Plaza del Castillo (Pamplona)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Plaza del Castillo»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Plaza del Castillo.

La Plaza del Castillo (Gazteluko Plaza o Gazteluko Enparantza en euskera) es una plaza pública situada en el centro de la ciudad de Pamplona (Navarra), España. Desde su construcción la plaza se convirtió en el centro neurálgico de la vida social pamplonesa y en uno de los iconos más reconocibles de la ciudad, siendo hoy en día todavía escenario de importantes acontecimientos de la misma, por lo que suele ser habitual referirse a ella como "el cuarto de estar" de todos los pamploneses.

Urbanismo y arquitectura[editar]

La Plaza del Castillo se ubica al sur del casco antiguo de Pamplona entre los antiguos burgos medievales de San Nicolás y La Navarrería y sirve de nexo de unión entre la zona antigua y la parte nueva de la ciudad conocida como Segundo Ensanche y edificado según plano ortogonal en el primer tercio del siglo XX.

Se trata de una plaza abierta, porticada en todos sus lados, pero sin un estilo uniforme. fruto de haber sido configurada por la construcción sucesiva de edificios en sus lados y no como proyecto urbanístico uniforme. Esto hace que los edificios que la conforman han sido construidos en distintas épocas y poseen alturas diferentes lo que da a la plaza un aspecto arquitectónicamente. Entre ellos destaca en su lado sur una de las fachadas del Palacio de Navarra, en su lado norte el edificio de antiguo Casino y en su lado este el Palacio Goyeneche, casona palaciega barroca.

La plaza es peatonal y está ajardinada en forma de parterres que dan cobijo a un arbolado compuesto principalmente por plátanos de sombra. El centro de la plaza está ocupado por un quiosco de música elevado sobre tambor escalonado y cuya cúpula está sostenida por columnas de orden jónico.

Al sur de la plaza, en el comienzo de la Avenida de Carlos III se encuentra la estatua dedicada al rey Carlos III el Noble.

Historia[editar]

La plaza se configuró urbanísticamente entre los siglos XVI y XVII.

Su denominación actual de Plaza del Castillo es la más tradicional y alude a que en su solar existieron antiguamente dos fortificaciones de este tipo. No obstante, al igual que otros espacios públicos principales de otras ciudades españolas, la plaza cambió de nombre fugazmente en diversos momentos de la historia en relación a distintos avatares de la historia política del país recibiendo los nombres de Plaza de la Constitución en 1820 y Plaza de la República en 1873 y 1931.

Mosaicos en la plaza

El primer castillo edificado sobre su solar fue mandado construir por el rey de Francia y Navarra Luís el Hutín, entre 1308 y 1311. Con el paso del tiempo y la reforma de las fortificaciones de Pamplona este viejo castillo quedó embutido en las líneas defensivas de la ciudad por lo que Fernando el Católico manda levantar en 1513 una nueva fortaleza en el sector más al sur de la actual plaza, utilizándose para ello las piedras del viejo castillo. Finalmente, hacia 1590, al ser planteado un nuevo esquema defensivo de la ciudad apoyado en la construcción de la Ciudadela, este castillo de Fernando el Católico perdió su utilidad militar y fue derribado siendo edificado en su lugar el convento de las carmelitas descalzas que, finalizado hacia el año 1600, supuso el cierre definitivo de la plaza como espacio arquitectónico. Desde ese momento fue coso taurino desde hasta 1843.[cita requerida]

A finales del XVIII, la plaza fue decorada con una hermosa fuente de Luis Paret dedicada a la Abundancia, cuyo principal elemento decorativo era la escultura alegórica de un personaje femenino que fue conocida popularmente como La Mariblanca. La fuente fue derribada en 1910 conservándose únicamente la escultura de La Mariblanca que poco después sería instalada en los jardines de la Taconera, ubicación en la que se mantiene en la actualidad. En 1836, las Carmelitas Descalzas se vieron obligadas a abandonar el convento como consecuencia de la Desamortización de Mendizábal. En el espacio ocupado por el convento se construiría el Palacio de la Diputación Provincial, la sede del antiguo Crédito Navarro, así como el Teatro Principal, todos ellos en estilo neoclásico. En 1859, se levantó en el ángulo noreste de la plaza el Hotel La Perla, todavía en funcionamiento, y el más antiguo de Navarra.

