Crocuta crocuta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Hiena manchada
2011-Spotted Hyena.jpg
Hiena manchada en el Parque Nacional Etosha, Namibia

Estado de conservación
Preocupación menor (LC)
Preocupación menor (UICN 3.1)[1]
Taxonomía
Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Carnivora
Suborden: Feliformia
Familia: Hyaenidae
Subfamilia: Hyaeninae
Género: Crocuta
Kaup, 1828
Especie: C. crocuta
(Erxleben, 1777)
Distribución
Distribución de la hiena manchada
Distribución de la hiena manchada
Sinonimia
  • C. capensis
    Heller, 1914
  • C. cuvieri
    Bory de St. Vincent, 1825
  • C. fisi
    Bory de St. Vincent, 1825
  • C. fortis
    J. A. Allen, 1924
  • C. gariepensis
    Matschie, 1900
  • C. germinans
    Matschie, 1900
  • C. habessynica
    de Blainville, 1844
  • C. kibonotensis
    Lönnberg, 1908
  • C. leontiewi
    Satunin, 1905
  • C. maculata
    Thunberg, 1811
  • C. noltei
    Matschie, 1900
  • C. nzoyae
    Cabrera, 1911
  • panganensis
    Lönnberg, 1908
  • C. rufa
    Desmarest, 1817
  • C. rufopicta
    Cabrera, 1911
  • C. sivalensis
    Falconer & Cautley in Falconer, 1868
  • C. thierryi
    Matschie, 1900
  • C. thomasi
    Cabrera, 1911
  • C. togoensis
    Matschie, 1900
  • C. wissmanni
    Matschie, 1900

La hiena manchada o hiena moteada (Crocuta crocuta) es una especie de mamífero carnívoro de la familia Hyaenidae.[2]​ Habita en África al sur del Sáhara en praderas y terrenos abiertos llanos, ausente de la cuenca del río Congo, Madagascar, casi toda Sudáfrica y desiertos como el Namib.[1]​ Puede encontrarse incluso cerca de asentamientos humanos.[3][4]​ Es la única especie de su género y no se reconocen subespecies vivientes.[2]​ aunque durante el Pleistoceno vivió una subespecie, la hiena de las cavernas (C. c. spelaea).[5]

Descripción[editar]

Hiena manchada en el cráter del Ngorongoro (Tanzania)
Cráneo de hiena manchada ilustrado por Frédéric Cuvier
Crias de hiena manchada.

Miden entre 110 y 150 cm de largo sin contar la cola de 20-35 cm, la altura es de entre 68 y 92 cm al hombro y el peso se sitúa entre los 45 y 90 kg, el promedio es de 70.4 kg, siendo las hembras de mayor tamaño que los machos. Se dice que la hembra de hiena manchada más grande y pesada documentada peso 100,2 kg con una segunda que peso 93 kg. Aun así, el peso puede variar geográficamente, las sitúadas al norte tienden a ser más livianas, mientras las del sur son más pesadas y robustas, sobrepasando las del norte por unos 10-20 kg. Las hembras en Sudáfrica y Botsuana pesan un promedio de 85 kg y los machos 75 kg, mientras en el norte (Zambia, Angola, Kenia, etc.) pesan un promedio de 65 kg.[6]​ Tienen los miembros anteriores ligeramente más largos que los posteriores. Su pelaje es corto, entre amarillento y rojizo, con manchas ovaladas e irregulares de color marrón oscuro que faltan en cabeza, garganta y tórax; crin corta y erizada; la cola tiene un mechón de pelo largo y color negro o marrón. El cráneo mide 27.7 cm de largo, 16.6 cm de alto y 17.6 cm de ancho, por lo que se estima que la cabeza mide 31 cm de largo, es maciza y bastante pesada; el cráneo puede pesar hasta 1,5 kg. La circunferencia del pecho es de aprox. 110 cm. La hembra posee unos genitales peculiares, debido a la ausencia de vulva y a la presencia de un clítoris muy desarrollado que recuerda al pene de los machos;[7]​ también presenta una especie de hichazón similar a una bolsa como un escroto.[7]​ En la época de celo, el orificio urogenital se ensancha, y el conducto y los tejidos circundantes se aflojan e hipertrofian, de modo que pueda darse la cópula y el parto.[7]

Las hienas son muy resistentes, poseyendo un corazón muy grande, lo que les permite trotar a 10 km/h sin fatigarse. Corriendo, pueden alcanzar los 50 km/h durante más de 3 km. Son buenas nadadoras, capaces de controlar su inmersión y de caminar por el fondo de charcas mientras mantienen la respiración (apnea).[8]

Emiten toda una gama de diversos gritos, de los que el más conocido es una especie de ladrido sarcástico característico que recuerda a la risa humana.[9]

Biología y ecología[editar]

Hembra en el parque nacional Kruger, Sudáfrica.
Hienas manchadas devorando un impala en Masái Mara (Kenia).

