Chanakia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Chanakia
Chanakya artistic depiction.jpg
Información personal
Nombre de nacimiento Kauṭilya or Vishnu Gupta Ver y modificar los datos en Wikidata
Apodo Indian Machiavelli Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacimiento 375 a. C. Ver y modificar los datos en Wikidata
Taxila (Pakistán) Ver y modificar los datos en Wikidata
Fallecimiento 283 a. C. Ver y modificar los datos en Wikidata
Patna (Imperio Maurya) Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Hinduismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Información profesional
Ocupación Escritor, filósofo, economista, profesor, astrólogo, asesor y político Ver y modificar los datos en Wikidata
Cargos ocupados Catedrático Ver y modificar los datos en Wikidata
Estudiantes Chandragupta Maurya y Bindusara Ver y modificar los datos en Wikidata
Obras notables Artha-shastra Ver y modificar los datos en Wikidata

Chanakia (aprox. 350-283 a. C.), también llamado Kautilia, fue un brahmán y escritor hinduista indio. Fue consejero y ministro de Chandragupta, el fundador de la Dinastía mauria,[1]​ y causante de su ascenso al poder.

Probablemente era ministro de Dhana, último rey de la dinastía Nanda, y enemistado con él, favoreció la ascensión del usurpador y fundador de la nueva dinastía. Este es al menos el relato contenido en el Mudra-raksasa (drama histórico del siglo IV d. C., atribuido a Vishaka Datta).

Nombre sánscrito[editar]

Fuentes sobre Chanakia[editar]

Hay poca información histórica documentada sobre Chanakia: la mayor parte de lo que se conoce sobre él proviene de relatos semilegendarios. Thomas Trautmann identifica cuatro relatos distintos de la antigua leyenda sobre Chanakya-Chandragupta:[3]

Versión de la leyenda Textos de ejemplo
Versión budista Mahavamsa y su comentario Vamsatthappakasini' (lengua pali)
Versión jainista Parishishtaparvan de Hemachandra
Versión Cachemira Kathasaritsagara de Somadeva, Brihat-Katha-Manjari de Ksemendra
La versión de Vishakhadatta Mudrarakshasa, una obra sánscrita de Vishakhadatta

En las cuatro versiones, Chanakia se siente insultado por el rey Nanda y jura destruirlo. Después de destronar a Nanda, instala a Chandragupta como nuevo rey.

Versión budista

La leyenda de Chanakya y Chandragupta se detalla en las crónicas budistas en lengua pali de Sri Lanka. No se menciona en el Dipavamsa, la más antigua de estas crónicas.[4]​ La fuente budista más antigua que menciona la leyenda es el Mahavamsa, que suele datarse entre los siglos V y VI de nuestra era. El Vamsatthappakasini (también conocido como Mahvamsa Tika), un comentario sobre el Mahavamsa, proporciona algunos detalles más sobre la leyenda. Su autor es desconocido, y está fechado entre los siglos VI y XIII de nuestra era. Algunos otros textos proporcionan detalles adicionales sobre la leyenda; por ejemplo, el Maha-Bodhi-Vamsa y el Atthakatha dan los nombres de los nueve reyes Nanda que se dice que precedieron a Chandragupta.[4]​{sfn|Trautmann|1971|pp=18}}

Versión jainista

La leyenda de Chandragupta-Chanakya se menciona en varios comentarios del canon Shvetambara. La versión más conocida de la leyenda jainista está contenida en el Sthaviravali-Charita o Parishishta-Parvan, escrito por el escritor del siglo XII Hemachandra.[5]​ El relato de Hemachandra se basa en la literatura Prakrit kathanaka (leyendas y anécdotas) compuesta entre finales del siglo I de nuestra era y mediados del siglo VIII de nuestra era. Estas leyendas están contenidas en los comentarios (churni y tika) de textos canónicos como Uttaradhyayana y Avashyaka Niryukti.[6]

Thomas Trautmann cree que la versión jainista es más antigua y más consistente que la versión budista de la leyenda.[6]
Versión cachemir

Brihatkatha-Manjari de Kshemendra y Kathasaritsagara de Somadeva son dos colecciones de leyendas en sánscrito del siglo XI. Ambas se basan en el ya desaparecido Brihatkatha-Sarit-Sagara en lengua prakrita. Se basó en el ahora perdido Paishachi-lenguaje Brihatkatha de Gunadhya. La leyenda de Chanakya-Chandragupta en estas colecciones presenta otro personaje, llamado Shakatala (IAST: Śakaṭāla).[7]

Versión Mudrarakshasa

Mudrarakshasa ("El anillo de sello de Rakshasa") es una obra sánscrita de Vishakhadatta. Su fecha es incierta, pero menciona al pueblo Huna, que invadió el norte de la India durante el Período Gupta. Por lo tanto, no pudo ser compuesto antes de la era Gupta.[8]​ Se ha fechado de forma diversa desde finales del siglo IV[9]​ hasta el siglo VIII.[10]​ La leyenda de Mudrarakshasa contiene relatos que no se encuentran en otras versiones de la leyenda de Chanakya-Chandragupta. Debido a esta diferencia, Trautmann sugiere que la mayor parte es ficticia o legendaria, sin ninguna base histórica.[11]

Su obra[editar]

El imperio de Nanda en el año 325 antes de la era contemporánea.

