Century to the U.S. Secretary of Commerce (2008), “Final Report,” January 18.
  • Kenneth J. Arrow, B. Douglas Bernheim, Martin S. Feldstein, Daniel L. McFadden, James M. Poterba, and Robert M. Solow (2011), “100 Years of the American Economic Review: The Top Twenty Articles,” American Economic Review, Vol. 101, February, pp. 1–10.
  • Dale W. Jorgenson (1963), “Capital Theory and Investment Behavior,” Chapter 1 in Dale W. Jorgenson (1996a), pp. 1–16.
  • _____ (1971), “Econometric Studies of Investment Behavior: A Review,” Chapter 13 in Dale W. Jorgenson (1996a), pp. 423–478.
  • _____ (1990), “Aggregate Consumer Behavior and the Measurement of Social Welfare,” Chapter 1 in Dale W. Jorgenson (1997b), pp. 1–38.
  • _____ (2009b), “A New Architecture for the U.S. National Accounts,” Review of Income and Wealth, Series 55, No. 1, March, pp. 1–42.
  • Dale W. Jorgenson, Frank M. Gollop, and Barbara M. Fraumeni (1987), Productivity and U.S. Economic Growth, Cambridge, Harvard University Press.
  • Dale W. Jorgenson, Mun S. Ho, and Kevin J. Stiroh (2005), Information Technology and the American Growth Resurgence, Cambridge, The MIT Press.
  • Dale W. Jorgenson and J. Steven Landefeld (2006), “Blueprint for Expanded and Integrated U.S. National Accounts: Review, Assessment, and Next Steps,” in Dale W. Jorgenson, J. Steven Landefeld, and William D. Nordhaus, eds., A New Architecture for the U.S. National Accounts, Chicago, University of Chicago Press, pp. 13–132.
  • Dale W. Jorgenson and Khuong Vu (2005), “Information Technology and the World Economy,” Scandinavian Journal of Economics, Vol. 107, Issue 4, December, pp. 631–650.
  • Dale W. Jorgenson and Peter J. Wilcoxen (1993a), “Energy, the Environment, and Economic Growth,” Chapter 1 in Dale W. Jorgenson (1998b), pp. 1–88.
  • Arthur Lewbel (1989), “Household Equivalence Scales and Welfare Comparisons,” Journal of Public Economics, Vol. 39, Issue 3, August, pp. 377–391.
  • _____ (2009), Measuring Capital: OECD Manual, 2nd edition, Paris, Organisation for Economic Co-Operation and Development.
  • Amartya K. Sen (1977), “On Weights and Measures: Informational Constraints in Social Welfare Analysis,” Econometrica, Vol. 45, No. 7, October, pp. 1539–1572.
  • Marcel P. Timmer, Robert Inklaar, Mary O’Mahony, and Bart van Ark (2010), Economic Growth in Europe, Cambridge, Cambridge University Press.
  • United Nations, Commission of the European Communities, International Monetary Fund, Organisation for Economic Co-operation and Development, and the World Bank (2009), 2008 System of National Accounts, New York, United Nations.
  • U. S. Environmental Protection Agency (2000), Guidelines for Preparing Economic Analyses, Washington, Office of the Administrator, September.
  • _____ (2011), Climate Economic Modeling: http://www.epa.gov/climatechange/economics/modeling.html
  • Peter J. Wilcoxen (2000), “The Cost of Capital and the Economics of the Environment,” Chapter 13 in Lawrence J. Lau (2000a), pp. 379–406.
  • World KLEMS Initiative: http://www.worldklems.net/

Referencias[editar]

  1. http://www.uu.se/en/about-uu/traditions/prizes/honorary-doctorates/
  2. Investment, Vol. 3: Lifting the Burden: Tax Reform, the Cost of Capital, and U.S. Economic Growth (Hardcover edición). The MIT Press. 2002. ISBN 0-262-10091-6. 
  3. Jorgenson, Dale (15 de noviembre de 2002). «Efficient Taxation of Income». Harvard. Archivado desde el original el 21 de febrero de 2007. Consultado el 17 de julio de 2007. 
  4. In Chapter 20 of the United Nations (2009), 2008 System of National Accounts (page 415), estimates of capital services are described as follows: “By associating these estimates with the standard breakdown of value added, the contribution of labor and capital to production can be portrayed in a form ready for use in the analysis of productivity in a way entirely consistent with the accounts of the System.”
  5. Jorgenson's contributions to modeling the impact of environmental policies were surveyed by Wilcoxen in 2000.

Enlaces externos[editar]