Castración química

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

La castración química es un término utilizado para describir los medicamentos destinados a reducir la libido y a reducir la actividad sexual, por lo general, para impedir que los violadores, pederastas y otros delincuentes sexuales reincidan.

Concepto[editar]

A diferencia de la castración quirúrgica (cuando se eliminan los testículos o los ovarios), en la castración química no se ocasiona un cambio físico permanente en el cuerpo ya que no es una forma de esterilización sino que se administran diferentes medicamentos, por ejemplo Depo Provera.[1]​ La Depo Provera es un progestágeno aprobado por la FDA para el control de la natalidad, que sofoca la conducta sexual de los delincuentes sexuales por medio de la reducción de los niveles de testosterona en los hombres al disminuir los niveles de andrógenos en el torrente sanguíneo. Esto, en teoría, reduce las fantasías sexuales compulsivas de algunos tipos de delincuentes sexuales. Los efectos secundarios de la droga han sido raros y se cree que son totalmente reversibles con la interrupción del tratamiento.

Además, antidepresivos ISRS, tales como la Paroxetina, Fluoxetina y Sertralina, también pueden ser utilizados, ya que son bien conocidos por causar disfunción sexual en los usuarios.[2]​ Sin embargo, al ser solo un efecto secundario del fármaco, su efecto como castrador químico es cuestionado. Una vez deja de tomar el fármaco, el sujeto vuelve a recuperar los niveles normales de testosterona en cuestión de un mes e incluso en plazos menores, adicionalmente el organismo se tiende a acostumbrar al fármaco, perdiendo su efectividad completamente [3]

Este tipo de tratamientos han sido utilizados desde hace tiempo para reducir libido de agresores sexuales, cuya incapacidad para controlar sus pulsiones, les conduce a repetir conductas sexuales que perjudican a terceros.[4]​ La castración química como método terapéutico ha sido y es muy polémica. Debido a la demanda pública para reducir el número de delitos sexuales, ha sido propuesta como una alternativa reversible, incruenta y con menos efectos colaterales que la castración quirúrgica.[5]​ Además, los estudios realizados no logran confirmar que la castración quirúrgica resulte un eficaz en la lucha contra los agresores sexuales,[6]​ porque, aun en caso de extirpación de los órganos sexuales, muchas agresiones sexuales conllevan mucho más que la utilización de los mismos, así que dichas conductas no se verían afectadas,[4]​ además de que la libido no sufre una atenuación significativa y las recidivas son muy frecuentes.[5]​ Estos estudios fueron posibles porque desde 1929 hasta 1959, miles de hombres fueron castrados quirúrgicamente en varios países europeos como parte de sus condenas por agresión sexual[7]​ (aunque en muchos casos las condenas eran por relaciones homosexuales consentidas, dado que estas también eran ilegales entonces). Por otra parte, en recientes investigaciones sobre delincuentes sexuales castrados quirúrgicamente, se comprobó que muchos continuaban con sus prácticas y deseos sexuales, e incluso algunos violadores eran más activos tras su castración.[6]

Todos estos estudios tuvieron como consecuencia que la castración, sea quirúrgica o química, haya sido abandonada como método aceptable de tratamiento en la mayoría de los países.[7]

Sin embargo, otros estudios sugieren que, si la castración química es acompañada por el tratamiento psicológico, se reduce notablemente la tasa de reincidencia. Algunos programas de castración química más terapia psicológica, juntas, prueban ser eficaces en pederastas intrafamiliares y en exhibicionistas, aunque no en violadores.[8]​ Es por eso que los fármacos rara vez son considerados efectivos por sí solos y son administrados como complemento del tratamiento psicológico, tratamiento orientado a dotar a los agresores de las habilidades necesarias para reconducir su conducta evitando las reincidencia. La medicación suele servir para facilitar la implicación eficaz del paciente en el tratamiento psicológico.[7]

La castración química con medicamentos antiandrógenos conlleva un riesgo para la salud del paciente, por lo que el tratamiento sólo puede ser administrado bajo estricta supervisión médica, y un estrecho seguimiento y asesoramiento dentro de un plan de tratamiento integral. Estos medicamentos nunca deben ser utilizados como único método de tratamiento y el agresor sexual debe participar en simultáneo en un tratamiento cognitivo-conductual diseñado para abordar otros aspectos de la conducta desviada, además de los intereses sexuales.[4]