En textos de la antigüedad se identifica al autor del antiguo texto sánscrito llamado Artha-shastra —uno de los más importantes tratados políticos de la antigüedad sobre teoría del estado— con el nombre de Visnú Gupta (‘aquel que —a pesar de que aparenta ser un ateo— tiene escondido al dios Visnú en el corazón’) y Kautilia (siendo kauṭilia: ‘falso, engañoso, deshonesto, astuto, maquiavélico’) que tradicionalmente se han identificado como epítetos de Chanakia, favorable y desfavorable respectivamente.[12]

La importancia de este tratado reside en su original punto de vista, que describe el Estado ideal, en función de su utilidad, al margen de toda ética o derecho. Kautilia sugirió medios de empleo tales como la seducción, el uso secreto de armas y el veneno para obtener ganancias políticas.[13]​ También recomendó tomar precauciones minuciosas contra el asesinato, tales como probar la comida y elaborar la manera de detectar el veneno.[14]​ Además, recomendaba que la pena de muerte por violaciones a las órdenes del rey se administrara mediante el uso de veneno.[15]​ Es por eso por lo que se le conoce como el Nicolás Maquiavelo de la India.[16]

Su planteamiento es que el objetivo de la política debe ser convertir al rey en el centro de un círculo de estados, según la teoría de que el vecino fronterizo de un país es el enemigo natural, mientras que el estado vecino de éste es aliado natural del primero.

Se considera que Chanakia fue el pionero en el campo de la economía como ciencia. Escribió acerca de este tema un milenio antes de la época de Ibn Jaldún.[17][18][19][20]

El sistema económico propuesto es centralista y autocrático, tratando al individuo con extraordinario escepticismo y desconfianza.

Según el profesor Roger Boesche en su libro La primera gran política realista: Kautilya y su Artha-shastra:

[...] es turbador cuando volvemos a Maquiavelo después de leer los escritos militares de Kautilya. Resulta bastante evidente que Maquiavelo no tiene nada que decirnos otra vez sobre la guerra, porque él creía que los griegos y romanos de la antigüedad sabían todo lo que hay que saber, excepto cosas tales como artillería.
Roger Boesche[1]

Leyendas[editar]

Versión budista[editar]

Según la leyenda budista, los reyes de Nanda que precedieron a Chandragupta eran ladrones convertidos en gobernantes.[4]​ Chanakya ( IAST : Cāṇakka en Mahavamsa ) era un brahmin de Takkāsila (Takshashila). Estaba muy versado en tres Vedas y en política. Tenía dientes caninos, que se creía que eran una marca de la realeza. Su madre temía que la descuidara después de convertirse en rey. [21]​ Para tranquilizarla, Chanakya se rompió los dientes.[22]

Se decía que Chanakya era feo , acentuado por sus dientes rotos y sus pies torcidos. Un día, el rey Dhana Nanda organizó una ceremonia de limosna para los brahmanes. Chanakya fue a Pupphapura (Pushpapura) para asistir a esta ceremonia. Disgustado por su apariencia, el rey ordenó que lo echaran de la asamblea. Chanakya rompió su hilo sagrado con ira y maldijo al rey. El rey ordenó su arresto, pero Chanakya escapó disfrazado de Ājīvika. Se hizo amigo del hijo de Dhananada, Pabbata, y lo instigó a tomar el trono. Con la ayuda de un anillo de sello que le dio el príncipe, Chanakya huyó del palacio por una puerta secreta.[22]

Chanakya escapó al bosque de Vinjha. Allí, hizo 800 millones de monedas de oro ( kahapanas), utilizando una técnica secreta que le permitió convertir 1 moneda en 8 monedas. Después de esconder este dinero, comenzó a buscar a una persona digna de reemplazar a Dhana Nanda. [22]​ Un día, vio a un grupo de niños jugando: el joven Chandragupta (llamado Chandagutta en Mahavamsa ) desempeñaba el papel de rey, mientras que otros niños fingían ser vasallos, ministros o ladrones. Los "ladrones" fueron llevados ante Chandragupta, quien ordenó que les cortaran las extremidades, pero luego las volvió a unir milagrosamente. Chandragupta había nacido en una familia real, pero fue criado por un cazador después de que su padre fuera asesinado por un usurpador, y los devatas hicieron que su madre lo abandonara. Asombrado por los poderes milagrosos del niño, Chanakya pagó 1000 monedas de oro a su padre adoptivo y se llevó a Chandragupta, prometiéndole enseñarle un oficio.[23]

