Tarento

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tarento
Taranto
Ciudad de Italia
Ponte girevole.JPG

Escudo de Tarento
Escudo


Tarento
Tarento
Localización de Tarento en Italia
Coordenadas: 40°28′00″N 17°14′00″E / 40.466666666667, 17.233333333333


Coordenadas: 40°28′00″N 17°14′00″E / 40.466666666667, 17.233333333333
Idioma oficial italiano
 • Otros idiomas Dialecto tarentino
Entidad Ciudad
 • País Bandera de Italia Italia
 • Región Flag of Apulia.svg Apulia
 • Provincia Provincia de Tarento
Alcalde Ippazio Stefàno
Fundación 706 a. C.
 • Nombre «Taras»
Superficie  
 • Total 217 km²
Altitud  
 • Media 15 msnm
Distancias 49 km a Brindisi
74 km a Lecce
77 km a Bari
260 km a Nápoles
433 km a Roma
Clima Clima mediterráneo
Población (2012)  
 • Total 200,154 hab.
 • Densidad 954,75 hab/km²
Gentilicio tarentino
Huso horario CET (UTC+1)
 • en verano CEST (UTC+2)
Código postal 74100
Prefijo telefónico 099
Matrícula TA
Código ISTAT 073027
Fiestas mayores 10 de mayo
Hermanada con Ver aquí Ciudades hermanas
Patrón San Cataldo
Naval Jack of Italy.svg Marina Militare
  • Escuela de Suboficiales
  • Escuela de Submarinistas
Sitio web oficial

Tarento (en italiano Taranto, léase "Táranto", en griego antiguo Τάρας / Táras, en latín, Tarentum) es una ciudad del sur de Italia, en la zona costera de Apulia, a orillas del mar Mediterráneo en el istmo de la península salentina y da el nombre al golfo de Tarento. Fue fundada en el año 706 a. C. con el nombre de Taras.

Tarento es la capital de la provincia de Tarento. Actualmente, según cifras oficiales, cuenta con una población aproximada de 195.882 habitantes, tiene un área de 217 km². Es la segunda ciudad de la Apulia y la tercera más grande del sur de Italia.[cita requerida] Es sede de un gran puerto industrial y comercial, y de un arsenal de la Marina Militar Italiana. Es además sede de un importante centro industrial con bases siderúrgicas (el mayor centro siderúrgico de Europa), petroquímicas , y astilleros navales.

Historia[editar]

Orígenes[editar]

Colonia griega con el nombre de Taras o Tarantos, dio su nombre al golfo donde se situó (Golfo de Tarento). Fue fundada hacia el 706 a. C. por colonos dorios, como la única colonia espartana, con poca diferencia de tiempo con la fundación de las colonias de Sibaris y Crotona.

Los colonos eran jóvenes que habían nacido durante la primera guerra mesenia y sobre cuyos orígenes existían dudas; intentaron una revolución en Esparta que fracasó y decidieron emigrar dirigidos por Falanto. Se les conocía con el nombre de partenios (latín parthenii), hijos de mujeres espartanas solteras y perioikoi (hombres libres, pero sin ciudadanía espartana).

Tarento era probablemente entonces una población nativa, cuyo nombre fue adoptado por los colonos, y probablemente era el mismo nombre que el actual río Taras, si bien los griegos atribuyeron el nombre al héroe legendario Taras, supuesto hijo de Poseidón y de una ninfa de la región. Con el tiempo, Taras fue objeto de culto y también Falanto, y las dos figuras llegaron a confundirse.

Columnas dóricas de Tarento.

Como su puerto era el único del golfo de un tamaño aceptable y la ciudad estaba muy bien situada geográfica y estratégicamente, se convirtió en un gran emporio comercial, en una de las principales polis de la Magna Grecia, y muy próspera, a pesar de que sus tierras no eran muy fértiles, pero con muchos olivos y viñas.

Los tarentinos extendieron sus dominios sobre las tierras vecinas y se enfrentaron con los pobladores yapigios autóctonos, con nativos del interior, los mesapios y los peucetios, a los que derrotaron en repetidas ocasiones y se apoderaron de sus ciudades.

Siglo V a. C.[editar]

Hasta que un día del 473 a. C., los tarentinos, que combatían junto con tropas de Regio, fueron derrotadas severamente por los mesapios, y cayó el gobierno aristocrático (un rey a la manera de Esparta) y se impuso una democracia.

Más tarde se opuso a que la colonia panhelénica de Turios dominase el territorio de Siritis, cosa extraña ya que éste estaba separado del territorio de Tarento por el de Metaponto. Como los habitantes de Turios no cejaron en su empeño, estalló la guerra y Turios contó con la ayuda del exiliado espartano Cleándridas. Al final se llegó a un acuerdo por el cual en el territorio disputado se creó una nueva colonia conjunta llamada Heraclea (432 a. C.), que a pesar de ser común a ambas ciudades, sería considerada únicamente colonia de Tarento.

