Banisteriopsis caapi

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Ir a la navegación Ir a la búsqueda
Symbol question.svg
 
Ayahuasca
Aya mujeres.jpg
Ayahuasca
Taxonomía
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Malpighiales
Familia: Malpighiaceae
Género: Banisteriopsis
Especie: B. caapi
(Spruce ex Griseb.) C.V.Morton 1931

Banisteriopsis caapi es el nombre científico del yagé, también conocido como ayahuasca, parra ayahuasca, caapi, yagugue, jagube, mariri, pildé, bejuco de oro, biaxa, boa, parra boa, dapa, doctor, kahi, maridi, mihí, natema, nepe, pinde, totenliana o vino de la muerte.[1]​ Es una especie botánica de liana, del género banisteriopsis, de la familia de las malpiguiáceas.

El banisteriopsis caapi es una parra gigante con ramas largas y fuertes cuyas hojas son redondas, verdes y puntiagudas. La flor puede alcanzar los 14 centímetros con cinco pétalos que pueden ser blancos y rosados, pero florece muy pocas veces en áreas tropicales, mientras sus frutos brotan entre marzo y agosto. Se desconoce el territorio original de la banisteriopsis caapi, pero se encuentra en los territorios amazónicos de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil y Venezuela,[1]​ en donde las comunidades indígenas amazónicas la utilizan en ceremonias rituales como ayahuasca, una decocción con una larga historia de uso enteógeno.

La planta contiene harmina y tetrahidroharmina (THH). Estos alcaloides de la clase Beta-carbolina, actúan como inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO), los cuales permiten al componente psicoactivo primario Dimetiltriptamina (DMT) entrar en actividad. El DMT proviene de otras plantas como la psychotria viridis, también conocida como chacrona; la diplopterys cabrerana, conocida como chagropanga o chaliponga; la brunfelsia splendida; la brugmansia suaveolens, conocida como trompetero, floripondio, tomapende o toé; y la banisteriopsis rubyana.[2][3]​ El vástago de la planta de yagé contiene 0.11-0.83% de beta-carbolina con harmina y THH como sus mayores componentes.[4]​ El nombre Banisteriopsis hace homenaje al clérigo y naturista inglés John Banister (1650 - 1692).[5][6]

Se distinguen dos variedades de yagé: mariri caupuri que crece más cerca del Ecuador y el mariri tucunaca que crece en zonas más frías como el sur del Brasil. Ambas variedades pertenecen a la misma especie, aunque tienen diferencias morfológicas y causan diferentes efectos.[7]

El botánico inglés Richard Spruce identificó a la banisteriopsis caapi dentro de la familia de las malpighiaceae en los estudios que realizó entre 1849 y 1864 en la Amazonía brasileña, venezolana y ecuatoriana en compañía de Alfred Russel Wallace y Henry Walter Bates. Reunieron más de 30 mil especies vegetales entre la Amazonía y los Andes, entre las cuales estaba el yagé del cual describieron que era utilizado por los indígenas del río Vaupés entre Venezuela y Brasil, los cuales le daban el nombre de caapi y lo utilizaban en sus rituales. Los indígenas que conocieron los botánicos fueron los tucanos entre Colombia y Brasil e indígenas de Ecuador.[8]

Descripción[editar]

Hojas de banisteriopsis caapi.

Hábito[editar]

El yagé es un enorme arbusto trepador que produce tallos leñosos que pueden alcanzar los 30 metros de largo. Es además una planta enredadera que necesita un soporte para encaramarse como otra planta, un muro o un peñasco. Crece generalmente en la selva tropical en donde es buscada por los indígenas que la utilizan en ritos tradicionales de medicina, aunque algunos grupos pueden cosecharla, pero los conocedores más conservadores prefieren tomarla del ambiente natural al considerar que así es más potente.[9]

La planta es endémica de las áreas tropicales y subtropicales de Sudamérica, especialmente en regiones andinas y amazónicas de Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil y Venezuela. No se encuentra de manera natural en otros continentes del mundo, aunque su creciente popularidad hace que sea trasplantada a otros continentes a manera de cultivo o como planta ornamental, pero no tolera los fríos extremos.[10]

Flor[editar]

