Carlos Cardoen

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Carlos Cardoen
Carlos Cardoen.jpg
Cardoen vestido como huaso en 2010.
Información personal
Nacimiento 1 de mayo de 1942 Ver y modificar los datos en Wikidata (76 años)
Santa Cruz, Chile Ver y modificar los datos en Wikidata
Residencia Santiago de Chile Ver y modificar los datos en Wikidata
Nacionalidad Chilena Ver y modificar los datos en Wikidata
Religión Cristianismo Ver y modificar los datos en Wikidata
Familia
Padres Ema Cornejo Loyola y Carlos Cardoen Decoene
Cónyuge Cecilia Aylwin
María Angélica Délano
Pilar Jorquera (1992-presente)
Hijos Ocho
Educación
Educado en
Posgrado Universidad de Utah
Información profesional
Ocupación Empresario e ingeniero Ver y modificar los datos en Wikidata

Carlos Remigio Cardoen Cornejo (Santa Cruz, 1 de mayo de 1942) es un empresario chileno que ha desarrollado inversiones en los rubros metalúrgico, químico, agroindustrial y turístico.

Fue acusado de venta de armas al régimen iraquí de Sadam Husein, construidas con circonio importado ilegalmente desde Estados Unidos, por lo que tiene una orden de captura internacional pendiente.

Biografía[editar]

Carlos Cardoen nació en la ciudad de Santa Cruz, el 1 de mayo de 1942, hijo de Carlos Cardoen Decoene y Ema Cornejo Loyola.[1]

Estudió en el Instituto Regional Federico Errázuriz (IRFE) de Santa Cruz, en el Internado Nacional Barros Arana, técnico metalúrgico de la Universidad Técnica del Estado y posteriormente ingresó a la carrera de ingeniería civil en minas en la Universidad de Chile. Además tiene un doctorado en Metalurgia en la Universidad de Utah. Fue piloto de la Fuerza Aérea de Chile y tiene el rango de Subteniente de la Reserva Aérea.

Desde 1992 está casado en terceras nupcias con la diseñadora y modelo chilena Pilar Jorquera, con quien tuvo el octavo de sus hijos, Álvaro.[2]

En 2005 le diagnosticaron cáncer al colon con metástasis en el hígado.

Carrera empresarial[editar]

Industrias militares Cardoen y la venta de armas[editar]

Su carrera como empresario comenzó con la compra de un avión de carga. Sin embargo, en la década de 1980 aprovecharía la coyuntura internacional para hacerse millonario con el lucrativo negocio armamentístico. Junto con otras empresas chilenas, como las Fábricas y Maestranzas del Ejército de Chile, Industrias Cardoen fue una de las mayores fabricantes de armas chilenas en la época. Las empresas de Cardoen produjeron las bombas de racimo, a las que se implementó un método más sencillo y barato de explosión. Además, intentó convertir un helicóptero civil en uno militar, aparato que pasó a ser conocido como «Helicóptero Cardoen», muy similar al Cobra estadounidense.

Cardoen en reunión con el Presidente de Irak, Saddam Hussein.
Cardoen junto a Sebastián Piñera en la reinauguración del Museo de Colchagua.

El 29 de enero de 1985 una de sus plantas, ubicada en la localidad de Alto Hospicio, en la Región de Tarapacá, Chile, fue destruida por una explosión, que él atribuyó a un sabotaje. En el hecho murieron 29 de sus trabajadores.[3]​ En 1987, ante el inminente fin de la Guerra entre Irak e Irán, Cardoen comenzó a cerrar el negocio armamentístico para dedicarse al rubro frutícola, específicamente a la importación de kiwi.[4]

El 27 de mayo de 1993, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos acusó a Industrias Cardoen de haber vendido, armas que utilizaban circonio obtenido ilegalmente[5]​ y proyectiles fragmentarios denominados bombas de racimo, por un valor de US$ 150 millones, al régimen de Saddam Hussein y en guerra con Irán. Según la denuncia estadounidense, las bombas de racimo habrían sido fabricadas en Chile con circonio obtenido ilegalmente en los Estados Unidos. Carlos Cardoen argumentó que la venta de las bombas había sido concretada con pleno conocimiento y aval de los Estados Unidos, que en ese tiempo (antes de la Guerra del Golfo) no consideraba a Hussein como un enemigo, sino más bien como una defensa contra los integristas islámicos de Irán.

La orden de captura internacional que impuso la Interpol en noviembre de 1994 aún se encuentra vigente, imposibilitándolo de salir del país. También se confiscaron sus propiedades en Florida por un valor de US$ 30 millones. Luego del surgimiento de este caso, Industrias Cardoen cambió su nombre a Metalnor.

Nuevos rubros empresariales[editar]

Desde la década de 1990, y con mayor fuerza desde la del 2000, Cardoen diversificó su capital en diversos rubros, participando en empresas productoras de jugos de frutas, fósforos (específicamente en la Compañía Chilena de Fósforos), vino (mediante la Viña Santa Cruz), turismo, energía eléctrica (mediante EnorChile), entre otros. Sin embargo, el fuerte de sus inversiones en turismo que se concentra en su ciudad natal, Santa Cruz, en el Valle de Colchagua, donde construyó un hotel y el Casino Colchagua, el Museo de Colchagua y ha invertido en viñas de la zona, como una forma de potenciarla económica y turísticamente.

La labor que ha realizado a favor de la cultura, con proyectos como el Tren del Vino de Colchagua o el Museo Histórico de Vichuquén le hicieron merecedor de la "Orden al Mérito Docente y Cultural Gabriela Mistral", otorgado por el Ministerio de Educación en el año 2005. En el año 2006 ganó el "Premio a lo Chileno", otorgado por Iansa. Actualmente desarrolla la construcción de un hotel-museo en Isla Negra, localidad relacionada con el poeta Pablo Neruda.

Actividades políticas[editar]

Cardoen fue partidario de la Concertación desde sus inicios y financió a candidatos presidenciales del conglomerado,[6]​ además de trasladar a Ricardo Lagos en su helicóptero privado durante su campaña;[7]​ no obstante, dio su apoyo a Sebastián Piñera en la elección de 2009.[6]​ También apoyó la campaña senatorial de Juan Pablo Letelier y otros candidatos socialistas de la región de O'Higgins.[8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Genealogía de Carlos Cardoen
  2. «Carlos Cardoen: "Quise luchar con todo para no morir"». El Mercurio. 17 de junio de 2006. Consultado el 27 de enero de 2010. 
  3. «Muerte de 29 obreros en la Fábrica de Armamentos 'Cardoen' de Iquique». archivovicaria.cl. Consultado el 29 de noviembre de 2012. 
  4. Nieto, Miguel Ángel (1989). «La telaraña del negocio español de armamentos». Anuario del centro de investigación para la paz 1988/1989 (IEPALA Editorial). Consultado el 23 de diciembre de 2008. 
  5. El Mercurio (16 de agosto de 2018). «Las confesiones de Carlos Cardoen». Em Nercurio del domingo. Consultado el 16 de agosto de 2018. 
  6. a b «Cardoen a los 70, no le entran balas». Capital. 8 de mayo de 2012. Consultado el 16 de septiembre de 2018. 
  7. Navarro, Millaray (30 de noviembre de 2006). «Locos por el aire». El Mercurio. Consultado el 16 de septiembre de 2018. 
  8. Candia, Viviana (14 de abril de 2012). «Quiénes son los mecenas de la política chilena». La Segunda. Consultado el 16 de septiembre de 2018. 

Enlaces externos[editar]