Crisis (revista)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Crisis fue una revista política y cultural editada en Buenos Aires, Argentina, entre mayo de 1973 y agosto de 1976. Su director fue el escritor uruguayo Eduardo Galeano.

Historia[editar]

Crisis fue fundada por el empresario Federico “Fico” Vogelius (1919-1986) quien para financiar el emprendimiento debió deshacerse de un cuadro de Marc Chagall. Ernesto Sabato fue quien sugirió su nombre.

Entre las fechas mencionadas salieron 40 números.

La salida de la revista fue pactada en un bar de Montevideo, una noche de fines de 1972. “Yo no sabía quién era Vogelius", recuerda Galeano, "pero hubo un buen enganche y esa noche, cenando, empezó la historia”.[1]

Además de Galeano como director, el equipo editor estaba formado por Juan Gelman y Julia Constenla como secretario de redacción y secretaria general respectivamente. Ambos debieron exiliarse en Roma luego del Golpe de Estado de 1976. Hermenegildo Sábat fue su dibujante también hasta ese año.

El primer número de Crisis salió a la calle el miércoles 3 de mayo de 1973, el mismo día que el general Alejandro Lanusse instauraba la Ley Marcial en Buenos Aires, Mendoza, Santa Fé y Tucumán, en respuesta al atentado que quitó la vida al contralmirante Hermes Quijada.

Estética[editar]

Además de sus notas, reportajes y columnas de opinión, en cada número aparecían una serie de serigrafías originales (en total fueron 76 obras de 20 artistas plásticos distintos) más ediciones facsimilares de periódicos de época, mapas y documentos ligados a la historia argentina desde el año 1550 hasta el año 1842.

Un militar llegó a afirmar que el uso de las minúsculas en sus títulos y en los nombres propios "escondía el fin de imponer el comunismo al no haber jerarquías ni nombres propios y donde todos eran iguales".

Contenidos[editar]

Crisis jerarquizaba la discusión de hechos en los ejes Imperialismo vs. Descolonización, Dictadura vs. Democracia. En ese contexto, dedicó números y notas: al golpe de Estado en Chile contra Salvador Allende (1973), a la revolución de los claveles en Portugal (1974), a la revolución de Velasco Alvarado en Perú (1974), a la muerte de Franco y el proceso de apertura en España (1975) así como también a las consecuencias mundiales de la guerra de Vietnam, la crisis del petróleo y la carrera armamentista.

Esa postura, de información irrestricta y discusión democrática de ideas, ocasionó a sus colaboradores y directores un sinnúmero de cruces con el poder de turno, donde destacan, en el Nº 30 (octubre 1975) una declaración donde se repudia la falta de garantías con motivo de las amenazas de muerte dirigidas a sus editores y, meses más tarde, el secuestro de uno de sus colaboradores, Haroldo Conti, el 5 de mayo de 1976.

Textos propios o dedicados a James Joyce, Italo Calvino, Roland Barthes, Carlos Saura, Franz Kafka, Umberto Eco, Alain Resnais, Luigi Nono, Sigmund Freud, Cesare Pavese, Jean Paul Sartre, Thomas Mann también aparecieron en sus páginas.

Dos columnas fijas, “Artes Plásticas” a cargo de Vicente Zito Lema y “Los ritmos y las formas” a cargo del crítico Jorge Romero Brest, completaban el panorama cultural, con numerosos reportajes a pintores y escultores.[2]

Colaboradores[editar]

En su larga lista de colaboradores destacan Haroldo Conti, Raúl González Tuñon, Jorge Luis Borges, Ernesto Sabato, Oliverio Girondo, Mario Benedetti, Ernesto Cardenal, Julio Cortázar, Roberto Fernández Retamar, Miguel Briante, Roberto Fontanarrosa, Vicente Zito Lema, Ernesto Giudici y Héctor Tizón .

Otros nombres, no tan conocidos por entonces y muy relevantes después, como Ricardo Piglia, Liliana Heker o Andrés Rivera se dieron a conocer allí.

Escritores latinoamericanos ya previamente consagrados como Jorge Amado, Augusto Roa Bastos, Alejo Carpentier, Gabriel García Márquez presentaron, en Crisis, avances de sus nuevas obras.

Como entrevistadora, participó la uruguaya María Esther Gilio. De particular destaque fue un reportaje suyo a Anibal Troilo.

Santiago Kovadloff se ocupó de la traducción de textos desde el portugués. Su primera colaboración fue la traducción de un poema de Chico Buarque que la dictadura brasileña había prohibido en su país.

Galeano ha dicho:

Crisis fue un largo acto de fe en la palabra humana solidaria y creadora (...) Por creer en la palabra, en esa palabra, Crisis eligió el silencio. Cuando la dictadura militar le impidió decir lo que tenía que decir, se negó a seguir hablando.

Referencias[editar]

  1. Nota sobre Crisis, suplemento Radar, Página 12, 3 de mayo de 1998.
  2. Clase de Roberto Baschetti, curso "Una interrelación entre Periodismo e Historia Argentina", Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Periodismo y Comunicación Social, año 2000.

Bibliografía adicional[editar]

  • Rodríguez Agüero, Eva (2013). «Revista Crisis: Debates centrales y debates periféricos del campo político-cultural de los '70». Feminismos del sur: Mujeres, política y cultura en la Argentina de los '70. Málaga: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Málaga. pp. 161-245. ISBN 9788497477024.