El yagé produce una flor pequeña que puede alcanzar una dimensión de 14 centímetros con un número de entre 4 y 5 pétalos que pueden ser blancos o rosados. Las flores están distribuidas en un sistema simpódico de ramificación. Las flores son hermafroditas, raramente unisexuales, radiales de 5 pétalos.[10]

Fruto[editar]

Drupas o esquizocarpo de una sola semilla, similar a los granos del café y rico en vitamina C.[10]

Tallo[editar]

Se trata de un bejuco de planta de guía o enredadera con tallos elongados y delgados que nunca se sostienen por sí mismos. Cada nudo tiene su respectivo entrenudo y hojas y yemas como un módulo. Todos los módulos de la planta tienen un grosor y funcionalidad más o menos similares, que adaptan al módulo a las condiciones locales. El bejuco puede alcanzar hasta 30 metros de largo.

Hojas[editar]

Como en malpighiaceae, las hojas son grandes y crecen opuestas y alternas, simples y de márgenes enteros lobulados, con glándulas pluricelulares en el marge y venación pinnada.[10]

Etimología[editar]

La palabra Banisteriopsis hace referencia al clérigo y naturista inglés John Banister[5]​ y el nombre del género botánico de plantas con flores con 136 especies perteneciente a la familia malpighiaceae y que es originario de las áreas tropicales y subtropicales de las Américas. Generalmente se abrevia como B.

Caapi proviene de la lengua Ñe'engatú de la familia lingüística tupí-guaraní, que era la lengua más extendida en la costa de Brasil y en la amazonia colombiana (río Vaupés) antes del contacto con los europeos, y que siguió siendo extensivamente usada por los colonizadores en el primer período de la colonización portuguesa. Según Spruse, caapi traduce yerba u hoja delgada.[11]

Las palabras ayahuasca o yagé se refieren tanto a la B. caapi como a la bebida preparada por los indígenas en sus rituales:

  • Ayaguasca es una palabra quechua que traduce bejuco de la muerte. Esta palabra es utilizada en Perú, Bolivia y en partes del Ecuador.
  • Yagé es una palabra cofán (también se encuentra en otras fuentes escrita como yajé)[12]​ y es utilizada por indígenas de la Amazonia y Andes colombianos, ecuatorianos y en regiones peruanas cercanas a las fronteras de estos dos países.[13]

Contra indicaciones y riesgos[editar]

Dentro de la ritualidad de las culturas indígenas suramericanas, el consumo de banisteriopsis caapi o yagé se da siempre bajo la guía de un maestro experimentado en la forma de preparación de la planta y en sus efectos. Por esta misma razón, el consumo de yagé por fuera de dicha ritualidad o sin la asistencia de personas experimentadas no es recomendable. La planta puede causar efectos diferentes en cada persona.

De los efectos más conocidos y que dentro de la ritualidad se tienen como signos de que la medicina hace un efecto positivo, están:[14]

Otros efectos posibles cuando el yagé se combina con la planta chacrona o con la chagropanga, entre otras que contienen el DMT, pueden ser:[14]

Ni el yagé ni el DMT son adictivos.[14]

Usos[editar]

Preparación de la ayahuasca.

Banisteriopsis caapi o yagé es una planta utilizada esencialmente por comunidades indígenas amazónicas de países como Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Brasil y Venezuela para la preparación de la ayahuasca, un brebaje que se cocina con otra planta como la psychotria viridis, entre otras. En dicho contexto es conocida por los pueblos indígenas como una planta medicinal que llama la atención por sus efectos psicodélicos y porque presenta casos en los cuales pacientes depresivos, adictos, etc, han superado substancialmente sus enfermedades.[15]

Estudios[editar]

El yagé y su utilización en ritos indígenas y medicina tradicional fue conocido por los conquistadores europeos del siglo XVI, pero los antiguos pueblos indígenas suramericanos posiblemente lo utilizaban siglos antes. El hecho de que las culturas indígenas suramericanas no tuvieran escritura, evita que se conozcan datos cronológicos desde la perspectiva occidental y que los estudiosos tracen sus orígenes en relatos orales y tradicionales. Por otro lado, los procesos de conquista y cristianización de los pueblos indígenas sometidos causó campañas de persecución y exterminio de los saberes autóctonos:

