Botas de fútbol

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Evolución de las botas de fútbol 1930-2002.

Las botas de fútbol, conocidas también como botines, zapatillas, guayos, pupos, taquetes, tacones, chimpunes, chuteras, tacos o chuteadores (o despectivamente bolillos cuando estos se encuentran muy desgastados y deformes), son usadas por los futbolistas para practicar el fútbol, ya que son un elemento reglamentario.

Botas de fútbol de 1920

Son un calzado caracterizado por ser de piel y llevar unas protuberancias en la suela, llamadas tacos, toperoles, o tapones, que provee mejor agarre al suelo, y así evitar resbalar y correr a mayor velocidad.

El material con el que se fabrica tradicionalmente es la piel, con el calzado de gama alta realizado en piel de canguro,[1] aunque en la actualidad se comenzó a utilizar materiales sintéticos más livianos que la piel. Los tacos pueden ser de goma para campos de tierra o duros, y de aluminio para campos húmedos o resbaladizos como de hierba; actualmente también se utilizan otros materiales sintéticos.

La preferencia de los guardametas y defensas son botas resistentes y no muy pesadas, a su vez, los centrocampistas por su condición de correr mucho, suelen utilizar una suela resistente con los cordones cubiertos para evitar que estos interfieran en los tiros a largas distancias, como centros y cambios de banda. Los delanteros también tienden a utilizar cubierta sobre los cordones, para los tiros a puerta, sin embargo, sus botines son mucho más ligeros, con tacos preparados para giros y cambios de ritmo.

Las marcas más usadas son Adidas, Nike, Umbro y Puma AG, aunque también hay muchas otras como Lotto, Topper, Kappa, Reebok, Diadora, Mizuno y Uhlsport, éste último especializado en calzado para guardametas.

Referencias[editar]

  1. (en inglés) «Leather vs. Leather?» Soccer.com. Consultado el 29 de julio de 2015.