Batalla de Telamón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Batalla de Telamón
Talamone - Vista dalla giannella.JPG
Vista de Telamón
Fecha 225 a. C.
Lugar Telamón (actual Talamone, en Orbetello)
Casus belli Partición de la Regio V Picenum
Resultado Victoria romana decisiva
Beligerantes
República romana Tribus galas (ínsubrios, boyos, tauriscios y gaesatae)[1]
Comandantes
Cónsul Lucio Emilio Papo
Cónsul Cayo Atilio Régulo 
Concolitano (P.D.G.)
Aneroëstes
Fuerzas en combate
Según Polibio: cada cónsul tenía 4 legiones romanas (20 800 infantes y 1200 jinetes)[2]​ y 30 000 infantes y 2000 jinetes aliados itálicos[3]
Según McDonnel-Staff:[4]
50 000 tropas con Atilio
60 000 tropas con Papo
Según Head: 100 000[5]
Según Polibio: 50 000 infantes y 20 000 jinetes y carros[6]
Según McDonnel-Staff: 20 000 boyos y tauriscios y 30 000 ínsubrios y gesatas[4]
Según Head: 50 000[5]
Bajas
Desconocidas 40 000 muertos[7][8]​ y 10 000 prisioneros[7]

La batalla de Telamon fue un enfrentamiento entre la República romana y una alianza de galos el 225 a. C. Los romanos, liderados por los cónsules Cayo Atilio Régulo y Lucio Emilio Papo, derrotaron a los galos, para así ampliar su influencia en el norte de Italia.

Antecedentes[editar]

Roma había estado en paz con las tribus de la Galia Cisalpina durante muchos años.[9]​ De hecho, cuando una fuerza de galos transalpinos cruzó los Alpes en 230 a. C.,[10]​ los romanos movilizaron un ejército, pero no tuvo que intervenir porque los boyos se ocuparon de repeler a los invasores.[11]​ Sin embargo, el hecho de que los romanos dividieran el territorio anteriormente galo de Picenum en 234 a. C.,[12]​ generó un fuerte resentimiento entre sus vecinos, los boyos y los ínsubrios.[13]

En 225 a. C., los boyos y los ínsubrios[14]​ pagaron grandes sumas de dinero a los gesatas, mercenarios de la Galia Transalpina dirigidos por Aneroëstes y Concolitanus, para que se unieran a ellos en la lucha contra Roma.[15]​ Los romanos, alarmados por esta movilización celta, pactaron un tratado con el cartaginés Asdrúbal dándole el control sin restricciones de Hispania para así poder concentrarse en la amenaza más cercana.[16]

Los romanos llamaron a sus aliados en Italia para reclutar tropas.[17]​ El cónsul Lucio Emilio Papo tenía cuatro legiones, 22 000 hombres en total, además de 32 000 soldados de pueblos aliados (socii), estacionados mayoritariamente en Ariminum.[18]​ Situaron a 50 000 infantes y 4000 jinetes sabinos y etruscos[19]​ en la frontera etrusca bajo el mando de un pretor[20]​ (cifra posiblemente exagerada),[21]​ y enviaron 40 000 umbros, sarsinates, vénetos y cenómanos para atacar el territorio de origen de los boyos y distraerlos de la batalla.[22]​ El otro cónsul, Régulo, tenía un ejército del mismo tamaño que el de Lucio Papo,[18]​ pero estaba estacionado en Cerdeña.[23]​ En Roma había una reserva de 20 000 infantes y 1500 jinetes ciudadanos y 30 000 aliados a pie y 2000 a caballo,[24]​ y dos legiones de reserva en Sicilia y Tarento formadas por 8400 infantes y 400 caballos.[25]

Según Polibio, Roma y sus aliados contaban con 700 000 soldados de infantería y 70 000 de caballería.[26]​ Los latinos aportaban 80 000 infantes y 5000 jinetes, los samnitas 70 000 de los primeros y 7000 de los segundos,[27]​ los yapigios y mesapios 50 000 a pie y 16 000 montados,[28]​ los lucanos 30 000 y 3000, los marsos, marrucinos, frentanos y vestinos 20 000 y 4000,[29]​ romanos y campanios 250.000 y 23.000.[30]