Castración química por países[editar]

Estados Unidos[editar]

Al menos siete estados en los Estados Unidos (Alabama, California, Florida, Georgia, Texas, Luisiana y Montana) han experimentado con la legislación sobre castración química, de acuerdo con Jeffrey Kirchmeier.[9]

California fue el primer estado que usó la castración química como una pena para los delincuentes sexuales. En los casos en que la víctima es menor de 13 años de edad, los jueces en California pueden exigir a los delincuentes primarios a someterse a la castración química. Después de un segundo delito, el tratamiento es obligatorio.[10][11]

En Iowa y Florida, los infractores pueden ser condenados a la castración química en todos los casos que involucren graves delitos sexuales. Al igual que en California, el tratamiento es obligatorio después de un segundo delito. El gobernador de Luisiana, Bobby Jindal, firmó el proyecto 144 del Senado del 25 de junio de 2008, que permite a los jueces de Luisiana condenar a los violadores con la castración química.[12][13][14]

El senado de Alabama ha aprobado en junio de 2019 un proyecto de ley de castración química que será obligatoria para que pederastas puedan salir de la prisión después de cumplir condena.[15]

Colombia[editar]

El 13 de septiembre de 2012 se radicó un proyecto de ley por parte del senador Roy Barreras, que propone que en algunos casos se someta al violador a la castración química para evitar que siga cometiendo este delito.[16]​ El 5 de noviembre de 2016, los senadores José David Name y Maritza Martínez, presentaron un proyecto de ley que tiene por objeto crear la pena de inhibición hormonal del deseo sexual obligatoria o castración química para violadores de niños, niñas y adolescentes que ha sido aprobado el 26 de abril 2018.

Perú[editar]

El 17 de mayo del 2018, el congreso del Perú empezó a debatir sobre este tema a espera de aprobar la castración química como medida complementaria para los violadores y pederastas. Aún este decreto solo está aprobado en primera instancia.[17]

Referencias[editar]

  1. Candace Rondeaux (2006). «Can Castration Be a Solution for Sex Offenders?» (en inglés). The Washington post. Consultado el 2009. 
  2. «Sex crime drug treatments planned» (en inglés). BBC news. 2007. Consultado el 16 de septiembre de 2012. 
  3. «Hablamos con un médico que practica la castración química a pedófilos» (en inglés). BBC news. 2007. Consultado el 16 de septiembre de 2012. 
  4. a b c Executive Board of Directors of ATSA (1977). «Anti-Androgen Therapy and Surgical Castration». Association for the Treatment of Sexual Abusers. Consultado el 16 de septiembre de 2012. 
  5. a b Walter J. Meyer III y Collier M. Coleb (1997). «Physical and Chemical Castration of Sex Offenders». Journal of Offender Rehabilitation 25 (3-4): 1-18. doi:10.1300/J076v25n03_01. Consultado el 16 de septiembre de 2012. 
  6. a b Heim, Nikolaus (1981). «Sexual behavior of castrated sex offenders». Archives of Sexual Behavior 10 (1): 11-19. doi:10.1007/BF01542670. Consultado el 16 de septiembre de 2012. 
  7. a b c Marshall, William L (2001). Agresores sexuales, pág. 10. Barcelona, Editorial Ariel. ISBN 84-344-7472-7. 
  8. Tony Ward, Peter Johnston, Robin Jones y W. L. Marshall. «Treatment outcome with sex offenders». Clinical Psychology Review 11 (4): 465-485. 
  9. «Jeffrey Kirchmeier». Archivado desde el original el 8 de septiembre de 2006. Consultado el 24 de noviembre de 2008. 
  10. California code
  11. "La castración química es aprobada para pedófilos" en California 21 de septiembre de 1996
  12. Iowa Code 2007 Quick Retrieval
  13. The 2007 Florida Statutes: 794.0235 Administration of medroxyprogesterone acetate (MPA) to persons convicted of sexual battery.
  14. Chemical Castration: A Return to the Dark Ages
  15. «Alabama obre la porta a la castració química per a pederastes». CCMA (Catalán). 6 de junio de 2019. Consultado el 6 de junio de 2019. 
  16. Castración Química De Violadores
  17. «Aprueban en primera votación castración química para violadores de niños». elcomercio.pe. Consultado el 18 de mayo de 2018.