Chanakya tenía dos posibles sucesores de Dhana Nanda: Pabbata y Chandragupta. Les dio a cada uno de ellos un amuleto para que lo llevaran alrededor del cuello con un hilo de lana. Un día, decidió probarlos. Mientras Chandragupta dormía, le pidió a Pabbata que le quitara el hilo de lana a Chandragupta sin romperlo y sin despertar a Chandragupta. Pabbata no pudo realizar esta tarea. Algún tiempo después, cuando Pabbata estaba durmiendo, Chanakya desafió a Chandragupta a completar la misma tarea. Chandragupta recuperó el hilo de lana cortando la cabeza de Pabbata. Durante los siguientes siete años, Chanakya entrenó a Chandragupta para los deberes reales. Cuando Chandragupta se convirtió en adulto, Chanakya desenterró su tesoro escondido de monedas de oro y reunió un ejército.[23]

El ejército de Chanadragupta y Chanakya invadió el reino de Dhana Nanda, pero se disolvió después de enfrentar una severa derrota. Mientras deambulaban disfrazados, los dos hombres escucharon una vez la conversación entre una mujer y su hijo. El niño se había comido la parte central de un pastel y había tirado los bordes. La mujer lo regañó, diciendo que estaba comiendo comida como Chandragupta, quien atacó la parte central del reino en lugar de conquistar las aldeas fronterizas primero. Chanakya y Chandragupta se dieron cuenta de su error. Reunieron un nuevo ejército y comenzaron a conquistar las aldeas fronterizas. Poco a poco, avanzaron hacia la capital del reino, Pataliputra (Pāṭaliputta en Mahavamsa), donde mataron al rey Dhana Nanda. Chanakya ordenó a un pescador que encontrara el lugar donde Dhana Nanda había escondido su tesoro. Tan pronto como el pescador informó a Chanakya sobre su ubicación, Chanakya hizo que lo mataran. Chanakya ungió a Chandragupta como el nuevo rey y le encargó a un hombre llamado Paṇiyatappa que eliminara a los rebeldes y ladrones del reino.[24]

Chanakya comenzó a mezclar pequeñas dosis de veneno en la comida del nuevo rey para hacerlo inmune a los intentos de envenenamiento de los enemigos. Chandragupta, que no estaba al tanto, una vez compartió la comida con su reina embarazada, que estaba a siete días del parto. Chanakya llegó justo cuando la reina comía el bocado envenenado. Al darse cuenta de que iba a morir, Chanakya decidió salvar al feto. Le cortó la cabeza a la reina y le abrió el vientre con una espada para sacar al feto. Durante los siguientes siete días, colocó al feto en el vientre de una cabra recién sacrificada cada día. Después de siete días, "nació" el hijo de Chandragupta. Fue nombrado Bindusara, porque su cuerpo estaba manchado con gotas ( bindu ) de sangre de cabra.[24]

Las primeras leyendas budistas no mencionan a Chanakya en su descripción de la dinastía Maurya después de este punto.[23]​ El comentario de Dhammapala sobre Theragatha, sin embargo, menciona una leyenda sobre Chanakya y un brahmán llamado Subandhu. Según este relato, Chanakya temía que el sabio Subandhu lo superara en la corte de Chandragupta. Entonces, consiguió que Chandragupta encarcelara a Subandhu, cuyo hijo Tekicchakani escapó y se convirtió en monje budista.[25]​ El autor budista tibetano del siglo XVI, Taranatha, menciona a Chanakya como uno de los "grandes señores" de Bindusara. Según él, Chanakya destruyó a los nobles y reyes de 16 ciudades y convirtió a Bindusara en amo de todo el territorio entre los mares oriental y occidental (Mar Arábigo y la Bahía de Bengala).[26]

Versión jainista[editar]

Según el relato de los jainistas, Chanakya nació de dos laicos jainistas ( shravaka) llamados Chanin y Chaneshvari. Su lugar de nacimiento fue la aldea Chanaka en Golla vishaya (región). [5]​ La identidad de "Golla" no es segura, pero Hemachandra afirma que Chanakya era un Dramila, lo que implica que era un nativo del sur de la India.[27]

Chanakya nació con una dentadura completa. Según los monjes, esto era una señal de que se convertiría en rey en el futuro. Chanin no quería que su hijo se volviera altivo, por lo que le rompió los dientes a Chanakya. Los monjes profetizaron que el bebé se convertiría en un poder detrás del trono.[5]​ Chanakya creció convirtiéndose en un shravaka erudito y se casó con una mujer brahmán. Sus familiares se burlaron de ella por estar casada con un hombre pobre. Esto motivó a Chanakya a visitar Pataliputra y buscar donaciones del rey Nanda, quien era famoso por su generosidad hacia los brahmanes. Mientras esperaba al rey en la corte real, Chanakya se sentó en el trono real. Una dasi (sirvienta) le ofreció cortésmente a Chanakya el siguiente asiento, pero Chanakya mantuvo su kamandal (olla de agua) en él, mientras el mismo permanecía sentado en el trono. El sirviente le ofreció la opción de cuatro asientos más, pero cada vez, mantuvo sus diversos artículos en los asientos, negándose a moverse del trono. Finalmente, el sirviente molesto lo echó del trono a patadas. Enfurecido, Chanakya juró desarraigar a Nanda y todo su establecimiento, como "un gran viento desarraiga un árbol".[28]