En 1608, el cura doctrinero de Huarochirí, Francisco de Avila puso las autoridades coloniales en alerta al denunciar sus feligreses andinos de proseguir clandestinamente con los cultos precolombinos. Avila afirmó que los indígenas de su parroquia, pese a ser bautizados desde hace mucho tiempo, eran idólatras y rendían culto a las deidades andinas como antes de la conquista. El así llamado "descubrimiento de la idolatría" por Francisco de Avila desencadenó en el arzobispado de Lima la primera campaña para extirpar la idolatría.[16]

Los principales relatos desde la perspectiva occidental acerca de la utilización del yagé se encuentran en cronistas de religiosos católicos que estuvieron en contacto directo con comunidades indígenas yageseras desde el tiempo de las conquistas. Por ejemplo, un misionero dominico en el Putumayo (Colombia), menciona el yagé como una de las tradiciones del pueblo siona:

Al yagé los indios lo llaman con frecuencia remedio. Será no sólo porque a veces lo usan realmente como remedio (como purgante), sino porque en su concepto viene a ser para ellos remedio de muchos males. El yagé se ha escrito bastante en Colombia; no solamente han escrito sobre él los misioneros, sino también algunos seglares científicos que han visitado estas regiones del Caquetá y Putumayo. En el archivo de este Vicariato Apostólico, en Las Casas, hay coleccionadas 60 fichas bibliográficas sobre el yagé (...).[17]

En 1931 el químico alemán Richard Helmuth Fredrick Manske sintetizó el dimetiltriptamina (DTM) gracias al descubrimiento del químico y microbiologista brasileño Oswaldo Gonçalves de Lima, el cual había logrado individuar un alcaloide que posteriormente sería denominado DTM.[18]​ Este evento abrió un interés de la comunidad científica sobre plantas como el yagé y aquellas que los indígenas utilizaban como medicina y en sus ritos tradicionales.

En 1957 los químicos estadounidenses Francis Hochstein y Anita Paradies identificaron DMT en un extracto acuoso de las hojas de una planta llamada prestonia amazonica y que describieron como comúnmente mezclada con banisteriopsis caapi.[19]​ Posteriormente, en una revisión de Richard Evans Schultes y Robert F. Raffaus, se concluyó que la identificación de la otra planta como prestonia amazonica no era exacta. La pretonia amazonica es una apocynaceae identificada por el médico y naturista inglés Richard Spruce en sus viajes de investigación en la amazonia en 1908[11]​ y que parece no tener relación con el yagé o la psychotria viridis.[13]

El hecho creó una discusión científica y atrajo a más investigadores como el farmacólogo francés Jacques Poisson que logró aislar DMT de hojas que le cedieron los aguaruna del Perú. Poisson identificó la planta como bejuco de la diplopterys cabrerana, entonces conocida como banisteriopsis rusbyana.[20]

En 1970 se publicaron los primeros estudios sobre la identificación del DMT en la chacrona o psychotria viridis por un grupo de investigadores estadounidenses dirigidos por el farmacólogo Ara der Marderosian.[21]​ El equipo no sólo pudo identificar el DMT en las hojas de la chacrona que les cedieron los Huní Kuin, sino que también conocieron ejemplos de decocción de la ayahuasca preparada por los mismos indígenas.

En 1971 las Naciones Unidas en la Convención sobre sustancias psicotrópicas clasificó el DTM como droga prohibida, lo que significó que sería estrictamente monitoreada y utilizada sólo en investigación científica y uso médico. Aunque ello no incluyó al yagé ni a la decocción de ayahuasca, este hecho redujo los trabajos de investigación científica.[22]

El 23 de julio de 2008 la República del Perú declaró la ayahuasca como patrimonio cultural de la nación:

Que, la planta Ayahuasca-banisteriopsis caapi-es una especie vegetal que cuenta con una extraordinaria historia cultural, en virtud de sus cualidades psicotrópicas y a que se usa en un brebaje asociado a la planta conocida como Chacruna-Psichotria viridis (...) Articulo Único.- Declarar Patrimonio Cultural de la Nación a los conocimientos y usos tradicionales de Ayahuasca practicados por las comunidades nativas amazónicas, como garantía de continuidad cultural.[23]