Entre 1880 y 1895, la plaza vio la construcción de los edificios del Casino Principal y del Café Iruña, ambos de estilo historicista de aire romántico de fin de siglo que aún conservan, así como la apertura de otros cafés que convirtieron la plaza en el centro de la vida social pamplonesa de la época. Por la Plaza del Castillo pasaba también el trazado del ferrocarril/tranvía eléctrico que con el nombre de El Irati desde 1911 unió Pamplona con Sangüesa.[1]​ Con la construcción del Segundo Ensanche a finales del primer tercio del siglo XX, el Teatro Principal fue derribado abriéndose desde el sur de la plaza la Avenida de Carlos III.

En 1943 fue colocado en su área central el quiosco de música que actualmente es el símbolo de la plaza.Recientemente se ha rehabilitado la “belena del Iruña”, una callejuela larga y estrecha sin salida, hasta ahora residual y utilizada en otros tiempos para acceder a los locales que daban a calles más importantes.

Vista de la plaza del Castillo.

Con la construcción del Segundo Ensanche, aquella Plaza cerrada por el Teatro Principal (actual Teatro Gayarre), tuvo que retroceder, para abrir paso a la gran apertura de la ciudad, en 1931.

Durante 2001 y 2003 se llevó a cabo la total remodelación de la plaza cerrándola al tráfico rodado y convirtiéndola en área peatonal, al mismo tiempo que se acometía la construcción de un aparcamiento subterráneo.

Recientemente se ha rehabilitado la "belena del Iruña", una callejuela larga y estrecha sin salida, hasta ahora residual y utilizada en otros tiempos para acceder a los locales que daban a calles más importantes.

En la actualidad la plaza continúa siendo un polo de atracción de la ciudad que se ve favorecido por la peatonalización de la Avenida Carlos III, que nace en su extremo sur y en la que se ubican importantes comercios y entidades bancarias y administrativas que la convierten en la zona de mayor valor inmobiliario de la ciudad.

Polémica por la remodelación de 2001-2003[editar]

El proyecto de reforma de la Plaza del Castillo como área peatonal y la construcción del aparcamiento subterráneo suscitaron una enorme polémica social y política en la ciudad que se vio intensificada notablemente al descubrirse bajo el subsuelo de la plaza importantes elementos arqueológicos que incluían restos de termas romanas, una necrópolis musulmana con más de 200 esqueletos, un tramo de la muralla medieval, los restos del ya mencionado convento e incluso un menhir de época desconocida.[2][3]​ La importancia de tales restos, que obligaron a repensar las teorías sobre la importancia y extensión de la Pamplona romana, así como acerca del efectivo dominio musulmán de la ciudad y su integración en Al Ándalus, acentuaron el debate entre la necesidad y oportunidad de seguir con las obras del aparcamiento subterráneo y la conservación de los restos arqueológicos.

La plaza del castillo en 1998

Los grupos municipales de UPN, PSN-PSOE y CDN, que sumaban 19 de los 27 concejales del Ayuntamiento de Pamplona aprobaron el proyecto y encabezados por la alcaldesa Yolanda Barcina defendieron la necesidad de continuar con las obras del aparcamiento subterráneo. Sin embargo, admitieron la introducción de modificaciones al proyecto inicial para integrar parte de los restos medievales encontrados en la obra constructiva del aparcamiento,[4]​ defendiendo la solución de desmontar o enterrar el resto de los hallazgos arqueológicos.[5]

En la opinión contraria, los concejales de Batasuna, Batzarre e Izquierda Unida (España) (que sumaban 8 de los 27 concejales del consistorio pamplonés), así como otras fuerzas políticas nacionalistas vascas sin representación municipal como EA, manifestaron su oposición a continuar con el proyecto acusando al ayuntamiento de estar destruyendo el patrimonio arqueológico hallado en la plaza subrayando la opinión de algunos ámbitos académicos que catalogaban la prosecución de las obras como una expolio,[6]​ afirmando además que la construcción del aparcamiento era innecesaria y que se realizaba únicamente con el fin de dotar al pequeño hotel "La Perla" de la calificación de "cinco estrellas", rango imposible de alcanzar sin contar con plazas de aparcamiento.