Chanakya sabía que estaba profetizado que se convertiría en un poder detrás del trono. Entonces, comenzó a buscar a una persona digna de ser rey. Mientras deambulaba, le hizo un favor a la hija embarazada de un jefe de aldea, con la condición de que su hijo le perteneciera. Chandragupta nació de esta mujer. Cuando Chandragupta creció, Chanakya llegó a su aldea y lo vio jugando al "rey" entre un grupo de niños. Para ponerlo a prueba, Chanakya le pidió una donación. El niño le dijo a Chanakya que llevara las vacas cerca, declarando que nadie desobedecería su orden. Esta demostración de poder convenció a Chanakya de que Chandragupta era el único digno de ser rey.[5]

Chanakya tomó Chandragupta para conquistar Pataliputra, la capital de Nanda. Reunió un ejército utilizando la riqueza que había adquirido a través de la alquimia ( dhatuvada-visaradan). El ejército sufrió una severa derrota, lo que obligó a Chanakya y Chandragupta a huir del campo de batalla. Llegaron a un lago mientras eran perseguidos por un oficial enemigo. Chanakya le pidió a Chandragupta que saltara al lago y se disfrazó de asceta que medita. Cuando el soldado enemigo llegó al lago, le preguntó al 'asceta' si había visto a Chandragupta. Chanakya señaló el lago. Cuando el soldado se quitó la armadura para saltar al lago, Chanakya tomó su espada y lo mató. Cuando Chandragupta salió del agua, Chanakya le preguntó: "¿Qué pasó por tu mente cuando le revelé tu ubicación al enemigo?" Chandragupta respondió que confiaba en que su maestro tomaría la mejor decisión. Esto convenció a Chanakya de que Chandragupta permanecería bajo su influencia incluso después de convertirse en rey. En otra ocasión, de manera similar, Chanakya escapó del enemigo ahuyentando a un lavandero y disfrazándose como tal. Una vez, abrió el vientre de un brahmán que acababa de comer y sacó la comida para alimentar a un Chandragupta hambriento.[29]

Un día, Chanakya y Chandragupta escucharon a una mujer regañar a su hijo. El niño se había quemado el dedo poniéndolo en medio de un cuenco de gachas calientes. La mujer le dijo a su hijo que al no partir de los bordes más fríos, estaba siendo tonto como Chanakya, que atacó la capital antes de conquistar las regiones limítrofes. Chanakya se dio cuenta de su error e hizo un nuevo plan para derrotar a Nanda. Formó una alianza con Parvataka, el rey de un reino montañoso llamado Himavatkuta, ofreciéndole la mitad del reino de Nanda.[29]

Después de conseguir la ayuda de Parvataka, Chanakya y Chandragupta comenzaron a sitiar las ciudades distintas de Pataliputra. Una ciudad en particular ofreció una fuerte resistencia. Chanakya entró en esta ciudad disfrazado de mendicante shaivita y declaró que el asedio terminaría si los ídolos de las siete madres eran retirados del templo de la ciudad. Tan pronto como los defensores supersticiosos sacaron los ídolos del templo, Chanakya ordenó a su ejército que pusiera fin al asedio. Cuando los defensores comenzaron a celebrar su victoria, el ejército de Chanakya lanzó un ataque sorpresa y capturó la ciudad.[29]

Gradualmente, Chanakya y Chandragupta sometieron todas las regiones fuera de la capital. Finalmente, capturaron a Pataliputra y Chandragupta se convirtió en rey. Permitieron que el rey Nanda se exiliara, con todos los bienes que pudo llevar en un carro. Cuando Nanda y su familia salían de la ciudad en un carro, su hija vio a Chandragupta y se enamoró del nuevo rey. Ella lo eligió como su esposo por tradición svayamvara. Mientras se bajaba del carro, se rompieron 9 radios de la rueda del carro. Interpretando esto como un presagio, Chanakya declaró que la dinastía de Chandragupta duraría 9 generaciones.[29]

Mientras tanto, Parvataka se enamoró de una de las visha kanyas (chica venenosa) de Nanda. Chanakya aprobó el matrimonio y Parvataka se derrumbó cuando tocó a la niña durante la boda. Chanakya le pidió a Chandragupta que no llamara a un médico. Por lo tanto, Parvataka murió y Chandragupta se convirtió en el único gobernante de los territorios de Nanda.[30]

Chanakya luego comenzó a consolidar el poder eliminando a los leales a Nanda, que habían estado acosando a personas en varias partes del reino. Chanakya se enteró de un tejedor que quemaría cualquier parte de su casa infestada de cucarachas. Chanakya asignó la responsabilidad de aplastar a los rebeldes a este tejedor. Pronto, el reino quedó libre de insurgentes. Chanakya también quemó una aldea que le había negado comida en el pasado. Llenó el tesoro real invitando a ricos comerciantes a su casa, emborrachándolos y apostando con un dado cargado.[30]