Son de hábitos principalmente nocturnos y crepusculares.[10]​ Habitualmente viven en grupos familiares liderados por una hembra.[11]​ Se refugian en orificios naturales entre rocas u otros lugares similares, entre los matorrales o en galerías abandonadas de cerdos hormigueros que frecuentemente agrandan ellas mismas.[7]​ Defienden su territorio de otros grupos o clanes de hienas; el cual es marcado con las secreciones de sus glándulas anales, orina y excrementos que depositan habitualmente en letrinas.[11]

El periodo de gestación es de unos ciento diez días, tras los cuales las hembras paren dos crías, excepcionalmente una o tres.[10]​ La crías nacen con los ojos abiertos y pesan de media 1,5 kg.[10]​ En periodos de abundancia tienen descendientes hembras que suelen permanecer en el clan y en periodos de escasez machos que salen fuera. Los machos alcanzan la madurez sexual a los dos años, y las hembras a los tres.[10]

Cazan en grupos de diez a treinta individuos, comandados por una hembra dominante. Sus poderosas mandíbulas y potentes muelas están preparadas para una alimentación a base de carne, pudiendo engullir los huesos, dientes y cornamentas de sus presas.[12][13][14][15]​ Aunque están consideradas como carroñeras, son cazadoras que carroñean cuando es oportuno.[16]​ Su dieta comprende desde insectos a cebras, ñues e incluso jirafas,[11]​ alimentándose tanto de cadáveres como de presas vivas, principalmente de los animales moribundos y enfermos.[9]​ Las disputas por cadáveres de animales entre hienas manchadas y leones son comunes.[16]​ Si el grupo de hienas no es muy numeroso, los leones suelen ganar, por lo que la dentición de las hienas adaptada a romper huesos les permite descuartizar el cadáver antes de que lleguen otros carnívoros.[16]​ Así, cada hiena puede llevarse un trozo, dispersarse y no dejar nada. Suelen esconder los restos de comida en el fango y su buena memoria les permite recordar dónde lo han dejado. Las hienas son extremadamente inteligentes y muchos expertos las consideran intelectualmente comparables a los osos e incluso simios.[3][17]

Referencias[editar]

  1. a b Bohm, T. & Höner, O.R. (2015). «Crocuta crocuta». Lista Roja de especies amenazadas de la UICN 2015.4 (en inglés). ISSN 2307-8235. Consultado el 4 de diciembre de 2015. 
  2. a b Wilson, Don E.; Reeder, DeeAnn M., eds. (2005). Mammal Species of the World (en inglés) (3ª edición). Baltimore: Johns Hopkins University Press, 2 vols. (2142 pp.). ISBN 978-0-8018-8221-0. 
  3. a b Kruuk, Hans (1972). The Spotted Hyena: A study of predation and social behaviour. pp. 335. ISBN 0563208449. 
  4. Björn Kurtén: Pleistocene Mammals from Europe.
  5. Rohland, N. (2005). «The Population History of Extant and Extinct Hyenas». Molecular Biology and Evolution 22 (12): 2435-2443. doi:10.1093/molbev/msi244. 
  6. «Hiena Manchada». Wiki Reino Animalia. Consultado el 13 de julio de 2021. 
  7. a b c d Matthews, L. Harrison (1977). La vida de los mamíferos. tomo II. Barcelona (España): Destino. p. 539 542. ISBN 84-233-0700-X. 
  8. La apnea de las hienas. (enlace roto disponible en Internet Archive; véase el historial, la primera versión y la última).
  9. a b Hanák, V. y Mazák, V. (1991). Enciclopedia de los Animales, Mamíferos de todo el Mundo. Madrid, España: Susaeta. p. 190-191. ISBN 84-305-1967-X. 
  10. a b c d Nowak, R. M. (2005). Walker's Carnivores of the World (6ª edición). Baltimore, EE. UU.: Johns Hopkins University Press. p. 227-229. ISBN 0-8018-8033-5. 
  11. a b c Stuart, C. y Stuart, T. (2001). Field Guide to Mammals of Southern Africa (en inglés) (3ª edición). Ciudad de El Cabo, Sudáfrica: Struik Publishers. p. 148. ISBN 1-86872-537-5. 
  12. Punish the Deed, not the Breed!
  13. Hyena Skull Bone Clones BC-032
  14. «smi99-01». Archivado desde el original el 10 de septiembre de 2008. Consultado el 31 de enero de 2009. 
  15. Ancient Worlds News - Marsupial has the deadliest bite - 4 de abril de 2005
  16. a b c Van der Made, J. (2005). «La fauna del Plio-Pleistoceno». En Carbonell, E. (coord.), ed. Homínidos: las primeras ocupaciones de los continentes. Barcelona, España: Editorial Ariel. p. 784. ISBN 84-344-6789-5. 
  17. Journal of mammology 88 (3 ), junio de 2007

Enlaces externos[editar]