Plaza del castillo antes de la construcción del parking

La polémica, al margen del enfrentamiento político, tuvo un profundo eco en la sociedad pamplonesa, sucediéndose las protestas contras las obras. Dichas protestas derivaron en ocasiones en enfrentamientos violentos[7]​ en las calles de la ciudad, acusándose al entorno de ETA de instrumentalizar las protestas en su estrategia de kale borroka[8]

La disputa política a cuenta de las obras arreció durante meses al hacerse público que uno de los partidos contrarios a continuar con el proyecto de aparcamiento había solicitado ser adjudicatario de varias plazas del aparcamiento a cuya construcción públicamente se oponía[9]​ y se prolongó años después de acabadas las obras al conocerse en 2008 que los restos extraídos de la excavaciones arqueológicas y considerados sin valor apreciable fueron utilizados como escombro de relleno para las obras de urbanización del barrio de Lezcairu[10]

Así mismo, la polémica alcanzó también a la parte económica de la obra, al ser reclamada y anulada judicialmente la adjudicación del contrato hecha por el ayuntamiento a resultas de una reclamación presentada por parte de una empresa no adjudicataria. Debiendo el ayuntamiento pamplonés del pago de la indemnización decretada por los tribunales para la empresa reclamante.[11]

Con la reurbanización de la plaza, ésta perdió su antiguo estilo de corte clásico y de párque romántico, así como parte del denso arbolado, que aun sigue existiendo en la parte Este de la plaza. Si bien la creación de este aparcamiento como de otros cercanos ha ayudado a la revitalización de la plaza como corazón de la ciudad, dotándola de espacio suficiente para la realización de eventos diversos tanto culturales (conciertos, exposiciones, ferias...) como deportivos (pádel, baloncesto, fútbol 3x3....

El gran mosaico que durante más de medio siglo decoró la plaza fue almacenado en un almacén municipal, hasta que en la urbanización del barrio de Lezkairu, se utilizó como relleno de un talud, junto a restos arqueológicos de la plaza.

Mosaico almacenado

Galería fotográfica[editar]

Referencias[editar]

  1. Cien Años del Primer Viaje de El Irati
  2. Hallazgos arqueológicos en las obras de construcción del aparcamiento subterraneo de la Plaza del Castillo
  3. Destrucción de restos arqueológicos en Iruñea
  4. ^El aparcamiento de la Plaza del Castillo no tendrá garajes en su lado sur
  5. UPN y PSN apoyan el desmontaje de las termas romanas de la Plaza del Castillo
  6. "Plaza del castillo." Varios autores, 2003. ISBN 84-7681-376-7[1]
  7. Artículo de "El País":"Dos policías heridos en los incidentes de la Plaza del Castillo" en dicho medio se recoge que: "La tensión se ha incrementado sobre manera tras conocerse que los ocho arqueólogos del gabinete Trama que durante un año han dirigido las excavaciones han pedido públicamente al Ayuntamiento que no retire los restos termales romanos hallados en el lugar al considerar que ello supondrá su destrucción. Se trata, según una comisión de expertos españoles, catedráticos en arqueología, del mayor complejo termal romano del norte de España, que, en un informe remitido al Consejo de Europa, instituciones navarras y al juzgado que investiga el proyecto, debería conservarse en su integridad para convertir la plaza en un museo cronológico de dos mil años de antigüedad visitable por la ciudadanía."
  8. La kale borroka se aprovecha de la Plaza del Castillo. Diario El País , edición 3 de agosto de 2001.
  9. Eusko Alkartasuna solicitó 8 plazas en el aparcamiento de la Plaza del Castillo. Diario de Navarra, edición 5 de febrero de 2002
  10. Sólo un mosaico romano y seis bloques de muralla de la plaza del Castillo no han sido sepultados: El consistorio enterró los demás restos arqueológicos bajo las obras de Lezkairu.
  11. Declaraciones a Diario de Noticias de José Vicente Valdenebro, Director del área de proyectos estratégicos y obras del ayuntamiento de Pamplona "Los errores en el parking de la plaza del Castillo fueron por el deseo de dar un mejor servicio a los ciudadanos" "En efecto, es un expediente extremadamente complicado. Es posible que algunas cosas se hayan hecho mal, porque al final en los proyectos están involucrados seres humanos y en este y en otros se pueden cometer errores tanto técnicos como políticos. Dicho lo anterior, la anulación tiene su origen en el deseo del equipo de gobierno de dar lo mejor al ciudadano, por lo que se contempló en el pliego que la concesión de las plazas fuera por 75 años. Así, es todo lo contrario a un expediente malintencionado y que ahora hay que resolver de la mejor manera."

Véase también[editar]