Una vez, el reino sufrió una hambruna de 12 años. Dos jóvenes monjes jainistas comenzaron a comer del plato del rey, después de hacerse invisibles con un ungüento mágico. Chanakya sintió su presencia cubriendo el piso del palacio con un polvo y trazando sus huellas. En la siguiente comida, los atrapó llenando el comedor con un humo espeso, lo que provocó que los ojos de los monjes se humedecieran y limpiaran la pomada. Chanakya se quejó del comportamiento de los jóvenes monjes al monje principal Acharya Susthita. El Acharya culpaba a la gente por no ser caritativa con los monjes, por lo que Chanakya comenzó a dar generosas limosnas a los monjes.[30]

Mientras tanto, Chandragupta había estado tratando en forma condescendiente a los monjes no jainistas. Chanakya decidió demostrarle que estos hombres no eran dignos de su patrocinio. Cubrió el piso del área del palacio cerca de las habitaciones de las mujeres con un polvo y dejó allí a los monjes que no eran jainistas. Sus huellas mostraban que se habían acercado sigilosamente a las ventanas de los cuartos de mujeres para mirar dentro. Los monjes jainistas, que fueron evaluados con el mismo método, se mantuvieron alejados de los cuartos de mujeres. Después de ver esto, Chandragupta nombró a los monjes jainistas como sus consejeros espirituales.[31]

Chanakya solía mezclar pequeñas dosis de veneno en la comida de Chandragupta para hacerlo inmune a los intentos de envenenamiento. El rey, sin darse cuenta de esto, una vez compartió su comida con la reina Durdhara. Chanakya entró en la habitación en el instante en que murió. Cortó el vientre de la reina muerta y sacó al bebé. El bebé, que había sido tocado por una gota (" bindu ") del veneno, se llamó Bindusara.[31]

Después de que Chandragupta abdicó del trono para convertirse en monje jainista, Chanakya ungió a Bindusara como el nuevo rey.[31]​ Chanakya le pidió a Bindusara que nombrara a un hombre llamado Subandhu como uno de sus ministros. Sin embargo, Subandhu quería convertirse en un ministro superior y se puso celoso de Chanakya. Entonces, le dijo a Bindusara que Chanakya era responsable de la muerte de su madre. Bindusara confirmó las acusaciones con las enfermeras, quienes le dijeron que Chanakya le había abierto el vientre a su madre. Y Bindusara enfurecido comenzó a odiar a Chanakya. Como resultado, Chanakya, que ya había envejecido mucho, se retiró y decidió morir de hambre. Mientras tanto, Bindusara se enteró de las circunstancias detalladas de su nacimiento e imploró a Chanakya que reanudara sus deberes ministeriales. Después de no poder pacificar a Chanakya, el emperador ordenó a Subandhu que convenciera a Chanakya de que abandonara su plan de suicidio. Subandhu, mientras pretendía apaciguar a Chanakya, lo quemó hasta morir. Luego, Subandhu tomó posesión de la casa de Chanakya. Chanakya había anticipado esto y, antes de retirarse, había tendido una trampa maldita para Subandhu. Había dejado un cofre con cien cerraduras. Subandhu rompió las cerraduras con la esperanza de encontrar joyas preciosas. Encontró un perfume de olor dulce e inmediatamente lo inhaló. Pero luego sus ojos se posaron en una nota de corteza de abedul con una maldición escrita en él. La nota declaraba que cualquiera que haya olido este perfume tendrá que convertirse en monje o enfrentarse a la muerte. Subandhu probó el perfume en otro hombre y luego le dio comida lujosa (algo de lo que los monjes se abstienen). El hombre murió y luego Subandhu se vio obligado a convertirse en monje para evitar la muerte.[32][33]

Según otro texto jainista, el Rajavali-Katha, Chanakya acompañó a Chandragupta al bosque para retirarse, una vez que Bindusara se convirtió en rey.[34]

Versión de Cachemira[editar]

La versión de Cachemira de la leyenda dice así: Vararuchi (identificado con Katyayana), Indradatta y Vyadi eran tres discípulos del sabio Varsha. Una vez, en nombre de su guru Varsha, viajaron a Ayodhya para buscar una gurudakshina (tarifa del guru) del rey Nanda. Cuando llegaron para encontrarse con Nanda, el rey murió. Usando sus poderes del yoga, Indradatta entró en el cuerpo de Nanda, y concedió la petición de Vararuchi por 10 millones de dinares (monedas de oro). El ministro real Shakatala se dio cuenta de lo que estaba sucediendo e hizo quemar el cuerpo de Indradatta. Pero antes de que pudiera tomar alguna medida contra el rey falso (Indradatta en el cuerpo de Nanda, también llamado Yogananda), el rey lo arrestó. Shakatala y sus 100 hijos fueron encarcelados y se les dio comida suficiente solo para una persona. Los 100 hijos de Shakatala murieron de hambre para que su padre pudiera vivir para vengarse.[35]

Mientras tanto, el rey falso nombró a Vararuchi como su ministro. A medida que el carácter del rey seguía deteriorándose, Vararuchi disgustado se retiró a un bosque como asceta. Luego, Shakatala fue restaurado como ministro, pero siguió planeando su venganza. Un día, Shakatala se encontró con Chanakya, un brahmán que estaba arrancando toda la hierba a su paso porque una brizna de hierba le había pinchado el pie. Shakatala se dio cuenta de que podía usar a un hombre tan vengativo para destruir al rey falso. Invitó a Chanakya a la asamblea del rey, prometiéndole 100.000 monedas de oro por presidir una ceremonia ritual.[35]