Victoria gala en Fiesole[editar]

Los galos invadieron Etruria y comenzaron a marchar hacia Roma.[31]​ Las tropas romanas estacionadas en la frontera etrusca se encontraron con ellos en Clusium, a tres días de Roma, donde ambos ejércitos acamparon.[32]​ Esa noche, los galos, dejando a su caballería y sus fuegos de campamento como cebo,[33]​ se retiraron a la ciudad de Fiesole, protegidos por fortificaciones.[34]​ Por la mañana, la caballería gala se retiró a la vista de los romanos, siendo perseguida por éstos pensando que huían.[35]​ En pleno avance, los romanos recibieron el contraataque del ejército galo y éste, debido a la sorpresa y la ventaja de su posición,[36]​ salió victorioso tras una dura batalla. Seis mil romanos murieron y el resto se refugió en una colina donde intentó hacerse fuerte.[37]

Aquella noche llegó Lucio Emilio Papo[38]​ y acampó cerca.[39]​ Aneroëstes persuadió a los galos para que se retirasen a lo largo de la costa etrusca[40]​ con su botín para retomar la guerra más adelante, cuando aquél hubiera sido puesto en lugar seguro.[41]​ Papo les persiguió y acosó por la retaguardia pero sin arriesgarse a entablar batalla.[42]​ El otro cónsul, Régulo, se había trasladado desde Cerdeña, llegó a Pisa, y se dirigió hacia Roma.[43]​ Sus exploradores se encontraron con los galos cerca de las forrajeras de Telamón (la actual Talamona).[44]

La batalla[editar]

Mapa de los pueblos de la Galia Cisalpina (celtas con letras blancas en fondo verde).

Régulo situó sus tropas en orden de batalla y avanzados,[45]​ en un intento de ocupar una colina sobre el camino por el que los galos tenían que pasar.[46]​ Los galos, sin darse cuenta de la llegada de Régulo, suponiendo que Lucio Emilio Papo había enviado algunos de sus jinetes como avanzada, decidieron enviar algunos jinetes e infantería ligera contra ellos para ocupar la colina,[47]​ pero tan pronto como vieron la estratagema del enemigo, desplegaron su infantería tanto delante como detrás.[48]

Los galos colocaron a los gaesatae e insubrios en la parte posterior contra Papo,[49]​ y a los boyos y tauriscios al frente, contra Régulo,[50]​ sus alas protegidas por los carruajes y carros y una pequeña fuerza que custodiaba el botín en otro cerro cercano.[51]​ La batalla por la colina principal fue feroz,[52]​ y aunque Papo envió la caballería para ayudar,[53]​ Cayo Régulo murió en el combate y su cabeza fue llevada a los dirigentes galos. Al final, sin embargo, la caballería romana logró la posesión del cerro.[54]

Los romanos, avanzando en ambas direcciones, lanzaron una lluvia de jabalinas, que devastó a los gaesatae,[55]​ vulnerables en la parte posterior[56]​ y que luchaban desnudos[57]​ con pequeños escudos.[58]​ Algunos se precipitaron violentamente contra el enemigo y fueron muertos. Otros se retiraron hasta el ejército, su retirada provocó un desorden entre sus aliados.[59]​ La jabalina romana obligó a retirarse al enemigo, y la infantería avanzó en manípulos. Los insubrios, boyos y tauriscios mantuvieron su posición con tenacidad,[60]​ pero los escudos y las espadas romanas fueron más efectivas en combate cuerpo a cuerpo que los escudos más pequeños de los galos y sus largas espadas, haciendo que los romanos se impusieran.[61]​ Finalmente, la caballería romana atacó por debajo de la colina en uno de los flancos de los galos. Su infantería fue sacrificada y la caballería gala se retiró.[62]

