Café Suizo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda

Coordenadas: 40°25′3.36″N 3°41′58.73″O / 40.4176000, -3.6996472

Dibujo (alegoría del Madrid de la segunda mitad del siglo XIX) con varios tipos castizos ante el Cafe Suizo, con un cartel de la proclamación de la República Federal (hacia 1873-1874).
El Café Suizo de fondo, en un grabado de El Museo Universal, de 1862.

El Café Suizo fue un café de Madrid de mediados y finales del siglo xix. Se encontraba en la confluencia de la calle de Alcalá con la de Sevilla (cuando se llamaba aún calle Ancha de Peligros), a pocos metros de la Puerta del Sol. Pasaría a la historia de la capital de España como uno de los cafés de tertulia que sirvieron de tribuna pública en los periodos de revueltas políticas.

Historia[editar]

El café se inauguró el 3 de junio de 1845 por Pedro Fanconi y Francisco Matossi, súbditos suizos, cuya nacionalidad sugirió el nombre del local,[1]​ y que tuvieron varios cafés a otras capitales españolas, como Bilbao (uno de los primeros), Burgos, Pamplona (en la plaza del Castillo), Zaragoza (el Gran Café Suizo del Paseo de la Independencia, fundado en 1847,[2]​) o Santander.[3]

El edificio cuyos bajos ocupaba, fue derruido para construir el que entre otras sedes de negocios ha ocupado la del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.

Tertulias[editar]

Entre sus primeras tertulias hay que destacar quizá la de los hermanos Bécquer; y posteriormente la de Eusebio Blasco, Luis Rivera, Salvador María Granés y Manuel de Palacio activa hasta 1920. El Suizo de Madrid albergó singulares peñas, como la denominada “circulo social de la Gran Vía”,[4]​ o la que entre 1880 y 1891 reunía a los socios del Casino de Madrid (por carecer de sede social, debido al derribo del Palacio del Marqués de Santiago).

Características[editar]

Era un local amplio con un aforo de 500 personas, con mesas de mármol y paredes de felpa color escarlata.[5]​ Se podía contemplar el interior del café a través de seis ventanales, tres de ellos abiertos a la calle de Alcalá y los otros a la antigua calle Ancha de Peligros. La entrada se encontraba situada en la esquina entre las dos calles, e incluía en su servicio un restaurante capaz de ofrecer desayunos (a la carta), comidas y cenas.[6]​ Dispuso de un "salón banco", así llamado por estar reservado a las damas que iban a reunirse en él, y que según Ramón Gómez de la Serna estaba vetado a los hombres.[7]

Hacia la década de 1860, el Suizo se hizo muy popular por la rapidez en su servicio (cosa al parecer poco habitual en esa época) y por sus exquisitos chocolates a la taza, el ponche o el café ‘Doña Mariquita’.[8]​ También se servían bebidas de estación como el agraz, el agua de cebada o los sorbetes de diferentes sabores.[7]​ Al parecer fue aquí donde se puso de moda el típico bollo de la pastelería madrileña denominado suizo, que luego se vendería de forma tradicional en las pastelerías de Madrid.[5][9]

Referencias[editar]

  1. Angel del Río López, (2003), «Los viejos cafés de Madrid», Ed. Madrid, ISBN 978-84-95889-46-1
  2. Santiago de Parra Mas, (2008),Fondas, hoteles y banquetes en la Zaragoza del siglo XIX, Cuadernos de Aragón, nº 38, pp:34
  3. Antonio de Trueba, (1882) De Flor En Flor, Cap. "El primer Café Suizo"
  4. José del Corral, (2002), La Gran Vía: Historia de una Calle, ed. Silex
  5. a b Peter Besas, (2009),«Historia y anécdotas de las fondas madrileñas», 1ª Ed. La Librería, ISBN 978-84-9873-032-6. Cap. IX
  6. Karl Baedeker, (1908), «Spain and Portugal: handbook for travellers», Ed. Baedeker
  7. a b Gómez de la Serna, Ramón (1929). Sagrada Cripta de Pombo (1ª edición). Madrid: Moderna (Visor). 
  8. Francesco Varvaro Pojero, (1882), A Traverso La Spagna, Vol 2
  9. Manuel Martínez Llopis, (1999), La dulcería española, Alianza Editorial, Dulcería típica de Madrid

Enlaces externos[editar]