Shakatala recibió a Chanakya en su propia casa y lo trató con gran respeto. Pero el día que Chanakya llegó a la corte del rey, Shakatala consiguió que otro brahmán llamado Subandhu presidiera la ceremonia. Chanakya se sintió insultado, pero Shakatala culpó al rey por esta deshonra. Chanakya luego desató su moño (sikha) y juró no volver a atarlo hasta que el rey fuera destruido. El rey ordenó su arresto, pero escapó a la casa de Shakatala. Allí, utilizando materiales proporcionados por Shakatala, realizó un ritual mágico que enfermó al rey. El rey murió de fiebre después de 7 días.[36]

Shakatala luego ejecutó a Hiranyagupta, el hijo del rey falso. Él ungió a Chandragupta, el hijo del rey real Nanda, como el nuevo rey (en la versión de Kshemendra, es Chanakya quien instala a Chandragupta como el nuevo rey). Shakatala también nombró a Chanakya como el sacerdote real ( purohita ). Habiendo logrado su venganza, luego se retiró al bosque como un asceta.

Versión de Mudrarakshasa[editar]

Según la versión de Mudrarakshasa, el rey Nanda una vez quitó a Chanakya del "primer asiento del reino" (esto posiblemente se refiere a la expulsión de Chanakya de la asamblea del rey). Por esta razón, Chanakya juró no atar su nudo superior (shikha) hasta la completa destrucción de Nanda. Chanakya hizo un plan para destronar a Nanda y reemplazarlo con Chandragupta, su hijo de una reina menor. Chanakya diseñó la alianza de Chandragupta con otro poderoso rey, Parvateshvara (o Parvata), y los dos gobernantes acordaron dividir el territorio de Nanda después de subyugarlo. Su ejército aliado incluía a soldados de Bahlika, Kirata, Parasika, Kamboja, Shaka y Yavana. El ejército invadió Pataliputra (Kusumapura) y derrotó a los Nandas.[37]​ Algunos eruditos identifican a Parvata con el rey Porus.[38]

El primer ministro de Nanda, Rakshasa, escapó de Pataliputra y continuó resistiendo a los invasores. Envió a una vishakanya (doncella venenosa) para asesinar a Chandragupta. Chanakya hizo que esta doncella asesinara a Parvata en su lugar, culpando a Rakshasa. Sin embargo, el hijo de Parvata, Malayaketu, se enteró de la verdad sobre la muerte de su padre y desertó al campamento de Rakshasa. El espía de Chanakya, Bhagurayana, acompañó a Malayaketu, fingiendo ser su amigo.[39]

Rakshasa continuó tramando la muerte de Chandragupta, pero todos sus planes fueron frustrados por Chanakya. Por ejemplo, una vez Rakshasa dispuso que los asesinos fueran transportados a la habitación de Chandragupta a través de un túnel. Chanakya se dio cuenta de ellos al notar un rastro de hormigas que llevaban los restos de su comida. Luego dispuso que los asesinos fueran quemados hasta morir.[40]

Mientras tanto, el hermano de Parvata, Vairodhaka, se convirtió en el gobernante de su reino. Chanakya lo convenció de que Rakshasa era responsable de matar a su hermano y acordó compartir la mitad del reino de Nanda con él. Sin embargo, en secreto, Chanakya tramó un plan para matar a Vairodhaka. Sabía que el arquitecto principal de Pataliputra era un leal a Rakshasa. Le pidió a este arquitecto que construyera un arco de triunfo para la procesión de Chandragupta al palacio real. Organizó la procesión para que se llevara a cabo a la medianoche citando razones astrológicas, pero en realidad para garantizar una mala visibilidad. Luego invitó a Vairodhaka a liderar la procesión en el elefante de Chandragupta, y acompañado por los guardaespaldas de Chandragupta. Como era de esperar, los leales a Rakshasa arreglaron que el arco cayera sobre quien pensaban que era Chandragupta. Vairodhaka fue asesinado y, una vez más, se culpó del asesinato a Rakshasa.[39]

Malayaketu y Rakshasa luego formaron una alianza con cinco reyes: Chiravarman de Kauluta (Kulu), Meghaksha de Persia, Narasimha de Malaya, Pushkaraksha de Cachemira y Sindhusena de Saindhava. Este ejército aliado también incluía soldados de los territorios de Chedi, Gandhara, Hunas, Khasa, Magadha, Shaka, y Yavana.[40]

