Constante (matemáticas)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

En general, una constante es un valor de tipo permanente, ya que no puede modificarse, al menos no dentro del contexto o situación para el cual está: geometría aritmética.

  • En ciencias, especialmente en física, se denomina constante a aquella magnitud cuyo valor no varía en el tiempo.
  • En matemáticas, una constante es un valor fijo, aunque a veces no determinado.
  • Una Función constante es una función matemática que para cada valor de su dominio hay un único valor de su codominio. Ejemplo, , su gráfica es una recta paralela al eje Ox.
  • En álgebra son los coeficientes de un monomio u otra fórmula.
  • Al resolver ecuaciones diferenciales ordinarias, se obtiene una solución general con constante (o constantes), si es de primer orden conlleva una constante arbitraria o constante de integración.[1]​ Para la constante de integración, dando las condiciones iniciales, se determina un único valor.
  • Constante como elemento utilizado en lenguajes de programación.
  • En el caso de la ecuación que representa una familia de circunferencias con centro en la bisectriz del primer y tercer cuadrantes, de radio 5; x, y son variables, k es un parámetro y 25 es una constante.
  • Al resolver la ecuación diferencial se obtiene la solución general y = Cekx, en este caso y es la variable dependiente; x, variable independiente; C , constante de integración; y finalmente, k constante de proporcionalidad entre la rapidez de cambio instantáneo y' y la masa y .

Dependencia del contexto[editar]

La dependencia con el contexto del concepto de "constante" se puede observar en este ejemplo de cálculo elemental:

"Constante" significa que no depende de alguna variable; y no cambia cuando la variable cambia. En el primer caso mostrado, significa que no depende de h; en el segundo, significa que no depende de x. Una constante en un contexto estrecho puede ser considerada una variable en un contexto más amplio.

Constantes en el cálculo[editar]

En cálculo, las constantes se tratan de varias formas diferentes según la operación. Por ejemplo, la derivada de una función constante es cero. Esto se debe a que la derivada mide la tasa de cambio de una función con respecto a una variable, y dado que las constantes, por definición, no cambian, su derivada es, por lo tanto, cero.

Por el contrario, al integrar una función constante, la constante se multiplica por la variable de integración. Durante la evaluación de un límite, la constante permanece igual que antes y después de la evaluación.

La integración de una función de una variable a menudo implica una constante de integración. Esto surge debido a que el operador integral es el inverso del operador diferencial, lo que significa que el objetivo de la integración es recuperar la función original antes de la diferenciación. El diferencial de una función constante es cero, como se señaló anteriormente, y el operador diferencial es un operador lineal, por lo que las funciones que solo se diferencian por un término constante tienen la misma derivada. Para reconocer esto, se agrega una constante de integración a una integral indefinida; esto asegura que se incluyan todas las soluciones posibles. La constante de integración generalmente se escribe como 'c' y representa una constante con un valor fijo pero indefinido.

Ejemplo[editar]

Si f es una función constante tal que para todo x entonces

Referencias[editar]

  1. Kells: Ecuaciones diferenciales elementales

Véase también[editar]