Taxonomía[editar]

Euphorbia chamaesyce fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Journal of the Washington Academy of Sciences 21(20): 486. 1931.[24]

Sinonimia

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Keith Cleversley (2002). Banisteriopsis caapi – Ayahuasca. Entheology. Enlace rescatado el 5 de junio de 2018 de http://entheology.com/plants/banisteriopsis-caapi-ayahuasca/
  2. Ricardo Díaz Mayorga (2004). El Yagé – Breve descripción etnomédica. Enlace rescatado el 6 de junio de 2018 de http://www.visionchamanica.com/yage_EMC/etnomedicina_yage.htm
  3. Leo Shapiro. Encyclopedia of Life. Enlace rescatado el 6 de junio de 2018 de http://eol.org/pages/484970/hierarchy_entries/58828254/overview
  4. Callaway, J. C.; Brito, Glacus S.; Neves, Edison S. (June 2005). "Phytochemical analyses of Banisteriopsis caapi and Psychotria viridis". Journal of Psychoactive Drugs. 37 (2): 145–150. doi:10.1080/02791072.2005.10399795. PMID 16149327. closed access publication – behind paywall
  5. a b The CRC World Dictionary of Plant Names by Umberto Quattrocchi
  6. Sp. Pl. 1: 427. 1753 [1 de mayo 1753]; nom. rej. (GCI)
  7. Phytochemical Analyses of Banisteriopsis Caapi and Psychotria Viridis J. C. Callaway et al. 2011. Department of Pharmaceutical Chemistry, University of Kuopio, Finland b Centro de Estudos Medico da Uniāo do Vegetal, Sāo Paulo, Brazil.
  8. HOENE, F. C. Plantas tóxicas e medicinais.SP, Graphicars - Depto de Botânica do Estado de São Paulo, 1939 p.162
  9. Banisteriopsis caapi. Useful Tropical Plants. Enlace rescatado el 6 de junio de 2018 de http://tropical.theferns.info/viewtropical.php?id=Banisteriopsis+caapi
  10. a b c d William R. Anderson (2004). Malpighiaceae. In: N. P. Smith et al., eds. 2004. Flowering Plants of the Neotropics. Princeton. Pp. 229–232. Anderson, W. R. 2013.
  11. a b Spruce, Richard (1908). Notes of a botanist on the Amazon and the Andes. ed. A.R. Wallace. 1908, p. 414.
  12. Medellín Becerra, Jorge Alejandro y Diana Fajardo Rivera (2006). Diccionario de Colombia. Grupo Editorial Norma. Bogotá. ISBN: 958-04-8561-5. Entrada "Yagé", pag. 1039.
  13. a b Evans Schultes, Richard and Robert F. Raffaus (1960). Prestonia: An Amazonic Narcotic or Not? Botanical Museum Leaftlets, Harvard University, Cambridge, Massachussets, June 30, 1960.Vol. 19, No. 5. Pp. 109-122.
  14. a b c Ryan Hurd (2017). Ayahuasca Side Effec. Livestrong. August 14, 2017. Enlace rescatado el 5 de junio de 2018 de https://www.livestrong.com/article/140204-ayahuasca-side-effects/
  15. What is Ayahuasca. Introduction. Ayahuasca Info. Enlace rescatado el 5 de junio de 2018 de http://www.ayahuasca-info.com/introduction
  16. Iris Gareis (2007). Extirpación de idolatrías e identidad cultural en las sociedades andinas del Perú virreinal (siglo XVII). In Boletín de Antropología, Vol. 18 No. 35, Departamento de Antropología, Universidad de Antioquia, Medellín, Colombia, Año 2004, pp. 262-282; el artículo forma parte del Dossier: Investigaciones alemanas en América Latina, coord. por Sol Montoya Bonilla. Enlace rescatado el 8 de junio de 2018 de https://journals.openedition.org/nuevomundo/3346
  17. Fray Plácido de Calella (1940). Apuntes sobre los indios siona del Putumayo. Antrophos 35-36.
  18. Ott, Jonathan (1998). "Pharmahuasca, anahuasca and vinho da jurema: human pharmacology of oral DMT plus harmine". In Müller-Ebeling, C. Special: Psychoactivity. Yearbook for Ethnomedicine and the Study of Consciousness. 6/7 (1997/1998). Berlin: VWB. ISBN 3-86135-033-5
  19. Hochstein F.A.; Paradies A.M. (1957). "Alkaloids of Banisteria caapi and Prestonia amazonicum". Journal of the American Chemical Society. 79 (21): 5735–36. doi:10.1021/ja01578a041.
  20. Poisson J. (April 1965). "Note sur le "Natem", boisson toxique péruvienne et ses alcaloïdes" [Note on "Natem", a toxic Peruvian beverage, and its alkaloids]. Annales Pharmaceutiques Françaises (in French). 23: 241–4. ISSN 0003-4509. PMID 14337385.
  21. Der Marderosian A.H.; Kensinger K.M.; Chao J.-M.; Goldstein F.J. (1970). "The use and hallucinatory principles of a psychoactive beverage of the Cashinahua tribe (Amazon basin)". Drug Dependence. 5: 7–14. ISSN 0070-7368. OCLC 1566975.
  22. Schaepe, Herbert (2001). "International control of the preparation "ayahuasca"" (JPG). Erowid. Retrieved November 29, 2010.
  23. Peru declara la Ayahuasca Patrimonio Cultural. Visto, el informe Nº 056-2008-DRECP/INC de fecha 29 de mayo de 2008, emitido por la Dirección de Registro y Estudio de la Cultura en el Perú Contemporáneo. Enlace rescatado el 8 de junio de 2018 de http://www.bialabate.net/news/peru-declara-la-ayahuasca-patrimonio-cultural
  24. «Banisteriopsis caapi». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 25 de enero de 2013. 
  25. Banisteriopsis caapi en PlantList