En Pataliputra, el agente de Chanakya le informó que tres leales a Rakshasa permanecían en la capital: el monje jainista Jiva-siddhi, el escriba Shakata-dasa y el jefe del gremio de joyeros Chandana-dasa. De estos, Jiva-siddhi era en realidad un espía de Chanakya, desconocido para sus otros espías. Chandana-dasa protegió a la esposa de Rakshasa, quien una vez, sin saberlo, dejó caer el anillo de sello de su esposo ( mudra). El agente de Chanakya se apoderó de este anillo de sello y se lo llevó a Chanakya. Usando este anillo de sello, Chanakya envió una carta a Malayaketu advirtiéndole que sus aliados eran traicioneros. Chanakya también pidió a algunos de los príncipes de Chandragupta que fingieran la deserción al campamento de Malayaketu. Además, Chanakya ordenó el asesinato de Shakata-dasa, pero Siddharthaka, un espía que pretendía ser un agente de Chandana-dasa, lo "rescató". El espía de Chanakya luego llevó a Shakata-dasa a Rakshasa.[40]

Cuando Shakata-dasa y su 'salvador' Siddharthaka llegaron a Rakshasa, Siddharthaka le presentó el anillo de sello, afirmando haberlo encontrado en la casa de Chandana-dasa. Como recompensa, Rakshasa le dio algunas joyas que Malayaketu le había regalado. Algún tiempo después de esto, otro de los agentes de Chanakya, disfrazado de joyero, vendió las joyas de Parvata a Rakshasa.[41]

Algún tiempo después, Rakshasa envió a sus espías disfrazados de músicos a la corte de Chandragupta. Pero Chanakya sabía todo sobre los planes de Rakshasa gracias a sus espías. Frente a los espías de Rakshasa, Chanakya y Chandragupta fingieron una discusión airada. Chandragupta fingió despedir a Chanakya y declaró que Rakshasa sería un mejor ministro. Mientras tanto, Malayaketu tuvo una conversación con el espía de Chanakya, Bhagurayana, mientras se acercaba a la casa de Rakshasa. Bhagurayana hizo que Malayaketu desconfiara de Rakshasa, diciendo que Rakshasa solo odiaba a Chanakya y que estaría dispuesto a servir al hijo de Nanda, Chandragupta. Poco después de esto, un mensajero llegó a la casa de Rakshasa y le informó que Chandragupta había despedido a Chanakya mientras lo elogiaba. Esto convenció a Malayaketu de que no se podía confiar en Rakashasa.[41]

Malayaketu decidió invadir Pataliputra sin Rakshasa a su lado. Consultó al monje jainista Jiva-siddhi para decidir un momento propicio para comenzar la marcha. Jiva-siddhi, un espía de Chanakya, le dijo que podía empezar de inmediato.[41]​ Jiva-siddhi también lo convenció de que Rakshasa era responsable de la muerte de su padre, pero Bhagurayana lo persuadió de no dañar a Rakshasa. Poco después, el espía de Chanakya, Siddharthaka, fingió ser atrapado con una carta falsa dirigida a Chandragupta por Rakshasa. Usando las joyas dadas por Rakshasa, fingió ser un agente de Rakshasa. La carta, sellada con el anillo de sello de Rakshasa, informaba a Chandragupta que Rakshasa solo deseaba reemplazar a Chanakya como primer ministro. También declaró que cinco de los aliados de Malayaketu estaban dispuestos a desertar a Chandragupta a cambio de tierras y riquezas. Un malayaketu enojado llamó a Rakshasa, quien llegó con las joyas de Parvata que el agente de Chanakya le había vendido. Cuando Malayaketu vio a Rakshasa vistiendo las joyas de su padre, estaba convencido de que efectivamente había un plan traicionero contra él. Ejecutó a sus cinco aliados de manera brutal.[42]

El resto de los aliados de Malayaketu lo abandonaron, disgustados por el trato que dio a los cinco aliados asesinados. Rakshasa logró escapar, seguido por los espías de Chanakya. Uno de los espías de Chanakya, disfrazado de amigo de Chandana-dasa, se puso en contacto con él. Le dijo a Rakshasa que Chandana-dasa estaba a punto de ser ejecutado por negarse a divulgar la ubicación de la familia de Rakshasa. Al escuchar esto, Rakshasa corrió a Pataliputra para rendirse y salvar la vida de su leal amigo Chandana-dasa. Cuando llegó a Pataliputra, Chanakya, complacido con su lealtad a Chandana-dasa, le ofreció clemencia. Rakshasa juró lealtad a Chandragupta y acordó ser su primer ministro, a cambio de la liberación de Chandana-dasa y un perdón para Malayaketu. Chanakya luego ató su nudo superior, habiendo logrado su objetivo, y se retiró.