Durante la expedición a Sicilia de los atenienses, los tarentinos se negaron a proporcionar avituallamiento y asistencia a la flota expedicionaria, si bien sí que proveyeron a los barcos corintios y lacedemonios.
La segunda flota ateniense, dirigida por los estrategos Demóstenes y Eurimedonte, se detuvo en las islas Coerades, al otro lado del puerto de Tarento, y allí embarcaron unas tropas auxiliares aportadas por los mesapios.

Siglo IV a. C.[editar]

Durante el siglo IV a. C., la paz y la prosperidad fue general. El gobierno fue influido o ejercido por Arquitas, filósofo pitagórico, que fue estratego al menos siete veces y salió triunfante en sus batallas, seguramente contra los mesapios (hacia 380-360 a. C.)

Los tiempos de paz terminaron cuando se inició la guerra contra los lucanos. Arquídamo II, rey de Esparta, dirigió una expedición a Italia hacia el 346 a. C. Lo único que se sabe de esta expedición, que duró unos años, es que acabó con una derrota hacia el 338 a. C. en Manduria, a unos 40 km de Tarento, en la que murió. Fue una victoria conjunta de los lucanos y de los mesapios, lo que propició la alianza posterior entre ambos pueblos.

En el 332 a. C., Alejandro rey de los molosos del Reino del Epiro, fue invitado por los tarentinos a sumarse en la lucha contra los mesapios, y estuvo batallando en la zona hasta el 326 a. C.; primero derrotó a los mesapios y les obligó a firmar la paz, y después combatió a los lucanos y a los brutios. Los lucanos y los samnitas fueron derrotados en una gran batalla cerca de Paestum, y Alejandro penetró en el corazón del territorio de Bruttium. Pero enemistado con los tarentinos se volvió contra ellos y ocupó Heraclea y planeó transferir la sede del congreso de las ciudades griegas de la Magna Grecia (que estaba en Heraclea) a una ciudad en en territorio de Turios, junto al río Acalandros, pero murió en el 326 a. C. antes de llevarlo a término.

En el 326 a. C., Tarento prometió ayudar a Nápoles contra Roma, pero nunca lo cumplió y se limitó a incitar a los lucanos contra Roma. En el 321 a. C., los tarentinos hicieron de mediadores entre romanos y samnitas y amenazaron con la guerra al bando que no detuviera las hostilitades, amenaza que no se materializó.

En el 303 a. C., hiiceron un tratado por el cual se estableció que los romanos no podrían traspasar el Cabo Lacinio, pero los romanos violaron el acuerdo en el 302 a. C., cuando una flota dirigida por L. Cornelius irrumpió en el golfo de Tarento para aportar ayuda a Turios, y estuvo a la vista de la ciudad tarentina.

En el 303 a. C., los tarentinos tuvieron que solicitar ayuda a los espartanos. Un ejército mercenarios dirigido por Cleónimo, tío del rey de Esparta llegó a Tarento. Los lucanos y mesapios pidieron la paz; pero Cleónimo se enemistó con los tarentinos por su arrogancia y su lujuria, por lo que éstos solicitaron asistencia a Agatocles, que según parece no se la prestó, dado que era aliado de los yapigios y los peucetios.

Siglo III a. C.[editar]

Los romanos ayudaron a Turios contra los lucanos en el 283 a. C., durante la cuarta guerra samnita. Los tarentinos atacaron a la flota romana y hundieron cuatro naves y capturaron una. A continuación atacaron a Turios, con la excusa de que habían llamado a los romanos, y ocuparon la ciudad y expulsaron a la guarnición romana. Roma envió embajadores para exigir explicaciones, pero las peticiones romanas fueron rechazadas y la embajada romana fue maltratada. Roma les declaró la guerra en el 281 a. C., guerra que se condujo con poca energía.

Los tarentinos pidieron ayuda al rey Pirro de Epiro, que envió a su general Milo a ocupar la ciudadela de Tarento con tres mil hombres, y él mismo acudió poco después.
Los tarentinos en esta época eran muy refinados y no les interesaba demasiado la guerra, aunque podían disponer de importantes fuerzas: un cuerpo de caballería y un importante contingente de la falange con armamento pesado, llamado el Leucáspides (por sus escudos blancos), que lucharon al lado de Pirro, especialmente en la batalla de Ásculo. Después de un tiempo de victorias, Pirro fue al final derrotado por Curi y se retiró de Italia en el 274 a. C. dejando al general Milo con una guarnición. Los tarentinos se dividieron entre los partidarios de someterse a Roma y los partidarios de pedir ayuda a Cartago. Una flota cartaginesa fue enviada a Tarento, pero llegó demasiado tarde, cuando Milo ya había capitulado y había rendido la ciudadela al cónsul romano Papirius (272 a. C.).

La Tarento romana[editar]

Vista aérea de Tarento en la actualidad.

Desde entonces, Tarento quedó sujeta a Roma, pero la ciudad permaneció formalmente independiente y los ciudadanos tenían sus propias leyes y conservaron sus tierras. Una legión romana se estacionó en Tarento. Los romanos la llamaban Tarentum.