Bibliografía[editar]

Alemán[editar]

  • Adelaars, Arno. Ayahuasca. Rituale, Zaubertränke und visionäre Kunst aus Amazonien. ISBN 978-3-03800-270-3

Castellano[editar]

  • Calvo, César (1981). Las tres mitades de Ino Moxo y otros brujos de la Amazonia. Proceso Editores. Jirón Ñapo, Iquitos, Perú, 1981. ISBN 9789592602946
  • Reichel-Dolmatoff, Gerardo (1988). El Chaman y el Jaguar. Estudio de las drogas narcóticas entre los indios de Colombia. Siglo XXI Editores. ISBN 968-23-0285-4
  • Schultes, Richard Evans y Robert F. Raffauf (1992). El bejuco del alma: Los médicos tradicionales de la Amazonia colombiana, sus plantas y rituales. Fondo de Cultura Económica. ISBN 978-958-38-0099-6
  • Payaguaje, Fernando (1994). El Bebedor de Yagé. Editorial Hermanos Capuchinos. ISBN 978-84-85064-22-9

Inglés[editar]

  • Balfour, Bruce (2004). Prometheus Road (Ace Science Fiction). Mass Market Paperback. ISBN 0-441-01221-3
  • Bear, Jaya (2000). Amazon Magic: The Life Story of Ayahuasquero & Shaman Don Agustin Rivas Vásquez. Libros Colibri (January 2000). ISBN 0-9674255-0-6. ISBN 978-096742550
  • Burroughs, W. and Allen Ginsberg (1963). The Yage Letters. San Francisco: City Lights Books, 1963. ISBN 0-87286-004-3
  • Dobkin De Rios, Marlene (1984). Visionary Vine: Hallucinogenic Healing in the Peruvian Amazon. 2nd ed. Prospect Heights, IL: Waveland, 1984. ISBN 0-88133-093-0
  • Dobkin de Rios, Marlene & Roger Rumrrill (2008). A Hallucinogenic Tea, Laced with Controversy: Ayahuasca in the Amazon and the United States. Westport, CT: Praeger, 2008. ISBN 97-0-313-34542-5
  • Hancock (2005). Supernatural: Meetings with the Ancient Teachers of Mankind. London: Century, 2005. ISBN 1-84413-681-7 [1]
  • Heaven, Ross and Howard G. (2006) Charing. Plant Spirit Shamanism: Traditional Techniques for Healing the Soul. Vermont: Destiny Books, 2006. ISBN 1-59477-118-9
  • Lamb, Bruce F. (1985). Rio Tigre and Beyond: The Amazon Jungle Medicine of Manuel Córdova. Berkeley: North Atlantic, 1985. ISBN 0-938190-59-8
  • Langdon, E. Jean Matteson & Gerhard Baer (1992). eds. Portals of Power: Shamanism in South America. Albuquerque: University of New Mexico Press, 1992. ISBN 0-8263-1345-0
  • Luna, Luis Eduardo (1986). Vegetalismo: Shamanism among the Mestizo Population of the Peruvian Amazon. Stockholm: Almqvist & Wiksell International, 1986. ISBN 91-22-00819-5
  • Luna, Luis Eduardo & Pablo Amaringo (1999). Ayahuasca Visions: The Religious Iconography of A Peruvian Shaman. Berkeley: North Atlantic, 1999. ISBN 1-55643-311-5