Legado[editar]

Se considera a Chanakia en la India como un gran pensador y diplomático. Muchos indios nacionalistas le consideran uno de los primeros que imaginaron una India unida en todo el subcontinente indio. El antiguo consejero de Seguridad del Gobierno Indio Shiv Shankar Menon alabó el Arthashastra por sus descripciones del poder precisas e intemporales. Además recomendó leer el libro para ensanchar la visión sobre temas esstratégicos.[43]

Referencias[editar]

  1. a b Roger Boesche: «Kautilya’s “Arthaśāstra” on war and diplomacy in ancient India» (en inglés); en The Journal of Military History, 67 (1): págs. 9-37, enero de 2003, DOI:10.1353/jmh.2003.0006. ISSN 0899-3718.
    «Kautilya [is] sometimes called a chancellor or prime minister to Chandragupta, something like a Bismarck» (‘a veces a Chanakia se le llamaba canciller o primer ministro de Chandragupta, algo parecido a Bismarck’).
  2. Etimología de Chanakia, según el Pariśiṣṭa-parvan de Jema Chandra, citado en el Sanskrit-English Dictionary del sanscritólogo británico Monier Monier-Williams (1819-1899).
  3. Namita Sanjay Sugandhi (2008). Between the Patterns of History: Rethinking Mauryan Imperial Interaction in the Southern Deccan. ProQuest. pp. 88-89. ISBN 978-0-549-74441-2. Consultado el 6 de junio de 2012. 
  4. a b c Trautmann, 1971, p. 11.
  5. a b c d Trautmann, 1971, p. 21.
  6. a b Trautmann, 1971, p. 29.
  7. Trautmann, 1971, p. 31-33.
  8. Trautmann, 1971, pp. 41-43.
  9. Varadpande, 2005, p. 223.
  10. Upinder Singh, 2016, p. 30.
  11. Trautmann, 1971, p. 43.
  12. I. W. Mabbett: «The date of the “Arthaśhāstra”»; en Journal of the American Oriental Society, volumen 84, número 2, págs. 162-169, abril de 1964. ISSN 0003-0279, DOI 10.2307/597102.
  13. Chamola, S.D. (207). Kautilya Arthshastra and the science of management: relevance for the contemporary society. Gurgaon: Hope India Publications. p. 40. ISBN 8-178-71126-5. 
  14. Boesche, Roger (septiembre de 2002). «Moderate Machiavelli? Contrasting “The prince” with the “Arthashastra” of Kautilya». Critical Horizons (en inglés) (Brill Academic Publishers) 3 (2). ISSN 1440-9917. doi:10.1163/156851602760586671. 
  15. Archer, Christon I. (2002). World History of Warfare (en inglés). Lincoln: University of Nebraska Press. pp. 48. ISBN 0-803-24423-1. 
  16. Herbert H. Gowen: «The indian Machiavelli, or political theory in India two thousand years ago»; en Political Science Quarterly, 44 (2), págs. 173-192, 1929.
  17. L. K. Jha, y K. N. Jha: «Chanakya: the pioneer economist of the world»; en International Journal of Social Economics, 25 (2-4), págs. 267-282, 1998.
  18. C. Waldauer, W. J. Zahka, y S. Pal: «Kautilya’s “Arthashastra”: a neglected precursor to classical economics»; en Indian Economic Review, volumen 31, número 1, págs. 101-108, 1996.
  19. C. Tisdell: «A western perspective of Kautilya’s “Arthasastra”: does it provide a basis for economic science?»; en Economic Theory, Applications and Issues Working Paper No. 18. Brisbane: School of Economics, The University of Queensland, 2003.
  20. B. S. Sihag: «Kautilya on institutions, governance, knowledge, ethics and prosperity»; en Humanomics, 23 (1): 5-28, 2007.
  21. Trautmann, 1971, p. 12.
  22. a b c Trautmann, 1971, p. 13.
  23. a b c Trautmann, 1971, p. 14.
  24. a b Trautmann, 1971, p. 15.
  25. Trautmann, 1971, p. 28.
  26. Upinder Singh, 2016, p. 331.
  27. Kallidaikurichi Aiyah Nilakanta Sastri (1988). Age of the Nandas and Mauryas. Motilal Banarsidass. p. 148. ISBN 978-81-208-0466-1. 
  28. Trautmann, 1971, p. 22.
  29. a b c d Trautmann, 1971, p. 23.
  30. a b c Trautmann, 1971, p. 24.
  31. a b c Trautmann, 1971, p. 25.
  32. Motilal Banarsidass (1993). «The Minister Cāṇakya, from the Pariśiṣtaparvan of Hemacandra». En Phyllis Granoff, ed. The Clever Adulteress and Other Stories: A Treasury of Jaina Literature. pp. 204-206. ISBN 9788120811508.  Parámetro desconocido |translator= ignorado (ayuda)
  33. Hemachandra (1891). Sthavir̂aval̂i charita, or, Pariśishtaparvan. Calcutta: Asiatic Society. pp. 67-68.  Parámetro desconocido |translator= ignorado (ayuda)
  34. Rice, 1889, p. 9.
  35. a b Trautmann, 1971, p. 31.
  36. Trautmann, 1971, p. 32.
  37. Trautmann, 1971, pp. 36–37.
  38. Varadpande, 2005, pp. 227–230.
  39. a b Trautmann, 1971, p. 37.
  40. a b c Trautmann, 1971, p. 38.
  41. a b c Trautmann, 1971, p. 39.
  42. Trautmann, 1971, p. 40.
  43. «India needs to develop its own doctrine for strategic autonomy: NSA». The Economic Times (en inglés) (Nueva Delhi). Press Trust of India. 18 de octubre de 2012. Consultado el 18 de octubre de 2012. 

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]