Alrededor de 40 000 galos murieron[8][7]​ y 10 000 fueron capturados incluyendo a Concolitanus.[7]​ Aneroëstes escapó con un pequeño grupo de seguidores que se suicidó con él.[63]​ Lucio Emilio Papo llevó a cabo una expedición de castigo en contra de los boyos,[64]​ y más tarde utilizó el botín tomado en la ceremonia de su triunfo.[65][66]

Consecuencias[editar]

Los boyos se rindieron después de una feroz campaña de castigo[67]​ de los cónsules Tito Manlio Torcuato y Quinto Fulvio Flaco al año siguiente.[68]

En 223 a. C. los cónsules Publio Furio Filo y Cayo Flaminio Nepote[69]​ marcharon contra los ínsubrios[70]​ con ayuda de los celtas anares y cenómanos, que se habían vuelto sus aliados.[71]​ Los ínsubrios salieron a enfrentarlos en una batalla decisiva[72]​ con 50 000 guerreros[73]​ (cifra considerada exagerada).[74]​ El encuentro se dio al este de la actual Castelnuovo Bocca d'Adda. Los romanos, aunque sabían que los enemigos los superaban por mucho en número,[75]​ dejaron al otro lado del río Olgio a sus aliados celtas, temiendo que los traicionaran,[76]​ y derribaron los puentes.[77]​ También dejaron claro a sus legionarios que sólo podían vencer o morir.[78]​ Los cónsules formaron a su ejército con la orilla del río a sus espaldas, tan cerca que si retrocedían un poco los soldados entrarían en sus aguas.[79]​ Los romanos triunfaron porque se adoptaron la táctica de apuñalar al enemigo mientras rechazaban sus golpes con sus escudos,[80]​ en cambio, los celtas sólo podían lanzar tajos de arriba a abajo pues sus espadas no tenían punta.[81]

Un año más tarde, los cónsules Marco Claudio Marcelo y Cneo Cornelio Escipión Calvo rechazaron la petición de paz de los ínsubrios.[82]​ Los celtas contrataron 30 000 gesatas en el Ródano y se prepararon para resistir.[83]​ Los romanos cruzaron el río Po por primera vez[84]​ y asediaron Acerrae[85]​ pero los ínsubrios respondieron atacando a los anares y sitiando Clastidio.[86]​ Entonces Marcelo tomó parte de sus legiones y fue a ayudar a sus aliados,[87]​ encontrándose que los celtas levantaron el asedio y le presentaban batalla campal.[88]​ Ese día la caballería romana, sin ayuda, empujó a los celtas contra el Po,[89]​ muriendo muchos ahogados.[90]​ Por su parte, Escipión tomó Acerrae y los ínsubrios se retiraron a Mediolanum, su capital.[91]​ El cónsul la tomó por asalto y devastó el territorio.[92]

Finalmente, la tribu celta se rendía sin condiciones a Roma.[93]​ La Galia Cisalpina quedo bajo poder romano hasta la segunda guerra púnica.[1]

Referencias[editar]