  • Luna, Luis Eduardo & Stephen F. White (2000). eds. Ayahuasca Reader: Encounters with the Amazon's Sacred Vine. Santa Fe, NM: Synergetic, 2000. ISBN 0-907791-32-8
  • McKenna, Terence, (1993). Food of the Gods: A Radical History of Plants, Drugs, and Human Evolution. Bantam Books (NY et al.) 0553371304 (ISBN13: 9780553371307)
  • Metzner, Ralph, (1999). ed. Ayahuasca: Hallucinogens, Consciousness, and the Spirit of Nature. New York: Thunder's Mouth, 1999. ISBN 1-56025-160-3
  • Narby, Jeremy (1998). The Cosmic Serpent: DNA and the Origins of Knowledge. New York: Jeremy P. Tarcher/Putnam, 1998. ISBN 0-87477-911-1
  • Ott, Jonathan, (1994). Ayahuasca Analogues: Pangæan Entheogens. Kennewick, Wash.: Natural Products, 1994. ISBN 0-9614234-5-5
  • O'Rourke, P. J., (1994). All the Trouble in the World. New York: The Atlantic Monthly Press, 1994. ISBN 0-87113-611-2
  • Perkins, John, (1994). The World Is As You Dream It: Shamanic Teachings from the Amazon and Andes. Rochester, Vt.: Park Street, 1994. ISBN 0-89281-459-4
  • Pinchbeck, Daniel, (2002). Breaking Open the Head: A Psychedelic Journey into the Heart of Contemporary Shamanism. New York: Broadway, 2002. ISBN 0-7679-0743-4
  • Polari de Alverga, Alex, (1999). Forest of Visions: Ayahuasca, Amazonian Spirituality, and the Santo Daime Tradition. Rochester, Vt.: Park Street, 1999. ISBN 0-89281-716-X
  • Shanon, Benny Shanon, (2002). The Antipodes of the Mind: Charting the Phenomenology of the Ayahuasca Experience. Oxford: Oxford University Press, 2002. ISBN 0-19-925293-9
  • Stafford, Peter G., (2004). Heavenly Highs: Ayahuasca, Kava-Kava, Dmt, and Other Plants of the Gods. Berkeley: Ronin, 2004. ISBN 1-57951-069-8
  • Strassman, Rick, (2001). DMT: The Spirit Molecule: A Doctor's Revolutionary Research into the Biology of Near-Death and Mystical Experiences. Rochester, Vt.: Park Street, 2001. ISBN 0-89281-927-8
  • Sting, (2003). Broken Music. New York, NY: Bantam Dell, 2003. ISBN 978-0-440-24115-7
  • Taussig, Michael, (1986). Shamanism, Colonialism, and the Wild Man: A Study in Terror and Healing. Chicago: University of Chicago Press, 1986. ISBN 0-226-79012-6
  • Walker, Alice (2004). Now is the Time to Open your Heart, ISBN 0-8129-7139-6
  • Wilcox, Joan Parisi (2003). Ayahuasca: The Visionary and Healing Powers of the Vine of the Soul. Rochester, Vt.: Park Street. ISBN 0-89281-131-5

Enlaces externos[editar]