Batalla de Calpulalpan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Batalla de Calpulalpan 1860
Guerra de Reforma
Fecha 22 de diciembre de 1860
Lugar San Miguel de la Victoria, Estado de México
Resultado Victoria liberal decisiva[1]
Beligerantes
Flag of Mexico (1823-1864, 1867-1968).png Liberales Flag of Mexico (1823-1864, 1867-1968).png Conservadores
Comandantes
Jesús González Ortega Miguel Miramón
Fuerzas en combate
11.000 hombres y 14 piezas de artillería[2] 8.000 hombres y 30 piezas de artillería[2]
[editar datos en Wikidata]

La Batalla de Calpulalpan tuvo lugar el 22 de diciembre de 1860 durante la Guerra de Reforma en las inmediaciones de la Comunidad de San Miguel de la Victoria en el Municipio de Jilotepec en el Estado de México, México. Sería la última batalla de la Guerra de Reforma (1858-1860).

Contendientes[editar]

En la primera etapa del conflicto la balanza parecía inclinarse a favor de los conservadores, quienes contaban con el apoyo de la mayoría del ejército formal, pero poco a poco la tendencia fue revirtiéndose, hasta que en Calpulalpan, el partido conservador se jugó su última carta con su mejor general Miguel Miramón, al mando de ocho mil soldados, treinta cañones y algunos de los oficiales más experimentados como Leonardo Márquez, Miguel Negrete, Francisco A. Vélez, Miguel Negrete y Marcelino Cobos.

Las tropas del ejército liberal, al mando del general Jesús González Ortega quien tenía a su mando a los generales Ignacio Zaragoza, Leandro Valle, Nicolás Régules y Francisco Alatorre con una fuerza de 11.000 hombres y 14 piezas de artillería. Su ejército estaba formado por las guerrillas republicanas que se habían levantado contra el golpe de Estado tres años atrás y, pese a no tener en su mayoría educación militar, eran soldados curtidos en los campos de batalla.

Antecedentes[editar]

Tras la conquista de Guadalajara el 3 de noviembre de 1860[3] [4] los liberales se apoderaron de la iniciativa bélica.[5] Empezaron a ganar territorios dirigiéndose hacia la capital mexicana. Para detener el avance de sus enemigos el general Miramón salió de Ciudad de México siendo acosado constantemente por las guerrillas liberales que operaban alrededor de la urbe.

Mientras el general González Ortega avanzaba a su encuentro con 20.000 hombres.[3]

Ambos ejércitos se encontraron en Calpulalpan el 21 de diciembre y tras fracasar las negociaciones se prepararon para la batalla.[2]

La batalla[editar]

Al día siguiente y a pesar de su inferioridad numérica, las 8:00 a.m. Miramón comenzó un ataque contra el ala izquierda liberal aprovechando su superioridad de su artillería, siendo contraatacado dos horas después, por las superiores fuerzas de Zaragoza en el flanco derecho conservador, y por Régules por el centro; al mismo tiempo, los generales González Ortega, Leandro Valle y Alatorre avanzaron para envolver a los conservadores por la retaguardia, movimiento que decidió la acción de armas y la victoria liberal. El ejército conservador quedó completamente destrozado. González Ortega encabezó la parte final de la batalla, resultando totalmente derrotado el ejército conservador.

Miramón escapó y regresó a la Ciudad de México en busca de apoyo, donde logró reunir a 1.500 hombres pero pronto desertaron; perdida su causa, salió de la capital rumbo a Veracruz y huyó días después rumbo a La Habana, Cuba, de donde partió rumbo a Francia.[2] Años después regresaría con el emperador Maximiliano.

Consecuencias[editar]

  • El resultado de esa batalla marcó el fin de la Guerra de Reforma y causó la desintegración del ejército conservador.
  • El 25 de diciembre en la Navidad de 1860, el general González Ortega hizo su entrada triunfal a la Ciudad de México al frente de 30.000 soldados, concluyendo así la guerra con el triunfo del bando liberal en la Guerra de Reforma.
  • El 5 de enero el presidente Benito Juárez entró a la capital desde Veracruz señalando el fin oficial de las hostilidades.[2] Sin embargo, aunque estaban vencidos, los generales Márquez, Cobos y Tomás Mejía[2] continuaron oponiendo resistencia en algunos focos conservadores.[6]
  • Así el Estado laico y republicano se afirmó en la historia mexicana al someter a las poderosas corporaciones que influían decisivamente en el rumbo del país: La Iglesia y el Ejército.

Referencias[editar]

  1. Melinda Rankin (2008). Veinte años entre los mexicanos: Relato de una labor misionera. Nuevo León: Fondo Editorial de Nuevo León, pp. 138. ISBN 978-970-9715-59-0.
  2. a b c d e f David Marley (2008). Wars of the Americas: A Chronology of Armed Conflict in the Western Hemisphere, 1492 to the Present. Santa Bárbara: ABC-CLIO, pp. 793. ISBN 978-1-59884-101-5.
  3. a b Robert L. Scheina (2003). Latin America's Wars. The Age of Caudillo 1791-1899.. Washington D. C.: Potomac Books, Inc. ISBN 978-1-57488-450-0. El asedio de Guadalajara empezó el 22 de septiembre de ese año.
  4. Francisco Bulnes (1967). Juárez y las revoluciones de Ayutla y de Reforma. Ciudad de México: H. T. Milenio, pp. 425. En Ciudad de México quedaban en aquel momento poco más de 6.000 soldados y 3.000 en Guadalajara.
  5. Héctor Díaz Zermeño & Javier Torres Medina (2005). México: De la Reforma y el Imperio. Ciudad de México: UNAM, pp. 26. ISBN 970-32-2217-X.
  6. Patricia Galeana de Valadés (2006). El tratado McLane-Ocampo: La comunicación interoceánica y el libre comercio. Ciudad de México: Editorial Porrúa, pp. 354. ISBN 970-07-5871-0.