  1. a b Allen, 2001: 60
  2. Polibio 2.24.3
  3. Polibio 2.24.4
  4. a b McDonnel-Staff, Paul. "The Battle of Telamon, 225 BC (part 2)". Ancient Warfare. Publicado el 17 de marzo de 2013. Consultado el 2 de enero de 2016.
  5. a b Head, 2012: 167
  6. Polibio 2.23.4
  7. a b c d Polibio 2.31.1
  8. a b Eutropio 3.5
  9. Polibio 2.21.1
  10. Polibio 2.21.5
  11. Polibio 2.21.6
  12. Polibio 2.21.7
  13. Polibio 2.21.9
  14. Polibio 2.22.1
  15. Polibio 2.22.2
  16. Polibio 2.22.11
  17. Livio 20.9
  18. a b Polibio 2.24.3-4
  19. Polibio 2.24.5
  20. Polibio 2.24.6
  21. Sage, 2013: 61
  22. Polibio 2.24.7
  23. Polibio 2.23.6
  24. Polibio 2.24.9
  25. Polibio 2.24.13
  26. Polibio 2.24.16
  27. Polibio 2.24.10
  28. Polibio 2.24.11
  29. Polibio 2.24.12
  30. Polibio 2.24.14
  31. Polibio 2.25.1
  32. Polibio 2.25.2
  33. Polibio 2.25.5
  34. Polibio 2.25.6
  35. Polibio 2.25.7
  36. Polibio 2.25.8
  37. Polibio 2.25.9
  38. Polibio 2.26.1
  39. Polibio 2.26.2
  40. Polibio 2.26.7
  41. Polibio 2.26.5-6
  42. Polibio 2.26.8
  43. Polibio 2.27.1
  44. Polibio 2.27.2
  45. Polibio 2.27.4
  46. Polibio 2.27.5
  47. Polibio 2.27.6
  48. Polibio 2.27.7
  49. Polibio 2.28.3
  50. Polibio 2.28.4
  51. Polibio 2.28.5
  52. Polibio 2.28.9
  53. Polibio 2.28.2
  54. Polibio 2.28.10
  55. Polibio 2.30.5
  56. Polibio 2.30.1
  57. Polibio 2.30.2
  58. Polibio 2.30.3
  59. Polibio 2.30.4
  60. Polibio 2.30.6
  61. Polibio 2.30.8
  62. Polibio 2.30.9
  63. Polibio 2.31.2
  64. Polibio 2.31.4
  65. Polibio 2.31.6
  66. Casio 12.20
  67. Polibio 2.31.7
  68. Polibio 2.31.8
  69. Polibio 2.32.1
  70. Polibio 2.32.2
  71. Polibio 2.32.1-2, 4
  72. Polibio 2.32.5
  73. Polibio 2.32.6
  74. Ó hÓgáin, 2002
  75. Polibio 2.32.7
  76. Polibio 2.32.8
  77. Polibio 2.32.9
  78. Polibio 2.32.10
  79. Polibio 2.33.7
  80. Polibio 2.33.6
  81. Polibio 2.33.5
  82. Polibio 2.34.1
  83. Polibio 2.34.2
  84. Livio 20.10
  85. Polibio 2.34.4
  86. Polibio 2.34.5
  87. Polibio 2.34.6
  88. Polibio 2.34.7
  89. Polibio 2.34.8
  90. Polibio 2.34.9
  91. Polibio 2.34.10
  92. Polibio 2.34.15
  93. Polibio 2.35.1

Bibliografía[editar]

Antiguas[editar]

  • Dion Casio. Historia romana. Libro 12 (fragmentos). Digitalizado por UChicago. Basado en traducción griego antiguo-inglés por Earnest Cary sobre la base de la versión de Herbert Baldwin Foster, 1914, volumen II de Loeb Classical Library.
  • Flavio Eutropio. Compendio de la Historia romana. Libro 3. Digitalizado por Forum Romanum. Basado en traducción latín-inglés por John Selby Watson, 1853, Londres: Henry G. Bohn.
  • Polibio. Historias. Libro 2. Digitalizado por UChicago. Basado en traducción griego antiguo-inglés por William Roger Paton, 1922, Londres: W. Heinemann, volumen I de Loeb Classical Library.
  • Tito Livio. Periocas. Versión digitalizada en 2003 por Livius.org. Basada en The Latin Library corregida con la edición de Paul Jal, Budé-edition, 1984. Traducción latín-inglés por Jona Lendering & Andrew Smith. Es un índice y resumen de una edición del siglo IV de su obra Ab Urbe condita (hoy mayormente perdida).

Modernas[editar]

  • Allen, Stephen (2001). Celtic Warrior: 300 BC-AD 100. Oxford: Osprey Publishing. ISBN 1-84176-143-5.
  • Head, Duncan (2012). Armies of the Macedonian and Punic Wars. Lulu. ISBN 9781326256562.
  • Ó hÓgáin, Dáithí (2002). The Celts: A History. Boydell Press, ISBN 9780851159232.
  • Pacheco López, Carlos (2010). "La batalla de Telamón". Revista Desperta Ferro, Núm. 2, pp. 30-37. ISSN 2171-9276.
  • Sage, Michael M. (2013). The Republican Roman Army: A Sourcebook. Routledge. ISBN 9781134682881.