Durante la Primera Guerra Púnica, los tarentinos proveyeron de barcos a los romanos. En la Segunda Guerra Púnica, la ciudad fue una base militar romana. Aníbal planeó ocuparla para asegurarse las comunicaciones con África y el partido cartaginés en la región abrió negociaciones con el general cartaginés después de Cannas, pero la guarnición romana de la ciudad impidió cualquier tentativa, hasta que en 212 a. C., los cabecillas del partido cartaginés, Nico y Filemenos, tomaron el poder y redujeron a la guarnición romana en la ciudadela y como el ataque fracasó la ciudadela fue asediada por tierra y mar; el asedio duró dos años, en los cuales los asediados pudieron recibir algunos suministros por naves romanas que rompían el bloqueo; una flota enviada por Roma bajo el mando de Quincio fue derrotada por los tarentinos.

En 209 a. C., Quinto Fabio Máximo marchó contra Tarento y la sitió y se acantonó al norte de la ciudad, pudiendo entrar en contacto con Livio, comandante de la ciudadela. Pero accidentalmente los romanos pudieron sorprender y ocupar la ciudad casi sin lucha y la guarnición cartaginesa fue exterminada junto con muchos habitantes que habían favorecido a los cartagineses. Livio respetó los monumentos y edificios, si bien se trasladó a Roma la estatua de Heracles de Lisipo, que adornó el Capitolio.

Se logró un gran botín, que incluía mucho oro. Durante los intentos cartagineses de ocupar la ciudad, los asedios y la reconquista romana, Tarento quedó maltrecha. Fabio se opuso a reducir la ciudad a la misma condición que Capua, y la decisión se pospuso hasta el final de la guerra, pero no se sabe cuál fue la decisión final del Senado, pero aparece en el periodo siguiente reteniendo aún parte de su libertad como una ciudad federada y aliada.

Un pretor romano fue enviado al sur de Italia y fijó su residencia habitual en Tarento. El pretor L. Postumius investigó en 185 a. C., los ritos de las bacanales que se hacían en la ciudad, tanto entre los ciudadanos como entre los esclavos.

En 123 a. C., Cayo Sempronio Graco estableció una colonia romana en Neptunia, en el territorio de Tarento. Si bien la colonia adquirió prosperidad, la ciudad de Tarento fue decayendo poco a poco, pero se mantuvieron la lengua y las costumbres griegas, como pasaba también en Nápoles y Regio. El puerto la preservó de una decadencia más profunda, como fue el caso de otras polis de la Magna Grecia.

En Tarento firmaron un acuerdo Marco Antonio y Octavio, en 36 a. C. En los años siguientes el puerto de Brundusium adquirió más importancia y propició el declive de Tarento.

Con el emperador romano Nerón, se estableció allí otra colonia, de veteranos, que no arraigó.

Siglos posteriores[editar]

No vuelve a aparecer en la historia hasta el siglo IV, cuando se había recuperado y mantenía la importancia de su puerto.

Fue capturada por Belisario a los ostrogodos, pero fue reconquistada por Totila en 549, y la retuvo en su poder hasta que fue reconquistada por Narsés y permaneció en manos bizantinas, hasta que fue ocupada por el duque lombardo de Benevento, Romualdo, en 661.

En el siglo IX fue conquistada por los musulmanes, quienes establecieron un emirato de Tarento durante los años 840-880.[1] Una flota veneciana enviada para retomar la ciudad por petición del emperador bizantino Teófilo fue destruida por los árabes en 840.[2] Bizancio pudo recuperar la ciudad en el año 880, en el marco de la reconquista del sur de Italia llevada a cabo por Basilio I.[3]

Los griegos la conservaron hasta que Roberto Guiscardo la ocupó en 1063 y desde entonces fue un principado.

El principado de Tarento formó parte del Reino de Nápoles y de las Dos Sicilias, hasta incorporación a Italia en 1861. Fue base aliada en la Primera Guerra Mundial.

Evolución demográfica[editar]

Gráfica de evolución demográfica de Tarento entre 1861 y 2008
Fuente ISTAT - elaboración gráfica de Wikipedia

Transportes[editar]

Aeropuerto Código IATA Código OACI
Aeroporto Taranto Grottaglie esterno.jpg Aeroporto de Tarento-Grottaglie TAR LIBG

Deportes[editar]

Equipo Deporte Competición Estadio Creación
Taranto Football Club 1927 Football pictogram.svg Fútbol Serie D Stadio Erasmo Iacovone 1927

Tarentinos ilustres[editar]

Ciudades hermanadas[editar]

Tarento está hermanada con las siguientes ciudades:

Referencias[editar]

  1. DUTOUR, THIERRY (2003): La ciudad medieval. Orígenes y triunfo de la Europa urbana. – Paidós, Buenos Aires, 2005, pág. 83. ISBN 950-12-5043-1
  2. HERRIN, JUDITH (1973): «La crisis de la Iconoclastia», en MAIER, FRANZ GEORG (comp.), Bizancio. – Siglo XXI, México D.F., 2000, pág. 121. ISBN 968-23-0496-2
  3. Winfried HECHT: «El Renacimiento macedónico», en Franz Georg MAIER (compilador): Bizancio. [1973]. México DF: Siglo XXI, 2000, pág. 179. ISBN 968-23-0496-2

Enlaces externos[editar]